“NO QUIE­RO AFERRARME A LO QUE YA NO PUE­DE SER”

IÑA­KI URLEZAGA SE DES­PI­DE EN EL CO­LON

Caras - - CARAS - Por Re­be­ca Peiró Pro­duc­ción: Ale­jan­dro Lu­cia­ni.

Lue­go de 28 años bai­lan­do en los es­ce­na­rios del mun­do en­te­ro, Iña­ki Urlezaga (42) se des­pi­de de la dan­za. Con la sim­ple­za y la hu­mil­dad que lo dis­tin­gue, ex­pli­ca su de­ci­sión y no pue­de evi­tar emo­cio­nar­se. “Es un cam­bio bio­ló­gi­co y na­tu­ral. No voy en con­tra del cuer­po. Uno se va trans­for­man­do y no quie­ro es­tar afe­rra­do a al­go que ya no pue­de ser. Co­mo in­tér­pre­te pre­fie­ro dar un pa­so al cos­ta­do por res­pe­to a mi mis­mo y al pú­bli­co que me acom­pa­ñó du­ran­te tan­tos años. Sien­to que el cuer­po es co­mo una es­ta­ción del año. Co­mien­za des­po­ja­do, na­cen las pri­me­ras ho­jas que en mi ca­so se­rían las lecc­cio­nes de dan­za, des­pués lle­ga la flor, co­mo cuan­do se em­pie­za a tra­ba­jar y lue­go se re­co­gen los fru­tos de ese flo­re­ci­mien­to her­mo­so que nos ben­di­jo a lo lar­go de esos años. Más tar­de, las ho­jas se tor­nan ama­ri­llas y vuel­ven a caer. Que­da el tron­co lim­pio y sien­to que yo es­toy en ese mo­men­to. El cuer­po va mu­tan­do y evo­lu­cio­nan­do jun­to con el al­ma ha­cia otro lu­gar. Y hoy no ten­go el en­vión de los 20 pe­ro si la sa­bi­du­ría de los 40”, con­fie­sa.

Se­gu­ra­men­te de aho­ra en más se lu­ci­rá co­mo co­reó­gra­fo, con dis­tin­tos es­pec­tácu­los de dan­za, co­mo di­rec­tor o en pro­yec­tos don­de de­mos­tra­rá su gran ex­pe­rien­cia: “Sien­to que hi­ce co­reo­gra­fías des­de que ten­go uso de ra­zón. Siem­pre las ha­cía pa­ra los ac­tos es­co­la­res. Fui un pri­vi­le­gia­do por­que mi ma­dre, Ne­li­ta que tam­bién fue mi ves­tua­ris­ta, me traía a es­tu­diar al Co­lón des­de La Pla­ta, to­dos los días. Te­nía 8 años y no me fal­ta­ba la cho­co­la­ta­da pa­ra desa­yu­nar o me­ren­dar. Mi pa­dre, quien fa­lle­ció el año pa­sa­do, era mé­di­co pe­dia­tra y ama­ba a su fa­mi­lia. Mía tía Li­lian (Gio­vi­ne) fue mi co­reó­gra­fa has­ta que em­pe­cé a co­reo­gra­fiar yo mis­mo y mi her­ma­na, Ma­ria­ne­la, ma­ne­jó to­da mi ca­rre­ra. Ella me re­ga­ló dos so­bri­nas di­vi­nas, las ge­me­las An­to­nia y Es­me­ral­da, que es­tu­dia dan­za. Tie­nen 10 años y yo les di­go Tsu­na­mi y Te­rre­mo­to. Son te­rri­bles”, di­ce. Ese ni­ño pla­ten­se y pre­coz, que cur­só en el Ins­ti­tu­to del Co­lón, ga­nó una be­ca y se ins­ta­ló dos años en el Nue­va York City Ba­llet. Allí en­con­tró a su guía es­pi­ri­tual que

“La dan­za es ex­cel­sa. En el ba­llet clá­si­co siem­pre es­tás en el bor­de. O es ex­ce­len­te o es cha­ba­cano”

fue Stan­ley Wi­lliams y en el ‘95 in­gre­só al Ro­yal Ba­llet de Lon­dres. Fir­mó con­tra­to por 6 me­ses y se que­dó 10 años. “Que­ría apren­der a bai­lar. Y allí es­ta­ba la ex­ce­len­cia. El Ro­yal Ba­llet fue un des­per­tar pa­ra mi. Fue en­trar al mun­do de la sa­bi­du­ría ar­tís­ti­ca. Es­tar en un tea­tro tan im­por­tan­te y con tan­to es­plen­dor a tan tem­pra­na edad, te for­ma el ca­rác­ter, la dis­ci­pli­na y la ex­ce­len­cia. La dan­za es­ta­ba acom­pa­ña­da de los me­jo­res ves­tua­ris­tas, es­ce­nó­gra­fos, lo me­jor del mun­do del ar­te”. En ese pe­río­do y tam­bién cuan­do in­te­gró el Dutch Na­tio­nal ba­llet, Iña­ki tra­tó con mo­nar­cas, gran­des ar­tis­tas y con mu­cha gen­te im­por­tan­te en el mun­do. Sin em­bar­go nun­ca se “ma­reó”. Su es-

