“SO­MOS TRES GE­NE­RA­CIO­NES DE LO­COS DI­VER­TI­DOS”

NI­CO­LAS CU­ÑO JUN­TO A SU PA­DRE Y SU HI­JO

Caras - - CARAS - Por Leticia Po­mo

Ade­más de com­par­tir el ape­lli­do, las tres ge­ne­ra­cio­nes Cu­ño tie­nen un co­mún de­no­mi­na­dor: el amor in­fi­ni­to que se trans­mi­te en las mi­ra­das y tam­bién en la ca­pa­ci­dad de po­der po­ner­lo en pa­la­bras y ac­ti­tu­des. Ra­fael (71), el pa­dre de Ni­co­lás (47), crea­dor de la re­co­no­ci­da mar­ca Key Bis­cay­ne, fue el pre­cur­sor en el ru­bro de in­du­men­ta­ria y quien le trans­mi­tió a su hi­jo la pa­sión por la crea­ti­vi­dad y el di­se­ño. “Te­nía vein­ti­trés años cuan­do na­ció Ni­co.Era un be­bé her­mo­so. Chi­qui­ti­to y muy ru­bio. Se pa­sa­ba el día ju­gan­do a la pe­lo­ta”, re­cuer­da emo­cio­na­do.

Cuan­do lle­gó la ado­les­cen­cia tam­bién apa­re­ció la re­bel­día pro­pia de la edad. “En la es­cue­la era un desas­tre y tu­ve que ha­cer un tour por va­rias es­cue­las”, re­cuer­da Ni­co mien­tras Ra­fael lo es­cu­cha aten­to, su mi­ra­da pa­re­ce re­vi­vir aque­llos mo­men­tos de la vi­da de su ama­do hi­jo y de su pa­so por la mo­da:“Yo co­men­cé di­se­ñan­do in­du­men­ta­ria pa­ra ni­ños. La mar­ca se lla­ma­ba `Su­gar Bowl´. Esa pa­sión se la trans­mi­tí a mi hi­jo y hoy es­toy or­gu­llo­so de ser el pa­dre del me­jor di­se­ña­dor de la Ar­gen­ti­na y no por­que lo di­ga yo sino por­que lo leí en to­dos los dia­rios”, cuen­ta con in­di­si­mu­la­ble or­gu­llo y con­clu­ye: “Es un hi­jo muy ama­do”.

Ra­fael fue un pa­dre com­pin­che, aven­tu­re­ro, muy pre­sen­te y que te­nía el plus de pro­po­ner jue­gos ori­gi­na­les y di­ver­ti­dos. “Las va­ca­cio­nes en Pun­ta del Es­te eran ma­ra­vi­llo­sas. Los días que llo­vía a cán­ta­ros nos subía­mos al Meha­ri, una es­pe­cie de jeep de plás­ti­co anaran­ja­do, y nos íba­mos to­dos a don­de se jun­tan las pla­yas La Bra­va y La Man­sa, por­que en ese lu­gar ´se­cre­to´ se ar­ma­ban olas in­men­sas y nos em­pa­pá­ba­mos. Era di­ver­ti­dí­si­mo y mi ma­má per­mi­tía que las lo­cu­ras las ha­ga él. Pa­pá siem­pre fue ge­nial”, aco­ta Ni­co con ter­nu­ra al re­cor­dar esos mo­men­tos. “Otro mo­men­to ma­ra­vi­llo­so era la ho­ra de ir a ba­ñar­se. Pa­pá le po­nía el ta­pón al Jeep, lo lle­ná­ba­mos de agua y nos ba­ñá­ba­mos ahí aden­tro

del au­to. El era muy cóm­pli­ce y di­ver­ti­do y yo qui­sie­ra re­pe­tir esas aven­tu­ras con mi hi­jo”, Ni­co­lás ape­nas pue­de ter­mi­nar la ac­né­do­ta por­que la voz se le en­tre­cor­ta con las car­ca­ja­das que le pro­du­ce ese re­cuer­do.

