“NO DES­CAR­TO ENAMORARME DE UNA MU­JER” MAITE LANATA, TRANS­GRE­SO­RA

Re­ve­la­ción de “100 Días Pa­ra Enamo­rar­se”, con­mue­ve con su in­ter­pre­ta­ción de un chi­co trans en la co­me­dia éxi­to de Un­der­ground. Sin pre­jui­cios, no cues­tio­na su se­xua­li­dad.

Caras - - REVELACIONES - Por Sa­bri­na Ga­lan­te (Pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

Gi­ra pa­ra mi­rar­se al es­pe­jo y su re­no­va­do cor­te de ca­be­llo de­la­ta la lla­ma­ti­va ins­crip­ción que lle­va gra­ba­da so­bre la nu­ca.“Sig­ni­fi­ca Jua­na en ára­be”, ex­pli­ca su per­so­na­je en la fic­ción mien­tras que, en ple­na se­sión de ma­qui­lla­je y pei­na­do pa­ra la pro­duc­ción con CA­RAS, Maite Lanata (18) se en­car­ga­rá de acla­rar que se tra­ta de un ta­tua­je de fan­ta­sía. “Aun­que mu­chos chi­cos me es­cri­ben pen­san­do que es real”, di­ce aten­ta en ma­te­ria de re­des so­cia­les la ado­les­cen­te que con­mue­ve a la au­dien­cia con su in­ter­pre­ta­ción del hi­jo trans de Nancy Du­plaá en “100 Días Pa­ra Enamo­rar­se”. Sin sig­nos de can­san­cio, ya que so­lo gra­bó una es­ce­na por la ma­ña­na y“nos die­ron el lu­nes fe­ria­do”, la re­ve­la­ción teen de la ti­ra de Un­der­ground que ele­vó la va­ra del Pri­me Ti­me de Te­le­fé pi­de un reg­gae­tón pa­ra acom­pa­ñar la tar­de de fo­tos que cul­mi­na­rá so­bre el fi­nal del día con un pos­te­rior ba­ño de que­ra­ti­na que da­rá bri­llo a su pe­lo re­cién es­tre­na­do.“La pri­me­ra vez que me ví pen­sé:“Me pa­rez­co a la ma­má de Fe­de Bal y no me gus­ta ¡Soy Car­men Bar­bie­ri! Cuan­do lle­ga­mos a mi ca­sa, con mi ma­má es­tá­ba­mos un po­co an­gus­tia­das y ha­blan­do del te­ma un po­qui­to llo­ris­quea­mos ¡Hi­ci­mos otra es­ce­na! Al otro día cuan­do me le­van­té, ya me ha­bía ol­vi­da­do. Te­nía to­da­vía el tic de ponerme la re­me­ra y sa­car­me el pe­lo que que­da aden­tro pe­ro ya no ha­bía. Me cos­tó mu­cho ver­me por­que to­da la vi­da lo tu­ve lar­go y so­lo me ha­bía to­ca­do las pun­tas.¡Aho­ra soy Leo Di Ca­prio!”, des­dra­ma­ti­za con hu­mor mien­tras que su ma­dre y coach ac­to­ral, Vi­via­na, que la acom­pa­ña al set ca­da ma­ña­na (y tam­bién du­ran­te la no­ta) jus­ti­fi­ca ca­da me­chón de ca­be­llo re­cor­ta­do de su hi­ja que con­ser­va­rá co­mo cor­ti­na de pe­lo pa­ra el “El Jar­dín de Bron­ce”, su pró­xi­mo pa­pel en TV pa­ra HBO La­ti­noa­mé­ri­ca y Pol­ka.“La no­ve­la se ex­ten­dió has­ta di­ciem­bre así que in­ten­ta­ré gra­bar am­bas co­sas. Me ale­gra que exis­ta un es­pa­cio pa­ra tra­tar es­tos te­mas. Por suer­te nin­gún chi­co trans me es­cri­bió di­cién­do­me “che, la es­tás pi­fian­do o al­go pa­re­ci­do”, apun­ta con or­gu­llo una de las res­pon­sa­bles de que la no­ve­la fue­ra de­cla­ra­da de In­te­rés Edu­ca­ti­vo pa­ra la Pro­mo­ción y De­fen­sa de los De­re­chos Hu­ma­nos por la Le­gis­la­tu­ra Por­te­ña. —¿Te­mía caer en es­te­reo­ti­pos? —Sí, al prin­ci­pio te­nía­mos ese mie­do y por eso que­ría mu­cha más in­for­ma­ción de la que ya te­nía de ba­se. Me en­can­ta in­ves­ti­gar el mun­do in­terno del per­so­na­je por más chi­co que sea. Re­cuer­do que al prin­ci­pio cuan­do me ves­tía más mas­cu­li­na ha­bía mu­chos que se que­ja­ban di­cien­do “no to­das las les­bia­nas so­mos ma­cho­nas”. Pen­sa­ron que el per­so­na­je se que­da­ría so­lo en que le gus­tan las mu­je­res y por eso sor­pren­dió cuan­do hi­zo ese “click” que es­tu­vo bueno. —¿Des­de el co­mien­zo es­ta­ba plan­tea­do que se­ría un chi­co trans? —En la pri­me­ra reunión me di­je­ron que po­día ser un chi­co trans o un chi­co no bi­na­rio, que sig­ni­fi­ca que no se sien­te de nin­gún gé­ne­ro y que es el ca­so de mu­chos. Pe­ro des­pués de una char­la con AFDA (Aso­cia­ción de Fa­mi­lias Di­ver­sas de Ar­gen­ti­na) nos con­ta­ron que la ma­yo­ría de los chi­cos trans em­pie­zan a des­cu­brir que se sien­ten hom­bres en la ado­les­cen­cia, en­ton­ces es­ta­ba bueno plan­tear­lo así por­que ha­bía mu­cho pa­ra vi­sua­li­zar de ese trán­si­to, co­mo ob­te­ner el DNI, la par­ti­da de na­ci­mien­to nue­va, em­pe­zar a lla­mar­se con nom­bre de hom­bre. Ele­gi­mos ese ca­mino y em­pe­za­mos de a po­co. —En esa bús­que­da, ade­más de acu­dir a to­da cla­se de ma­te­rial fíl­mi­co y do­cu­men­tal se con­tac­tó con la Aso­cia­ción Tra­ves­tis Tran­se­xua­les Ar­gen­ti­nas (ATTTA) y con mo­vi­mien­tos que lu­chan con­tra la dis­cri­mi­na­ción y la ho­mo­fo­bia. — Y fue in­tere­san­te có­mo se ar­mó una char­la en la que to­dos se da­ban con­se­jos en­tre to­dos, des­de có­mo fa­jar­se los pe­chos y ahí te das cuen­ta co­mo ca­da per­so­na lo per­ci­be dis­tin­to. Tam­bién con AFDA tra­ba­ja­mos des­de el co­mien­zo de la ti­ra, de he­cho ha­ce po­qui­to me en­te­ré que le em­pe­za­ron a man­dar mails a los au­to­res y to­das la es­ce­nas de Car­la Pe­ter­son ha­blan­do de la ley fue­ron es­cri­tas por ellos, les die­ron mu­cha pe­lo­ta. Ade­más al ser una fun­da­ción que ayu­da a las fa­mi­lias, to­das las es­ce­nas es­tán di­ri­gi­das a de­jar una en­se­ñan­za. —¿Cuán­to sa­bía us­ted so­bre cues­tio­nes de gé­ne­ro? —Por suer­te en el co­le­gio me ha­bían en­se­ña­do bas­tan­te, sa­bía que te po­días cam­biar el DNI y en 2011 ac­tué

