“TEN­GO LA FA­MI­LIA QUE SIEM­PRE SOÑE”

MA­RIA­NA DE ME­LO Y SUS HI­JAS

Caras - - FOCO - Por Le­ti­cia Po­mo

El sol pe­ne­tra por los enor­mes ven­ta­na­les que ro­dean la ca­so­na que ha­bi­ta Ma­ria­na de Me­lo (38), jun­to a su ma­ri­do Jo­sé For­tu­na­to y sus dos pe­que­ñas hi­jas.

El tí­pi­co olor a be­bé, es la mues­tra ca­bal de que hay un re­cién na­ci­do y los ju­gue­tes de pe­lu­che des­pa­rra­ma­dos por ca­da rin­cón, con­fir­man que hay más ni­ños.

Des­de una ha­bi­ta­ción cer­ca­na se es­cu­cha “¡Ma­maaá!” con voz chi­llo­na y Ma­ria­na sal­ta y co­rrien­do se acer­ca al lu­gar. Ahí es­tán Lu­pe (2) ju­gan­do con sus mu­ñe­cos y la pe­que­ña Zoe, de 4 me­ses, que se re­sis­te a dor­mir la siesta en bra­zos de su pa­dre, por­que quie­re se­guir ob­ser­van­do a su her­ma­na.

Ma­ria­na se ríe y no se que­ja, a pe­sar de que el lla­ma­do de la ni­ña es re­cu­rren­te. “Es­toy muy fe­liz. Ten­go dos hi­jas ma­ra­vi­llo­sas y la fa­mi­lia in­creí­ble que siem­pre so­ñé. Ser ma­má es lo más lin­do de la vi­da”, co­mien­za el re­la­to la ac­triz. La vi­da de De Me­lo pa­re­ce ex­traí­da de una fic­ción: una in­fan­cia du­ra en el Nor­te del país, don­de mu­chas ve­ces el ham­bre ace­cha­ba. Va­rios her­ma­nos y la so­le­dad co­mo gran pro­ta­go­nis­ta. Tu­vo que sa­lir a tra­ba­jar des­de pe­que­ña pa­ra co­la­bo­rar en la ca­sa y sus di­fe­ren­tes tra­ba­jos co­mo em­plea­da do­més­ti­ca ayu­da­ron en par­te a pa­liar el rui­do del es­tó­ma­go que pe­día aun­que fue­ra “al­go de co­mi­da”. Cuan­do fue ma­yor de edad se vino a pro­bar suer­te a “la gran ciu­dad” y fue­ron mu­chas las ve­ces que se le ce­rra­ron puer­tas. Las bur­las, el des­pre­cio y la hu­mi­lla­ción, fue­ron mo­ne­da cons­tan­te y ella, sin ba­jar los bra­zos, si­guió in­ten­tan­do ha­cer­se un lu­gar en la es­ce­na na­cio­nal. Se ga­nó el ca­ri­ño de la gen­te por su hu­mil­dad y quie­nes com­par­tie­ron es­ce­nas con ella, ase­gu­ran que es una gran mu­jer. Cuan­do es­ta­ba en­ca­mi­na­da pro­fe­sio­nal­men­te un gra­ví­si­mo ac­ci­den­te la de­jó al bor­de de la muer­te. Fue en Pehua­jó ha­ce más de 10 años, cuan­do el au­to en el que via­ja­ba cho­có en ple­na ru­ta. El cho­fer mu­rió en el mo­men­to y ella tu­vo que ser tras­la­da­da en avión sa­ni­ta­rio con va­rias frac­tu­ras, trau­ma­tis­mos y de­rra­me ce­re­bral. “Fue­ron tres años de in­ter­ven­cio­nes y de­más tra­ta­mien­tos pa­ra re­cu­pe­rar­me y

