“JUN­TAS SEMBRAMOS LO ME­JOR DEL AMOR”

MARILINA ROSS Y SU PA­RE­JA PRE­PA­RAN UN SHOW ME­MO­RA­BLE

Caras - - FOCO - por Fabián Ca­tal­do (Pro­duc­ción: Ali­cia Blan­co)

Juegan co­mo dos ado­les­cen­tes sin tiem­po ni in­hi­bi­cio­nes. Se en­su­cian bien las ma­nos, sin téc­ni­ca de jar­di­ne­ría y con más erro­res que acier­tos. Pe­ro la pa­san ge­nial. Marilina Ross (75) es­tá en el jar­dín de su ca­sa de Pa­ler­mo jun­to a Pa­tri­cia Rinc­ci (55), con quien se casó en ju­lio de 2013, des­pués de 8 años de con­vi­ven­cia. Am­bas in­ten­tan te­ner su pro­pia huer­ta, y ha­cen lo que pue­den. Al me­nos lo in­ten­tan. “La die­tó­lo­ga me in­sis­tió en que cul­ti­ve mi pro­pia huer­ta, y que co­ma más ver­du­ras. Otra vez ya lo ha­bía in­ten­ta­do, pe­ro era una huer­ta ex­tra­ña, me sa­lía to­do muy chi­qui­to: por ejem­plo, un cho­clo de cin­co cen­tí­me­tros (Ri­sas), ima­gi­na­te. Fue un ver­da­de­ro fra­ca­so. Los to­ma­tes co­mu­nes eran más chi­cos que los cherry. Pa­re­ce que la ar­mé en un lu­gar del jar­dín don­de no en­tra­ba bien el sol, al­go ne­ce­sa­rio pa­ra que to­do cre­cie­ra me­jor. Pe­ro aho­ra es­ta­mos po­nién­do­le ga­rra (Más Ri­sas) —le di­ce a CA­RAS la ar­tis­ta que en ci­ne hi­zo cer­ca de 30 fil­mes, y co­mo can­tan­te gra­bó una do­ce­na de dis­cos con te­mas de su au­to­ría co­mo “Puer­to Po­llen­sa”, “So­les” y “Que­re­me, Ten­go Frío” —. Lo im­por­tan­te es que con Pa­to sembramos fe­li­ci­dad pa­ra que bro­te por to­dos la­dos. En es­tos tiem­pos di­fí­ci­les, tra­ta­mos de es­tar bien y de reír­nos mu­cho”, agre­ga.

El nue­vo es­ti­lo de vi­da de Marilina Ross es­tá dan­do re­sul­ta­dos. El año pa­sa­do se asus­tó mu­cho cuan­do tu­vo una cri­sis re­la­cio­na­da con el EPOC (En­fer­me­dad Pul­mo­nar Obs­truc­ti­va Cró­ni­ca), que pa­de­ce des­de ha­ce tiem­po a cau­sa de ha­ber fu­ma­do mu­chí­si­mo. “A los que fu­man les re­co­mien­do que lo pien­sen dos ve­ces. Esa en­fer­me­dad me im­pe­día mo­ver­me con fa­ci­li­dad, me fa­ti­ga­ba mu­cho. Hoy es­toy ha­cien­do die­ta, co­mo al­go ca­da dos ho­ras, muy po­qui­to. Ya ba­jé va­rios ki­los, eso me ali­ge­ra la zo­na del dia­frag­ma y pue­do res­pi­rar me­jor. Tam­bién ha­go gim­na­sia to­dos los días: ca­mi­na­tas, ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios y vein­te mi­nu­tos de bi­ci­cle­ta. Co­mo es­toy aho­ra me sien­to mu­cho me­jor. Le es­toy muy agra­de­ci­da a la doc­to­ra Gra­cie­la Wag­ner, neu­mo­nó­lo­ga de la Fun­da­ción Fa­va­lo­ro, que me aten­dió de ur­gen­cia en el mo­men­to de la cri­sis. Ade­más al doc­tor Da­niel Co­lo­den­co, mi ac­tual neu­mo­nó­lo­go, uno de los res­pon­sa­bles de que aho­ra es­té tan bien”, ex­pli­ca la can­tan­te que es­tá más vi­tal y crea­ti­va que nun­ca. El 2 de no­viem­bre, en el Au­di­to­rio de Bel­grano, pre­sen­ta­rá “Otra Vez”, un con­cier­to con sus más re­cor­da­das can­cio­nes, con la pro­duc­ción de su gran amor,

