“SO­MOS NUES­TRA ME­JOR VERSION”

CE­LES­TE CID Y PAU­LA KOHAN, PLE­NAS EN JUJUY

Caras - - FOCO - Por Del­fi­na Ortega No­dar

La he­la­da ma­ña­na com­pli­ca­ba, en ex­tre­mo, la ta­rea de le­van­tar­se de la ca­ma. Ta­pa­das con una ca­pa ex­tra de fra­za­das, el so­lo he­cho de pen­sar en aso­mar al­gu­na de las ex­tre­mi­da­des al ex­te­rior de aquel ca­pu­llo de al­go­dón y la­na era ca­si im­pen­sa­do. An­te es­te pa­no­ra­ma que in­vi­ta­ba a que­dar­se en el in­te­rior de la an­ti­gua ca­sa don­de se hos­pe­da­ban, las dos ami­gas hi­cie­ron ca­so omiso al pro­nós­ti­co y, ar­ma­das de va­lor y con la ener­gía que esas co­lo­ri­das mon­ta­ñas que veían des­de su ha­bi­ta­ción po­dían ema­nar, se pre­pa­ra­ban pa­ra la aventura de sus vi­das. Ro­dea­das por un sin­fín de pos­ta­les de en­sue­ño, Ce­les­te Cid (33) y Pau­la Kohan (33) se de­ja­ron atra­par por la ma­gia de Jujuy pa­ra la nue­va cam­pa­ña de Ci­dKohan.

“Nues­tra idea es re­co­rrer to­do el país an­te ca­da nue­va tem­po­ra­da. Jujuy era un sue­ño a cum­plir que, por suer­te, pu­di­mos ha­cer reali­dad. Ama­mos Las Sa­li­nas y creía­mos que una cam­pa­ña de ve­rano, que tie­ne tan­to co­lor, en un lu­gar co­mo ese, iba a ser per­fec­to. Con la idea de lo que que­ría­mos ha­cer en la ca­be­za, nos pu­si­mos en con­tac­to con Fe­de­ri­co Po­sa­das, el Mi­nis­tro de Tu­ris­mo de Jujuy, quien nos dio una mano sú­per gran­de. Jun­to a Sil­via, su mano de­re­cha, idea­mos es­ta cam­pa­ña que es­ta­lla de co­lor. Ade­más de Las Sa­li­nas, nos su­gi­rie­ron vi­si­tar El Hor­no­cal, una de las nue­vas atrac­cio­nes de Jujuy. Hi­ci-

“Te­ne­mos una especie de hi­jo en co­mún. La amis­tad se afian­zó y el víncu­lo es me­jor.”

mos las fo­tos en los dos lu­ga­res. Des­de que lle­ga­mos nos enamo­ra­mos de la geo­gra­fía y de la ca­li­dad hu­ma­na”, di­cen, ca­si al uní­sono.

En­fun­da­das en fal­das tu­bo, tops y ves­ti­dos al cuer­po, las ac­tri­ces jue­gan una vez más a ser modelos y des­plie­gan to­da su sen­sua­li­dad pa­ra la cam­pa­ña más co­lo­ri­da de la mar­ca des­de su na­ci­mien­to en 2016. “A es­ta co­lec­ción la lla­ma­mos ‘Pul­so’ por­que hay al­go co­mo que es­tá la­ten­te. Y eso que la­te es lo que le da el rit­mo al mo­men­to pre­sen­te y exis­ten­te. Es una co­lec­ción con mu­chos co­lo­res. Se vie­ne un ve­rano de vol­ver a to­nos que no usá­ba­mos co­mo el li­la, el ver­de neón y el ro­jo. Es­te se­rá un ve­rano de es­ta­llar en co­lo­res. Los ‘must’: los ves­ti­dos cor­tos, las fal­das y los jeans que ya son nues­tra mar­ca re­gis­tra­da”, agre­gan.

Ami­gas des­de la in­fan­cia y aho­ra so­cias, Ce­les­te y Pau­la siem­pre su­pie­ron que la mo­da las uni­ría pa­ra siem­pre. Hoy, con su pro­pia mar­ca es­ta­ble­ci­da y ca­da día más afian­za­da en la in­dus­tria fas­hion, des­can­san la una en la otra y si­guen de­rri­ban­do ba­rre­ras.

“Te­ne­mos una especie de hi­jo en co­mún. La amis­tad es al­go muy pre­cia­do, cuan­do te­nés una em­pre­sa en co­mún com­par­tís un pro­yec­to y es­tás to­do el tiem­po cui­dán­do­lo. Es una res­pon­sa­bi­li­dad que to­ma­mos jun­tas y eso afian­zó nues­tro víncu­lo que, por suer­te, es ca­da vez me­jor. Ca­da día pro­fun­di­za­mos más la re­la­ción hu­ma­na que ge­ne­ra­mos. Com­par­ti­mos có­di­gos tan bá­si­cos y ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var a ca­bo es­to, que to­do es po­si­ti­vo”, ase­gu­ran.

