“DEL DO­LOR SE SA­CAN CO­SAS BUE­NAS”

ABEL AYA­LA, DE “EL MAR­GI­NAL” A UN PO­LI­CIAL DE EPO­CA

Caras - - FOCO - Por Kary Ló­pez

For­ma par­te de uno de los ma­yo­res éxi­tos en la his­to­ria de la te­le­vi­sión pú­bli­ca, pe­ro aho­ra, ci­ga­rri­llo en mano y ves­ti­do a la ma­ne­ra de los años 50, Abel Aya­la (30) vuel­ve a su pri­mer amor: el ci­ne; ese mun­do que co­no­ció a los 12 años y que cam­bió su vi­da pa­ra siem­pre. Por­que así fue co­mo el ac­tor— que hoy, en piel de “Cé­sar”, dis­fru­ta la po­pu­la­ri­dad de la se­gun­da tem­po­ra­da de “El Mar­gi­nal”— ini­ció un ca­mino en el que la reali­dad más di­fí­cil pu­do trans­for­mar­se en opor­tu­ni­dad.

Su infancia fue muy du­ra: Aya­la no co­no­ció a su pa­pá, te­nía sie­te años cuan­do su­po que su her­ma­na era en reali­dad su ma­má y se es­ca­pó a los nue­ve de la ca­sa de su abue­la, don­de era ig­no­ra­do. Tras vi­vir un año en la es­ta­ción de tre­nes de Cons­ti­tu­ción, pu­do lle­gar a “El Ar­ca”, el ho­gar de Mo­reno don­de el di­rec­tor Juan Car­los De­san­zo lo eli­gió me­dian­te un cas­ting pa­ra pro­ta­go­ni­zar “El Po­la­qui­to”, filme que cuen­ta la his­to­ria de un chico de la ca­lle. “No hay que ol­vi­dar­se de los mi­les de los chi­cos de la Ar­gen­ti­na que tie­nen una his­to­ria co­mo la mía. Gra­cias a Dios, yo tu­ve mu­chas opor­tu­ni­da­des ma­ra­vi­llo­sas que su­pe apro­ve­char. Hoy ya no ten­go ver­güen­za co­mo an­tes y es­toy apren­dien­do a ca­pi­ta­li­zar to­do eso pa­ra te­ner se­gu­ri­dad en mi per­so­na­li­dad. Tam­bién del do­lor se sa­can co­sas bue­nas”, con­fie­sa Abel.

“El ar­te me ayu­dó a edu­car­me y a cons­truir­me des­de un lu­gar más lin­do. El ac­tor tra­ba­ja mu­cho con lo que es, con lo que no, y con sus li­mi­ta­cio­nes. Cuan­do vi­vía en el ho­gar ha­bla­ba y me ves­tía co­mo un pi­be de la ca­lle. Me ba­ña­ba, pe­ro tal vez no era muy pul­cro. Ac­tuar me obli­gó a mo­di­fi­car­me, a mi­rar­me, a en­ten­der eso; que po­día cam­biar. Pa­sé de ser un chico de la ca­lle a te­ner mo­da­les. Tam­bién la te­ra­pia me ayu­dó: des­cu­brí que al­guien te es­cu­cha, que lo que de­cís, va­le. Por­que cuan­do vos sos un pi­be de la ca­lle na­die te es­cu­cha, te ve. Y eso es otra co­sa ma­ra­vi­llo­sa que tie­ne el ac­tor: la gen­te te mi­ra, va­lo­ra, te lla­man por tu nom­bre. No pue­do de­cir que el ar­te me sal­vó, yo to­da­vía no es­toy sal­va­do, y en mu­chí­si­mos as­pec­tos lo di­go, pe­ro ser ac­tor fue un sa­li­da, un ca­mino en la vi­da”, re­co­no­ce Aya­la, quien des­pués de com­par­tir elen­co en 2017 con Julio Chá­vez en “El Maes­tro” y de un ve­rano abo­ca­do a las gra­ba­cio­nes de la pre­cue­la de “El Mar­gi­nal”, aca­ba de con­cluir la fil­ma­ción de “Al­go con una Mu­jer”, el po­li­cial de épo­ca di­ri­gi­do por Lu­ján Loio­co y Ma­riano Tu­rek que se fil­mó en­tre Bue­nos Ai­res y San An­to­nio de Are­co y lo mues­tra en un re­gis­tro muy di­fe­ren­te.