“Com­po­ner a Juan es un com­pro­mi­so so­cial que ayu­dó a que mu­chos con­ta­ran sus his­to­rias”.

en la pe­lí­cu­la “Mía”, que era de chi­cas trans así que co­no­cía bas­tan­te ese mun­do. Aun­que no sa­bía tan­to por ejem­plo có­mo eran los pro­ce­sos de hor­mo­ni­za­ción. Cuan­do lo co­no­cí a Lau­ta­ro Gi­mé­nez, un chi­co trans que tu­vo una par­ti­ci­pa­ción en la no­ve­la, te­nía te­mor a pre­gun­tar­le al­gu­nas co­sas que te­nía de in­quie­tud, co­mo qué cam­bio sen­tía con las hor­mo­nas. No me ani­ma­ba y eso es to­tal­men­te un pre­jui­cio. Des­pués me di cuen­ta que él ha­bla de cual­quier co­sa, has­ta me con­tó que se le es­ta­ba agran­dan­do el clí­to­ris y no tie­ne pu­dor en de­cír­te­lo. Cuan­do me lo con­tó me di cuen­ta que po­día pre­gun­tar lo que se me can­te. —La idea de de­jar­se cre­cer el ve­llo en las axi­las y pier­nas fue su­ya. ¿Cuán­ta li­ber­tad le da Se­bas­tián Or­te­ga pa­ra apor­tar ideas fue­ra del li­bre­to? —Con Se­bas sien­to que ten­go con­fian­za pa­ra de­cir­le to­do, has­ta que me pa­rez­co a la ma­má de Fe­de Bal. (Ri­sas) A él tam­bién le gus­ta tra­tar el per­so­na­je con mu­cha se­rie­dad y lo sien­to real­men­te com­pro­me­ti­do pa­ra que se tra­te de la me­jor for­ma, al igual que Pablo Cu­llel. Ten­go bas­tan­te opi­nión y li­ber­tad en ese sen­ti­do. —¿Es cier­to que es­tu­dió la pos­tu­ra cor­po­ral de su pa­dre pa­ra dar­le ver­sa­ti­li­dad a Juan? —Sí, ob­ser­vé mu­cho a mi vie­jo, en­cor­va­do co­mo es él y pen­san­do en có­mo ocul­tar los pe­chos con esa pos­tu­ra. Pe­ro prin­ci­pal­men­te em­pe­cé a mi­rar a los hom­bres en ge­ne­ral, sus ges­tos, lo fí­si­co, có­mo se apo­yan so­la­men­te de una pier­na. Tam­bién po­ten­cié mi ma­ne­ra de ca­mi­nar con los pies un po­co pa­ra afue­ra. Hay al­gu­nas es­ce­nas, so­bre to­do al prin­ci­pio, que me ol­vi­da­ba de lo pos­tu­ral y ahí es­tá mi ma­má en el set, que es mi coach, y me re ayu­da. Hoy ya ten­go bas­tan­te na­tu­ra­li­za­da esa pos­tu­ra y ca­si no me doy cuen­ta. Pe­ro el ma­yor desafío fue trans­mi­tir ese ma­les­tar fí­si­co que sien­ten los chi­cos trans en cuan­to a to­do su cuer­po y ha­cer­lo con la ma­yor ve­ra­ci­tud po­si­ble. — Es la pri­me­ra ac­triz en vi­si­bi­li­zar un te­ma que no se tra­ta­ba en la TV. ¿Qué re­pre­sen­ta ser la ca­ra vi­si­ble de tan­tas his­to­rias? — Una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y un com­pro­mi­so. Lo más im­por­tan­te que a raíz de la no­ve­la mu­chos chi­cos se em­pe­za­ron a em­po­de­rar y a con­tar sus his­to­rias ¡Y ten­go mi­les! Me ha con­ta­do una chi­ca que se sien­te hom­bre y no se lo pue­de con­tar a sus ami­gos por­que tie­ne mie­do que no lo acep­ten y no lo quie­ran vol­ver a ver. El otro día me que­dé ha­blan­do con un usua­rio de Ins­ta­gram que le es­tá es­cri­bien­do una car­ta a su ma­má pa­ra con­tar­le la si­tua­ción y me la quie­re mos­trar an­tes pa­ra que le de al­gu­na opi­nión. — ¿Y