“Pa­sa­mos mo­men­tos inol­vi­da­bles. Mi pa­pá era la gran atrac­ción de la pla­ya por­que ha­cía au­tos con la are­na que pa­re­cían de ver­dad. Se fi­ja­ba en ca­da de­ta­lle y to­dos se acer­ca­ban a ver sus obras de ar­te. Nun­ca vi al­go tan per­fec­to. Apren­dí mu­cho de él y aún si­go apren­dien­do. Cuan­do te­nía die­ci­séis años, co­men­cé en el ru­bro tex­til y él me en­se­ñó a ar­mar cos­tos. Me trans­mi­tió el don de la res­pon­sa­bi­li­dad” cuen­ta Ni­co. Di­ce que sien­te que a me­di­da que pa­san los años, se pa­re­ce más a él.“Te­ne­mos el mis­mo ca­mi­nar, los ges­tos, la for­ma de ser y si bien yo soy más tran­qui­lo, cuan­do hay que sa­car a re­lu­cir el ca­rác­ter, so­mos muy ague­rri­dos. Y mi hi­jo, Gael, aun­que to­da­vía es muy chi­qui­to, es­tá a pun­to de cum­plir 2 años, tam­bién pin­ta que va a ser así”, con­ti­núa.

Ni­co­lás ob­ser­va có­mo su pa­dre le­van­ta al pe­que­ño a upa, ali­men­tan­do esa re­la­ción abue­lo-nie­to y go­zan­do de ese ma­ra­vi­llo­so ins­tan­te que les brin­da la vi­da. “Me emo­cio­na el víncu­lo con su abue­lo. Es in­creí­ble có­mo Gael lo bus­ca pa­ra ju­gar. Y pa­ra mí es un pri­vi­le­gio te­ner a mi pa­pá vi­vo, y que mi hi­jo pue­da dis­fru­tar de su abue­lo. Es un re­ga­lo de la vi­da que va­lo­ro mu­cho por­que yo con mi abue­lo tam­bién tu­ve una re­la­ción muy fuer­te. Fue muy in­flu­yen­te en mí. Pa­ra bien”, re­la­ta. En­tre ellos hay una quí­mi­ca es­pe­cial, in­clu­so ase­gu­ran que abue­lo y nie­to tie­nen un gran pa­re­ci­do fí­si­co y so­bre to­do la mis­ma mi­ra­da. “Gael se pa­re­ce más a mi pa­pá que a mí”, di­ce Ni­co­lás. Or­gu­llo­so de su hi­jo, don Ra­fael re­cuer­da que les en­can­ta­ba sa­lir los días de llu­via a mo­jar­se y lle­nar­se de esa ma­ra­vi­llo­sa ener­gía que les brin­da­ba la na­tu­ra­le­za y Ni­co, an­te ca­da fra­se de su pa­dre ase­gu­ra que su de­seo es ser así con su hi­jo, y por lo tan­to tie­ne muy en cuen­ta los mo­men­tos que su pa­dre le de­di­có tan lle­nos de amor. “Al igual que co­mo hi­cie­ron mis pa­dres con­mi­go, yo tam­bién jue­go mu­cho con Gael. En mi ca­sa siem­pre se es­cu­cha­ba mú­si­ca y eso in­flu­yó pa­ra que yo hoy ten­ga mi pro­pia ban­da ‘Los Eche­ve­rría’. Tam­bién ju­ga­ba a la pe­lo­ta y eso lo re­pi­to con mi hi­jo. El de­por­te era mi ca­ble a tie­rra y si bien me apa­sio­na­ba el fút­bol, me de­di­qué pro­fe­sio­nal­men­te al vó­ley y mi pa­pá es­tu­vo siem­pre a mi la­do. Iba a ver­me a to­dos los par­ti­dos”, re­cuer­da.

