“LUIS MI­GUEL ES CO­MO MI HER­MANO”

LU­CIA MI­RAN­DA Y SU HI­JA

Caras - - CARAS - Por Del­fi­na Ortega No­dar (Pro­duc­ción: Ali­cia Blan­co) Agra­de­ci­mien­tos: Ma­ke up: Ce­ci Gó­mez. Pei­na­do: Hu­go Mar­chand Pe­lu­que­ros. Four Seasons Ho­tel Bue­nos Aires (four­sea­sons.com). Sweet Re­co­le­ta Mall. Car­men Ce­ret­ti Leat­hers. La Azien­da by Ma­rie­la So­sa. Lun

Co­rría el año 1986 y en Mé­xi­co no ha­bía otro te­ma de con­ver­sa­ción que el fút­bol y la ha­za­ña de Die­go Ma­ra­do­na (57) con­tra los in­gle­ses. En es­te con­tex­to, una jo­ven mo­de­lo, que bri­lla­ba en la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na, se lucía con su co­ber­tu­ra del Mun­dial de una for­ma tan úni­ca que lo­gró im­pac­tar a un al­to eje­cu­ti­vo de ‘Te­le­vi­sa’ que que­do pren­da­do de su be­lle­za. Mien­tras la Co­pa via­ja­ba pa­ra Bue­nos Aires, la jo­ven ha­cía lo pro­pio, sin sos­pe­char que gra­cias al fút­bol na­ce­ría una gran his­to­ria de amor. De vuel­ta a sus obli­ga­cio­nes, des­cu­brió que al­go ha­bía cam­bia­do cuan­do, en su ca­ma­rín, apa­re­cie­ron por vein­te días ro­sas ro­jas. Alar­ma­da, bus­co por en­tre el es­tu­dio el hom­bre de­trás de esa bro­ma; has­ta que un día se lo cru­zó fren­te a fren­te en el ca­nal y, des­de ese pre­ci­so ins­tan­te, no se se­pa­ró más de su la­do. Así, sin re­des so­cia­les y What­sApp, na­ció el ro­man­ce en­tre Lucía Mi­ran­da y quien fue­ra el má­na­ger de Luis Mi­guel (48), Hu­go Ló­pez, re­des­cu­bier­to por el pú­bli­co gra­cias a la ge­nial in­ter­pre­ta­ción de César Bor­dón (56) en la se­rie de Net­flix y Te­le­mun­do que re­la­ta la vi­da del po­pu­lar ar­tis­ta.

“La se­rie me to­có el co­ra­zón. Fue re­vi­vir to­do lo que pa­só. Vi­ví co­sas muy lin­das y otras bas­tan­te tris­tes, por eso fue to­do tan mo­vi­li­zan­te. El tra­ba­jo de César fue im­pe­ca­ble. Lo vi a Hu­go en él. Fí­si­ca­men­te no son pa­re­ci­dos pe­ro él le sa­có to­dos los ges­tos. Co­pió has­ta la mis­ma for­ma de pa­rar­se de Hu­go. Me im­pac­tó mu­cho ver­lo”, di­ce.

De re­gre­so en Bue­nos Aires, tras más de trein­ta años vi­vien­do en Mé­xi­co, re­pa­sa en su men­te los mo­men­tos com­par­ti­dos con quien fue­ra su ma­ri­do y re­cuer­da un epi­so­dio que aún hoy la lle­na de do­lor, y que fue uno de los mo­men­tos más emo­ti­vos de la se­rie.“Me cos­tó mu­cho que­dar em­ba­ra­za­da Y ca­da vez que ha­cía los tra­ta­mien­tos via­ja­ba a Bue­nos Aires pa­ra aten­der­me con el doc­tor Pas­qua­li­ni. En uno de esos via­jes, pier­do el be­bé que es­ta­ba es­pe­ran­do. Cuan­do vi eso en la se­rie me que­dé he­la­da. No me imaginé que ‘Micky’ iba a con­tar eso. El úni­co que lo sa­bía era él”, re­ve­la.