“La his­to­ria es­tá si­tua­da en los 50´s, en me­dio del cli­ma po­lí­ti­co, de dic­ta­du­ra y per­se­cu­ción a los pe­ro­nis­tas que se vi­vía. Mi per­so­na­je es ¨Var­gas¨, un hom­bre que co­me­te un cri­men y se me­te en un trián­gu­lo amo­ro­so con una mu­jer que cree fue tes­ti­go de ese cri­men. Él la per­si­gue pa­ra ave­ri­guar­lo, pe­ro en el ca­mino se enamo­ra y las co­sas se com­pli­can”, cuen­ta el ac­tor so­bre la pe­lí­cu­la en la que en­car­na a un mi­li­tan­te po­lí­ti­co y tam­bién pro­ta­go­ni­zan Ma­ría Sol­di y Ma­nuel Vig­nau. So­bre el su­ce­so y po­si­ble con­ti­nui­dad de “El Mar­gi­nal”, di­ce: “Es un fe­nó­meno que nos vie­ne bien a to­dos y más en es­te mo­men­to que la co­sa es­tá bas­tan­te com­pli­ca­da. Es­tá bue­ní­si­mo te­ner una vi­drie­ra bas­tan­te po­ten­te ¡Hay co­mo un fa­na­tis­mo! Mi per­so­na­je, Cé­sar, en es­ta pre­cue­la es­tá en ca­li­dad de ob­ser­va­dor cons­tan­te e in­tu­ye que al­go ra­ro es­tá pa­san­do. Me en­can­ta­ría que ha­ya una ter­ce­ra.”

A se­ma­nas de es­tre­nar “El Bú­fa­lo Ame­ri­cano”—la obra de David Ma­met con la que de­bu­ta el 21 de sep­tiem­bre en el tea­tro Broad­way de Ro­sa­rio, pa­ra lue­go ini­ciar una gi­ra por Ar­gen­ti­na y pai­ses li­mí­tro­fes—Aya­la ex­pli­ca có­mo es vol­ver a tra­ba­jar con Clau­dio Ris­si y Roly Se­rrano, pro­ta­go­nis­tas y com­pa­ñe­ros de la fic­ción de Un­der­ground, ro­da­da en la ex car­cel de Ca­se­ros, y emi­ti­da por Net­flix: “És­te es el sép­ti­mo pro­yec­to que com­par­to con Roly. Cuan­do lo co­no­cí en ¨El Po­la­qui­to¨ yo aún vi­vía en el ho­gar y pa­ra mí él era ¨el¨ ac­tor; fa­mo­so, re­co­no­ci­do. Des­pués, ca­da vez que lo vol­ví a cru­zar siem­pre lo vi co­mo un her­mano ma­yor. Roly tie­ne, ade­más, una his­to­ria muy pa­re­ci­da a la mía, nos unen mu­chas co­sas más allá del tra­ba­jo. Lo quie­ro mu­cho, mu­cho, y la ver­dad que com­par­tir aho­ra és­to con él me en­can­ta”.

“El ar­te me ayu­dó a edu­car­me. Pa­sé de ser un chico de la ca­lle a apren­der mo­da­les. Al ac­tuar des­cu­brí que po­día cam­biar.”

En la piel de “Cé­sar”, Abel ce­le­bra el éxi­to mun­dial de “El Mar­gi­nal”. Jun­to a Clau­dio Ris­si y Roly Se­rrano, sus com­pa­ñe­ros de elen­co, en­sa­ya “El Bú­fa­lo Ame­ri­cano”, obra de David Ma­met que es­tre­nan el 21 de sep­tiem­bre en el tea­tro Broad­way, de Ro­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.