“LOS AÑOS SON BENEVOLOS CON­MI­GO”

DEBORA BE­LLO, EN MIA­MI: OR­GU­LLO­SA DE SUS CUA­TRO DECADAS

Caras - - CARAS - Por Car­los Cer­vet­to

El tiem­po pa­sa­do in­vi­ta a la nos­tal­gia de aque­llos ve­ra­neos en Pun­ta del Es­te, cuan­do Debora Be­llo (40) ya in­si­nua­ba que su es­ti­li­za­da fi­gu­ra re­sis­tía es­toi­ca el pa­so de los años. “El tiem­po pa­sa, pe­ro vie­ne sien­do be­né­vo­lo conm­mi­go”, di­ce ce­lu­lar de por me­dio des­de Mia­mi, la ciu­dad don­de la mo­de­lo afin­có su ho­gar con­yu­gal con Die­go To­rres (46) y con Ni­na, su hi­ja de tres años. “Por aho­ra se­gui­mos en Mia­mi, la­bo­ral­men­te Die­go cen­tra­li­za aquí to­das sus co­sas y es­tá a dos ho­ras de sus cons­tan­tes via­jes por Amé­ri­ca Cer­tral. Pa­ra po­der man­te­ner­nos uni­dos co­mo fa­mi­lia, la ba­se es­tá acá”, asien­te con fir­me­za, y vuel­ve a re­fe­rir­se al pri­vi­le­gio de sen­tir­se jo­ven a los cua­ren­ta, cuál “se­ño­ra de las cua­tro dé­ca­das” a las que in­vo­ca­ba Ar­jo­na (Ri­car­do): “Creo que lo mío es ochen­ta por cien­to ge­né­ti­ca, el res­to es con­se­cuen­cia de una vi­da sa­lu­da­ble, sin lo­cu­ras ni pri­va­cio­nes. Y pa­ra que se re­fle­je de es­ta ma­ne­ra hay que sen­tir­se in­te­gral­men­te bien en to­dos los as­pec­tos, en lo emo­cio­nal, en el hu­mor... Yo acep­to mis cua­ren­ta de la me­jor ma­ne­ra, ni lo­ca vol­ve­ría el tiem­po pa­ra atrás. Es­toy vi­vien­do el me­jor mo­men­to de mi vi­da, pa­ra mi, la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal no se cam­bia por na­da. Son cua­ren­ta años bien lle­va­dos, con sus bue­nos y sus ma­los mo­men­tos, pe­ro apren­dien­do de los ma­los pa­ra dis­fru­tar hoy de to­do es­to, que no es po­co”.

Fiel de­vo­ta de la vi­da sa­na, Debora cuen­ta que en Mia­mi le de­di­ca cua­tro de los sie­te días de la se­ma­na a cui­dar y to­ni­fi­car su fí­gu­ra. Mu­cho gym, yo­ga y Rock Cy­cle, una dis­ci­pli­na que es fu­ror en los Es­ta­dos Uni­dos, una es­pe­cie de gim­na­sia so­bre la bi­ci­cle­ta pa­re­ci­da al spinning, la ayu­dan a man­te­ner su es­truc­tu­ra fí­si­ca, cons­cien­te de que se de­be “acep­tar el pa­so del tiem­po co­mo co­rres­pon­de”. El res­to del tiem­po lo re­par­te en­tre el cui­da­do de su hi­ja, a quien ado­ra lle­var e ir a bus­car al jar­dín, el mo­ni­to­reo a la dis­tan­cia de su tien­da de ro­pa on li­ne, Black Dress, y su apor­te en el ma­ne­jo de la ima­gen de Die­go To­rres y su ban­da. Una ru­ti­na que dis­fru­ta tan­to co­mo la vi­da “de a tres” que com­par­te en La Flo­ri­da jun­to con el mú­si­co y su he­re­de­ra.

“No lo di­go por de­cir­lo, sino que dis­fru­ta­mos mu­cho de se­guir jun­tos en es­te mis­mo bar­co. Uno ve tan­tas fa­mi­lias des­car­ta­bles que va­lo­ra te­ner la uni­dad por la que tra­ba­ja­mos du­ran­te tan­tos años. Por­que es­tos ca­tor­ce años con Die­go son pro­duc­to de lo que no­so­tros

Pos­ta­les de Debora en la in­ti­mi­dad ho­ga­re­ña con Die­go To­rres y con Ni­na, su hi­ja de tres años. Di­ce que el can­tan­te es un pa­dre pre­sen­te, y que a su ni­ña se le di­bu­ja una son­ri­sa muy es­pe­cial cuan­do la bus­can por el jar­dín ma­má y pa­pá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.