EL BAU­TIS­MO DEL PRINCIPE LOUIS

LAS PRIN­CE­SAS, KA­TE MIDD­LE­TON Y MEG­HAN MAR­KLE, IM­PAC­TA­RON

Caras - - FOCO - Fo­tos: AFP

Aca­si dos me­ses de la bo­da de Meg­han Mar­kle (36) y el prín­ci­pe Harry (33), el nú­cleo prin­ci­pal de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca vol­vió a re­unir­se en el bau­tis­mo de Louis, de dos me­ses, el hi­jo me­nor de Ka­te Midd­le­ton (36) y el prín­ci­pe Wi­lliam (36). La ce­re­mo­nia pri­va­da se reali­zó el do­min­go 9, cer­ca del me­dio­día ar­gen­tino, en la ca­pi­lla de St. Ja­mes. Tam­bién es­tu­vie­ron el prín­ci­pe Car­los y Ca­mi­la de Cor­nua­lles.

Una de las gran­des au­sen­tes fue la rei­na Isabel. Se­gún fuen­tes de la Ca­sa Real, la so­be­ra­na acor­dó su no asis­ten­cia con Gui­ller­mo y Ka­te ha­ce unas se­ma­nas por­que tie­ne por de­lan­te una se­ma­na lle­na de ac­ti­vi­da­des ofi­cia­les que cul­mi­na­rán el vier­nes 13 con su en­cuen­tro con Do­nald Trump.

Midd­le­ton car­gó en bra­zos al pe­que­ño de la ca­sa, que dur­mió plá­ci­da­men­te du­ran­te ca­si to­da el bau­ti­zo, mien­tras su es­po­so se en­car­ga­ba de los dos ma­yo­res, Geor­ge (4) y Char­lot­te (3). La pe­que­ña hi­zo ga­la una vez más de su gran sim­pa­tía al darle la mano al obispo de Can­ter­bury, que re­ci­bió a la fa­mi­lia en la en­tra­da de la ca­pi­lla. Por su par­te, su her­mano ma­yor se mos­tró al­go más tí­mi­do.

Co­mo siem­pre, la gran in­cóg­ni­ta del even­to fue­ron los ves­ti­dos de las prin­ce­sas, quie­nes suben la va­ra de la ele­gan­cia y el buen gus­to en ca­da una de sus apa­ri­cio­nes. Si­guien­do lo que es ya una tra­di­ción, Ka­te confió una vez más en el pres­ti­gio­so di­se­ña­dor Ale­xan­der McQueen y en el co­lor blan­co, que re­pi­tió co­mo en los bau­tis­mos de Geor­ge y Char­lot­te. La du­que­sa de Cam­brid­ge eli­gió un ves­ti­do de es­co­te pi­co. Ka­te cam­bió los to­ca­dos y las pa­me­las que sue­le lle­var por una ori­gi­nal ma­xi­dia­de­ma con apli­ca­cio­nes flo­res de Ja­ne Tay­lor, que ador­na­ba un so­fis­ti­ca­do mo­ño ba­jo. Tam­bién en for­ma de flor eran los pen­dien­tes, que son nue­vos y que se­gún tras­cen­dió po­drían ser un re­ga­lo del du­que de Cam­brid­ge a su mu­jer con mo­ti­vo del na­ci­mien­to del pe­que­ño Louis.

He­re­de­ra del es­ti­lo de su ma­dre, la prin­ce­sa Char­lot­te lu­ció un ves­ti­do blan­co de ni­do de abe­ja y man­ga cor­ta con es­tam­pa­do azul y blan­co, me­dias blan­cas y za­pa­tos y dia­de­ma azu­les. Su

her­mano ma­yor vis­tió ber­mu­das navy, una ca­mi­sa con ri­be­tes azu­les y mo­ca­si­nes ne­gros con me­dias a tono.

Los pa­dri­nos ele­gi­dos por los du­ques de Cam­brid­ge son ín­ti­mos ami­gos y

una pri­ma de Ka­te Midd­le­ton: Ni­cho­las van Cut­sem, Guy Pelly, Harry Au­brey-Flet­cher, lady Lau­ra Mea­de (la es­po­sa de Ja­mes Mea­de, otro ín­ti­mo ami­go de Wi­lliam), Han­nah Gi­lling­ham (la es­po­sa de Ro­bert Car­ter, otro cer­cano a la pa­re­ja) y Lucy Midd­le­ton. Quien re­apa­re­ció y lla­mó la aten­ción por su look fue Pi­pa Midd­le­ton, quien lu­ció un di­se­ño de Alessandra Rich: un ves­ti­do abo­to­na­do en su par­te fron­tal per­fec­to pa­ra su em­ba­ra­zo de seis me­ses, en co­lor azul be­bé, a tono con el va­rón que na­ce­rá en el

oto­ño eu­ro­peo. Co­mo com­ple­men­tos, un pe­que­ño clutch del mis­mo co­lor de ves­ti­do y unas san­da­lias de ta­cón, am­bos de Jimmy Choo.