les con­tes­ta? — Cuan­do me cuen­tan una his­to­ria tan cru­da no pue­do no res­pon­der. Aun­que es ra­ro por­que de pron­to es­toy ha­blan­do con al­guien que no le co­noz­co ni la ca­ra. —¿Qué es lo que más la con­mue­ve? —Prin­ci­pal­men­te esa sen­sa­ción de cul­pa que tie­nen mu­chos a la ho­ra de de­cír­se­los a sus pa­pás, por ejem­plo cuan­do Lau­ta­ro me con­ta­ba que te­nía mie­do que la ma­dre se sin­tie­ra cul­pa­ble por lo que le es­ta­ba pa­san­do a él. Él en­tró en una adic­ción gro­sa co­mo du­ran­te tres años y ca­da tan­to tie­ne mie­do de vol­ver a caer y se ba­jo­nea. —En tiem­pos don­de el ra­ting es­ca­sea en la te­le­vi­sión abier­ta, la es­ce­na en la que us­ted mis­ma cor­ta su ca­be­llo en cá­ma­ra lo­gró me­di­cio­nes de 18 pun­tos. —La ver­dad es que ja­más es­pe­ra­mos que el pro­gra­ma mi­die­ra lo que mi­de. Si bien ima­gi­na­ba que ten­dría re­per­cu­sión pen­sé que qui­zás de otra ma­ne­ra, de he­cho las pri­me­ras no­tas que sa­lie­ron so­bre el te­ma que tra­ta­ba el pro­gra­ma era más por la po­lé­mi­ca o de de­cir “se la re ju­ga­ron”. Y en Twit­ter pa­sa al­go muy lo­co tam­bién, se ha­cen TT (Tren­ding To­pic) con hash­tags co­mo #jua­nies­juan, el día que me cor­té el pe­lo. Y re­cuer­do otro que era #100días­con­tra­la­trans­fo­bia. Es­tá bue­ní­si­mo que pa­se eso. —In­ter­pre­tar a un chi­co tran­se­xual tam­bién des­pier­ta po­lé­mi­ca. ¿Le da en­ti­dad a las crí­ti­cas más con­ser­va­do­ras? —No me sor­pren­den. En mi Ins­ta­gram no lo veo tan­to pe­ro sí en la cuen­ta o la pá­gi­na de Te­le­fé he lle­ga­do a leer co­men­ta­rios de que tra­tar es­te te­ma los ha­ce re­tor­ci­dos a los ado­les­cen­tes. In­clu­so hay mu­chos chi­cos de mi edad que no tie­nen educación se­xual ni in­for­ma­ción so­bre la di­ver­si­dad de gé­ne­ro en los co­le­gios, en el mío sí te­nía­mos y ve­nían de dis­tin­tas fun­da­cio­nes. Ahí por lo me­nos los chi­cos se in­for­ma­ban. —Ha co­men­ta­do que su nú­cleo fa­mi­liar cues­tio­na su pa­pel. So­bre to­do su abue­lo, que de­cla­ró pú­bli­ca­men­te: “Me da mu­cho or­gu­llo que mi nie­ta tra­ba­je, pe­ro no me gus­ta el pro­gra­ma y lo que ha­ce en te­le­vi­sión. La for­ma de pros­ti­tu­ción que hay .... ”. —Él di­ce que“son to­dos una man­ga de tro­los”. Pe­ro pue­do com­pren­der­lo des­de un lu­gar que tie­ne po­ca in­for­ma­ción. Pe­ro por ejem­plo el pri­mo de mi ma­má o mi tía abue­la los co­men­ta­rios que ha­cen son bas­tan­te ce­rra­dos y eso sí me sor­pren­de por­que no me lo es­pe­ra­ba de ellos. Hay mu­chas per­so­nas que pien­san dis­tin­to y que res­pe­tan. —Ya ra­pó la to­ta­li­dad de su ca­be­llo, fa­jó sus pe­chos pa­ra di­si­mu­lar el bus­to y has­ta aprendió a an­dar en ska­te. ¿Qué ba­rre­ra no se atre­ve­ría a cru­zar pa­ra con­ti­nuar con la tran­si­ción de Juan? —No sé si ten­go al­gu­na ba­rre­ra o al­go que me de mie­do mos­trar. Tam­po­co sé si el per­so­na­je va a em­pe­zar con un

