“TE­NE­MOS MU­CHA PIEL”

SOFFRITTI Y ROITMAN: DU­PLA EX­PLO­SI­VA

Caras - - FOCO - por Sa­bri­na Ga­lan­te (Pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

“Ja­más nos ce­la­mos. Te­ne­mos un víncu­lo sano y pa­sio­nal que es al­go in­va­lua­ble”.

La es­pe­ra se tor­na­ba te­dio­sa. Mien­tras re­pa­sa­ba una y otra vez en su ca­be­za las lí­neas que de­bía me­mo­ri­zar pa­ra con­ven­cer a los je­fes de cas­ting en su pri­me­ra prue­ba de cá­ma­ra pa­ra “Simona”, ti­ra ju­ve­nil de ElT­re­ce que mar­có su de­but co­mo vi­lla­na en la TV, un im­pre­vis­to en­cuen­tro en los pa­si­llos de Pol-ka con Gas­tón Soffritti (26), a quien co­no­cía por un ami­go en co­mún, obli­gó a Ste­fa­nía Roitman (23) a des­viar su aten­ción de los li­bre­tos. “Ha­bía­mos coin­ci­di­do en un bo­li­che en 2014 y nos di­mos un be­so. Des­pués nun­ca más nos vol­vi­mos a ver. Co­mo ha­bía pa­sa­do tan­to tiem­po, pen­sé que no, pe­ro el chi­co se acor­da­ba”, re­ma­ta “Ste­fi”, ac­tual pa­re­ja del “galán teen” con el que, al­muer­zo de por medio en los es­tu­dios de Don Tor­cua­to, re­ci­be a CA­RAS uno de los úl­ti­mos días de gra­ba­ción pre­vio a co­men­zar con los en­sa­yos de “Simona en Vi­vo” pa­ra la pre­sen­ta­ción del 29 y 30 de sep­tiem­bre y 2 de oc­tu­bre, en el mí­ti­co Lu­na Park. “Com­par­ti­mos mu­cho pe­ro no vi­vi­mos pe­ga­dos ni es­ta­mos las 24 ho­ras del día jun­tos. Ca­da uno tie­ne sus ami­gos, sus co­sas, su es­pa­cio... Los ex­tre­mos no son bue­nos y es­tá bueno el equi­li­brio. Yo soy más de sa­lir con mis ami­gas a bai­lar y él de jun­tar­se a ju­gar al tru­co o a la play”, co­men­ta la his­trió­ni­ca con­duc­to­ra de “Te­ne­mos Wi-fi” re­cién mu­da­da de la ca­sa de sus pa­dres a un de­par­ta­men­to en el ba­rrio de Nu­ñez del que Soffritti ya po­see su pro­pio jue­go de lla­ves. “Ella tam­bién tie­ne una co­pia de las lla­ves de mi ca­sa”, se en­tu­sias­ma quien se desem­pe­ña­rá co­mo pro­duc­tor te­le­vi­si­vo en “Mi­lle­nials”, se­rie que emi­ti­rá “Net TV”, el nue­vo ca­nal de ai­re de Editorial Per­fil y KZO (Kuar­zo En­ter­tain­ment Ar­gen­ti­na). “Aun­que uno de los per­so­na­jes se­ría ideal pa­ra ella, pre­fe­ri­mos no mez­clar más el tra­ba­jo y que ca­da uno si­ga su ca­mino”, apun­ta Sofrrit­ti con el aval de ex mo­de­lo de “47 Street”. —To­ma­ron un tiem­po pru­den­cial pa­ra blan­quear la re­la­ción. ¿Con qué tu­vo que ver?

G:—Tal vez un po­co pa­ra el afue­ra pe­ro nues­tra re­la­ción siem­pre fue la mis­ma des­de fe­bre­ro.

S:—Tam­po­co es­ta­ba bueno apu­rar al­go; no­so­tros nos se­guía­mos co­no­cien­do. Y no es que uno se co­no­ce en un mes. No sa­bía­mos bien qué iba a pa­sar y ni qué de­cir por­que ni no­so­tros sa­bía­mos pa­ra dón­de iba.

—¿Có­mo se ges­tó el pri­mer be­so fue­ra de la fic­ción?

G:— Fue en mi ca­sa mien­tras mi­rá­ba­mos una pe­li. Muy tran­qui. Era la úni­ca for­ma de en­con­trar­nos sin que se vie­ra tan­to pa­ra el afue­ra. El pri­mer tiem­po nos vi­mos en lu­ga­res pri­va­dos.

—¿Y el pri­mer pa­so quién lo dio? G:—Los dos. S:—Fue medio mu­tuo, pe­ro po­dría de­cir­se que el avan­ce­ci­to fi­nal, la pre­via al be­so, la dio él. Pe­ro no era ob­vio que íba­mos a dar­nos un be­so eh, po­día ser que sí co­mo que no. G:—Igual si ve­nís a mi ca­sa un vier­nes a las 9 de la no­che .... S:—Bueno, qué se yo… G:—Mi pre­sen­ti­mien­to de­cía que si me ti­ra­ba a la pi­le­ta ha­bía agua. Si dos per­so­nas se be­sa­ron al­gu­na vez, quie­re de­cir que don­de hu­bo fue­go ce­ni­zas que­dan.

—¿Pe­só en la re­la­ción el his­to­rial amo­ro­so, tan­tas ve­ces pu­bli­ca­do en los me­dios, de Gas­tón?

