“MIR­KO Y FE­LI­PE PA­RE­CEN GE­ME­LOS”

FLOR PE­ÑA Y MARLEY CON SUS BE­BES, EN PINAMAR

Caras - - FOCO - Por Naia­ra Vec­chio (des­de Pinamar)

Mien­tras Marley (47) ter­mi­na de afei­tar­se y Flo­ren­cia Pe­ña (43) de ma­qui­llar­se, a po­cos me­tros, sus hi­jos Mir­ko y Fe­li­pe duer­men plá­ci­dos en sus co­che­ci­tos, uno al la­do del otro. Pa­sa­do el me­dio­día el sol se re­fle­ja con ma­yor in­ten­si­dad en la pis­ci­na de la ca­sa de Pinamar del con­duc­tor de Te­le­fe. Arri­ba de la me­sa, el ma­te, las fac­tu­ras y los dos chu­pe­tes. “Es la pri­me­ra no­che que duer­mo de co­rri­do. Flor me re­co­men­dó una ni­ñe­ra in­creí­ble que me es­tá ayu­dan­do un mon­tón. Es­toy ago­ta­do pe­ro fe­liz. Mir­ko em­pe­zó a mi­rar­me y re­co­no­cer­me, es lo más lin­do que me pue­de pa­sar”, cuen­ta Ale­jan­dro Wie­be so­bre el hi­jo que tu­vo a tra­vés del mé­to­do de vientre su­bro­ga­do en Wis­con­sin, Es­ta­dos Uni­dos.

Son las dos de la tar­de de un ca­lu­ro­so miér­co­les de enero y el pri­me­ro que se des­pier­ta es su he­re­de­ro. E in­me­dia­ta­men­te se es­cu­cha la voz del be­bé que la ac­triz tu­vo con el abo­ga­do sal­te­ño Ra­mi­ro Ponce de León (42). “Es­tán mi­me­ti­za­dos, se lle­van 15 días de di­fe­ren­cia: ‘Fe­li’ na­ció el 12 de oc­tu­bre y Mir­ko, el 27. Si uno gri­ta, llo­ra o se ríe, el otro tam­bién ha­ce lo mis­mo. Hay que pre­pa­rar­les la ma­ma­de­ra en el mis­mo ho­ra­rio, se pres­tan la ro­pa. Es­tán co­nec­ta­dos, no­so­tros de­ci­mos que son ge­me­los de vien­tres dis­tin­tos”, ase­gu­ra en­tre ri­sas la ma­dre de To­más (15) y Juan (8) —fru­to de su re­la­ción con Ma­riano Otero— en la pri­me­ra pro­duc­ción de los cua­tro que CA­RAS re­tra­ta en ex­clu­si­va. Ob­ser­var a Marley y a Flo­ren­cia jun­tos es co­mo con­tem­plar a dos ni­ños gran­des ju­gan­do di­ver­ti­dos. Des­de su pri­mer via­je a Sui­za con el pro­gra­ma “Por el mun­do”, ha­ce 15 años, les fue im­po­si­ble de­jar de ver­se y reír­se. “Es­tu­vi­mos cua­tro días ten­ta­dos, fue tan fuer­te la quí­mi­ca que esa emi­sión fue lo más vis­to de

Te­le­fe. Lo que nos pa­sa es úni­co, co­mo si es­tu­vié­se­mos sin­cro­ni­za­dos: uno di­ce al­go y el otro lo com­ple­ta. Es co­mo ju­gar un par­ti­do de te­nis per­fec­to don­de ja­más se cae la pe­lo­ta. Ahí nos di­mos cuen­ta de que te­nía­mos que ser ami­gos”, des­ta­can mien­tras Flor sostiene en bra­zos a Mir­ko y Marley, a Fe­li­pe. “Fue in­creí­ble có­mo nos en­te­ra­mos del em­ba­ra­zo del otro. A co­mien­zos del año pa­sa­do, Flor me lla­ma y di­ce: ‘¡Voy a ser ma­má de nue­vo!’ En ese mo­men­to a mí ya me ha­bían avi­sa­do des­de EEUU que se ve­nía Mir­ko pe­ro es­ta­ba es­pe­ran­do más tiem­po pa­ra con­tar­lo. No me pu­de con­te­ner. ‘¡Yo tam­bién voy a ser pa­pá!’, le res­pon­dí. Nos pu­si­mos a llo­rar. Sa­bía­mos cuán­to deseá­ba­mos un hi­jo y lo com­pli­ca­do que fue pa­ra am­bos. Que se con­cre­ta­ra de ma­ne­ra si­mul­tá­nea fue un re­ga­lo di­vino del des­tino”, agre­ga or­gu­llo­so el fla­man­te pa­pá.