pon­ta­nei­dad y su hu­mil­dad si­guen in­tac­tas. Por eso cuan­do se le pre­gun­ta so­bre los mo­men­tos que más lo mar­ca­ron en su ca­rre­ra, su res­pues­ta es cla­ra y cohe­ren­te: “Mu­chos di­rían los 40 mi­nu­tos de ova­ción lue­go del sa­lu­do fi­nal, el pre­mio que me en­tre­gó la pro­pia Rei­na Isa­bel de In­gla­te­rra o cuan­do se rei­nau­gu­ró el tea­tro Real de Es­pa­ña, ha­ce 20 años y es­ta­ban to­dos los mo­nar­cas del mun­do. Esa vez, sa­li­mos del Pa­la­cio Real que da a la Pla­za del Orien­te y ca­mi­na­mos por la al­fom­bra ro­ja es­col­ta­dos por los Reyes de Es­pa­ña. Yo era un chi­co de La Pla­ta y de re­pen­te vi­vía co­sas má­gi­cas co­mo lle­gar a bai­lar ‘El La­go de los Cis­nes’ en el Tea­tro Ma­riinsky de San Pe­ters­bur­go con el Ba­llet Ki­rov, o cuan­do par­ti­ci­pé en la Ga­la Nu­re­yev en la Sca­la de Mi­lán, a diez años de su muer­te. O un fes­ti­val en el que com­par­tí el es­ce­na­rio con Car­la Frac­ci y Syl­vie Gui­llem. Sin em­bar­go, me que­do con la en­se­ñan­za dia­ria de los co­reó­gra­fos, en­sa­yis­tas, es­ce­nó­gra­fos, ves­tua­ris­tas y to­da esa gen­te tan im­por­tan­te en el mun­do del

bai­le, del tea­tro de la lí­ri­ca. Gen­te que te va lle­nan­do de ideas, de con­cep­tos lin­dos y te van ilu­mi­nan­do”, ase­gu­ra. El 19 y el 23 de sep­tiem­bre Iña­ki bai­la­rá “Romeo y Ju­lie­ta” en el tea­tro Co­lón con una fa­mo­sa par­te­nai­re, la in­gle­sa Lau­ren Cuth­ber­tson, y el 19 de no­viem­bre dan­za­rá al ai­re li­bre, fren­te a la ca­te­dral de La Pla­ta, por el aniver­sa­rio de su ciu­dad. Le­jos de mos­trar­se tris­te por su de­ci­sión, se lo ve en­te­ro y pleno. Di­ce que guia­do por una maes­tra ha­ce au­to­co­no­ci­mien­to y le re­sul­ta me­jor que el psi­coa­ná­li­sis. Sien­te que dio lo me­jor de sí por la dan­za. Qui­zás eso ex­pli­ca su se­gu­ri­dad y su tem­ple: “Sien­to un amor in­con­men­su­ra­ble por el ba­llet. No es pa­sión por­que la pa­sión se ter­mi­na. La dan­za es ex­cel­sa. Tie­ne tan­ta be­lle­za que si el ba­llet no es­tá enar­bo­la­do en ima­ge­nes di­vi­nas, no tie­ne sen­ti­do. La ex­ce­len­cia nun­ca es su­fi­cien­te. El res­to es ‘una chan­cha­da’. No hay ter­mino medio. En el ba­llet clá­si­co es­tás muy al bor­de: o es ex­ce­len­te o es cha­ba­cano. Y pa­ra que sea ex­ce­len­te no hay otra que tra­ba­jar ar­dua­men­te. Yo es­toy acos­tum­bra­do a lo ar­duo. Me le­van­to tem­pra­ní­si­mo, ha­go pi­la­tes, meditación. Va­ya adon­de va­ya, ten­go mi ‘la­bo­ra­to­rio’ de en­tre­na­mien­to con ki­ne­sió­lo­go y per­so­nal trai­ner. De aho­ra en más, lo se­gui­ré ha­cien­do pe­ro sin obli­ga­ción. Via­ja­ré me­nos aun­que quie­ro co­no­cer el Ti­bet, el Ma­chu Pi­chu y el ca­mino a San­tia­go de Com­pos­te­la. Fui 50 ve­ces a Ro­ma y só­lo una al Co­li­seo. Soy pla­ten­se de al­ma pe­ro Bue­nos Ai­res me fas­ci­na. No tie­ne na­da que en­vi­diar­le a Eu­ro­pa. Su ofer­ta cul­tu­ral es in­crei­ble, más de 400 obras de tea­ro en car­te­le­ra por se­ma­na, res­tau­ran­tes, li­bre­ría. Mi país es her­mo­so. El ba­llet es su­bli­me”, con­clu­ye.

“El cuer­po va mu­tan­do y evo­lu­cio­nan­do con el al­ma. Hoy no ten­go el en­vión de los 20 pe­ro sí la sa­bi­du­ría de los 40”

El 19 y el 23 de sep­tiem­bre bai­la­rá “Romeo y Ju­lie­ta”con la in­gle­sa Lau­ren Cuth­ber­tson. Tras 28 años di­ce que se re­ti­ra co­mo in­tér­pre­te por res­pe­to a su pú­bli­co y a sí mis­mo.

A los 8 años in­gre­só al Ins­ti­tu­to del Co­lón y fue be­ca­do pa­ra es­tu­diar en New York. A los 20, en­tró al Ro­yal Ba­llet de Lon­dres y fue pri­mer bai­la­rin du­ran­te 10 años. Lue­go bai­ló en el Dutch Na­tio­nal Ba­llet.Pu­ra ex­ce­len­cia.

En­tre otros lo­gros, en su ca­rre­ra lo pre­mió la Rei­na de In­gla­te­rra, bai­ló El La­go de los Cis­nes en San Pe­tes­bur­go con el ba­llet Ki­rov y en La Sca­la de Mi­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.