Con tan so­lo es­cu­char las dul­ces pa­la­bras que Lucía tie­ne pa­ra Hu­go Ló­pez, uno pue­de ha­cer­se una idea de cuán que­ri­do y es­pe­cial fue es­te em­pre­sa­rio de los me­dios que fa­lle­ció en 1993 víc­ti­ma de cán­cer de có­lon. Ella sien­te que guar­da un le­ga­do y que, co­mo tal, es su de­ber cui­dar­lo; es por eso que re­cu­rrió al doc­tor Fer­nan­do Bur­lan­do an­te los di­chos de Ve­ró­ni­ca Cas­tro, que acu­só al em­pre­sa­rio de es­ta­far­la. “Con mi abo­ga­do le ini­cia­re­mos ac­cio­nes le­ga­les. No me pa­re­ce jus­to que se mien­ta de esa ma­ne­ra tan tre­men­da y se ha­ble de una per­so­na que no se pue­de de­fen­der. Si te­nía al­go pa­ra decir, ¿por qué no lo hi­zo ha­ce 30 años? Que ca­sua­li­dad que ha­bla aho­ra que es­tá ha­cien­do una se­rie. Si quie­ren sa­ber quien fue Hu­go Ló­pez pre­gun­ten­le a Luis Mi­guel”, ex­pli­ca.

Ase­so­ra­da por el me­diá­ti­co le­tra­do, Lucía se apo­ya en Lu­na (19) pa­ra so­bre­lle­var es­te do­lo­ro­so mo­men­to. La jo­ven, es fru­to del ma­tri­mo­nio de la con­duc­to­ra y Die­go de la To­rre, ex cam­peón de padd­le, con el que es­te año cum­ple vein­te años de ca­sa­da.

“Vol­vi­mos ha­ce dos años a la Ar­gen­ti­na por­que yo que­ría otra vi­da pa­ra nues­tra hi­ja. Mi ma­ri­do no se que­ría vol­ver. Tie­ne su em­pre­sa allá, por lo que va y vie­ne to­do el tiem­po. El no es­ta­ba con­ven­ci­do pe­ro yo ya que­ría vol­ver. Sen­tía que Lu­na ne­ce­si­ta­ba otra ca­li­dad de vi­da. En Mé­xi­co ha­bía que lle­var­la y traer­la de to­dos la­dos; y ni si­quie­ra cru­za­ba a un kios­co so­la. No que­ría se­guir vi­vien­do con mie­do”, cuen­ta. La jo­ven, que es­tá a pun­to de ter­mi-

nar el co­le­gio, ama la co­mi­da me­xi­ca­na y le en­can­ta di­bu­jar. De per­fil ba­jo, le rehu­ye a las cá­ma­ras, aun­que en es­ta oca­sión qui­so ha­cer­lo pa­ra acom­pa­ñar a su ma­dre. “Lu­na es mi gran com­pa­ñe­ra. So­mos muy dis­tin­tas pe­ro con­ge­nia­mos muy bien. A mi me gus­ta mu­cho la mo­da y Lu­na es lo opues­to. Vi­ve de pan­ta­lón, cam­pe­ra y es sú­per ar­tis­ta”, di­ce. Lucía Mi­ran­da es uno de esos nom­bres que que­da­ran gra­ba­dos a fue­go en la his­to­ria de la in­dus­tria fas­hion ar­gen­ti­na. Mo­de­lo y con­duc­to­ra, hoy se pre­pa­ra pa­ra su nue­vo gran desafío: Su pro­pio pro­gra­ma en su ca­nal de You­Tu­be. Fa­ná­ti­ca de las nue­vas tec­no­lo­gías y las re­des so­cia­les, con­fie­sa: “Si yo hu­bie­ra arran­ca­do mi ca­rre­ra en es­ta épo­ca hu­bie­se si­do una in­fluen­cer”.

“No me pa­re­ce jus­to que se mien­ta de esa ma­ne­ra tan tre­men­da y se ha­ble de una per­so­na que no se pue­de de­fen­der. Si quie­ren sa­ber quien fue Hu­go Ló­pez pre­gun­ten­le a ‘Micky’. Es lla­ma­ti­vo que Ve­ró­ni­ca ha­ble trein­ta años des­pués.”

Lucía con­fie­sa que la se­rie le to­có el co­ra­zón. Que fue re­vi­vir el pa­sa­do y que la ac­tua­ción de Bor­dón quien ha­ce de su ma­ri­do, es fan­tás­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.