pro­ce­so de hor­mo­ni­za­ción o al­gu­na vez se va a plan­tear el te­ma de las ope­ra­cio­nes, por­que hay mu­chos que lo ha­cen pe­ro hay otros ca­sos que no. Los dos Lau­ta­ros que la­bu­ran en la no­ve­la por ejem­plo nin­guno de los dos se ope­ró, uno de ellos es­tá to­man­do hor­mo­nas y ya las te­tas se le es­tán ca­yen­do. Que me pa­re­ció sú­per lo­co que nos lo con­ta­ra. Me pa­re­ce in­tere­san­te mos­trar ese pro­ce­so de in­yec­tar­se hor­mo­nas pe­ro no lo sé. Co­mo ac­triz no me pon­go nin­gún lí­mi­te y mu­cho me­nos con Juan. —¿Tam­po­co si le to­ca­ra gra­bar una pri­me­ra es­ce­na de se­xo con una mu­jer? —No ten­dría pro­ble­ma en mos­trar­lo. Ob­via­men­te no ha­ría una es­ce­na en la que se me mues­tre en pe­lo­tas pe­ro en es­ta ti­ra son bas­tan­te light y es­ta­ría bueno mos­trar la pri­me­ra vez de Juan. Un po­co de ner­vios me da­ría pe­ro se­rían los mis­mos ner­vios ha­cer­lo con una mu­jer que un chi­co. De por sí esas es­ce­nas te po­nen más ner­vio­sa por el equi­po en sí por­que cuan­do se ha­cen se tie­nen que ir to­dos y que­da co­mo una in­co­mo­di­dad, eso pa­sa­ba en las to­mas que me sa­ca­ba la re­me­ra y te­nía que es­tar con fa­ja, es­ta­ba el cá­ma­ra so­lo y yo.

