“YA NO SOY SEXY, SOY EMPODERADA”

SA­RAH JES­SI­CA PAR­KER, SIN CIRUGIAS, ASU­ME SUS ARRU­GAS

Caras - - AGENDA -

Su­po ser se­ña­la­da co­mo una de las “mu­je­res más sexys del mun­do”. Su pa­so por la icó­ni­ca se­rie “Sex and the City” la lle­vó a con­ver­tir­se en un modelo a imi­tar por las mu­je­res del mun­do en­te­ro. El “fas­hion” la adop­tó pa­ra im­po­ner ten­den­cias con su per­so­na­je de Ca­rrie Brads­haw. Sa­rah Jes­si­ca Par­ker (53) siem­pre sin­tió las mi­ra­das del mun­do so­bre ella es­pe­ran­do pa­ra mar­car su pri­mer error. Y el gran dis­gus­to lo vi­vió en 2008 cuan­do una re­vis­ta di­jo “su ros­tro se pa­re­ce a un ca­ba­llo”. Cuen­tan que ella llo­ró y gri­tó. “¡Ya es­toy har­ta de que me ofrez­can al­fal­fa y za­naho­rias en los res­tau­ran­tes y de esa irri­tan­te ma­nía de dar­me un te­rrón de azú­car des­pués de de­jar la pro­pi­na..! Tam­bién di­je­ron que mi ca­ra y mis ma­nos es­ta­ban vie­jas y arru­ga­das y que por eso me ha­bía so­me­ti­do a va­rios tra­ta­mien­tos pa­ra es­ti­rar la piel y re­ju­ve­ne­cer­la. Ade­más de in­sis­tir en que me ha­bía ope­ra­do, lo cual no es cier­to. Odio las ci­ru­gías”, acla­ró en­fu­re­ci­da. Y ad­mi­tió sí ha­ber­se pues­to bó­tox pa­ra re­du­cir su án­gu­lo man­di­bu­lar pos­te­rior y en la fren­te pa­ra sua­vi­zar las arru­gas y áci­do hia­lu­ró­ni­co en los la­bios. Ade­más de ha­ber­se ex­tir­pa­do un lu­nar del men­tón y rea­li­zar­se pe­rió­di­ca­men­te blan­quea­mien­to den­tal. “Ya no soy aque­lla chi­ca sexy. Aho­ra soy una mu­jer empoderada que no du­da en re­cu­rrir a los de­ta­lles que apor­tan be­lle­za y ju­ven­tud”, se de­fen­dió cuan­do al­gu­nos la acu­sa­ban de ex­ce­der­se con el bó­tox que ya le ha­bría blo­quea­do el múscu­lo fron­tal. “La in­te­li­gen­cia y la se­gu­ri­dad ha­cen a la mu­jer más sexy”, ase­gu­ró Sa­rah al pro­ta­go­ni­zar una cam­pa­ña de ro­pa in­te­rior pa­ra la fir­ma In­ti­mis­si­mi. “Quie­ro ser una mu­jer real que no es­tá con­di­cio­na­da ni juz­ga­da por su apa­rien­cia fí­si­ca ni por su edad. Los años no pue­den li­mi­tar la vi­da de una mu­jer”, de­cla­ró quien hoy tie­ne su pro­pia lí­nea de zapatos, SJP, y es­tá ca­sa­da des­de ha­ce 21 años con el ac­tor Matt­hew Bro­de­rick (56), con quien tie­ne a Ja­mes (16) y a las me­lli­zas Ma­rion Lo­ret­ta y Ta­bat­ha (8) que na­cie­ron por un vien­tre su­bro­ga­do ya que en el mo­men­to que la pa­re­ja de­ci­dió vol­ver a ser pa­dres, ella se en­con­tra­ba en la cús­pi­de de su carrera co­mo ac­triz y no es­ta­ba dis­pues­ta a re­ti­rar­se por los nue­ve me­ses de em­ba­ra­zo. Le­jos de la paz fa­mi­liar, aho­ra Sa­rah Jes­si­ca Par­ker tam­bién de­bió ha­cer fren­te a una fuer­te de­nun­cia en su con­tra. Ya que es­tá acu­sa­da de ha­ber­se que­da­do con jo­yas por un va­lor de 150 mil dó­la­res de Kat Flo­ren­ce De­sign que se las ha­bían pres­ta­do pa­ra una pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca.

A los 53 años la ac­triz di­ce que la be­lle­za pa­sa por otro la­do y se nie­ga al qui­ró­fano aun­que ad­mi­te ha­ber re­cu­rri­do al bó­tox cuan­do le di­je­ron que su ca­ra se pa­re­cía a un ca­ba­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.