MAXIMA LE PRES­TO UN VES­TI­DO A SU MA­DRE

EN SU REAPARICION PU­BLI­CA, LU­CIO UN OUTFIT DE PRA­DA

Caras - - FOCO - Fotos: AFP.

Ma­ría del Car­men Ce­rru­ti Ca­rri­cart asis­tió con su hi­jo, Juan, al Día del Prín­ci­pe, en La Ha­ya, tras un úl­ti­mo año trá­gi­co en el que per­dió a su ma­ri­do y a su hi­ja me­nor. En 2007, Má­xi­ma lu­ció ese di­se­ño en la In­dia.

Fue el año más di­fí­cil de su vi­da. La pri­me­ra no­ti­cia im­pac­tó a Ma­ría del Car­men Ce­rru­ti Ca­rri­cart el 8 de agos­to de 2017 al mo­rir su ma­ri­do, Jor­ge Zo­rre­guie­ta, tras una lar­ga lu­cha con­tra la leu­ce­mia. La dis­tan­cia que la se­pa­ra­ba de tres de sus cua­tros hi­jos, Má­xi­ma (Ho­lan­da), Juan (Aus­tria) y Mar­tín (Vi­lla la An­gos­tu­ra) co­bró un pe­so aún ma­yor, y la so­le­dad só­lo era mi­ti­ga­da por la com­pa­ñía de su hi­ja me­nor, Inés, la úni­ca con la que te­nía tra­to co­ti­diano. El des­tino se­ría mu­cho más des­pia­da­do de lo que ella po­día ima­gi­nar: el pa­sa­do 6 de ju­nio, la me­nor de la fa­mi­lia se qui­tó la vi­da de­jan­do un va­cío im­po­si­ble de lle­nar. Es por es­ta ra­zón que ver nue­va­men­te en pú­bli­co a “Ma­ría Pa­me”, cer­ca de su hi­ja mo­nar­ca y de su hi­jo, Juan, tie­ne va­lor de no­ti­cia.

La oca­sión ele­gi­da fue la ce­le­bra­ción del Día del Prín­ci­pe o Prins­jes­dag. Ubi­ca­da jun­to a su hi­jo en el pa­tio del Pa­la­cio de Noor­dein­de, des­pi­die­ron a los re­yes an­tes de que par­tie­ran en su Ca­rro­za de Cris­tal a re­co­rrer el cen­tro de la ciu­dad de La Ha­ya. Es una ac­ti­vi­dad tra­di­cio­nal en ese día, uno de los más im­por­tan­tes en Ho­lan­da lue­go del Día de la Rei­na, por­que mar­ca la aper­tu­ra del año par­la­men­ta­rio.

La no­ti­cia re­co­rrió el mun­do y so­bre to­do las pá­gi­nas de las re­vis­tas del co­ra­zón más pres­ti­gio­sas del mun­do. “Ha si­do un ve­rano du­ro, pro­ba­ble­men­te el más du­ro, y el ros­tro de la ma­dre de Má­xi­ma lo re­fle­ja bien”, des­ta­có la es­pa­ño­la “Ho­la”, mien­tras que “Va­nity Fair” tam­bién hi­zo hin­ca­pié en su tí­tu­lo en el re­sur­gir de “Ma­ría Pa­me”, co­mo le di­cen sus ín­ti­mos: “La ma­dre de Má­xi­ma de Ho­lan­da en­cuen­tra el apo­yo de la fa­mi­lia real en su año más tris­te”. El de­ta­lle que no pa­só des­aper­ci­bi­do fue el ves­ti­do que lu­ció: un di­se­ño vin­ta­ge ta­blea­do en co­lor cru­do con apli­ca­cio­nes al cro­chet en co­lo­ra­do, de Pra­da que le pres­tó la Rei­na y que la ar­gen­ti­na ha­bía usa­do en 2007 du­ran­te un via­je ofi­cial a la In­dia. Por su par­te, Má­xi­ma con un mo­de­lo de mu­se­li­na de man­gas lar­gas en co­lor pas­tel de la ita­lia­na Lui­sa Bec­ca­ria y un so­bre de Dior, guan­tes de Fen­di, con una tia­ra y jo­yas de su co­lec­ción pri­va­da.

Aun­que des­de la muer­te de su ma­ri­do, hu­bo va­rias ver­sio­nes de que la ma­má de Má­xi­ma se iría a vi­vir jun­to a su hi­ja ma­yor a Ho­lan­da, fi­nal­men­te esa op­ción no se con­cre­tó. Sin em­bar­go, Má­xi­ma se

ocu­pó de, in­clu­so a la dis­tan­cia, se­guir de cer­ca el es­ta­do de áni­mo de su ma­dre, ha­cién­do­le com­pa­ñía aun­que sea te­le­fó­ni­ca­men­te y or­ga­ni­zan­do su agen­da pa­ra en­con­trar­se con ella más a me­nu­do. Es así co­mo vino a la Ar­gen­ti­na de in­cóg­ni­to y pi­dió una li­cen­cia fue­ra de pro­to­co­lo pa­ra dar­le el apo­yo ne­ce­sa­rio lue­go del du­ro gol­pe que sig­ni­fi­có el sui­ci­dio de su hi­ja.

Tres me­ses des­pués de aquel epi­so­dio, la fa­mi­lia ar­gen­ti­na se re­en­con­tró en un ac­to del go­bierno ho­lan­dés, al­go que no ocu­rría ha­bi­tual­men­te. Es que el pa­sa­do po­lí­ti­co de Jor­ge Zo­rre­guie­ta —quien fue se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría del go­bierno de fac­to de Jor­ge Ra­fael Vi­de­la— era un im­pe­di­men­to pa­ra que for­ma­ra par­te de cual­quier even­to ofi­cial. Só­lo asis­tió a ce­le­bra­cio­nes ín­ti­mas co­mo fue­ron el bau­tis­mo de sus tres nie­tas, Ca­ta­li­na Ama­lia (14), Ale­jan­dra (12) y Ariad­na (11). Por eso, es­ta nue­va apa­ri­ción fue in­ter­pre­ta­da por la pren­sa eu­ro­pea co­mo una aper­tu­ra de la Ca­sa Real. “Los Zo­rre­guie­ta ya son bien­ve­ni­dos en la vi­da pú­bli­ca de los so­be­ra­nos ho­lan­de­ses tras años apar­ta­dos”, pu­bli­có el dia­rio es­pa­ñol “El País”. Una bue­na y va­lo­ra­da no­ti­cia pa­ra los Zo­rre­guie­ta.

A pe­sar del es­tre­cho víncu­lo con sus hi­jos, “Ma­ría Pa­me” aún mues­tra la an­gus­tia en su ros­tro. Por aho­ra, no pien­sa ir­se a vi­vir a Ho­lan­da.La pre­sen­cia de los Zo­rre­guie­ta fue vis­ta por la pren­sa in­ter­na­cio­nal co­mo una re­con­ci­lia­ción del go­bierno ho­lan­dés con la fa­mi­lia de la Rei­na, da­do que por el rol de fun­cio­na­rio de la Dic­ta­du­ra de Jor­ge Zo­rre­guie­ta, ha­bía si­do prohi­bi­do de par­ti­ci­par en cual­quier ac­to pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.