Cuan­do las lu­ces del set se apa­gan, Maite no se des­li­ga de las ar­tes. Ci­né­fi­la des­de pe­que­ña, no pier­de opor­tu­ni­dad de via­jar a fes­ti­va­les, nu­trir­se de la car­te­le­ra del tra­di­cio­nal Ci­ne Gau­mont ca­da vez que pue­de y has­ta mi­rar más de tres pe­lí­cu­las una atrás de la otra en una mis­ma sa­la. “Una vez pen­sé en ano­tar­me en la ca­rre­ra de Crí­ti­ca de Ar­tes”, se sin­ce­ra quien por la no­che cur­sa la Li­cen­cia­tu­ra en Ac­tua­ción en el UNA (Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de las Ar­tes) y, te­naz, no re­pri­me sus de­seos de pro­bar suer­te en el ex­te­rior.“Me gus­ta­ría filmar con Ta­ran­tino o tra­ba­jar con Alex de la Igle­sia. Es­ta­ría bueno ac­tuar afue­ra pe­ro ten­dría que sa­ber idio­mas y soy un que­so en in­glés”, re­co­no­ce. Ac­triz des­de el Jar­dín de In­fan­tes, “aun­que mi pa­pá que­ría que fue­ra pe­rio­dis­ta”, re­vi­ve su pa­so por la es­cue­la “Si­glo Nue­vo” de Co­le­gia­les don­de pa­sa­ba los re­creos imi­tan­do a Mirt­ha Le­grand.“Usa­ba una peluca e in­vi­ta­ba a la me­sa a dis­tin­tos pró­ce­res que eran mis com­pa­ñe­ros de cla­se. Aun­que era muy ca­lla­da en el co­le­gio, cuan­do ac­tua­ba me vol­vía ex­tro­ver­ti­da”, re­cuer­da la jo­ven pro­ta­go­nis­ta de “Yan­ka y el Es­pí­ri­tu del Vol­cán”, una de las pri­me­ras pe­lí­cu­las de gé­ne­ro fan­tás­ti­co con efec­tos es­pe­cia­les en Ar­gen­ti­na ro­da­da en Neu­quén. “La hi­ce a los 13 y aho­ra me cues­ta mu­cho ver­me. Soy muy exi­gen­te con­mi­go”, re­co­no­ce a ho­ras de to­mar­se un avión con des­tino a la pro­vin­cia de San­ta fé.

Es­tre­nó “Yan­ka y el Es­pí­ri­tu del Vol­cán”, su pri­mer pa­pel pro­ta­gó­ni­co en un fil­me de gé­ne­ro fan­tás­ti­co. Ci­né­fi­la, ad­mi­ra a Alex de la Igle­sia y sue­ña filmar con Ta­ran­tino.

In­vi­ta­da jun­to a la ac­triz chi­le­na Da­nie­la Ve­ga (Pro­ta­go­nis­ta de “Una Mu­jer Fan­tás­ti­ca, ga­na­do­ra del Os­car) a par­ti­ci­par de un Con­gre­so so­bre di­ver­si­dad se­xual en el mar­co del 25º Fes­ti­val de Ci­ne La­ti­noa­me­ri­cano Ro­sa­rio, quien se va­lió de un Martín Fie­rro con ape­nas on­ce años re­ve­la que no de­bió au­di­cio­nar en el cas­ting de“100 Días” ya que su des­em­bar­co en la pri­me­ra tem­po­ra­da de “El Mar­gi­nal” bas­tó pa­ra que los pro­duc­to­res vol­vie­ran a apos­tar a su ta­len­to.“No ten­go idea por qué pen­sa­ron en mí, qui­zás por­que no les di muy fe­me­ni­na”, de­du­ce la oriun­da de Quil­mes. —¿Di­ce que hay cier­to pa­ra­le­lis­mo en­tre Juan y us­ted? —Creo que sí por­que no soy muy fe­me­ni­na, nun­ca lo fui. Ja­más me im­por­tó la mo­da y siem­pre bus­qué la co­mo­di­dad. En­ton­ces cuan­do vino la pro­pues­ta apro­ve­ché pa­ra ex­plo­tar mi cos­ta­do no tan femenino y lle­var­lo al ex­tre­mo. En el co­le­gio no me gus­ta­ba usar po­lle­ra por­que era de abrir un po­co las pier­nas y no da­ba, en­ton-

