“64 KI­LOS DE PU­RO AMOR” LI­LIA­NA PA­RO­DI CON SU MAS­CO­TA LOLITA

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

“Es una ni­ña mi­ma­da pe­ro no tie­ne cos­tum­bres de di­vas. Ca­da tan­to va a que le ha­gan un cham­pú…”

En el lu­mi­no­so pi­so de Palermo “Lolita” es la rei­na ab­so­lu­ta. El 3 de ju­nio cum­plió tres años y hoy su “ma­má” cuen­ta emo­cio­na­da que cuan­do la re­ci­bió, con só­lo 2 me­ses, la acu­na­ba en sus bra­zos. Mi­mo que hoy re­sul­ta im­po­si­ble de rea­li­zar ya que la Do­go de Bur­deos pe­sa 64 ki­los. Li­lia­na Pa­ro­di, Ge­ren­te de Pro­gra­ma­ción de Amé­ri­ca TV, es una mu­jer fuer­te, de ca­rác­ter, que dia­ria­men­te afron­ta gran­des de­ci­sio­nes. Sin em­bar­go, ape­nas cru­za el um­bral de su ho­gar se trans­for­ma en la mu­jer más vul­ne­ra­ble. Es que Lolita la pue­de. “¡Son 64 ki­los de pu­ro amor!”, ex­cla­ma. Li­lia­na se re­co­no­ce “pe­rre­ra de al­ma” y hoy to­tal­men­te enamo­ra­da de su “hi­ja” de ori­gen fran­cés. La Do­go de Bur­deos es tran­qui­la, ca­ri­ño­sa, muy ape­ga­da a su fa­mi­lia y des­con­fia­da con los desconocidos. Es­pía des­de atrás de la puer­ta o des­de abajo de la me­sa pa­ra, lue­go de un ra­to, acer­car­se. Lolita de­tes­ta la so­le­dad y ja­más se mues­tra agre­si­va. “A pe­sar de su ta­ma­ño es la más bue­na. Ella en tres me­tros cua­dra­dos se arre­gla. No ti­ra ni rom­pe na­da. To­dos los días va al par­que con Vil­ma, quien se en­car­ga de to­da su vi­da so­cial, y los fi­nes de se­ma­na se vie­ne con­mi­go y con Uli­ses —No­voa, su pa­re­ja— a Chas­co­mús, en don­de se en­cuen­tra con sus ami­gos y co­rre por el cam­po. ¡Y vuel­ve dur­mien­do por lo ago­ta­da que que­da!”, cuen­ta Pa­ro­di. Y a la ho­ra de la co­mi­da Lolita no es muy exi­gen­te… “Só­lo con­su­me 600 gra­mos de ali­men­to ba­lan­cea­do por día, al­gu­nas ve­ces mez­cla­do con que­so cre­ma… Es la ni­ña mi­ma­da pe­ro no tie­ne cos­tum­bres de di­vas. Só­lo va ca­da tan­to a lo de la Dra. Va­le­ria pa­ra que le ha­gan un cham­pú. An­da por to­da la ca­sa y no rom­pe na­da. Duer­me en su ca­ma y, a pri­me­ra ho­ra, se pa­sa a la mía y jun­tas ha­ce­mos dos ho­ri­tas de re­lax”, ase­gu­ra la mu­jer que im­pu­so las 18 ho­ras en vi­vo, en el “Pri­me Ti­me” de “Amé­ri­ca TV” y que ja­más aban­do­na su ce­lu­lar. “Soy cons­cien­te de ser una apa­sio­na­da del tra­ba­jo… Por eso Lolita es mi ca­ble a tie­rra. En­tro a mi ca­sa y ella me sa­ca to­do el enojo y el es­trés. Siem­pre di­go que los pe­rros son sa­na­do­res. Yo le ha­blo y ella me mi­ra en­ten­dien­do lo que le di­go y, cuan­do no le in­tere­sa, se mues­tra dis­tan­te”, ase­gu­ra mien­tras Lolita la mi­ra em­be­le­sa­da. “Soy una con­ven­ci­da de que hay que ce­le­brar la vi­da, la sa­lud y el amor. Y Lolita me da to­do eso y mu­cho más. Ella ya tam­bién via­jó a Pun­ta del Es­te y se por­ta muy bien cuan­do va en la ca­mio­ne­ta, ya que por su ta­ma­ño no en­tra en otro au­to. A ella no le im­por­ta es­tar so­la y el me­jor re­ga­lo que le po­des ha­cer, es una pe­lo­ti­ta de te­nis. Con eso es fe­liz”, con­clu­ye la ma­dre or­gu­llo­sa de su hi­ja.

La Do­go de Bur­deos es la “ni­ña mi­ma­da” del ho­gar de la Ge­ren­te de Pro­gra­ma­ción de Amé­ri­ca TV. Tie­ne 3 años, y con­su­me 600 gra­mos de ali­men­to ba­lan­cea­do por día.

Li­lia­na Pa­ro­di se re­co­no­ce co­mo una “pe­rre­ra de al­ma”. Siem­pre tu­vo mas­co­tas y des­de ha­ce 3 años es la ma­má de Lolita, una obe­dien­te hi­ja que ya su­peró los 60 ki­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.