“SOY TAN PASIONAL CO­MO LA AR­GEN­TI­NA”

MARGER, DE SER “SUSANO” AL PRI­MER DIS­CO

Caras - - REVELACIONES - Por Fa­bián Ca­tal­do (Pro­duc­ción: Ale­jan­dro Lu­cia­ni) Agra­de­ci­mien­tos: Pe­lo/Ma­ke Up: El­vi­ra Ha­sen­cle­ver @Ha­se­n_m­kand­hair. Claudia Ar­ce @clau­diaar­ceok. Gon­zá­lez Ex­clu­si­vo @gon­za­le­zex­clu­si­vo. Ro­si­ta Hur­ta­do. Ana­má Mo­dels Agency @anama_­mo­dels. Ame­ri­can Pink Mo

Con esa chis­pa que ca­rac­te­ri­za a los ca­ri­be­ños, pa­sea su in­ten­si­dad por lu­ga­res em­ble­má­ti­cos por­te­ños. A ca­da pa­so re­cuer­da, ex­pli­ca y con­fir­ma la quí­mi­ca persistente que man­tie­ne con la Ar­gen­ti­na. Co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo Marger (37), de­ri­va­do del ofi­cial Ce­ci­lia Sea­ley, es una cantautora y ac­triz na­ci­da en Mé­ri­da, Ve­ne­zue­la. Su nom­bre ar­tís­ti­co na­ció de la com­bi­na­ción del de su pa­dre (Mar­cos) y el de su ma­dre (Ger­tru­dis). “Es­cri­bí mi primera can­ción cuan­do te­nía nue­ve años, es mi ver­da­de­ra vo­ca­ción. Ser ac­triz, en cam­bio, fue una con­se­cuen­cia, a par­tir de que em­pe­cé a tra­ba­jar en Mu­si­ca­les”, afir­ma la ar­tis­ta, tras po­sar en la Pla­za del Con­gre­so Na­cio­nal y fren­te al Tea­tro Co­lón, con un ai­re sú­per gla­mo­ro­so. Marger tie­ne una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca muy ex­ten­sa que tu­vo uno de sus pi­cos cuan­do, a fi­nes de 1997, fue se­lec­cio­na­da en­tre cien­tos de as­pi­ran­tes pa­ra in­ter­pre­tar el pa­pel de Car­men Jo­nes, la pro­ta­go­nis­ta de “Fa­ma”, el icó­ni­co Mu­si­cal de Broad­way (un rol que ha­bía si­do en­car­na­do por la ac­triz y can­tan­te Ire­ne Ca­ra en la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca “Fa­me”, en 1980).

Marger im­pac­tó con su ca­ris­ma a par­tir de su tra­ba­jo en “Fa­ma”, en un tea­tro de la ca­lle Co­rrien­tes de Bue­nos Ai­res. A par­tir de allí, se le abrie­ron puer­tas im­por­tan­tí­si­mas en es­ta ciu­dad, y fue apa­dri­na­da por gran­des per­so­na­li­da­des del es­pec­tácu­lo. Des­de Ale­jan­dro Ro­may has­ta “Pe­pi­to” Ci­brián y Adrián Suar, to­dos su­pie­ron apre­ciar su ta­len­to y le pro­pu­sie­ron opor­tu­ni­da­des de ex­ce­len­cia. Pe­ro sin du­da, el ma­yor es­pal­da­ra­zo se lo dio Su­sa­na Gi­mé­nez, cuan­do la in­clu­yó en su show te­le­vi­si­vo pa­ra ser uno de sus “Su­sa­nos”. “To­do el 2001 tra­ba­jé con ella, a quien con­si­de­ro la Di­va la­ti­noa­me­ri­ca­na más im­por­tan­te de to­dos los tiem­pos. Fue una gran es­cue­la pa­ra mí. Me en­se­ñó pro­fe­sio­na­lis­mo, ca­li­dez, amor, em­pa­tía. Yo ya te­nía mi camino re­co­rri­do, pe­ro ella me dio mu­cho es­pa­cio. Fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa. La úl­ti­ma vez que la vi fue en un pro­gra­ma de Ca­la, en la CNN, don­de la en­tre­vis­ta­ron a ella y tam­bién a mí—co­men­ta Marger, quien ade­más des­ta­ca la ayu­da que le dio “Su” en Es­ta­dos Uni­dos—. Cuan­do ella hi­zo su pro­gra­ma des­de Mia­mi me con­vo­có a mí, pa­ra ha­cer de ‘Susano’. Y cuan­do me ins­ta­lé allá, ella me con­tac­tó con im­por­tan­tes pro­duc­to­res por­que sa­bía que yo desea­ba ser can-