Hoy, Don Ra­fael ya no tie­ne la fuer­za fí­si­ca que años atrás pe­ro su hi­jo lo acom­pa­ña en la pa­la­bra y en el an­dar. “Es un pro­ce­so de adap­ta­ción. Pe­ro hoy dis­fru­to to­do lo que pue­do a su la­do. A ve­ces la vi­da pre­sen­ta ad­ver­si­da­des y uno tie­ne que apren­der a con­vi­vir con eso”, di­ce el ins­truc­tor de “El Ar­te de Vi­vir“y agre­ga: “Me ha­ce muy bien me­di­tar, y apren­der a acep­tar mo­men­tos y si­tua­cio­nes. Pe­ro no es­toy so­lo. Ten­go gen­te que me ayu­da co­mo mis maes­tros, mis coaches, psi­có­lo­gos, ami­gos. Y a mi vie­jo tam­bién lo lle­vé a ha­cer

“Vi­ví mi vi­da ro­dea­do de amor, mú­si­ca y di­ver­sión. Mi pa­dre es mi maes­tro”

el cur­so de El Ar­te de Vi­vir, y le vino bár­ba­ro por­que le en­se­ñó a res­pi­rar y a ba­jar su an­sie­dad, que en él es muy im­por­tan­te”. Tam­bién el pe­que­ño, des­de que na­ció, es­tá in­mer­so en ese mun­do de paz y ar­mo­nía es­pi­ri­tual al que sus pa­dres lo in­cor­po­ra­ron des­de an­tes de na­cer. “Me­di­ta­mos jun­tos y él co­mo to­dos los ni­ños, tie­ne los man­tras in­cor­po­ra­dos. Gael es un ser muy es­pe­cial. Tie­ne la lo­cu­ra di­ver­ti­da de to­da la fa­mi­lia. Es un ne­ne suel­to, di­ver­ti­do, y siem­pre es­tá con­ten­to. Pe­ro a ve­ces se em­pa­ca. Se te plan­ta y de ahí no lo mo­vés. En eso es igual a mi pa­pá”.

Ni­co­lás tie­ne un ba­ga­je de his­to­rias y anéc­do­tas de su fa­mi­lia, y la sa­tis­fac­ción que sien­te por lo que le die­ron y por lo que le es­tán dan­do, no le es in­di­fe­ren­te y lo gri­ta a los cua­tro vien­tos. “Ten­go un gran va­lor en mi fa­mi­lia. Con ellos apren­dí lo que es el amor, lo que es cui­dar­se y apo­yar­se. Es­tar uni­dos y ese amor te es­ti­mu­la. Sin mi pa­pá y mi ma­má no hu­bie­ra lo­gra­do na­da”, afir­ma con­ven­ci­do: “Ellos me die­ron la fuer­za que te em­pu­ja pa­ra ha­cer cual­quier co­sa y ese mis­mo mo­de­lo de fa­mi­lia es el que yo es­toy lle­van­do ade­lan­te con mi mu­jer (Gi­se­lle Ka­ñevsky). Tu­vie­ron la gran ca­pa­ci­dad de ar­mar una fa­mi­lia her­mo­sa y ese es el le­ga­do más gran­de que me die­ron. Aho­ra mi ex­pec­ta­ti­va es po­ten­ciar lo bueno de ellos por­que de ver­dad, mis vie­jos fue­ron y son ge­nios los dos. La ba­se siem­pre fue el amor. Mu­cho amor”. Con un pro­fun­do sen­ti­mien­to tam­bién ase­gu­ra que, co­mo ellos, le gus­ta­ría te­ner cua­tro hi­jos y con­clu­ye: “Sé que co­mo pa­pá me pue­do equi­vo­car pe­ro to­do lo que ha­ga siem­pre se­rá con amor y aun­que pa­rez­ca una fra­se de­ma­sia­do es­cu­cha­da, es una gran ver­dad: Na­die te en­se­ña a ser pa­dre”.

Ra­fael se ini­ció en el ru­bro tex­til con su lí­nea de ro­pa pa­ra ni­ños “Su­gar Bowl” y le trans­mi­tió los co­no­ci­mien­tos a su hi­jo Ni­co­lás quien po­ten­ció su crea­ti­vi­dad lo­gran­do ex­ce­len­cia con su mar­ca lider: Key Bis­cay­ne.

“Mis vie­jos tu­vie­ron la ca­pa­ci­dad de ar­mar una fa­mi­lia her­mo­sa y ese es el me­jor le­ga­do que re­ci­bí de ellos”. Ni­co­lás ase­gu­ra que su hi­jo es ser muy es­pe­cial y que he­re­dó la lo­cu­ra di­ver­ti­da de to­da la fa­mi­lia pe­ro cuan­do se em­pa­ca no hay for­ma de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.