aquí es­toy”, cuen­ta. Y sin pau­sa con­ti­núa: “Me afe­rré a Dios en esos mo­men­tos por­que ahí me di cuen­ta que exis­tía. Lo tu­ve con­mi­go, me dio la mano, lo vi y fue él quien ba­jó a mi cuer­po y has­ta me di­jo `Ma­ria­na te­nés que es­tar acá´ y por eso no me lle­vó”. La be­lla mu­jer re­la­ta que des­de siem­pre su ma­yor anhelo fue for­mar una fa­mi­lia y que tal vez ese ca­mino si­nuo­so que tu­vo que re­co­rrer la tra­jo has­ta el pre­sen­te. “Es­ta­ba mal, to­ma­ba mu­chas pas­ti­llas pa­ra dor­mir por­que des­pués del ac­ci­den­te no en­con­tra­ba mi eje. Y ahí apa­re­ció mi an­gel Jo­sé, que es lo que so­ñé to­da mi vi­da”, di­ce. Mi­ma a sus pe­que­ñas y re­to­mar su re­la­to: “Es una ben­di­ción y es­toy or­gu­llo­sa del ma­ri­do y pa­dre que es. Me en­can­ta­ría te­ner mu­chos hi­jos, aun­que la edad ya no me acom­pa­ña, así es que in­ten­ta­re­mos lle­gar a los 3 ó 4”.

“Los em­ba­ra­zos fue­ron di­fí­ci­les. Per­dí más de 7 an­tes de te­ner a Lu­pe. Mi mé­di­co, el doc­tor Neus­pi­ller, me de­cía que te­nía que tran­qui­li­zar­me. El fue siem­pre una gran con­ten­ción pro­fe­sio­nal y hu­ma­na y te­nía ra­zón. Una vez que me pu­de re­la­jar, las co­sas se mo­di­fi­ca­ron. Con Lu­pe tu­ve que ha­cer mu­cho re­po­so y fue un em­ba­ra­zo com­pli­ca­do. Con Zoe fue to­do me­jor, aun­que tu­vo que na­cer an­tes de tiem­po por­que no se es­ta­ba ali­men­tan­do ni cre­cien­do bien. Eso fue otra odi­sea por­que tu­vo que que­dar in­ter­na­da has­ta te­ner un buen pe­so”, con­fie­sa Ma­ria­na.

Con su son­ri­sa di­bu­ja­da en el ros­tro, mues­tra ca­bal de su gran fe­li­ci­dad, cuen­ta que se le­van­ta a me­dia ma­ña­na y des­pués del de­sa­yuno com­par­ti­do, jue­ga con las ni­ñas. Más tar­de sa­len a pa­sear y lue­go re­to­man el jue­go. “Mi tiem­po es el de ellas. No ten­go ni­ñe­ra ni quie­ro te­ner­la. Me gus­ta ser ama de ca­sa y no me fal­ta na­da. Ten­go lo que siem­pre so­ñé. Ce­le­bro ca­da Día de la Ma­dre por­que es una fe­cha muy es­pe­cial pa­ra mí. Na­da me im­por­ta más en la vi­da que es­tar en mi ca­sa. Lo dis­fru­to to­tal­men­te y por aho­ra mi ca­rre­ra es­tá en una pau­sa. Tal vez cuan­do las ne­nas sean más gran­des, re­to­me pe­ro no ten­go ne­ce­si­dad de ha­cer­lo y mi ma­ri­do me apo­ya en to­do”. Y sin per­der su gran son­ri­sa con­clu­ye: “No me que­jo de to­do lo que su­frí. Es el ca­mino que tu­ve que tran­si­tar pa­ra lle­gar a es­te pre­sen­te tan ma­ra­vi­llo­so. Es­toy se­gu­ra que Dios te­nía és­to pre­pa­ra­do pa­ra mí”.

A 10 años del ac­ci­den­te en el que ca­si pier­de la vi­da, con­fie­sa que tras aquel fa­tí­di­co mo­men­to se acer­có a Dios. En la ca­so­na en la que vi­ve con su es­po­so e hi­jas se res­pi­ra paz y amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.