LOS SIG­NOS

Caras - - REVELACION­ES POR HORANGEL - Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

ESCORPIO (2-10 – 22-11): La po­ten­cia de los nue­vos pro­yec­tos lo em­pu­jan a re­de­fi­nir in­tere­ses y a mol­dear cam­bios, una épo­ca de gran pre­di­ca­men­to y en la que des­ple­ga­rá sus me­jo­res ta­len­tos. Ve­nus de­rra­ma sus mie­les. LEO (23-7-22-8): Se­ma­na que co­mien­za de ma­ne­ra in­me­jo­ra­ble, gran trán­si­to lu­nar que pro­mue­ve la co­mo­di­dad en tér­mi­nos emo­cio­na­les y una ra­cha de bue­na suer­te po­ne el tono por es­tos días. Fes­te­jos en ale­gría, dis­fru­te. GEMINIS (22-5 – 21-6): Ac­tuar con pies de plo­mo es la lla­ve pa­ra lo­grar con éxi­to lo que se pro­po­ne, ape­le a su cri­te­rio más ex­qui­si­to y com­pro­ba­rá que pue­de ma­ne­jar­se con to­tal sol­ven­cia. Ale­gría y bie­nes­tar. PISCIS (20-2 – 20-3): Sur­ge una ines­pe­ra­da opor­tu­ni­dad pa­ra re­cu­pe­rar te­rreno que creía per­di­do, en ese sen­ti­do no se­ría da­ble des­car­tar una agra­da­ble sor­pre­sa. La te­na­ci­dad en lo ín­ti­mo lo cons­tru­ye co­mo un ti­tán, mues­tras de amor. CA­PRI­COR­NIO (22-12 – 20-1): Una gra­ti­fi­ca­ción sen­ti­men­tal que ac­tua­rá co­mo un bál­sa­mo y a la vez ca­ta­li­za­rá bue­nas ex­pe­rien­cias en to­dos los ám­bi­tos. El ini­cio del ve­rano lle­ga con ex­ce­len­tes no­ti­cias pa­ra el amor. ACUA­RIO (21-1 – 19-2): Una con­jun­ción del Sol y la Lu­na que pa­re­ce di­se­ña­da pa­ra traer satisfacci­ón al signo, gran tem­ple de es­pí­ri­tu y be­ne­fi­cios in­me­dia­tos en ope­ra­cio­nes de com­pra ven­ta po­drías ser de la par­ti­da. VIRGO (23-8 – 22-9): Des­pués de un lu­nes agi­ta­do el trán­si­to lu­nar con­tri­bu­ye a des­pe­jar el ho­ri­zon­te de nu­ba­rro­nes y trae cal­ma y ale­gría. Un cli­ma de ama­bi­li­dad y con­cor­dia pro­mue­ve los en­cuen­tros y mo­men­tos en­tra­ña­bles. ARIES (21-3 – 20-4): Los car­ne­ros ce­les­tes re­cu­pe­ran la con­fian­za y vuel­ven a sen­tir el tono mus­cu­lar pa­ra sa­lir a la con­quis­ta de lo que desean. Sin em­bar­go ac­ce­de a un triun­fo por lo me­ticu­loso y pen­sa­do de su di­se­ño. SAGITARIO (23-11 – 21-12): Gran ro­ce con el se­xo opues­to, o con quien sea que a us­ted le con­mue­va, que tien­de a ge­ne­rar nue­vos ho­ri­zon­tes no so­la­men­te amo­ro­sos, al­go se abre pa­ra los cen­tau­ros. Ale­gría y celebració­n. LIBRA (23-9 – 22-10): Po­drían lle­gar ines­pe­ra­das bue­nas nue­vas que cam­bia­rían sus pla­nes in­me­dia­tos: ale­gría y sor­pre­sa que vi­vi­fi­can su ta­rea. Re­co­no­cen su es­fuer­zo y el mé­ri­to que tie­ne su tra­ba­jo en equi­po. CAN­CER (22-6 – 22-7): De­mues­tra sol­ven­cia y una inusual cin­tu­ra mo­ne­ta­ria pa­ra re­sol­ver im­pre­vis­tos, sus ac­cio­nes ge­ne­rar ad­mi­ra­ción en su en­torno pro­fe­sio­nal, se­ña­les de cre­ci­mien­to. Sa­tis­fac­cio­nes y ale­gría ga­ran­ti­za­das. TAURO (21-4 – 21-5): Mo­men­tos de ple­ni­tud en los en­cuen­tros fa­mi­lia­res, se no­ta el es­fuer­zo de to­dos por re­cu­pe­rar eso de pe­cu­liar, ge­ne­ro­so y va­lien­te que por­ta ca­da uno. Sa­turno pro­mue­ve la ma­du­rez, dis­frú­te­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.