ces usa­ba jog­ging. Y en mi vi­da soy medio desas­tre pa­ra ma­qui­llar­me. Si ten­go una fies­ta no me gus­ta re­sal­tar, me gus­ta es­tar en la me­dia o por abajo. Ten­go un es­ti­lo vin­ta­ge, re­tro no­ven­to­so. Uso bas­tan­te ro­pa pres­ta­da de mis pri­mos que me las pa­san. —¿Al­gu­na vez es­tu­vo en pa­re­ja? —Tu­ve idas y vuel­tas con al­gún com­pa­ñe­ro del co­le­gio o sa­li­das es­po­rá­di­cas. Pe­ro al amor lo veo más co­mo una amis­tad pro­fun­da en­ton­ces las re­la­cio­nes chi­qui­tas que tu­ve siem­pre fue­ron con per­so­nas que eran mis ami­gos y en al­gún mo­men­to la ca­gamos con el be­so. No me gus­ta la cur­si­le­ría, de he­cho cual­quier chi­co que em­pe­zó a ti­rar­me on­da con “qué be­llos ojos” o con la poe­sía no tie­ne chan­ce. Esa co­sa de “sos lo me­jor que me pa­só” no te la creo ni en pe­do, en eso soy bas­tan­te fría. No me gus­tan los ca­ri­lin­dos, me atrae más la per­so­na­li­dad. —Per­te­ne­ce a una ge­ne­ra­ción que no se ri­ge por eti­que­tas ni man­da­tos a la ho­ra de los víncu­los y las re­la­cio­nes. ¿Con­si­de­ra que po­dría enamo­rar­se de una mu­jer? — Me gus­tan los hom­bres pe­ro no des­car­ta­ría una mi­na que me gus­te. Ya he be­sa­do a una chi­ca en pri­mer año de la se­cun­da­ria. Era una amis­tad y nos di­mos un be­so, ella ha­bía da­do el pri­mer pa­so. Ella gus­ta­ba de mí pe­ro des­pués no pros­pe­ró por­que yo no gus­ta­ba tan­to de ella. Yo que­ría ser su ami­ga. Pe­ro tam­po­co es que me dio re­cha­zo ni na­da, te­nía 13 años y to­da­vía nos se­gui­mos ha­blan­do. Creo que si me gus­ta­se una chi­ca, el pa­so lo ten­dría que dar la otra per­so­na por­que yo no sé si me ani­ma­ría. Pe­ro es ra­ro igual de­cir­lo tam­bién por­que por ahí me enamo­ro de una pi­ba y no sé. Aho­ra, por ejem­plo, ten­go mu­cho le­van­te de mi­nas, es im­pre­sio­nan­te. Más que a Ma­le­na por que yo no ten­go no­vio. ¡Y hom­bres na­da! Pa­ra mí que mi per­so­na­je ahu­yen­ta a los pibes. —Des­pués de Car­la Pe­ter­son, Nancy Du­plaá, Juan Mi­nu­jín y Lu­ciano Cas­tro us­ted de­be ser la ac­triz con más ho­ras de gra­ba­ción en set. ¿Có-

“He be­sa­do a una chi­ca en pri­mer año de la es­cue­la se­cun­da­ria. Des­pués no pros­pe­ró”

“Hay mu­chos chi­cos de mi edad que ja­más tu­vie­ron educación se­xual o in­for­ma­ción so­bre di­ver­si­dad de gé­ne­ro en el co­le­gio. Por eso mu­chas es­ce­nas de la no­ve­la tie­nen un men­sa­je de en­se­ñan­za pa­ra pro­mo­ver eso”.