S:—Ce­ro, pa­ra mí nun­ca fue un bar­do su pa­sa­do. Ob­via­men­te co­no­cía sus re­la­cio­nes an­te­rio­res y él me con­tó un par. Me re­fres­có la me­mo­ria. Cuan­do éra­mos ami­gos le pre­gun­té de to­do. —¿Se ce­lan? S:—No te­ne­mos es­ce­nas de ce­los. ¿Es ra­ro eso no? Yo no ten­go idea qué pa­sa con su ce­lu­lar. Y vos del mío tam­po­co. Sí me han ce­la­do en otras re­la­cio­nes pe­ro nues­tro víncu­lo es dis­tin­to a lo que es­ta­ba acos­tum­bra­da. Es­toy tran­qui­la y eso es in­va­lua­ble.

G:—Es que si te quie­ren en­ga­ñar te van a en­ga­ñar igual; van a bus­car la ma­ne­ra de ha­cer­lo. Me pa­re­ce una es­tu­pi­dez. ¡Mirá que me pa­sa­ron co­sas con otras pa­re­jas! Yo no soy muy ce­lo­so…

Sor­pre­si­va­men­te Ste­fi in­te­rrum­pe la char­la y ella mis­ma le pre­gun­ta a su no­vio: “¿Y de ellas a vos? Y él res­pon­de: “¡Eh! muy po­co. Tam­po­co di mu­chos mo­ti­vos pa­ra que los ten­gan”.

—Ste­fa­nía ha con­fe­sa­do que con­si­de­ra pri­mor­dial que a la ho­ra de la in­ti­mi­dad no ha­ya pre­jui­cios. ¿Exis­te esa li­ber­tad se­xual en la pa­re­ja? G:— Es que si hay mu­cha ca­be­za en ese lu­gar hay un pro­ble­ma. El se­xo es

im­por­tan­te aun­que no lo es to­do. Yo ten­go una teo­ría so­bre eso. Creo que cuan­do te ma­tas en la ca­ma te ma­tas afue­ra tam­bién. Me pa­re­ce que si un víncu­lo es sano pue­de ha­ber pa­sión igual. Jus­to a no­so­tros nos to­ca un mo­men­to que la­bu­ra­mos lar­gas ho­ras y no te­ne­mos mu­cho tiem­po pa­ra re­la­cio­nar­nos de esa ma­ne­ra pe­ro hay mo­men­tos y mo­men­tos.

S:—Él tra­ba­ja más que yo y es­tá can­sa­do. Igual de­pen­de del día; si es­tás tran­qui­lo ca­paz te le­van­tas a las 10 y pin­ta ..... Y es­tá to­do bien.

G:—Yo a la no­che es­toy arrui­na­do. En­tre los 24 y los 27 hay una di­fe­ren­cia muy gran­de. Pa­ra mí la tar­de es el me­jor mo­men­to pa­ra te­ner in­ti­mi­dad por­que no me es­toy des­per­tan­do ni es­toy can­sa­do. S:—Ob­via­men­te te­ne­mos quí­mi­ca y mu­cha piel, sino no hu­bié­ra­mos arran­ca­do. A mí me gus­ta sen­tir­me li­bre con el otro y ha­cer lo que quie­ro cuan­do es­toy con mi pa­re­ja; no es­tar pen­san­do en qué pien­sa el otro. Eso es muy de mi­na,,, ¡Que la pier­na, que és­to, que la luz...! Son to­das ex­cu­sas…

—En­ton­ces, ¿La luz tie­ne que es­tar apa­ga­da..? S:—¡Ce­ro! Soy re li­bre... G:—Yo soy bas­tan­te pu­do­ro­so con al­gu­nas co­sas, más que ella. Pe­ro igual no al ex­tre­mo. Por ejem­plo, el ba­ño es mi lu­gar, Cuan­do me es­toy ce­pi­llan­do los dien­tes no me gus­ta que en­tre. Me gus­ta que el es­pa­cio sea mío; que no me lo in­va­dan.

S:—Aho­ra toco la puer­ta anun­cian­do to­do. — ¿So­bre­vi­vi­rían a una con­vi­ven­cia?

S:—Ni se char­la eso hoy. Es­tá bueno es­tar cer­ca pe­ro no tan­to. G:— Si te vas a con­vi­vir muy rá­pi­do ma­tas un po­co la re­la­ción. A ve­ces ella es­tá muy arri­ba a la no­che y me po­ne ner­vio­so; yo soy más es­truc­tu­ra­do. An­da gri­tan­do o por ahí pe­ga un agudo ....

S:—Igual ya se que­dó unos días y aun­que soy muy bue­na pi­dien­do de­li­very, me es­tu­vo en­se­ñan­do un par de co­si­tas de co­ci­na.

Se co­no­cie­ron en 2014 y se re­en­con­tra­ron en el cas­ting de la no­ve­la. El des­ta­ca su in­te­li­gen­cia y di­ce que el atri­bu­to fí­si­co que más lo en­can­di­ló es su son­ri­sa.

Coin­ci­den en que la quí­mi­ca se­xual es im­por­tan­te pe­ro no pri­mor­dial. En sus ra­tos de ocio, Soffritti com­po­ne y Ste­fi lo acom­pa­ña con su voz. Aun­que no fue ten­ta­da, él le acon­se­jó a ella que no par­ti­ci­pa­ra del “Bai­lan­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.