“NO ME PA­RE­CE MAL QUE PAM­PI­TA HA­YA RE­NUN­CIA­DO”

SOL PEREZ EN­TRE LA POLEMICA Y LA SEDUCCION

Caras - - REVELACION­ES - por Kary Ló­pez (pro­duc­ción: Ali­cia Blan­co)

Sin res­pi­ro. Pri­me­ro la se­ña­la­ron co­mo la “ter­ce­ra en dis­cor­dia” en la rup­tu­ra de una me­diá­ti­ca pa­re­ja y des­pués la cri­ti­ca­ron muy du­ra­men­te por su “look” en los Mar­tín Fie­rro, co­mo ya ha­bía su­ce­di­do en otros pa­sos su­yos por la “red car­pet”. Y en­ton­ces, cuan­do to­do pa­re­cía ha­ber­se cal­ma­do, Sol Perez (24) vol­vió a es­tar en el ojo de la tor­men­ta, lue­go de co­no­cer­se que tras la re­nun­cia de Ca­ro­li­na “Pam­pi­ta” Ar­dohain a su ci­clo de Te­le­fe, era ella, la ex “chi­ca del cli­ma” y una de sus pa­ne­lis­tas, la ele­gi­da pa­ra re­em­pla­zar­la en la con­duc­ción.

“Me en­te­ré de la re­nun­cia de Pam­pi­ta por te­le­vi­sión. ¡No lo podía creer! Pen­sé que era una bro­ma. Se vi­ve mal, por­que hay un mon­tón de gente que es­tá trabajando y tam­bién por­que no­so­tros te­ne­mos que bus­car otros lu­ga­res pa­ra con­ti­nuar. Pe­ro Caro es una com­pa­ñe­ra y es muy que­ri­da. Si no fue­se al­guien tan que­ri­do te da igual. No me pa­re­ce mal que re­nun­cie si no se sen­tía có­mo­da; si no es­ta­ba pa­san­do un buen mo­men­to. No se pue­de obli­gar a al­guien a es­tar don­de no quie­re. Si Caro no re­nun­cia­ba y nos le­van­ta­ban el programa, nos que­da­mos sin tra­ba­jo igual. La te­le­vi­sión es así”, con­fie­sa la ve­det­te de “Mag­ní­fi­ca”, la re­vis­ta que Car­men Bar­bie­ri pre­sen­ta en el Tea­tro Astros, y es­tu­dian­te de abo­ga­cía.

“No du­dé en acep­tar la propuesta. Yo ten­go 24 años y ha­cer una con­duc­ción en Te­le­fe es una opor­tu­ni­dad es­pec­ta­cu­lar, más allá de que el mo­men­to no era ideal. Uno tie­ne que apro­ve­char las oportunida­des. Ob­vio que te­nía ner­vios y mie­dos, pe­ro me sen­tí res­pal­da­da por mis com­pa­ñe­ros. Me en­can­tó la ex­pe­rien­cia. Ten­go la propuesta de la pro­duc­to­ra pa­ra ha­cer mi programa; tal vez sea uno de jue­gos, al­go más re­la­ja­do”, agre­ga Sol, quien al co­no­cer­se que Ar­dohain no re­tor­na­ría pa­ra des­pe­dir­se de su pú­bli­co, co­mo tras­cen­dió, fi­nal­men­te con­du­ci­rá jun­to a Luis Pi­ñey­ro el ci­clo que, ya le­van­ta­do del ai­re, se­gui­rá por KZO.

Pe­ro ade­más de las re­per­cu­sio­nes ge­ne­ra­das en torno al re­em­pla­zo, Sol tam­bién des­ta­pó las in­ter­nas del pro-

gra­ma, al ha­blar de su ma­la re­la­ción con Bar­bie Si­mons, otra de las pa­ne­lis­tas y quien tam­bién re­nun­ció a “Pam­pi­ta Online”: “No fue bue­na la con­vi­ven­cia. Hi­zo co­sas que a mí no me gus­ta­ron, que me hi­cie­ron sen­tir mal. Tu­vo co­men­ta­rios y ac­ti­tu­des des­pec­ti­vas con­mi­go. Co­sas que ja­más le ha­ría a otra per­so­na, co­mo pe­dir que me sa­quen la cu­ca­ra­cha por­que ella no te­nía… De­cir que yo te­nía que pa­gar de­re­cho de pi­so o pe­dir que en el spot de Te­le­fe me co­rran de al la­do de Ca­ro­li­na por­que te­nía que ir ella, por ser su ami­ga y quien ve­nía des­de el año pa­sa­do. Ac­ti­tu­des co­mo de­jar­me de la­do, darle li­ke a co­men­ta­rios que ha­bla­ban mal de mí, de­cir que ¨una mu­jer ha­ce fa­vo­res¨ o ¨ser­vi­cios” , o de­cir­le a una com­pa­ñe­ra cuan­do se le­van­ta a mos­trar un look ¨¿Qué te pa­só en las ro­di­llas?’”, de­ta­lla la dio­sa, quien ya fue ten­ta­da pa­ra ser par­te de “Bai­lan­do por un Sueño”.

Y, en re­la­ción a las fe­ro­ces crí­ti­cas por su for­ma de ves­tir, Sol (tam­bién par­te del ci­clo “Show Atack”, en Ra­dio Ri­va­da­via) res­pon­de con­tun­den­te: “Sien­to que los medios fo­men­tan el bull­ying y los cuer­pos fla­cos, un es­te­reo­ti­po de un fí­si­co que no es real. Eso de que si te­nés cur­vas, te­nés que ta­par­te y que no po­dés po­ner­te lo que vos quie­ras. Pe­ro si sos fla­co, sí. A mi me gus­ta un cuer­po en­tre­na­do, sa­lu­da­ble. No me ma­ta­ría y de­ja­ría de co­mer yen­do en con­tra de mis prin­ci­pios. Yo no quie­ro dar ese men­sa­je: que si te­nés tal cuer­po y te po­nés tal ves­ti­do sos gra­sa. De chi­ca ha­bía dejado de co­mer y es­ta­ba con un yo­gurt to­do el día. Me mo­ría de ham­bre pa­ra ba­jar de pe­so, por­que creía en esos es­te­reo­ti­pos, hoy to­tal­men­te fal­sos pa­ra mí”, con­clu­ye Perez, a quien el con­flic­to ge­ne­ró mo­men­tos di­fí­ci­les, tan­to pa­ra ella, co­mo pa­ra su fa­mi­lia.

“Ha­cer con­duc­ción en Te­le­fe era una gran opor­tu­ni­dad, por más que el mo­men­to no era el ideal. Me en­can­tó la ex­pe­rien­cia.”

Na­da de no­vios, só­lo tra­ba­jo. Ca­da vez que pisa una “red car­pet” los es­pe­cia­lis­tas le to­man prue­ba. El he­cho de mos­trar su cuer­po, di­ce , no la ha­ce “gra­sa, ni ro­ba no­vios”. Su pa­so por “Pam­pi­ta Online” tam­bién le de­pa­ró una fe­roz in­ter­na con Bar­bie...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.