“ME SEN­TI UNA PRIN­CE­SA”

EL CUM­PLEA­ÑOS DE VICKY XIPOLITAKI­S

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

La ci­ta era para las 21 ho­ras del 21 de di­ciem­bre, en el Sa­lón Pri­va­do de Piano No­bi­le, del Pa­la­cio Duhau, Park Hyatt. “Mi me­jor re­ga­lo es que es­tés vos”, de­cía la tar­je­ta de in­vi­ta­ción al cum­plea­ños 32 de Vic­to­ria Je­sús Xipolitaki­s. Só­lo unos ín­ti­mos. Sus ma­yo­res afec­tos lle­ga­ron pun­tua­les a la reunión. El gla­mo­ro­so sa­lón ubi­ca­do en el ala es­te del Pa­la­cio, con re­lu­cien­tes pi­sos de ro­ble y su boi­se­rie ori­gi­nal, fue de­co­ra­do con glo­bos y ro­sas blan­cas. Vicky se pre­pa­ró en su sui­te. Un in­creí­ble ves­ti­do lar­go es­tam­pa­do con flo­res, con im­por­tan­te fal­da y es­co­te, que acom­pa­ñó con sti­let­tos, el ca­be­llo la­cio y un sua­ve Ma­ke Up, hi­cie­ron que sor­pren­die­ra a to­dos con su out­fit. Su no­vio, el es­pe­cia­lis­ta en fi­nan­zas Ja­vier Na­se­lli (52), se en­car­gó de aga­sa­jar­la des­de muy tem­prano en los pre­pa­ra­ti­vos de su cum­plea­ños que co­men­za­ría ape­nas el re­loj mar­ca­ra la 0 ho­ra del 22. Mo­ria Ca­sán fue una de las pri­me­ras en lle­gar jun­to a sus asis­ten­tes Ga­lo y “Coco” y le ob­se­quió un clutch co­lo­ra­do. Lue­go se su­ma­ron sus pa­dres, Ele­na y Ma­nuel, su her­mano “Ni­co”, sus ami­gos Leo Four­ca­de y el fo­tó­gra­fo bra­si­le­ño Lis­san­dro Kaell y, la úl­ti­ma en lle­gar fue su her­ma­na Ste­fi (33) con su no­vio, des­de ha­ce 4 años, el pro­duc­tor Se­bas­tián “Ru­so” Pe­lisch.

“De chi­ca es­pe­ra­ba an­sio­sa el día de mi cum­plea­ños para ver qué me re­ga­la­ban y, co­mo es una fe­cha muy cer­ca­na a la Na­vi­dad, siem­pre era un te­ma com­pli­ca­do. Pe­ro de gran­de en­ten­dí que lo más im­por­tan­te es que es­té ro­dea­da por la gen­te que amo. Los que pasan los años y siem­pre es­tán a mi la­do co­mo el pri­mer día. Y los re­ga­los que an­tes an­sia­ba, hoy no son im­por­tan­tes. Por­que apren­dí que lo que que­da son las per­so­nas no las co­sas”, ex­cla­ma Vicky, tran­qui­la, re­la­ja­da y an­te la aten­ta mi­ra­da de su no­vio. “El ves­ti­do me lo tra­je de Nue­va York y es un di­se­ño ex­clu­si­vo de prin­ce­sa por­que lo fes­te­jo en un pa­la­cio y qui­se sen­tir­me una prin­ce­sa”, re­pi­tió emo­cio­na­da.

“¡No hay más to­pe­ti­tud que es­ta fies­ta..!”, ex­cla­mó Mo­ria al ser sor­pren­di­da por una or­ques­ta de cuerdas que en­to­na­ba te­mas clá­si­cos y jazz. Una barra de tra­gos en la te­rra­za an­ti­ci­pó la co­mi­da que se sir­vió den­tro del sa­lón.

Una en­tra­da de que­so de ca­bra, ve­ge­ta­les asa­dos y sal­sa de hier­bas dio pa­so al pla­to prin­ci­pal: sal­món, to­ma­tes asa­dos, po­len­ta gri­lla­da, gas­tri­que de cí­tri­cos y jen­gi­bre. A la ho­ra del pos­tre se sir­vió Dac­quoi­se de coco, mou­se de ma­ra­cu­yá, cho­co­la­te y he­la­do de vai­ni­lla. Cuan­do el re­loj mar­có las 12, una gi­gan­tes­ca tor­ta de tres pi­sos con flo­res blan­cas, de cho­co­la­te, dul­ce de le­che y cre­ma, fue in­gre­sa­da al sa­lón al can­to del Fe­liz Cum­plea­ños. “Fue el mo­men­to que más me gus­tó. El más emo­ti­vo. So­plar las ve­li­tas y pe­dir un de­seo más, me hi­zo sen­tir fe­liz. Cuan­do so­nó la trom­pe­ta al rit­mo del Happy Birth­day fue her­mo­so.

Des­pués de tan­ta mú­si­ca clá­si­ca les pe­dí a la ban­da que to­ca­ra jazz y lue­go has­ta hi­cie­ron al­go de cum­bia. Ahí sa­li­mos to­dos a bai­lar y ter­mi­na­mos en el tra­di­cio­nal tren­ci­to tan di­ver­ti­do de las fies­tas”, re­me­mo­ra Vicky aún emo­cio­na­da.

“Es­te año qui­se ce­le­brar de una ma­ne­ra dis­tin­ta a los an­te­rio­res. Ha­ce al­go más tran­qui. Y Ja­vier me ayu­dó mu­cho, co­mo siem­pre lo ha­ce. Me des­per­tó con un desa­yuno in­creí­ble, un in­men­so ra­mo de flo­res y un re­ga­lo muy es­pe­cial. Lo di­fe­ren­te a otros fes­te­jos es que aho­ra es­tá él en mi vi­da y me ha­ce muy fe­liz. Ya co­no­ció a to­da mi fa­mi­lia y a mis ami­gos. Yo que­ría que to­da la pre­sen­ta­ción se die­ra de una ma­ne­ra muy re­la­ja­da y así fue. De­jé que to­do flu­ya. Y lo otro dis­tin­to fue, du­ran­te la fies­ta, cam­biar el jazz por la cum­bia. Por­que el rit­mo no es lo que me da la fe­li­ci­dad. La fe­li­ci­dad, es­tá den­tro mío”, re­pi­tió la ho­me­na­jea­da. “¡Acá es­tán las pie­zas fun­da­men­ta­les de mi co­ra­zon­ci­to!”, di­jo cuan­do to­das las co­pas se unie­ron en un brin­dis.

La tran­qui­la co­mi­da con una ban­da de cuerdas de fon­do que in­ter­pre­ta­ba te­mas clá­si­cos y jazz dio pa­so a la cum­bia que ter­mi­nó con un tren­ci­to en­ca­be­za­do por Vicky, se­gui­da por su no­vio y sus pa­dres. Mo­ria fue la úni­ca fa­mo­sa invitada y la ayu­dó a...

Sus her­ma­nos, Ste­fi y Ni­co­lás, la acom­pa­ña­ron con su ca­ri­ño. Mo­ria le re­ga­ló un clutch y le vol­vió a de­mos­trar el ca­ri­ño que le tie­ne. Las her­ma­nas Xipolitaki­s po­sa­ron con sus no­vios, Ja­vier y “el Ru­so”, en una di­ver­ti­da es­tam­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.