“EL PAN­TE­RA ME CAM­BIO LA VI­DA”

NA­CHO SUREDA, EL AC­TOR REVELACION DE “EL MAR­GI­NAL 2”

Caras - - FOCO - Por Kary Ló­pez

La se­gun­da tem­po­ra­da de “El Mar­gi­nal” no só­lo en­lo­que­ció a sus fans, sino que su­mó nue­vos per­so­na­jes, de gran re­per­cu­sión. Y uno de ellos fue “El Pan­te­ra”, el vio­len­to guar­daes­pal­das de “El Sapo” —man­da­más en­tre los pre­si­dia­rios, in­ter­pre­ta­do por Roly Se­rrano— que ge­ne­ró un an­tes y un des­pués pa­ra Na­cho Sureda (29), el ac­tor que se pu­so en la piel del muscu­loso re­clu­so.

“Fue la gran opor­tu­ni­dad pa­ra mos­trar­me co­mo ac­tor. Me cam­bió la vi­da”, di­ce, quien el año pa­sa­do, an­te la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, de­ci­dió ir­se a Mé­xi­co. “Ven­dí to­das mis co­sas y has­ta un au­to que te­nía pa­ra jun­tar pla­ta. Y en el medio del pro­ce­so me lla­ma­ron pa­ra los cas­ting de “El Mar­gi­nal”. Fui a los pri­me­ros pe­ro ya te­nía el pa­sa­je y me fui. A los 15 días, es­tan­do en la Is­la Mu­je­res, me lle­gó un men­sa­je di­cién­do­me que ha­bía que­da­do se­lec­cio­na­do. Fue un mo­men­to muy es­pe­cial y emotivo. Te­nía que vol­ver…”, agre­ga el ac­tor, oriun­do de Es­co­bar, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

So­bre la com­po­si­ción de “El Pan­te­ra”, que siem­pre lo mos­tró con el tor­so tra­ba­ja­do, cuen­ta: “¡Lo lo­co es que en los cas­tings ja­más me sa­qué la re­me­ra! En el pri­me­ro me pro­bé co­mo can­tan­te de cum­bia y en el se­gun­do, Adrián Cae­tano (di­rec­tor de la fic­ción) me ha­bló de otro per­so­na­je,: la mano de­re­cha de Roly y un tar­ta­mu­do… ¡Al­go que nun­ca ha­bía he­cho! Ahí no­más im­pro­vi­sé. Me di­je­ron que hi­cie­ra al­go fe­lino y me pu­se en cu­cli­llas so­bre la me­sa, res­pon­dien­do un in­te­rro­ga­to­rio ti­po pre­so. El per­so­na­je no se lla­ma­ba ¨Pan­te­ra¨ al co­mien­zo, eso apa­re­ció des­pués de que se me ocu­rrió lla­mar­lo una vez así. Y te­nía mi pro­pio ves­tua­rio, pe­ro en la pri­me­ra es­ce­na Cae­tano me di­jo, ¨¡No, vos sos un sal­va­je! Sa­ca­te la re­me­ra, las’ za­pas’ y arre­man­ga­te el pan­ta­lón. Vas así¨…”, des­cri­be Na­cho.

Pa­ra lu­cir el tra­ba­ja­do cuer­po que ca­rac­te­ri­za a su rol, Sureda reali­zó una die­ta “ca­si de fi­si­co­cul­tu­ris­ta” y en­tre­nó seis días a la se­ma­na.

Aho­ra, Na­cho dis­fru­ta de una po­pu­la­ri­dad que lo ha­ce fe­liz. “Pa­ra el ac­tor no hay na­da me­jor que el re­co­no­ci­mien­to. La gen­te es­tá co­pa­da con el la­bu­ro que hi­ce y eso me gus­ta. ¡Tan­to las chi­cas co­mo los fla­cos! Es­toy vi­vien­do al­go lo­co y di­ver­ti­do. To­da­vía no pue­do de­cir na­da, pe­ro ya tu­ve reunio­nes pa­ra nue­vas fic­cio­nes”, con­clu­ye Na­cho, hoy sol­te­rí­si­mo, pe­ro con in­con­ta­bles in­vi­ta­cio­nes, al­gu­nas muy “hot”, que le lle­gan a su te­lé­fono.

Des­de que te­nía cin­co años, Sureda so­ña­ba con ser ac­tor. Fue un bo­xea­dor en “Sos mi Hom­bre” y tra­ba­jó en “Far­san­tes” y “Los Ri­cos No Pi­den Per­mi­so”. Pe­ro fue con “El Mar­gi­nal 2” que le lle­gó la po­pu­la­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.