tan­te. Es una mu­jer muy ge­ne­ro­sa”, agre­gó la can­tan­te que aca­ba de dar un con­cier­to en el Tea­tro Sony, del ba­rrio de Pa­ler­mo, en la pre­via del lan­za­mien­to mun­dial de su pri­mer dis­co, lla­ma­do “In­mor­tal”, que sa­le a la ven­ta en el mes de oc­tu­bre. “De­ci­dí lan­zar los dos pri­me­ros sin­gles del CD en es­te país ma­ra­vi­llo­so, por­que me con­si­de­ro un po­co ar­gen­ti­na. Uno de los te­mas se lla­ma ‘Baby, Baby’ y el otro ‘So­la’”, di­ce sobre el dis­co que fue gra­ba­do en Nash­vi­lle, Te­nes­se, Es­ta­dos Uni­dos, y es un pro­yec­to de mú­si­ca soul, fu­sio­na­do con blues y jazz.

Marger vive en Mia­mi con su ma­ri­do ar­gen­tino Leo­nar­do “Leo” Roc­co (41), un es­ti­lis­ta de ce­le­bri­da­des due­ño del Sa­lón de Be­lle­za “Roc­co Don­na”, en Ocean Dri­ve, en el ex­clu­si­vo ba­rrio de South Beach. En­tre sus clien­tes fi­gu­ran Pau­li­na Ru­bio, Katy Perry y Eva Lon­go­ria. “Mi ma­ri­do me co­no­cía de la TV, por­que veía el pro­gra­ma de Su­sa­na Gi­mé­nez con su ma­dre. Que me per­do­nen las chi­cas, les pi­do dis­cul­pas por ha­ber con­quis­ta­do a uno de los ar­gen­ti­nos más lin­dos (Ri­sas)”, bro­mea la mu­jer que tam­bién de­mos­tró su ta­len­to en la obra “La Tien­di­ta del Ho­rror”; que en­car­nó a un his­trió­ni­co per­so­na­je de la ti­ra “El So­de­ro de mi Vi­da”, jun­to a Daddy Brie­va; que vie­ne de ha­cer un tra­ba­jo a dúo con Jon Se­ca­da; de pro­ta­go­ni­zar una co­me­dia tea­tral en Mia­mi; y de com­po­ner la mú­si­ca de se­ries ju­ve­ni­les pa­ra la TV ame­ri­ca­na.

Mien­tras ca­mi­na por Re­co­le­ta, dis­fru­ta de Bue­nos Ai­res co­mo cuan­do vi­vía aquí, esa épo­ca tan flo­re­cien­te pa­ra su ca­rre­ra. Antes de vol­ver a Mia­mi, re­co­no­ce su ad­mi­ra­ción por mú­si­cos ar­gen­ti­nos co­mo Gus­ta­vo Ce­ra­ti, Vi­cen­ti­co y Die­go To­rres, y re­co­no­ce que des­de ni­ña le pe­día a su ma­má que la vista y la pei­ne co­mo su gran ído­la e ins­pi­ra­ción, Whit­ney Hous­ton. “Es­te país es úni­co e irre­pe­ti­ble. Los ar­gen­ti­nos ex­pre­san una in­ten­si­dad y una pa­sión que me re­pre­sen­tan. Me sien­to tan Ar­gen­ti­na co­mo el co­lor de mi piel, que es igual al del dul­ce de le­che (Ri­sas)”, con­clu­ye.

Ca­sa­da con un ar­gen­tino es­ti­lis­ta de ce­le­bri­da­des en EE.UU, Marger com­pu­so su primera can­ción a los nue­ve años y tie­ne co­mo ins­pi­ra­ción a Whit­ney Hous­ton. Di­ce que se sien­te tan Ar­gen­ti­na co­mo el co­lor de su piel: “Igual al del dul­ce de le­che”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.