mo frac­cio­na los tiem­pos pa­ra lle­var la vi­da de una ado­les­cen­te de 18 años? —Cuan­do gra­ba­mos al ser to­dos ado­les­cen­tes es co­mo un po­co es­tar en el co­le­gio. ¡Y pre­fie­ro es­tar ahí que en el co­le­gio de ver­dad! Aun­que lo ter­mi­né el año pa­sa­do. La fa­cul­tad es a la no­che en­ton­ces va bien. Y mi vi­da so­cial la de­jo pa­ra los fi­nes de se­ma­na. Sí qui­zás me gus­ta­ría el año que vie­ne ha­cer al­go más re­la­ja­do co­mo una pe­lí­cu­la, ha­cer ti­ra la ver­dad es que no me gus­ta mu­cho. Es muy ago­ta­dor, en cam­bio un uni­ta­rio es­tá bueno por­que ma­ne­jas otros tiem­pos y no te lle­va to­do el año. —¿En qué ocu­pa su tiem­po un día que no gra­ba? —¡Me le­van­to re tar­de! Y des­pués pu­teo por­que no apro­ve­ché la ma­ña­na. El otro día que ca­yó fin de se­ma­na lar­go me pu­se a ver pe­lí­cu­las to­das de “Leo” Di Ca­prio. Per­dí cua­tro ho­ras de mi vi­da vien­do Ti­ta­nic. Y el sá­ba­do fui a Pi­lar to­do el día con mis pri­mos. —¿Es ver­dad que la lla­ma­ron pa­ra au­di­cio­nar en cas­tings de Cris Mo­re­na y no se pre­sen­tó? —Sí, pa­ra ha­cer el cas­ting de “Alia­dos” pe­ro no fui. ¡Es que soy la hi­ja no re­co­no­ci­da de Mar­ley! Soy muy tor­pe, no po­dría can­tar, bai­lar, ac­tuar y co­mer al mis­mo tiem­po, por eso no me llaman la aten­ción los pro­yec­tos de Cris Mo­re­na. Can­to pe­ro na­da más. He he­cho cas­tings pa­ra Pol-ka tam­bién, au­di­cio­né pa­ra ha­cer el pa­pel de la vi­lla­na de “Simona”, no sé pa­ra qué me me­tí ahí. No era mi on­da. (Ri­sas) —En su pri­me­ra en­tre­vis­ta con CA­RAS ase­gu­ró que go­za­ba del ano­ni­ma­to en la vía pú­bli­ca. ¿Cam­bió el re­co­no­ci­mien­to en la ca­lle? —¡Sí, aho­ra me pa­ran to­do el tiem­po! El otro día se me acer­ca­ron mí­ni­mo cua­tro se­ño­ras que me lla­ma­ron “Jua­ni”, co­mo el per­so­na­je. Y la gen­te de mi edad me sa­lu­da co­mo Maite. A ve­ces es ra­ro cuan­do es­tás co­mien­do, me pa­sa muy se­gui­do en los lo­ca­les de co­mi­da rá­pi­da que me sa­can una fo­to mien­tras me cla­vo una ham­bur­gue­sa. Eso no es­tá tan bueno. (Ríe) —¿Te­me que­dar en­ca­si­lla­da co­mo el chi­co trans de “100 Días..”? —No, de he­cho cuan­do in­ter­pre­té a una chi­ca au­tis­ta en “El Ele­gi­do” te­nía ese mie­do y des­pués pa­só el tiem­po y lle­gó otra co­sa. Creo que no va a su­ce­der. Dis­fru­to mu­cho lo que me es­tá pa­san­do.

Ta­len­to teen, a los 18 es la pri­me­ra in­tér­pre­te en lle­var el te­ma trans­gé­ne­ro a la TV. Com­pro­me­ti­da, se cor­tó el ca­be­llo en cá­ma­ra y se ta­tuó en la fic­ción.

“Nun­ca hi­ce es­ce­nas de se­xo. Me da­rían los mis­mos ner­vios con una mu­jer que un chi­co”.

De­bu­tó en pu­bli­ci­dad a los 8 y en la es­cue­la imi­ta­ba a Mirt­ha Le­grand. So­lo la pi­ro­pean mu­je­res y di­ce que su pa­pel ahu­yen­ta hom­bres.

Or­gu­llo­sa, Maite ce­le­bró jun­to a Se­bas­tián Or­te­ga y Lau­ta­ro Gi­mé­nez la dis­tin­ción otor­ga­da por la Le­gis­la­tu­ra Por­te­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.