ES­TI­LO FRI­DA KAH­LO

ICONO DE MO­DA

Caras - - MODA - Por M. T. Gar­fun­kel (Des­de Lon­dres)

La ar­tis­ta que su­po tras­cen­der fron­te­ras, con sus obras co­mo con su ves­tua­rio que siem­pre re­fle­ja­ron un pro­fun­do in­te­rés por sus raí­ces in­dí­ge­nas tie­ne su pro­pia ex­po­si­ción en el “Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum” de Lon­dres. La mues­tra de la fe­mi­nis­ta ya es ré­cord de vi­si­tas.

En ju­nio de es­te año, el “Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum” de Lon­dres inau­gu­ró la ex­po­si­ción de mo­da más im­por­tan­te de 2018 de­di­ca­da a la ar­tis­ta me­xi­ca­na Fri­da Kah­lo. Es­ta mues­tra cuen­ta con más de dos­cien­tos ob­je­tos per­so­na­les, in­clu­yen­do me­di­ci­nas, jo­yas, ma­qui­lla­je y ves­ti­dos que tras la muer­te pre­ma­tu­ra de Kah­lo, en 1954, per­ma­ne­cie­ron cin­cuen­ta años ba­jo lla­ve en “La Ca­sa Azul”, por or­den de su ma­ri­do, Die­go Ri­ve­ra. For­man par­te de la ex­po­si­ción un to­tal de vein­ti­dós co­lo­ri­dos con­jun­tos per­te­ne­cien­tes al ar­ma­rio de Kah­lo, que re­fle­jan no só­lo sus gus­tos per­so­na­les, sino tam­bién sus idea­les po­lí­ti­cos y su sen­ti­mien­to de me­xi­ca­ni­dad. Gran par­te de su guar­da­rro­pas con­sis­tía en tra­jes tí­pi­cos de la cul­tu­ra Tehuan­te­pec, cu­na de una an­ti­gua so­cie­dad to­tal­men­te ma­triar­cal. Ade­más de re­sal­tar su sen­ti­do de or­gu­llo na­cio­nal, pa­ra Fri­da la ro­pa tra­di­cio­nal tehua­na re­pre­sen­ta­ba un fuer­te sím­bo­lo de in­de­pen­den­cia y li­ber­tad fe­me­ni­na.

Kah­lo so­lía lu­cir pren­das co­mo la enagua tehua­na (fal­da lar­ga) y el hui­pil (blu­sa hol­ga­da de co­lo­res vi­vos y bor­da­dos), ade­más de adop­tar los pei­na­dos tí­pi­cos de esa cul­tu­ra, que con­sis­tían prin­ci­pal­men­te en tren­zas con flo­res o cin­tas de co­lo­res. Pa­ra com­ple­men­tar el es­ti­lo tra­di­cio­nal tehuano so­lía lle­var lar­gas ca­de­nas de oro o tor­za­les ador­na­dos con di­ver­sos col­gan­tes, per­las de co­ral y fi­li­gra­nas acom­pa­ña­das de ani­llos y gran­des aros ela­bo­ra­dos.

Co­mo la ma­yor par­te de sus obras, su ves­tua­rio re­fle­ja­ba un pro­fun­do in­te­rés por la cul­tu­ra de su pa­tria y sus raí­ces in­dí­ge­nas. Tam­bién for­ma­ban par­te de su guar­da­rro­pas pren­das de ori­gen pre­co­lom­bino co­mo el quex­qué­mitl (pa­re­ci­do al pon­cho, pe­ro só­lo lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra cu­brir los hom­bros) y el re­bo­zo, pren­da si­mi­lar a un chal uti­li­za­do pa­ra cu­brir par­te del ros­tro, los hom­bros y el pe­cho.

Pa­ra Fri­da, la mo­da no fue só­lo un se­llo de iden­ti­dad per­so­nal, sino tam­bién su for­ma de des­ta­car sus raí­ces y de evi­den­ciar con or­gu­llo su pro­pia me­xi­ca­ni­dad. Su elec­ción de ac­ce­so­rios re­sal­ta­ba aún más su afi­ni­dad por las cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas. La ar­tis­ta me­xi­ca­na so­lía en­sam­blar sus pro­pios co­lla­res uti­li­zan­do ma­te­ria­les pro­ve­nien­tes de si­tios ar­queo­ló­gi­cos y es pro­ba­ble que las per­las que for­man el fa­mo­so col­gan­te de ja­de que lu­ce en su cua­dro “Au­to­rre­tra­to con Co­llar” ha­yan si­do des­cu­bier­tas en un si­tio ar­queo­ló­gi­co en el sud­es­te de Mé­xi­co, ya que es­ta pie­dra era con­si­de­ra­da muy va­lio­sa pa­ra los Ma­ya, quie­nes la uti­li­za­ban en va­rios ri­tua­les de en­tie­rro.

