“YA NO ME CALLO NA­DA”

FLOR TO­RREN­TE A LOS 30: CUER­PO EN AL­MA

Caras - - FOCO - Por Del­fi­na Or­te­ga No­dar (Pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

Se des­pier­ta, me­di­ta sen­ta­da fren­te a la ven­ta­na y se dis­po­ne a co­men­zar el día. Su agen­da es­tá lle­na y, a pe­sar de la abru­ma­do­ra can­ti­dad de co­sas por ha­cer, no se ma­rea. Es mu­chas mu­je­res en una y eso no le pe­sa. Ac­triz, can­tan­te, un po­co ar­tis­ta y di­se­ña­do­ra, se des­ta­ca en ca­da ám­bi­to en el que se desa­rro­lla y siem­pre va por más. Con­ven­ci­da del po­der que tie­ne el de­seo, Flo­ren­cia To­rren­te (30) se de­ja guiar só­lo por los im­pul­sos de su co­ra­zón.

“Siem­pre qui­se rea­li­zar lo que me ha­cía fe­liz. Hoy soy un con­jun­to de un mon­tón de co­sas. Es co­mo el dis­cur­so de Ste­ve Jobs, ‘Con­nec­ting the Dots’. La vi­da es co­nec­tar pun­tos. Una co­sa te va lle­van­do a la otra y así te vas cons­tru­yen­do. La cla­ve es es­cu­char­se. Me pue­do equi­vo­car o no pe­ro creo que si uno ha­ce lo que sien­te nun­ca pue­de ser una equi­vo­ca­ción”, di­ce.

Mu­jer fuer­te y de una es­pi­ri­tua­li­dad muy pro­fun­da, no fue has­ta ha­ce dos años cuan­do se to­pó con la me­di­ta­ción y cam­bió su vi­da pa­ra siem­pre. “La men­te no es­tá se­pa­ra­da del al­ma y el al­ma no es­tá se­pa­ra­da de la men­te ni del cuer­po. To­do se re­fle­ja. Si uno no es­tá bien, el cuer­po no es­tá bien. Es muy im­por­tan­te tra­ba­jar la men­te y el al­ma. Me­ter­se y po­der to­mar­se un tiem­po pa­ra uno. To­dos los lu­nes voy a un lu­gar don­de ha­go me­di­ta­ción guia­da y du­ran­te la se­ma­na me to­mo mis mi­nu­ti­tos de re­la­ja­ción en ca­sa. Creo que to­dos de­be­ría­mos ha­cer­nos un mo­men­to pa­ra in­da­gar un po­qui­to aden­tro por­que se­ría­mos mu­cho me­jo­res per­so­nas”, ase­gu­ra.

Se­gún afir­ma, fue gra­cias a su cam­bio in­te­rior que pu­do for­mar un víncu­lo mu­cho más sano con sus se­res que­ri­dos y co­no­cer a quien fue­ra su pa­re­ja: el can­tan­te Joa­quín Ví­to­la (29). “Me cam­bió la vi­da ha­ce dos años y creo que por eso tam­bién me cru­cé con él. Fue una re­la­ción to­tal­men­te di­fe­ren­te a otras que tu­ve en la vi­da. Fue una per­so­na que sa­có una her­mo­sa ver­sión de mí. Un ser

A los 30 di­ce que lo­gró la ple­ni­tud y que hoy no le te­me a na­da. Se­pa­ra­da del can­tan­te Joa­quín Ví­to­la, ase­gu­ra que la me­di­ta­ción la ayu­dó a cre­cer en el amor.

que amé mu­chí­si­mo y que me en­se­ñó de­ma­sia­do. Cuan­do las co­sas van des­de ese lu­gar, flu­yen”, con­fie­sa.

En ple­ni­tud con­si­go mis­ma, la mo­de­lo y ac­triz, que for­ma par­te del staff de LO­ma­na­ge­ment, dis­fru­ta de un pre­sen­te la­bo­ral in­me­jo­ra­ble que hoy la en­cuen­tra jun­to a Be­tia­na Blum, Arnaldo An­dré y Ma­riano Mar­tí­nez, en la obra “Men­ti­ras In­te­li­gen­tes” que, de miér­co­les a do­min­gos, sube a es­ce­na en el “As­tros”. Ade­más, es­pe­ra con an­sias el es­treno de “Cuan­do De­jes de Que­rer­me”, una co-pro­duc­ción es­pa­ño­la que lle­ga­rá a los ci­nes en fe­bre­ro de 2019.

“Te­nía mu­chas ga­nas de tra­ba­jar en el tea­tro. De he­cho, un día me ha­bía reuni­do con mi re­pre­sen­tan­te (Ja­vier Fur­gang) y le ha­bía di­cho: ‘¡Ja­vi, ten­go ga­nas de ha­cer tea­tro otra vez! Vea­mos la po­si­bi­li­dad de en­con­trar la for­ma’. Y al día si­guien­te me lla­mó y me di­jo: ‘¡Yo no pue­do creer­lo. Sos bru­ja!’. Jus­to apa­re­ció una obra de tea­tro. La leí, me en­can­tó y di­je que sí”, re­ve­la.

