LOS SIG­NOS

Caras - - REVELACION­ES - Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

LEO (23-7-22-8): Un lu­nes ex­ce­len­te en el que pue­de op­ti­mi­zar sus re­cur­sos y apro­ve­char la oca­sión pa­ra mos­trar su ta­len­to y de­jar di­cho que na­die le re­ga­ló na­da y to­do lo con­si­guió por sí mis­mo. Gran tem­ple de es­pí­ri­tu, ale­gría. GEMINIS (22-5 – 21-6): Muy buen mo­men­to en lo la­bo­ral, re­con­fir­ma su ta­len­to con una pro­duc­ti­vi­dad que da cuen­ta de su com­pro­mi­so y su ha­bi­li­dad: propios y aje­nos ma­ni­fies­tan su ad­mi­ra­ción. Ins­pi­ra­ción su­pe­rior: éxi­to. CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): Bue­na con­vi­ven­cia con los ve­ci­nos, es­te es un da­to in­tere­san­te por­que la co­mu­ni­dad es un ítem de im­por­tan­cia pa­ra las ca­bras ce­les­tes. Nue­vas pers­pec­ti­vas, se abre el ho­ri­zon­te. VIRGO (23-8 – 22-9): Gran co­mien­zo de se­ma­na en el que se mul­ti­pli­can las opor­tu­ni­da­des pa­ra lu­cir su ta­len­to en me­dio de la mirada de quie­nes po­drían in­tere­sar­lo en nue­vos ho­ri­zon­tes. Pe­que­ño gol­pe de suer­te. ARIES (21-3 – 20-4): A me­di­da que se in­ter­na en la se­ma­na des­cu­bri­rá una sen­sa­ción de flui­dez muy ama­ble que con­tri­bui­rá al lo­gro de los pe­que­ños ob­je­ti­vos que se pro­pon­ga. Ce­le­bra­cio­nes y mo­men­tos de es­plen­dor. SAGITARIO (23-11 – 21-12): Buen mo­men­to pa­ra es­cu­char lo que pa­sa por de­ba­jo de la co­rrien­te de lo co­ti­diano: el trán­si­to lu­nar ac­ti­va sus per­cep­cio­nes y lo­gra co­nec­tar con fi­de­li­dad. Buen mo­men­to pa­ra los cen­tau­ros. ACUARIO (21-1 – 19-2): La amis­tad es una fuen­te inagotable de re­cur­sos y de sos­tén, no lo ol­vi­de y re­cu­rra a quie­nes en­car­nan lo más en­tra­ña­ble, lo más con­fia­ble. Un cam­bio fa­vo­ra­ble, un viaje lleno de ex­pec­ta­ti­va. LIBRA (23-9 – 22-10): La vi­si­ta de la Lu­na aquie­ta las aguas emo­cio­na­les y re­fuer­za la em­pa­tía: ni­ve­les de in­tui­ción con un gra­do de exac­ti­tud asom­bro­so. Lo­gra de­rri­bar obs­tácu­los que im­pe­dían el pro­gre­so. CANCER (22-6 – 22-7): Con­si­gue, con gran gra­cia y no­ta­ble sol­ven­cia, des­tra­bar si­tua­cio­nes que pa­re­cían ina­mo­vi­bles e in­có­mo­das. Otór­gue­se un cré­di­to y avan­ce con con­fian­za en que ha­rá lo me­jor, lo más acer­ta­do. TAURO (21-4 – 21-5): La cau­te­la se im­po­ne, los to­ros ce­les­tes pue­den pre­ca­ver­se y ac­tuar con me­su­ra. 14, 15 y 16 son jor­na­das ple­nas y lle­nas de felicidad. En­cuen­tros amo­ro­sos lle­nos de pa­sión y una re­no­va­da se­duc­ción. PISCIS (20-2 – 20-3): La es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pa­re­ce ins­ta­lar­se sin de­ma­sia­dos vai­ve­nes, un viaje ines­pe­ra­do po­dría sor­pren­der­lo. Ex­pe­ri­men­ta un no­ta­ble re­pun­te de la ener­gía psi­co­fí­si­ca, la ale­gría se ha­ce efec­ti­va y se pro­pa­ga. ESCORPIO (2-10 – 22-11): se en­ca­mi­na de­ci­di­do a lo­grar lo que se pro­pues­to en el ám­bi­to de lo pri­va­do, la fa­mi­lia es una fuen­te de afec­tos que ca­da tan­to me­re­ce ser nu­tri­da de una mirada nue­va y sin pre­jui­cios. Amor en al­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.