La ex­po­si­ción —que es­ta­rá en ex­hi­bi­ción has­ta el 4 de no­viem­bre— re­ve­la tam­bién el la­do más du­ro de la vi­da de la ar­tis­ta y fe­mi­nis­ta me­xi-

ca­na, ya que for­man par­te de la mues­tra los cor­sés y apa­ra­tos or­to­pé­di­cos que se veía obli­ga­da a lle­var siem­pre por de­ba­jo de su ro­pa. Sus pro­ble­mas de sa­lud em­pe­za­ron cuan­do só­lo te­nía seis años, cuan­do con­tra­jo “po­lio” que le de­jó una se­cue­la per­ma­nen­te en la pier­na de­re­cha. A pe­sar de un ex­ten­so tra­ba­jo de reha­bi­li­ta­ción, Fri­da cre­ció con una evi­den­te li­mi­ta­ción es­té­ti­ca que con­di­cio­nó fuer­te­men­te sus elec­cio­nes de ves­tua­rio y la lle­vó a fa­vo­re­cer el uso de po­lle­ras o ves­ti­dos lar­gos co­mo la enagua, que cu­brie­ran la pier­na des­fi­gu­ra­da.

Su cuer­po no só­lo fue mar­ca­do por la en­fer­me­dad de su in­fan­cia, sino que cuan­do Kah­lo te­nía die­ci­ocho años su­frió un gra­ve ac­ci­den­te de trán­si­to que le frac­tu­ró la co­lum­na ver­te­bral en va­rios lu­ga­res; cla­ví­cu­la, dos cos­ti­llas, pier­na y pel­vis, cam­bian­do pa­ra siem­pre su cuer­po. A cau­sa de las nu­me­ro­sas y com­ple­jas frac­tu­ras, des­de ese mo­men­to Fri­da se vio for­za­da a lle­var un cor­sé de ye­so or­to­pé­di­co por el res­to de su vi­da. Es pro­ba­ble que su pre­di­lec­ción ha­cia el hui­pil ha­ya na­ci­do en un in­ten­to de di­si­mu­lar el cor­sé que lle­va­ba de­ba­jo de la ro­pa. Es­for­zán­do­se por es­con­der sus pro­ble­mas fí­si­cos, a los vein­te años Kah­lo ya ha­bía es­ta­ble­ci­do una cla­ra re­la­ción en­tre su cuer­po y su for­ma de ves­tir. A pe­sar de los gra­ves pro­ble­mas de sa­lud que acom­pa­ña­ron a la ar­tis­ta du­ran­te to­da su vi­da, nun­ca de­jó que su dis­ca­pa­ci­dad la de­fi­nie­ra y así pu­do trans­for­mar su su­fri­mien­to en ar­te, crean­do un es­ti­lo ori­gi­nal y per­so­nal que tras­cen­dió por ge­ne­ra­cio­nes has­ta hoy. Su pe­cu­liar for­ma de ves­tir no era só­lo una pre­fe­ren­cia es­té­ti­ca, sino una for­ma de ser, una afir­ma­ción de la pro­pia per­so­na­li­dad y fe­mi­ni­dad. Su ori­gi­na­li­dad ins­pi­ró a mi­llo­nes de mu­je­res, ade­más de vol­ver­se en un pro­to­ti­po de crea­ción y exo­tis­mo pa­ra ar­tis­tas, di­rec­to­res y di­se­ña­do­res.

Mé­xi­co, sus fle­cos y sus co­lo­res vi­va­ces, jun­to con los mo­ti­vos flo­ra­les y ani­ma­les de las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas, gra­cias a Fri­da, in­va­die­ron las pa­sa­re­las del mun­do en­te­ro: des­de Jean Paul Gau­tier, que en 1998 fue el pri­me­ro en im­po­ner el “es­ti­lo Fri­da” con una co­lec­ción que equi­li­bra­ba el gus­to ro­mán­ti­co y co­lo­ra­do de la ar­tis­ta me­xi­ca­na con la com­ple­ji­dad de su al­ma, has­ta la co­lec­ción de Oto­ño/In­vierno 2011/2012 de Ken­zo, don­de An­to­nio Ma­rras rin­dió ho­me­na­je a los cua­dros y al es­ti­lo dra­má­ti­co de la ar­tis­ta en­tre fal­das suel­tas, mo­ti­vos flo­rea­les y en­ca­jes. Ca­da pren­da lu­ci­da por Fri­da Kah­lo que ha­ya si­do re­in­ter­pre­ta­da en cla­ve con­tem­po­rá­nea da nue­va vi­da a sus idea­les y prin­ci­pios a tra­vés del víncu­lo inevi­ta­ble en­tre el es­ti­lo, el ar­te y la mo­da.

Fiel a la cul­tu­ra Tehuan­te­pec, cu­na de una an­ti­gua so­cie­dad ma­triar­cal, Fri­da lu­cía pren­das co­mo la enagua tehua­na (fal­da lar­ga) y el hui­pil (blu­sa hol­ga­da de co­lo­res vi­vos), ade­más de los pei­na­dos tí­pi­cos: tren­zas con flo­res o cin­tas de co­lo­res.

Vi­gen­te has­ta el 4 de no­viem­bre, la mues­tra ex­hi­be más de 200 ob­je­tos per­so­na­les, en­tre jo­yas, ma­qui­lla­je y ves­ti­dos que tras la muer­te de Kah­lo fue­ron guar­da­dos por su es­po­so, Die­go Ri­ve­ra.

Porta lá­piz la­bial ro­jo pa­sión.

Ci­ga­rre­ra en­cha­pa­da en oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.