“LOS AMO PE­RO YA SE CO­MIE­RON UN SILLON”

JA­VIER MILEI CON SUS CA­CHO­RROS MASTINES El eco­no­mis­ta más con­sul­ta­do mues­tra su tier­na fa­ce­ta jun­to a sus “nie­tos”, Mu­rray, Mil­ton, Ro­bert y Lu­cas, hi­jos de su pe­rro Co­nan, que lo acom­pa­ña des­de ha­ce 13 años.

Caras - - FOCO - Por Fe­de­ri­co Le­vin

La idea de ha­cer una pro­duc­ción con sus “nie­tos”, co­mo él lla­ma a sus cua­tro ca­cho­rros mastines, hi­jos de su pe­rro Co­nan, le di­vier­te. El re­co­no­ci­do eco­no­mis­ta Ja­vier Milei (47) se ríe y acla­ra, “La ha­ce­mos pe­ro en ca­sa no por­que es Ko­so­vo, es­tá to­do des­trui­do. Te­nía una si­llón es­qui­ne­ro de sie­te cuer­pos y aho­ra que­da­ron dos… Só­lo hay que ima­gi­nar­se có­mo es­tá to­do”, cuen­ta por te­lé­fono con ale­gría a pe­sar de re­la­tar sus pér­di­das ma­te­ria­les. Sus ca­cho­rros, iden­ti­fi­ca­dos ca­da uno por un co­lor de co­llar son: Mu­rray, Mil­ton, Ro­bert y Lu­cas, só­lo tie­nen tres me­ses y ya pe­san en­tre 35 y 31 ki­los, “¡Unas bes­tias!”, co­mo los de­fi­ne. Con al­gu­nos pro­ble­mas pa­ra or­de­nar a los ju­gue­to­nes pe­rri­tos, la pro­duc­ción se reali­zó en la ca­sa de Ka­ri­na, su her­ma­na, quien ama los pe­rros y ofi­ció de an­fi­trio­na pa­ra CA­RAS. Tem­prano, los her­ma­nos Milei los lle­va­ron a ba­ñar­se pa­ra es­tar es­plén­di­dos en su pre­sen­ta­ción so­cial. Me­dian­te una puer­ti­ta en la co­ci­na, que se­pa­ra al li­ving, uno a uno fue­ron es­pe­ran­do su mo­men­to pa­ra ser fo­to­gra­fia­dos in­di­vi­dual­men­te has­ta que to­dos jun­tos tu­vie­ron lu­gar en el “shoo­ting”, y ahí to­dos se re­ve­la­ron. Fue en­ton­ces cuan­do la voz de man­do de Ja­vier se es­cu­chó por to­da la ca­sa: “¡A ver si se por­tan bien! ¡Me tie­nen can­sa­do, siem­pre ha­cien­do lio! ¡Se que­dan to­dos quie­tos por un mi­nu­to!”, gri­tó y los ca­cho­rros obe­de­cie­ron. —¿Có­mo es vi­vir con cin­co pe­rros en su ca­sa? Los ca­cho­rros más Co­nan…

—La ver­dad que es una ben­di­ción

“Mi ca­sa es co­mo Ko­so­vo. Es­tá to­do des­trui­do por ellos. Son unas bes­tias…”

del cie­lo. Es una ex­pe­rien­cia for­mi­da­ble. Siem­pre fue es­tu­pen­do es­tar con Co­nan y aho­ra con los “cua­tri” to­mó to­do una di­men­sión más agi­ta­da.

—¿Có­mo es­tá su ca­sa que pre­fi­rió ve­nir a lo de su her­ma­na?

—Destrozada por to­dos la­dos. ¡Los amo pe­ro ya se co­mie­ron un si­llón! Ter­mi­na­ron co­mien­do cin­co cuer­pos y los dos que que­dan es­tán fuer­te­men­te mu­ti­la­dos. Só­lo es­tán a efec­tos de blo­quear­les ac­ce­so a de­ter­mi­na­das par­tes de la ca­sa.

—¿Dón­de ha­bi­tan tan­tos pe­rri­tos?

—Es­tán li­mi­ta­dos a la zo­na del li­ving co­me­dor y de la co­ci­na. Aho­ra la idea es ti­rar la pa­red que se­pa­ra los am­bien­tes y que sea uno so­lo, gran­de, y se que­den en esa zo­na. Ob­via­men­te­que to­dos los días hay que pa­sear­los. Pe­ro lo bueno, a pe­sar de que son mu­chos, es que es una ra­za muy tran­qui­la.

—¿Los sa­ca us­ted o tie­nen un pa­sea­dor?

—En una épo­ca te­nía un pa­sea­dor pe­ro des­pués Co­nan se pu­so más gran­de y me ocu­pé yo per­so­nal­men­te de él y de los chi­cos. La idea es com­prar­me una traf­fic pa­ra car­gar­los a to­dos a la ma­ña­na, bien tem­prano, y lle­var­los a pa­sear a don­de no me vea na­die. En es­te mo­men­to nos tur­na­mos con mi her­ma­na Ka­ri­na pa­ra dar­le una can­ti­dad de pa­seos acor­de a sus ne­ce­si­da­des fí­si­cas.

—¿Cuán­to cues­ta man­te­ner a tan­tos pe­rros?

—No im­por­ta cuán­to di­ne­ro cues­te su ali­men­ta­ción, sus va­cu­nas o sus con­sul­tas al ve­te­ri­na­rio… Lo úni­co que me im­por­ta es te­ner­los. Eso es lo que cuen­ta.

—¿Co­nan, el pa­dre de los pe­rri­tos, es có­mo un hi­jo pa­ra us­ted?

—Li­te­ral­men­te es un hi­jo pa­ra mi... Los “cua­tri” son co­mo mis nie­tos. —¿Có­mo se lle­van to­dos los ca­cho­rros en­tre si?

—La ver­dad es que es muy di­ver­ti­do. Por ejem­plo, Co­nan se sien­ta y los mi­ra y los ve pa­sar des­con­tro­lan­do to­do y me mi­ra co­mo di­cien­do: “¡Che a mí no me de­ja­bas ha­cer es­tas co­sas!”. Pe­ro bueno, igual siem­pre es­tás en des­ven­ta­ja nu­mé­ri­ca, no im­por­ta qué me­di­das to­mes ellos siem­pre te van a ga­nar por­que tie­nen su­pe­rio­ri­dad en can­ti­dad. Hay que pen­sar es­tra­te­gias pa­ra que no se las­ti­men en­tre ellos o no rom­pan co­sas de va­lor. Aho­ra só­lo hay que de­jar que ter­mi­nen de rom­per el de­par­ta­men­to pa­ra ha­cer­lo de nue­vo. Por lo me­nos, has­ta que es­tén ma­du­ros y eso va a ocu­rrir en­tre los seis me­ses y el año. To­da­vía ten­go un tra­mo por re­co­rrer jun­tos…

—Pa­ra us­ted, que es un es­pe­cia­lis­ta en eco­no­mía, ¿Una fa­mi­lia ti­po en la Ar­gen­ti­na hoy pue­de vi­vir con cin­co pe­rros en su ca­sa?

—No, de nin­gu­na ma­ne­ra una fa­mi­lia ti­po po­dría vi­vir con cin­co mons­truos co­mo és­tos.

A pe­sar de su ta­ma­ño, los cua­tro ca­cho­rros de Milei tie­nen ape­nas tres me­ses. Pe­san en­tre 35 y 31 ki­los. Y pa­ra di­fe­ren­ciar­los les pu­so co­lla­res de dis­tin­tos co­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.