“NO ES­TOY EM­BA­RA­ZA­DA, ELEGI MAL MI VES­TI­DO”

ME­GHAN MAR­KLE: PRI­MER ERROR FAS­HION

Caras - - FOCO -

Una pe­que­ña mue­ca de sa­tis­fac­ción ilu­mi­nó el ros­tro de la rei­na Isa­bel II (92) cuan­do es­cu­chó los ru­mo­res que rá­pi­da­men­te co­rrie­ron por Lon­dres al arran­car el con­cier­to be­né­fi­co “100 Días de Paz” que se reali­zó en el West­mins­ter Cen­tral Hall. “¡Me­ghan es­tá em­ba­ra­za­da!”, gri­ta­ron por los pa­si­llos de su ho­gar, el Pa­la­cio de Buc­king­ham. Co­men­ta­ron sus asis­ten­tes que di­jo que qui­zás es­ta “bue­na no­ti­cia” lle­ga­ría pa­ra cal­mar su “re­bel­de es­pí­ri­tu”. Pe­ro po­co du­ró su ale­gría de la mo­nar­ca in­gle­sa. Ya que fue la pro­pia Me­ghan Mar­kle (37) la en­car­ga­da de des­pe­jar to­das las du­das. “¡No es­toy em­ba­ra­za­da! ¡Ele­gí mal mi ves­ti­do!”, ha­bría co­men­ta­do en­tre su círcu­lo más ín­ti­mo. A los cua­tro me­ses de su bo­da con el prín­ci­pe Harry (33) la ex ac­triz ad­mi­tió no ha­ber rea­li­za­do una bue­na elec­ción de ves­tua­rio pa­ra esa no­che de ga­la. Se­ña­la­da co­mo una de “las mu­je­res me­jor ves­ti­das del mun­do” por la re­vis­ta Peo­ple pa­ra esa ve­la­da Me­ghan de­ci­dió lu­cir una crea­ción del di­se­ña­dor fe­ti­che de Mi­che­lle Oba­ma (54), el tai­wa­nés-ca­na­dien­se y rea­li­za­dor de la co­lec­ción de mu­ñe­cas “Fas­hion Ro­yalty”, Ja­son Wu (35). Un ves­ti­do en azul, mi­di, sin man­gas con una par­te cen­tral de al­for­zas, plie­gues y vo­la­dos en re­lie­ve que no fa­vo­re­ció su si­lue­ta. Un di­se­ño cu­yo va­lor su­pe­raría los 2 mil dó­la­res. Y pa­ra com­ple­tar su out­fit, lle­vó unos sti­let­tos sin ta­lón con ti­ras de strass de su di­se­ña­dor pre­fe­ri­do, el co­lom­biano Ed­gar­do Oso­rio, de Aquaz­zu­ra, de 400 dó­la­res y un clutch de Dior. “¡Só­lo am­plia­mos nues­tra fa­mi­lia pe­rru­na adop­tan­do a Oz, un ca­cho­rro la­bra­dor, que se su­mó a nues­tro pe­que­ño Guy!”, acla­ró Me­ghan re­fi­rién­do­se al bea­gle que adap­tó en 2015, en un re­fu­gio, des­pués de ser res­ca­ta­do y que con­tó que cuan­do lo vio por pri­me­ra vez so­lo era un ca­cho­rro de ore­jas lar­gas y sua­ves que aca­ba­ba de lle­gar a On­ta­rio (Ca­na­dá) des­de Ken­tucky.

Pa­ra un con­cier­to be­né­fi­co, en Lon­dres, la Du­que­sa de Sus­sex lu­ció un di­se­ño de Ja­son Wu que no fa­vo­re­ció su si­lue­ta y des­per­tó los ru­mo­res de que es­ta­ba es­pe­ran­do su pri­mer hi­jo con el prín­ci­pe Harry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.