En el pa­pel de Jua­na, una jo­ven ma­dre pri­me­ri­za que des­co­no­ce que su ma­ri­do es­tá enamo­ra­do de otra mu­jer, Flor se lu­ce con su his­trio­nis­mo. Si bien hay co­sas en las que se pue­de iden­ti­fi­car con su per­so­na­je ase­gu­ra que ella no dis­cul­pa­ría nun­ca un en­ga­ño.“No per­do­na­ría una in­fi­de­li­dad. ¡Yo me voy! Nun­ca es­tu­ve o nun­ca me en­te­ré si es­tu­ve en ese lu­gar pe­ro, de­fi­ni­ti­va­men­te, da­ría por ter­mi­na­da la re­la­ción”, agre­ga.

Con el fir­me pro­pó­si­to de vol­ver a las ta­blas, es­te año la sor­pren­dió no só­lo con la obra sino tam­bién con su pri­mer pre­sen­ta­ción en el “Tea­tro Co­lón”, don­de con­du­jo y se ani­mó a can­tar en el ho­me­na­je a Ma­ría Ele­na Walsh, “Va­rie­té Walsh”. “Con­du­cir con Die­go Pe­ret­ti y can­tar por pri­me­ra vez en el Co­lón fue una de las co­sas más ‘flas­he­ras’ que me pa­só en la vi­da. No só­lo por es­tar ahí, sino por mi abue­la (Ro­sa Mon­te­fe­rra­rio, que fa­lle­ció el pa­sa­do 10 de sep­tiem­bre). Ella, a los 9 años, en­tró al Tea­tro Co­lón co­mo bai­la­ri­na. Yo lo úni­co que

“Hoy no me in­tere­sa cu­brir ni cui­dar a na­die más que a mi y a los que amo."

que­ría era que mi abue­la es­tu­vie­ra ahí y que pu­die­ra acom­pa­ñar­me. Hoy ya no es­tá pe­ro me voy a que­dar con ese re­cuer­do guar­da­do en mi co­ra­zón pa­ra siem­pre”, di­ce.

A es­te gran hi­to en su ca­rre­ra en el Co­lón, se le su­man va­rias ofer­tas pa­ra ha­cer ci­ne, in­clu­si­ve una pa­ra de­bu­tar jun­to a su ma­dre, Araceli Gon­zá­lez (51), aun­que no des­car­ta de­sa­rro­llar al­gu­nos pro­yec­tos pro­pios en el fu­tu­ro.“Es­toy en cons­tan­te bús­que­da y ex­pan­sión. Con ga­nas de cre­cer, de que sal­gan co­sas y de ge­ne­rar pro­yec­tos con ami­gos. Cuan­do uno ya la­bu­ra des­de ha­ce tiem­po, tie­ne gen­te en la cual con­fía y le gus­ta o le gus­ta­ría ge­ne­rar co­sas. Hoy es­tá tan chi­qui­to to­do que hay que em­pe­zar a abrir ho­ri­zon­tes des­de otro lu­gar”, di­ce.

Hi­ja y her­ma­na de ac­to­res, ase­gu­ra que no le pe­sa ser “la hi­ja de…” y que es­cu­cha mu­cho la opi­nión que su her­mano, To­más “To­to” Kirz­ner (20), tie­ne so­bre su tra­ba­jo.“Es un ge­nio. Es­tu­vo no­mi­na­do a los pre­mios ‘ACE’ co­mo Re­ve­la­ción por su tra­ba­jo en ‘Lo Que nos Une’ y eso me lle­na de or­gu­llo. Apren­do to­dos los días de mi her­mano y me sor­pren­do con él. Lo ad­mi­ro mu­chí­si­mo. Tie­ne una po­ten­cia tan fuer­te que me pa­re­ce ad­mi­ra­ble”, re­ve­la.

Ale­ja­da de la po­lé­mi­ca y siem­pre fron­tal, Flo­ren­cia To­rren­te no le te­me a los “ha­ters” (tér­mino em­plea­do en In­ter­net pa­ra de­no­mi­nar a los usua­rios que des­pre­cian, di­fa­man o cri­ti­can). Tras el re­vue­lo cau­sa­do por sus di­chos so­bre Adrián Suar (50), ex pa­re­ja de su ma­dre y pa­dre de “To­to”, con­fie­sa que lle­gó el mo­men­to de de­jar de ca­llar y ser ge­nui­na con lo que le pa­sa y sien­te.

“Aca­bo de cum­plir 30 años y creo que es un cam­bio gran­de de dé­ca­da y de un mon­tón de co­sas. A es­ta edad uno se re­plan­tea mu­chas co­sas. Ya no me in­tere­sa cu­brir ni cui­dar a na­die más que a mí y a las per­so­nas que amo. Ya no me callo na­da. Si me pre­gun­tas al­go y lo sien­to, lo voy a de­cir des­de el amor pe­ro no quie­ro ge­ne­rar na­da. Sim­ple­men­te es un ida y vuel­ta. Una pre­gun­ta y una res­pues­ta. Se ter­mi­nó. No hay más que to­do eso”, con­clu­ye.

“No per­do­na­ría una in­fi­de­li­dad. ¡Yo me voy! Nun­ca es­tu­ve o nun­ca me en­te­ré si es­tu­ve en ese lu­gar pe­ro, de­fi­ni­ti­va­men­te, da­ría por ter­mi­na­da la re­la­ción.”

Se lu­ce en la obra “Men­ti­ras In­te­li­gen­tes” y en fe­bre­ro de 2019 es­tre­na­rá el fil­me “Cuan­do De­jes de Que­rer­me”. Sue­ña con ha­cer ci­ne jun­to a su ma­dre y con­fie­sa que su her­mano la lle­na de or­gu­llo. A un mes del fa­lle­ci­mien­to de su abue­la, la re­cuer­da a tra­vés de su amor por el ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.