Ade­más de re­co­rrer el país pa­ra pro­mo­ver su mar­ca y el tu­ris­mo in­terno, des­de es­te año co­men­za­ron una mo­vi­da so­li­da­ria que bus­ca lle­var ayu­da a los pun­tos más re­cón­di­tos del país. Con Jujuy co­mo primera pa­ra­da y de la mano de la Fun­da­ción Zal­dí­var ini­cia­ron una cru­za­da que las lle­va­ra a dis­tin­tos pun­tos de la Ar­gen­ti­na. “Co­mo lo hi­ci­mos en es­ta oca­sión, el si­guien­te lu­gar que eli­ja­mos pa­ra lle­var ayu­da se­rá tam­bién el lu­gar don­de ha­re­mos nues­tra pró­xi­ma cam­pa­ña de oto­ño-in­vierno. La idea es ir cam­bian­do de fun­da­cio­nes y tam­bién vol­ver a re­pe­tir con Fun­da­ción Zal­dí­var, que son unos ído­los to­ta­les. El fin es ayu­dar no importa de la mano de quien. Con ‘Cel’ es­ta­mos con­ven­ci­das de que es­ta­mos en el mun­do pa­ra de­jar nues­tro gra­ni­to de are­na y si po­de­mos ha­cer que me­jo­re la vi­da de los otros, ¿Por qué no ha­cer­lo? Lle­ga­mos a un mo­men­to de nues­tras vi­das en que lo úni­co que que­re­mos ha­cer es dar”, cuen­ta Kohan.

Con los sen­ti­mien­tos a flor de piel, Ce­les­te y Pau­la apro­ve­cha­ron el via­je a Jujuy no so­lo pa­ra tra­ba­jar, sino tam­bién pa­ra re­co­nec­tar­se consigo mis­mas y re­car­gar­se pa­ra afron­tar la úl­ti­ma par­te del año. “Fue una aventura má­gi­ca que tu­vo su gran fi­nal en La Que­bra­da de Hu­mahua­ca. Es­ta­mos en un mo­men­to muy par­ti­cu­lar. Am­bas te­ne­mos 33 años, una edad di­vi­na, que hoy nos en­cuen­tra en so­le­dad y acom­pa­ña­das de no-

so­tras mis­mas, com­par­tien­do con no­so­tras. Es una eta­pa muy es­pe­cial y la es­ta­mos dis­fru­tan­do. Vi­vi­mos el pre­sen­te. Pa­sa­do y fu­tu­ro no exis­ten, lo úni­co que real­men­te exis­te es el mo­men­to pre­sen­te”, re­ve­lan.

Mien­tras con­tem­plan la pues­ta de sol en el co­ra­zón de La Que­bra­da de Hu­mahua­ca, se to­man de la mano y cie­rran los ojos. Mien­tras la sua­ve bri­sa que sa­be a tie­rra se­ca las en­vuel­ve, son­ríen y gri­tan al uní­sono: “Gra­cias”. Jun­tas sa­ben que son in­ven­ci­bles. Dos ac­tri­ces de­ve­ni­das en di­se­ña­do­ras pa­ra las que no hay mon­ta­ña que no se pue­da es­ca­lar ni pre­jui­cio que no se pue­da rom­per. Hoy, dis­fru­tan de la ple­ni­tud des­de la ci­ma.

“So­mos dos con­ven­ci­das de que la ple­ni­tud no tie­ne que ver con es­tar sol­te­ras. Nos he­mos sen­ti­do ple­nas es­tan­do con al­guien tam­bién. Uno se po­ne más de­ta­llis­ta y mi­nu­cio­so a me­di­da que pa­sa el tiem­po, y apren­des a de­cir que ‘no’ a lo que no te hace fe­liz o no te re­pre­sen­ta, y de­cís que ‘sí’ con mu­cha con­vic­ción a lo que sí lo hace. Hoy, po­de­mos de­cir que so­mos la ver­sión de no­so­tras más au­tén­ti­ca. Hoy, es­ta­mos más co­nec­ta­das con lo que sen­ti­mos y no con la mi­ra­da de los otros”, con­clu­yen.

“Am­bas te­ne­mos 33, una edad di­vi­na, que hoy nos en­cuen­tra en so­le­dad y com­par­tien­do con no­so­tras. Es una eta­pa muy es­pe­cial.”

Ami­gas des­de la in­fan­cia, re­ve­lan que ser so­cias las unió aún más. Hoy dis­fru­tan la so­le­dad y con­fie­san que es­ta es su me­jor ver­sión y que se sien­ten más au­tén­ti­cas.

Pau­la jue­ga a ser mo­de­lo y des­plie­ga sen­sua­li­dad. A los 33 con­fie­sa que ya no bus­ca la apro­ba­ción de na­die y que so­lo se en­fo­ca en lo que más la ple­ni­fi­ca.“Uno se po­ne de­ta­llis­ta con el tiem­po y apren­de a de­cir que ‘no’ a lo que no te re­pre­sen­ta.”

El Hor­no­cal.

Las Sa­li­nas. Se­pa­ra­da de Mi­chel Noher, Ce­les­te dis­fru­ta hoy de su sol­te­ría. En­fo­ca­da en sus pro­yec­tos, di­ce que aho­ra lle­go el mo­men­to de dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.