—¿Có­mo vi­ven las pri­me­ras va­ca­cio­nes con sus be­bés? —Flo­ren­cia: es to­do al­bo­ro­ta­do pe­ro her­mo­so. Me en­can­ta com­par­tir por unos días la ma­ter­ni­dad con él. Yo sa­bía que un hi­jo le iba a cam­biar la vi­da. To­dos los ami­gos lo ima­gi­ná­ba­mos así de pre­sen­te y enamo­ra­do de Mir­ko, pe­ro ver­lo te emo­cio­na. Ob­via­men­te que con un be­bé uno to­ma sus re­cau­dos, pe­ro lo más lin­do de nues­tra amis­tad es que aho­ra con ellos se­gui­mos di­cien­do las mis­ma ta­ra­de­ces y di­vir­tién­do­nos mu­cho. —Marley: Me en­can­ta re­ci­bir a Flor y a Fe­li­pe en ca­sa, ver có­mo em­pie­zan a re­la­cio­nar­se los be­bés es ma­ra­vi­llo­so. Me sor­pren­do día a día. Mir­ko re­vo­lu­cio­nó mi reali­dad, to­das mis prio­ri­da­des se cen­tran en él, pla­neo mis via­jes en ba­se a su li­bre­ta de va­cu­na­ción. El otro día le fui a dar la BCG y las en­fer­me­ras lo sa­lu­da­ron co­mo si fue­se un rocks­tar, no ha­bía una que no qui­sie­se la foto con él. Flor me car­ga por­que tam­bién soy un pa­pá un po­co ob­se­si­vo, lo vuel­vo lo­co al pe­dia­tra pre­gun­tán­do­le si es nor­mal ca­da co­sa nue­va que ha­ce. —¿Cuál es el más tran­qui­lo? —M: Los dos son tran­qui­los pe­ro tie­nen su ca­rác­ter: cuan­do se enojan, te lo ha­cen no­tar: son bra­vos. —F: Son pa­re­ci­dos en cuan­to a las ac­ti­tu­des que van ma­ni­fes­tan­do. Nun­ca me ha­bía pa­sa­do de re­co­no­cer a mi be­bé en otro. Y aho­ra que con­vi­vi­mos en Pinamar, veo que Mir­ko ha­ce las mis­mas co­sas que ‘Fe­li’. Los po­ne­mos jun­tos y mo­ri­mos de amor vién­do­los sa­car la len­gua, mo­ver­se y ges­ti­cu­lar de la mis­ma ma­ne­ra. —¿Em­pe­za­ron a in­ter­ac­tuar de a po­co? —F: To­da­vía son muy chi­cos pe­ro ya pe­ga­ron muy bue­na on­da. Cuan­do los acer­ca­mos, no se po­nen his­té­ri­cos. Creo mu­cho en la ener­gía e in­tu­yo que van a ser dos co­pa­dos de gran­des, co­mo los pa­dres (Ri­sas). —M: Nos enor­gu­lle­ce sa­ber que con los años ca­da vez que nos reuna­mos van a po­der ju­gar y pro­lon­gar nues­tra amis­tad. Me los re ima­gino co­mo me­jo­res ami­gos. —¿De­fien­den el co­le­cho? —M: ¡Sí! Des­de el pri­mer día que es­tu­ve a so­las con Mir­ko en Chica­go, ha­go co­le­cho. Na­da se com­pa­ra con la ma­ra­vi­llo­sa sen­sa­ción de dor­mir con

tu hi­jo, amo el olor a be­bé que te que­da lue­go. —F: Sí. No me arre­pien­to de ha­ber dor­mi­do con to­dos mis hi­jos cuan­do eran be­bés, es una ex­pe­rien­cia úni­ca mien­tras no los aplas­tes. Aho­ra vie­nen unas cu­nas sú­per avan­za­das que las unís a las ca­mas y que­dan per­fec­tas. Des­pués, a me­di­da que cre­cen, se adap­tan a dor­mir so­los.