Pa­tri­cia Rinc­ci, acom­pa­ña­da en piano y te­cla­dos por An­gel Mah­ler (Di­rec­ción Mu­si­cal), Dolly Sta­vi­lli­ni (vio­lín) y Car­los Di Pal­ma (ba­jo). “El show se lla­ma ‘Otra Vez’, por­que nos jun­ta­mos de nue­vo con An­gel des­pués de un tiem­po, por­que me ha­bía aban­do­na­do por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra (Ri­sas). El show es una es­pe­cie de re­co­rri­do por mi vi­da, y co­mo mi vi­da es tan lar­ga, en­tra de to­do. Las can­cio­nes son pe­da­zos de mi exis­ten­cia, son mi pro­pia his­to­ria, des­de mis pri­me­ros te­mas has­ta la úl­ti­ma can­ción que le hi­ce a Pa­to, que se lla­ma: ‘¿Quién me Iba a De­cir a Mí?’. Don­de can­to: ‘Co­ser no sa­be, no tie­ne idea qué es bor­dar, pe­ro sí sa­be abrir la puer­ta pa­ra ir a ju­gar… al pó­ker. Y tan­tas ri­sas y al­gu­nas lá­gri­mas tam­bién, y es­toy se­gu­ra que Dios son­ríe cuan­do nos ve’.”, cuen­ta emo­cio­na­da. A su la­do, Pa­tri­cia afir­ma que sus pri­me­ros pa­sos en la pro­duc­ción los dio gra­cias a Leo Ci­fe­lli, quien le en­se­ñó to­do. “Es la pri­me­ra vez que pro­duz­co so­la un es­pec­tácu­lo de Marilina. Me da un po­co de mie­do, pe­ro me sien­to se­gu­ra por­que sé a quien es­toy pro­du­cien­do”, di­ce Rinc­ci.

El buen pre­sen­te de Marilina no ter­mi­na allí, ya que ade­más es­ta a full con un nue­vo pro­yec­to que la tie­ne muy mo­vi­li­za­da. “En 1972 pro­ta­go­ni­cé un uni­per­so­nal lla­ma­do ‘So­li­ta y So­la’, di­ri­gi­da por Da­vid Sti­vel, cu­ya pro­duc­ción era de Lino Pa­ta­lano. Era en un Ca­fé Con­cert lla­ma­do ‘El Ga­llo Co­jo’, en San Tel­mo. Hoy, 46 años des­pués, a Lino se le ocu­rrió vol­ver a ha­cer la obra, ac­tua­li­za­da, en el Tea­tro Mai­po, ¡y me pro­pu­so di­ri­gir­la! La ac­triz que ele­gí es Mar­ta Me­dia­vi­lla, la hi­ja de Pa­tri­cia So­sa y Os­car Me­dia­vi­lla. Cuan­do yo la pro­ta­go­ni­cé te­nía 28 años, y aho­ra Mar­ti­ta tam­bién tie­ne 28. La ele­gí por­que es una es­tu­pen­da ac­triz. Va a ser mi de­but co­mo di­rec­to­ra, es­toy apren­dien­do mu­chí­si­mo”, co­men­ta en­tu­sias­ma­da.

Marilina y Pa­tri­cia si­guen ju­gan­do en su im­pro­vi­sa­da huer­ta. No pa­ran de reír­se. Ten­ta­da, la can­tan­te ha­ce una pau­sa y re­fle­xio­na. “La vi­da me si­gue sor­pren­dien­do, siem­pre es­toy ha­cien­do co­sas nue­vas. Mu­chas de ellas, ja­más las ima­gi­né. Al­go que apren­dí es a apren­der to­do el tiem­po so­bre lo que me to­ca vi­vir. Hay maes­tros en to­dos la­dos y en to­das las cir­cuns­tan­cias. Eso es lo que sien­to que me man­tie­ne jo­ven—con­fie­sa la mu­jer que en 2009 fue de­cla­ra­da Ciu­da­da­na Ilus­tre de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res—. ¿Si al­gu­na vez pen­sa­mos en te­ner un be­bé con Pa­to? Pa­ra eso sí que la vi­da me en­cuen­tra muy can­sa­da (Ri­sas). Te­ne­mos a Pom­pi (su ca­ni­che Toy) que cu­bre bas­tan­te ese lu­gar. La exis­ten­cia, co­mo la Na­tu­ra­le­za, tie­ne va­rias es­ta­cio­nes. Sien­to que es­toy vi­vien­do al má­xi­mo de lo que pue­do dar, no me pue­do que­jar. Con YouTu­be, hoy me co­no­cen va­rias ge­ne­ra­cio­nes. A mis con­cier­tos vie­nen abue­las, hi­jos y nie­tos, tres ge­ne­ra­cio­nes que se sa­ben to­das las le­tras de mis can­cio­nes La de­vo­lu­ción que re­ci­bo de los más jó­ve­nes es fan­tás­ti­ca. Yo apren­dí mu­cho con el do­lor, ca­da vez que su­frí pro­fun­da­men­te em­pe­cé a va­lo­rar más las co­sas. Hoy te pue­do de­cir que sé muy bien lo que real­men­te me ha­ce fe­liz. Y voy en su bús­que­da”, con­clu­ye.

La can­tan­te en la huer­ta de su ca­sa de Pa­ler­mo, jun­to a Pa­tri­cia Rinc­ci, con quien se casó en 2013. Tras ba­jar de pe­so pa­ra re­cu­pe­rar­se de un pro­ble­ma de sa­lud, da­rá un con­cier­to con los gran­des éxi­tos de su ca­rre­ra.

Marilina ce­le­bra un pre­sen­te a pleno amor, en el que ha­ce die­ta y ejer­ci­cio, y ade­más de pre­pa­rar su es­pec­tácu­lo mu­si­cal, de­bu­ta­rá di­ri­gien­do una obra de tea­tro pro­du­ci­da por Lino Pa­ta­lano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.