LEONOR: LA MI­NI RO­YAL “IT GIRL”

A LOS 12 AÑOS LA IN­FAN­TA ES­PA­ÑO­LA YA MAR­CA TEN­DEN­CIA

Caras - - FOCO -

Aun­que a sim­ple vista la vi­da de los he­re­de­ros a una co­ro­na pa­re­ce fá­cil, no es así. Só­lo bas­ta re­pa­sar la exis­ten­cia de la in­fan­ta Leonor de To­dos los San­tos de Bor­bón y Or­tiz. Con só­lo 12 años, la ma­yor de las hi­jas de los re­yes de Es­pa­ña lle­va una vi­da to­tal­men­te pla­nea­da y con­tro­la­da. Aun­que su ma­dre, Le­ti­zia Or­tiz (45), se en­fren­tó has­ta a la mis­ma rei­na emé­ri­ta do­ña Sofía (79) pa­ra que fue­ra una “ni­ña to­tal­men­te nor­mal”, las re­glas de la Ca­sa Real no lo per­mi­ten. Los ojos del mun­do es­tán pues­tos sobre su per­so­ni­ta ya que es la he­re­de­ra di­rec­ta al trono. Por eso, aun­que ca­da tan­to –co­mo su­ce­dió con el es­can­da­lo­so epi­so­dio que vi­vió con su abue­la en la misa de Pas­cua- Leonor de­ja aflo­rar un pe­que­ño ges­to de re­bel­día. Fa­ná­ti­ca de las re­des so­cia­les, el Pa­la­cio la obli­gó a ce­rrar to­dos sus cuen­tas per­so­na­les y só­lo pue­de co­mu­ni­car­se por la red ofi­cial. Sin em­bar­go, la in­fan­ta se las in­ge­nia pa­ra se­guir “ha­blan­do” con sus mi­llo­nes de se­gui­do­res en al­gu­nos blogs. Los mis­mos que ya la con­vir­tie­ron en una “it girl” e “in­fluen­cer”. Mo­ti­vo que pro­vo­có el enojo de su ma­dre ya que en­tre tan­tos mi­llo­nes de se­gui­do­res mu­chos tam­bién se de­di­can a ata­car­la. Le­jos de las crí­ti­cas, Leonor se di­fe­ren­cia de otras “mi­nis ro­yals” eu­ro­peas que acep­tan sin dis­cu­tir la ro­pa que le im­po­ne el pro­to­co­lo que mar­ca una “on­da bien aniña­da e in­fan­til”. Ella ya se en­car­gó de de­jar en cla­ro que he­re­dó el fuer­te ca­rác­ter de su ma­dre y sus gus­tos a la ho­ra de ves­tir­se. El pri­mer ges­to lo mar­có al pe­dir que no la vis­tan más igual a su her­ma­na me­nor, Sofía (11). Y en su úl­ti­ma apa­ri­ción pú­bli­ca fren­te a los pap­pa­raz­zi, en Pal­ma de Ma­llor­ca, que­dó con­fir­ma­do. Leonor lu­ció un ves­ti­do ce­les­te de Za­ra, con cue­llo re­don­do y man­ga cor­ta con vo­la­dos, que rá­pi­da­men­te se ago­tó en las tien­das a un cos­to de 22.95 eu­ros. Un mo­de­lo “low cost” pa­ra una he­re­de­ra al trono. En las vi­drie­ras col­ga­ron el car­tel de “Co­ming Soon”, anun­cian­do que la pren­da vol­ve­ría pron­ta­men­te a ser re­pues­ta. Y lo mis­mo su­ce­dió con la san­da­lias de es­par­to de Sa­rah Wordl que se ago­ta­ron. Mien­tras en la por­ta­da de una fa­mo­sa re­vis­ta de su país lu­ció un ves­ti­do blanco de Ca­ro­li­na He­rre­ra (una de las di­se­ña­do­ras pre­fe­ri­das de su ma­dre) que tam­bién se ago­tó rá­pi­da­men­te a un pre­cio de 140 eu­ros. Los ex­per­tos en mo­da di­je­ron que, ade­más, la elec­ción del co­lor “azul be­bé” o ce­les­te, del ves­ti­do no fue al des­cui­do, ya que ese tono co­rres­pon­de al de una “mu­jer em­po­de­ra­da”. Lo cier­to es que des­de que su pa­dre fue pro­cla­ma­do rey de Es­pa­ña ella, au­to­má­ti­ca­men­te, se con­vir­tió en prin­ce­sa de As­tu­rias, Ge­ro­na y de Via­na, du­que­sa de Mon­tb­lanc, con­de­sa de Cer­ve­ra y Se­ño­ra de Ba­la­guer ade­más, ob­vio, de he­re­de­ra a la co­ro­na. Y cuan­do pre­si­da un ac­to sin su pa­dre, la de­be­rán re­ci­bir con ho­no­res mi­li­ta­res co­mo pre­sen­ta­ción de ar­mas, Himno Na­cio­nal, 19 ca­ño­na­zos de sal­vas y 5 gri­tos de “¡Vi­va Es­pa­ña!”. Por aho­ra, Leonor per­ci­be una asig­na­ción anual de 146.376 eu­ros que re­cién po­drá uti­li­zar cuan­do cum­pla los 18 años y pue­da mu­dar­se a vi­vir so­la.

Es la ma­yor de las hi­jas de los re­yes Le­ti­zia y Fe­li­pe. La he­re­de­ra al trono de Es­pa­ña es una “in­fluen­cer” que to­das imi­tan y es por­ta­da de las re­vis­tas más im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.