Otra de las no­tas de es­ti­lo de la tar­de la lle­vó el pe­que­ño Louis, quien estuvo cu­bier­to por una ré­pli­ca del fal­dón de sa­tén y en­ca­je con el que se ha bau­ti­za­do a to­dos los be­bés reales de los Wind­sor des­de los hi­jos de la rei­na Victoria. Des­pués del bau­ti­zo de la prin­ce­sa Loui­se, la hi­ja de Eduar­do de

Wes­sex, se decidió sus­ti­tuir el ori­gi­nal por una co­pia pa­ra no da­ñar­lo más. Los her­ma­nos de Louis, Geor­ge y Char­lot­te, ya lle­va­ron es­te be­llí­si­mo y de­li­ca­do fal­dón que reali­zó per­so­nal­men­te An­ge­la Kelly, la mo­dis­ta de la rei­na Isabel. En un amis­to­so due­lo de es­ti­lo, Meg­han con­tras­tó el so­lem­ne look de Ka­te con un ori­gi­nal di­se­ño de la fir­ma ame­ri­ca­na, Ralph Lau­ren. La es­po­sa del prín­ci­pe Harry ha se­gui­do la lí­nea del res­to de las in­vi­ta­das a la ce­re­mo­nia con un di­se­ño sen­ci­llo en

ver­de oli­va con cue­llo bar­co, cin­tu­rón y za­pa­tos del mis­mo co­lor y un to­ca­do del mis­mo tono de Step­hen Jo­nes. Has­ta los za­pa­tos, de Ser­gio Ros­si, res­pe­ta­ron el co­lor ver­de oli­va. Jun­to a su ma­ri­do, Mar­kle le ob­se­quió a su so­brino un li­bro muy es­pe­cial por su bau­ti­zo: la pri­me­ra edi­ción de Win­nie the Pooh, va­lua­da en 8.000 li­bras.

Lue­go de un even­to de 40 mi­nu­tos en la ca­pi­lla real, el lu­gar don­de los Wind­sor ce­le­bran ha­bi­tual­men­te sus ce­re­mo­nias pri­va­das, la fa­mi­lia se di­ri­gió rum­bo a Cla­ren­ce Hou­se, re­si­den­cia ofi­cial del prín­ci­pe de Ga­les y de Ca­mi­la Par­ker-Bow­les, don­de ofre­cie­ron un té.

Al día si­guien­te de la ce­re­mo­nia, la fa­mi­lia real se reunió nue­va­men­te pa­ra ce­le­brar el cen­te­na­rio de la Fuer­za Aé­rea Real bri­tá­ni­ca, es­ta vez con la pre­sen­cia de la rei­na Isabel II. Mar­kle dio la no­ta al es­tre­nar un di­se­ño de la ca­sa fran­ce­sa Dior en co­lor azul ma­rino. La si­lue­ta, clá­si­ca, se abría en el cue­llo en el que es el es­co­te fa­vo­ri­to de Mar­kle has­ta la fe­cha (el mis­mo que uti­li­zó en su bo­da), se ajus­ta­ba en la cin­tu­ra y vol­vía am­pliar­se en una fal­da con vue­lo has­ta la mi­tad del ge­me­lo. Un gui­ño al his­tó­ri­co New Look de la mai­son que su­po­ne un pri­mer acer­ca­mien­to con la mar­ca que a día de hoy ca­pi­ta­nea Ma­ria Gra­zia Chiu­ri. Lo acom­pa­ñó con sti­let­tos en co­lor nu­de ju­gan­do al contraste cro­má­ti­co, a di­fe­ren­cia del día an­te­rior, y, co­mo ador­nos, pen­dien­tes de Car­tier y un to­ca­do de tul con vo­lu­men, de Step­hen Jo­nes.

A dos me­ses de la bo­da real, el nú­cleo fa­mi­liar de la co­ro­na se reunió una vez más pa­ra bau­ti­zar a Louis, el he­re­de­ro de Wi­lliam y Ka­te Midd­le­ton, quien op­tó por un Ale­xan­der McQueen, mien­tras que Me­gan eli­gió un di­se­ño ver­de oli­va de la tien­da Ralph Lau­ren.

Louis lu­ció una ré­pli­ca del fal­dón de sa­tén y en­ca­je con el que se bau­ti­za­ron a los be­bés de los Wind­sor des­de los hi­jos de la rei­na Victoria.

A un año de su bo­da con Ja­mes Matt­hews, Pi­pa es­tá em­ba­ra­za­da de 6 me­ses de un va­rón.

Quien re­apa­re­ció fue Pi­pa Midd­le­ton, quien lu­ció un di­se­ño de Alessandra Rich: un ves­ti­do abo­to­na­do en su par­te fron­tal, en azul be­bé, a tono con su em­ba­ra­zo.

El obispo de Can­ter­bury re­ci­bió a Ka­te, quien co­mo en ca­da bau­ti­zo op­tó por el blan­co. La du­que­sa de Cam­brid­ge eli­gió un ves­ti­do de es­co­te pi­co que real­zó con una ori­gi­nal ma­xi­dia­de­ma con apli­ca­cio­nes de flo­res de Ja­ne Tay­lor, co­mo su par de aros.

Al día si­guien­te, du­ran­te el cen­te­na­rio de la Fuer­za Aé­rea Real, Meg­han vis­tió por pri­me­ra vez un Dior, en co­lor azul ma­rino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.