“SURI ME CONMUEVE DIA A DIA”

TO­MI GUARRACINO, EM­BE­LE­SA­DO CON SU HI­JA

Caras - - CARAS - Por Car­los Cer­vet­to (pro­duc­ción: Alicia Blan­co)

La si­tua­ción no es más que una con­se­cuen­cia di­rec­ta de lo que le sue­le pro­po­ner a Tomás Guarracino (27) el mun­do de la mo­da: por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, el co­ti­za­do mo­de­lo mas­cu­lino ce­le­bró el Día del Pa­dre, de­re­cho que le co­rres­pon­de desde que na­ció Suri ha­ce tre­ce me­ses, tra­ba­jan­do en la ciu­dad de Mi­lán. Pe­ro con la sal­ve­dad y el pri­vi­le­gio de que vol­vió a acom­pa­ñar­lo su he­re­de­ra, to­da una ex­pe­ri­men­ta­da via­je­ra si se pro­me­dia la can­ti­dad de ho­ras que pa­só arri­ba de un avión con sus días de vi­da. “Lo más lo­co es que ya van dos o tres ve­ces que cuan­do ba­ja­mos del avión nos fe­li­ci­tan por lo bien que se por­tó. Siem­pre es in­crei­ble­men­te tran­qui­la, pe­ro nos sor­pren­de que se ‘ban­que’ tan bien los vue­los”, re­co­no­ce “To­mi”, que tam­bién abri­ga re­cuer­dos im­bo­rra­bles de los Día del Pa­dre que pa­só en su pa­pel de hi­jo: “Mi fa­mi­lia es de fuer­te tra­di­ción ita­lia­na, y me acuer­do de esos do­min­gos de Día del Pa­dre en High­land con mi pa­pá y mi abue­lo, la pa­sá­ban­mos muy bien. Me sien­to muy iden­ti­fi­ca­do con la cul­tu­ra ita­lia­na”, ad­mi­te, aun­que es­to no im­pli­que que se lo trans­mi­ta a Suri con la misma in­ten­si­dad que él ab­sor­vió. En pa­re­ja con la em­pre­sa­ria Iva­na Figueiras (29), “To­mi” vie­ne acos­tum­brán­do­se a pa­sos agi­gan­ta­dos a su rol pa­terno. La de­man­da cre­cien­te de su be­ba, que “ya an­da por to­dos la­dos y te exi­ge cada vez más”, lo man­tie­nen en vi­lo du­ran­te una épo­ca a la que con­si­de­ra irre­pe­ti­ble. “Es cuan­do más cre­cen y más te van sor­pren­dien­do. Siem­pre tra­to de lle­var­la de via­je, pe­ro cuan­do no se pue­de y pa­san dos se­ma­nas em­pie­zo a ex-

“Suri es­tá to­do el día ro­dea­da de gen­te. Es muy so­cia­ble y le gus­ta mu­cho bai­lar”.

tra­ñar­la... Y cuan­do vol­vés te en­con­trás con cam­bios im­pre­sio­nan­tes, me conmueve día a día”, ad­mi­te, a la vez que des­ta­ca los ras­gos de so­cia­bi­li­dad que ya de­mues­tra Suri: “Creo que acer­ta­mos en acos­tum­brar­la de chi­ca a de­jar­la con sus abue­los y tíos. Tie­ne a sus cua­tro abue­los, a dos tías de mi par­te y a cin­co del la­do de ‘Ivi’. Ade­más de la suerte de con­tar con un pri­mo y un tío de ca­si su misma edad: Hi­la­rio, el hi­jo de una de las her­ma­nas de Iva­na, y Al­fon­so, el be­bé que tu­vie­ron ca­si a la par nues­tra Mar­ce­lo Figueiras y Ma­ría Laura Le­gui­za­món. Es­tá to­do el día ro­dea­da de gen­te, y ni que ha­blar los fi­nes de se­ma­na cuan­do va­mos a la ca­sa de la ma­má de Iva­na. Se vuel­ve lo­ca con los pe­rros y le gus­ta mu­cho bai­lar cuan­do le po­nés mú­si­ca. Quién te di­ce que no ter­mi­ne sa­lien­do bai­la­ri­na”, pre­di­ce in­tri­ga­do.

En el barrio pri­va­do de La Hor­que­ta don­de pa­san sus días en Bue­nos Ai­res, Suri ha­ce de las su­yas y apli­ca esa tran­qui­li­dad que tan­to ex­hi­be en los avio­nes pa­ra po­sar fren­te a las cá­ma­ras. Su pa­dre no se lo ad­ju­di­ca a una cues­tión de ge­nes, sino que a lo con­te­ni­da que se sien­te den­tro de la ór­bi­ta fa­mi­liar. “Es muy chi­ca to­da­vía, aun­que igual ya la lla­ma­ron de va­rias mar­cas. No me ex­tra­ña que se por­te tan bien pa­ra ha­cer las fo­tos, es un re­fle­jo de su per­so­na­li­dad tran­qui­la. Y se lo agra­de­ce­mos pro­fun­da­men­te du­ran­te las no­ches (ri­sas), es muy ra­ro que no nos de­je dor­mir”, con­fie­sa desde Mi­lán, don­de el co­ti­za­do mo­de­lo fue par­te del Fas­hion Week mas­cu­lino. Su hi­ja y su mu­jer se le su­ma­ron du­ran­te unos días, apro­ve­chan­do que Suri to­da­via no va al jar­dín: “La idea es lle­var­la el año que vie­ne a un jar­dín ro­dan­te, así que es­tos via­jes que­re­mos apro­ve­char­los a full lle­ván­do­la. Es to­do un pri­vi­le­gio te­ner­la con no­so­tros mien­tras tra­ba­ja­mos afue­ra”, se enor­gu­lle­ce.

“Es­ta épo­ca es cuan­do más cre­cen y más te sor­pren­den. Siem­pre tra­to de lle­var­la de via­je, pe­ro si no pue­do y pa­san dos se­ma­nas, la ex­tra­ño. Y cuan­do vol­vés te en­con­trás con cam­bios im­pre­sio­nan­tes”.

El co­ti­za­do mo­de­lo ar­gen­tino ce­le­bró el es­pe­ra­do Día del Pa­dre en Mi­lán con su hi­ja de tre­ce me­ses. Un pri­vi­le­gio que le per­mi­te com­par­tir ho­ras va­lio­sas con su be­ba mien­tras cum­ple con sus com­pro­mi­sos.

A los 27, “To­mi” ha­ce un cur­so ace­le­ra­do de pa­dre con la ayu­da de su pa­re­ja, Iva­na Figueiras. Jun­tos le agra­de­cen a su hi­ja por ser una be­bé tan tran­qui­la.

A Guarracino no le sor­pren­de que su hi­ja po­se sin que­jar­se, ya que re­fle­ja, di­ce, su for­ma de ser tan tran­qui­la. De re­cién na­ci­da la acos­tum­bra­ron a es­tar con sus abue­los y tías, y ade­más tie­ne un pri­mi­to y un tío ca­si de su edad. En su ca­sa de La...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.