“¡Aho­ra ha­ce co­le­cho con To­to y Jua­ni­ta!”, bro­mea Marley so­bre el ro­man­ce en­tre el hi­jo de Pe­ña y la hi­ja de Mar­ce­lo Ti­ne­lli. “¡Lo ha­ría si ellos me lo per­mi­tie­sen, por las du­das!”, re­ma­ta ella. —¿Le pi­de su­ge­ren­cias a Flo­ren­cia so­bre la crian­za? —M: Sí, la con­sul­to por­que aun­que no se no­te ella tie­ne más ex­pe­rien­cia que yo (Ri­sas). Se da na­tu­ral­men­te. Ha­bla­mos mu­cho por­que Fe­li­pe es­tu­vo en Neo­na­to­lo­gía co­mo Mir­ko ya que na­cie­ron pre­ma­tu­ros. An­tes del par­to me leí to­dos los li­bros so­bre pa­ter­ni­dad, pe­ro apren­dí más cuan­do prác­ti­ca­men­te con­vi­vía con las en­fer­me­ras en Wis­con­sin du­ran­te esos días que mi hi­jo es­tu­vo in­ter­na­do. Ellas me de­cían que me va­ya a des­can­sar pe­ro yo no me que­ría des­pe­gar de mi be­bé. El úni­co día que fuí al ho­tel a cam­biar­me de ro­pa, me lla­ma­ron pa­ra de­cir­me que Mir­ko ha­bía em­peo­ra­do. Vol­ví rá­pi­da­men­te, lo pu­se en mi pe­cho y mi­la­gro­sa­men­te sus pul­mo­nes em­pe­za­ron a es­ta­bi­li­zar­se. Des­de ese mo­men­to, le pro­me­tí que iba a es­tar siem­pre con­mi­go. —De he­cho, lo va a acom­pa­ñar en sus via­jes... —M: Sí, voy a ha­cer un es­pe­cial de “Por el Mun­do” con Mir­ko, en el con­tex­to del Mun­dial de Ru­sia 2018. Nos en­can­ta­ría que se su­me Flor con Fe­li­pe en al­gu­na de las emi­sio­nes. Ve­re­mos cuán­do tie­ne un es­pa­cio en su agen­da ya que vuel­ve con su obra “Los Ve­ci­nos de Arri­ba” a la car­te­le­ra por­te­ña. —-¿En qué se iden­ti­fi­can con sus hi­jos? —M: Fí­si­ca­men­te lo veo pa­re­ci­do a mí, aun­que Mir­ko es más gor­do que yo de chico. Tie­ne mi bo­ca y mis ojos. —F: Fe­li­pe ha­ce ca­ras ra­ras y se ríe mu­cho, ahí es­tá mi he­ren­cia. Des­pués es un cal­co del pa­dre. Yo le di­go “Sr. be­bé” por­que tie­ne ca­ra de hom­bre. Mir­ko es más be­bo­te. Mis va­ro­nes más gran­des qui­zás se pa­re­cen un po­co más a mí. Aho­ra es­tán fas­ci­na­dos con su her­mano, son sú­per amo­ro­sos, me ayu­dan a cui­dar­lo. —El bau­tis­mo de Fe­li­pe fue ha­ce po­co, ¿Cuán­do se­rá el de Mir­ko? —M: El bau­tis­mo de Mir­ko con el Pa­pa fue un chis­te. No sé si lo voy a bau­ti­zar for­mal­men­te. Sí va a ha­ber una reunión ín­ti­ma en Bue­nos Ai­res cuan­do coin­ci­da­mos con los tiem­pos de Susana Gi­mé­nez y Co­co Fer­nán­dez, sus pa­dri­nos. Tam­bién es­ta­rán sus otras ma­dri­nas: Flor y “La Ne­gra Ver­na­ci” —¿Man­tie­ne con­tac­to con la do­nan­te y la per­so­na que al­qui­ló su vientre? —M: Ten­go to­do el ál­bum ge­nea­ló­gi­co de la do­nan­te pa­ra que en un fu­tu­ro Mir­ko co­noz­ca sus orí­ge­nes. In­clu­so, pue­de con­tac­tar­la, ella me lo au­to­ri­zó. Pe­ro co­mo no sue­le ha­ber re­la­ción con la do­nan­te, no me co­mu­ni­co con ella. En cam­bio, con Brit­tany, quien lo lle­vó en su vientre, me men­sa­jeo. Ella me si­gue en las re­des y ve el cre­ci­mien­to de Mir­ko. El día que me fui, de­jé que lo sa­lu­da­ra jun­to a su fa­mi­lia y las en­fer­me­ras se sor­pren­die­ron por­que no es co­mún el con­tac­to lue­go del par­to. Yo ja­más im­pe­di­ría el víncu­lo con las mu­je­res que me ayu­da­ron a cum­plir mi sue­ño. —¿Có­mo quie­ren criar a sus hi­jos? —M. y F.: Los cria­re­mos con li­ber­tad.

