“CON­TI­NUAR CON EL LEGADO DE MIS ABUE­LOS ME LLE­NA DE OR­GU­LLO”

DA­NIE­LA MISRAHI, LA DI­SE­ÑA­DO­RA TOP AR­GEN­TI­NA DEL MO­MEN­TO

Caras - - FOCO - Pro­duc­ción: Ob­vio­me­dia. Ma­ke up: Asun Fo­tos: May­ra Rou­bach Agra­de­ci­mien­tos @azien­dain­te­riors, Ja­de Sig­na­tu­re y Ani­ma Do­mus

Em­pren­der –se­gún la RAE- es si­nó­ni­mo de co­men­zar un ne­go­cio, es­pe­cial­men­te si en­cie­rra pe­li­gro o di­fi­cul­tad. Pa­ra Da­nie­la Misrahi em­pren­der es tan or­gá­ni­co co­mo se­guir su ins­tin­to: “De­di­car­me a la de­co­ra­ción fue al­go to­tal­men­te na­tu­ral en mí, des­cu­brí mi pa­sión por la de­co­ra­ción de in­te­rio­res cuan­do era muy chi­qui­ta. Re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño que pa­sa­ba lar­gas ho­ras acom­pa­ñan­do a mis pa­dres en las mue­ble­rías de la fa­mi­lia y siem­pre vuel­vo a esos mo­men­tos. Con­ti­nuar con el legado de mis abue­los me lle­na de or­gu­llo”, re­la­ta. A me­di­da que fue cre­cien­do, la ar­gen­ti­na se fue in­vo­lu­cran­do ca­da vez más en el ne­go­cio fa­mi­liar. “To­do el co­no­ci­mien­to que ad­qui­rí en ese en­ton­ces me dio la fuer­za y el res­pal­do pa­ra crear mi pro­pia mar­ca, le­jos de mi país”, in­di­ca la crea­do­ra de Azien­da In­te­riors, una de las em­pre­sas me­jo­res po­si­cio­na­das en Es­ta­dos Uni­dos.

La mar­ca es una de las más bus­ca­das por los in­ver­so­res in­mo­bi­lia­rios de lu­jo que con­fían en el desa­rro­llo del sur de La Flo­ri­da. “Mi ma­yor desafío co­mo em­pren­de­do­ra es po­der com­bi­nar mi pa­sión con las exi­gen­cias de los clien­tes. Más allá del lar­go camino pro­fe­sio­nal, creo que el ha­ber es­tu­dia­do Di­se­ño y Psi­co­lo­gía pa­ra Em­pre­sas me ayu­dó a per­fec­cio­nar el ne­go­cio y me per­mi­tió par­ti­ci­par de pro­yec­tos re­co­no­ci­dos mun­dial­men­te”, com­par­te.

Azien­da In­te­riors es res­pon­sa­ble de la de­co­ra­ción de Porsche De­sign To­wer, Pri­ve Is­land, Pa­ra­mount, Bric­kell City Cen­ter, Ma­ri­na Palms, Cha­teau Fen­di y Echo Aventura, en­tre otros. “Ja­de Sig­na­tu­re es uno de nues­tros pro­yec­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos. Lo rea­li­za­mos ex­clu­si­va­men­te jun­to a Ani­ma Do­mus y uti­li­za­mos pro­duc­tos de al­ta ga­ma, co­mo Pi­nin­fa­ri­na, Tom Di­xon, y Phi­lip­pe Starck”, de­ta­lla la lí­der del equi­po. —Las ten­den­cias sue­len re­pli­car­se a ni­vel glo­bal. Sin em­bar­go, Es­ta­dos Uni­dos es una pla­za par­ti­cu­lar, ¿cuál fue tu ma­yor desafío pro­fe­sio­nal al lle­gar?

—Lo pri­me­ro que de­tec­té es que la ma­ne­ra de en­ca­rar los pro­yec­tos es to­tal­men­te di­fe­ren­te en Ar­gen­ti­na, en Eu­ro­pa y en Es­ta­dos Uni­dos. Mi ma­yor desafío, sin du­das, fue ten­der un puen­te en­tre to­dos esos uni­ver­sos. Los eu­ro­peos, por ejem­plo, cho­can mu­cho con las pre­fe­ren­cias de Mia­mi en ma­te­ria de de­co­ra­ción. A su vez, en­ten­dí que las mar­cas de lu­jo, co­mo Fen­di, Ar­ma­ni, Porsche o Ritz Carl­ton, com­pi­ten en­tre sí pa­ra que­dar­se con el tí­tu­lo de “me­jor desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio” y, por eso, ne­ce­si­tan que la pro­pues­ta de de­co­ra­ción es­té acor­de a la in­ver­sión ini­cial. Des­de el pri­mer mo­men­to tu­ve ac­ce­so a las me­jo­res mar­cas relacionadas al di­se­ño y eso me ayu­dó mu­chí­si­mo. —¿Por qué ele­gis­te Mia­mi? —Por­que sus pla­yas y su cli­ma me ins­pi­ran. Tra­to de trans­mi­tir es­te paraíso en ca­da am­bien­te que creo, así que siem­pre in­te­gro el azul del mar con las to­na­li­da­des cá­li­das de la are­na en mis

de­co­ra­cio­nes. Ade­más, dis­fru­to mu­cho la ciu­dad y amo el en­can­to del Mia­mi De­sign Dis­trict, aun­que mi lu­gar favorito es Ani­ma Do­mus, don­de en­cuen­tro las me­jo­res lí­neas ita­lia­nas con las úl­ti­mas ten­den­cias.

—¿Có­mo fue de­jar tu zo­na de con­fort pa­ra se­guir tu pro­pio camino?

—Muy desafian­te, y esa sen­sa­ción la ex­pe­ri­men­to ca­da vez que lle­ga un pro­yec­to nuevo. En­ten­der la di­ná­mi­ca de ca­da fa­mi­lia, y que nos abran las puer­tas de su ca­sa, es un com­pro­mi­so enor­me: nos pi­den que les cum­pla­mos su sue­ño. Creo to­tal­men­te en la si­ner­gia de los gru­pos de tra­ba­jo y cuan­do veo al equi­po que for­mé pien­so que el ha­ber­me arries­ga­do es­tá dan­do sus fru­tos. Amo lo que ha­go y eso se ve re­fle­ja­do en la ca­ra de fe­li­ci­dad de nues­tros clien­tes ca­da vez que fi­na­li­za­mos una de­co­ra­ción. Cuan­do me apar­to del día a día y re­fle­xiono sobre el cre­ci­mien­to de to­dos es­tos años, me doy cuen­ta de que yo tam­bién es­toy cum­plien­do mi pro­pio sue­ño.

“Se­guir mi pro­pio camino fue desafian­te. Cuan­do fun­dé mi com­pa­ñía, te­nía una mi­sión cla­ve: ten­der puen­tes en­tre Bue­nos Ai­res y Mia­mi. Ca­da vez que re­fle­xiono sobre el cre­ci­mien­to de es­tos años, me doy cuen­ta de que es­toy cum­plien­do mi sue­ño de to­da la vi­da”, ase­gu­ra Da­nie­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.