La crian­za es un ca­mino en con­jun­to. Ca­da hi­jo es dis­tin­to y uno acom­pa­ña des­de el lu­gar que le to­ca pa­ra que sean fe­li­ces. Ellos no nos per­te­ne­cen. No­so­tros so­mos la vía pa­ra que so­los en­cuen­tren sus alas y vue­len. Uno co­mo pa­dre siem­pre los sos­ten­drá y tra­ta­rá de ali­viar el do­lor, pe­ro no po­dre­mos im­pe­dír­se­lo aun­que lo desee­mos. Por eso, es fun­da­men­tal dar­les la ma­yor can­ti­dad de he­rra­mien­tas po­si­bles pa­ra que sean in­de­pen­dien­tes y en­cuen­tren su ca­mino. —¿Bus­ca­ran a la ne­na? —F.: Por aho­ra no bus­ca­mos a la ne­na con Ra­mi­ro, pe­ro co­mo en mi vi­da no exis­ten los im­po­si­bles, no cie­rro las puer­tas en el fu­tu­ro. —M.: ¡Sí! por­que si bien Mir­ko ten­drá ami­gos, na­da igua­la el amor fra­ter­nal. Me en­can­ta­ría que lle­gue la ne­na, pe­ro se­rá más ade­lan­te cuan­do me or­ga­ni­ce, dos be­bés de­man­dan ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad y tiem­po. Aun­que tam­po­co voy a de­jar pa­sar mu­chos años por­que quie­ro que mis hi­jos com­par­tan mu­chas co­sas co­mo her­ma­nos.

Los flas­hes ter­mi­na­ron ha­ce me­dia ho­ra. El atar­de­cer trae bri­sa y quie­tud. Sen­ta­dos en el cés­ped del jar­dín, Marley y Flo­ren­cia co­mien­zan la ter­ce­ra ron­da de ma­tes. To­do es­tá en re­po­so. Sal­vo, las mi­ra­das en­tu­sias­tas de Fe­li­pe y Mir­ko so­bre los ojos de sus pa­dres. Ex­cep­to, la vi­da que, al igual que el ár­bol que aho­ra les re­ga­la som­bra, siem­pre da sus fru­tos.

“Ale es un ni­ño gran­de. Lo ad­mi­ro por to­do lo que lo­gró, es un pa­dra­zo. Un ami­go muy lú­di­co que siem­pre me ase­gu­ra un plan di­ver­ti­do”.

Fe­li­pe es 15 días ma­yor que Mir­ko y ha­cen las mis­mas co­sas. Sus pa­dres los po­nen jun­tos y mue­ren de amor vién­do­los sa­car la len­gua, mo­ver­se y ha­cien­do los mis­mos ges­tos. Mir­ko Wie­be.

Fe­li­pe Ponce de León.

Marley di­ce que fue in­creí­ble có­mo se en­te­ra­ron con Flor del em­ba­ra­zo del otro. Ella lo lla­mó y le con­tó que iba ser ma­má de nue­vo y jus­to a él le ha­bían con­fir­ma­do des­de los Es­ta­dos Uni­dos de la lle­ga­da de Mir­ko. Llo­ra­ron jun­tos de fe­li­ci­dad.

“Mir­ko re­vo­lu­cio­nó mi reali­dad, to­das mis prio­ri­da­des se cen­tran en él, pla­neo mis via­jes en ba­se a su li­bre­ta de va­cu­na­ción.” An­tes del par­to, Marley le­yó li­bros so­bre pa­ter­ni­dad. Di­ce que apren­dió mu­cho cuan­do con­vi­vía con las en­fer­me­ras en Wis­con­sin...

“Es un al­bo­ro­to her­mo­so com­par­tir la ca­sa con Ale. Lo más lin­do de nues­tra amis­tad es que se­gui­mos di­vir­tién­do­nos mu­cho jun­to a nues­tros be­bés”. Fe­liz y con fi­gu­ra im­pe­ca­ble, Flor po­sa con Fe­li­pe, quien es muy pa­re­ci­do a su pa­pá, el abo­ga­do sal­te­ño...

Flor y Marley ce­le­bran 15 años de amis­tad. Des­de su pri­mer via­je jun­tos a Sui­za en “Por el Mun­do” ja­más de­ja­ron de ver­se y reír­se. La quí­mi­ca fue tan fuer­te que día a día son más uni­dos. Di­cen que ser pa­dres al mis­mo tiem­po es un re­ga­lo di­vino del...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.