PA­SA­RE­LA CHA­NEL: EL SHOW MAS ES­PE­RA­DO

SUS IM­PAC­TAN­TES ESCENOGAFRIAS

Caras - - FOCO - Por Ro­se­lla de­lla Gio­vam­pao­la

La elec­ción de la “lo­ca­tion” es una de­ci­sión fun­da­men­tal pa­ra la rea­li­za­ción y el éxi­to de un des­fi­le. Si an­tes lo que con­ta­ba era ex­clu­si­va­men­te la co­lec­ción, la “vi­sión” del de­sig­ner y la mo­da ver­da­de­ra, ac­tual­men­te los fac­to­res en jue­go son mu­chos más. Los des­fi­les hoy en día es­tán con­ce­bi­dos co­mo un even­to que tie­ne que lle­var al es­pec­ta­dor—real o vir­tual—a vi­vir quin­ce mi­nu­tos má­gi­cos, trans­por­tán­do­lo a otro mun­do que lo su­mer­ja to­tal­men­te en la for­ma y en el con­cep­to que el de­sig­ner o el “brand” quie­re trans­mi­tir.

La mú­si­ca, lu­ces, efec­tos es­pe­cia­les y el “set­de­sign” son ca­da vez más im­por­tan­tes pa­ra que el even­to ten­ga éxi­to. Un rol fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to del “run­way show” es la elec­ción de la “lo­ca­tion”. Mu­chas fir­mas pre­fie­ren ele­gir pa­ra sus show lu­ga­res úni­cos, an­ti­guos y de pres­ti­gio, es­ce­na­rios ya co­no­ci­dos por el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo co­mo sím­bo­los de gran­de­za de la na­tu­ra­le­za o del es­fuer­zo hu­mano. Hay tam­bién “brands” que pre­fie­ren crear “set-de­signs” es­pec­ta­cu­la­res, da­do que no siem­pre la vi­sión de un di­se­ña­dor o de un team crea­ti­vo se pue­de re­fle­jar en al­go ya exis­ten­te.

El ejem­plo más cla­ro de es­ta úl­ti­ma lí­nea de pen­sa­mien­to son los des­fi­les de Karl La­ger­feld pa­ra Cha­nel, que ca­da tem­po­ra­da pro­po­nen un te­ma di­fe­ren­te: los des­fi­les del “brand” tie­nen siem­pre un “mood” nue­vo y ca­da vez re­sul­tan ser al­go ines­pe­ra­do e úni­co, con es­ce­no­gra­fías in­creí­bles, que pue­den te­ner un cos­to de mi­llo­nes de eu­ros. Sím­bo­lo de la ex­ce­len­cia fran­ce­sa des­de el 1910, la mai­son Cha­nel, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, lu­ce con or­gu­llo lo que que ca­da ca­sa de mo­da as­pi­ra: ser un sím­bo­lo de es­ti­lo atem­po­ral, sin re­nun­ciar al per­pe­tuo cam­bio de ca­da as­pec­to del mun­do fas­hion.

Ba­jo la per­fec­ta, y a ve­ces muy ex­tra­va­gan­te, di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Karl La­ger­feld, Cha­nel cru­za los tiem­pos y mar­ca las re­glas de ten­den­cia y ha­ce to­do sin de­jar que na­die ocu­pe su lu­gar en el Olim­po de los gran­des clá­si­cos de la mo­da. La mai­son es­tá en una per­ma­nen­te me­ta­mor­fo­sis que nun­ca se ol­vi­da de su iden­ti­dad, desa­rro­llan­do te­má­ti­cas siem­pre di­fe­ren­tes tam­bién gra­cias a la ex­tre­ma aten­ción con la cual se pien­sa y se rea­li­za el mar­co de ca­da “fas­hion show”. Hoy los ves­ti­dos pre­sen­ta­dos no son la úni­ca atrac­ción de un des­fi­le: lo es tam­bién la am­bien­ta­ción. La es­ce­no­gra­fía re­fle­ja la vi­sión de un de­sig­ner y le da la po­si­bi­li­dad de mos­trar al mun­do su pro­pia vi­sión an­tes que ven­ga in­ter­pre­ta­da por las re­vis­tas, por los blog­gers, etc.

Muy a me­nu­do, co­mo en el ca­so de Cha­nel, las es­ce­no­gra­fías son mís­ti­cas y su­rrea­lis­tas, y nos

Un “run­way” de Cha­nel pue­de cos­tar mi­llo­nes de eu­ros. Y te­ner, ba­jo la cú­pu­la de cris­tal del Grand Pa­lais, has­ta a un trans­atlán­ti­co.

trans­por­tan por un mo­men­to a un mun­do apar­te. Sus des­fi­les son des­de siem­pre los más es­pe­ra­dos du­ran­te la Pa­rís Fas­hion Week, pe­ro en los úl­ti­mos años la “sus­pen­se” cre­ció gra­cias a la elec­ción del set, que es­tá cui­da­do en ca­da mí­ni­mo de­ta­lle y que es ca­paz de con­tar su pro­pia his­to­ria jun­to a las crea­cio­nes que des­fi­lan. La pre­gun­ta es siem­pre la mis­ma: ¿Qué ha­brá in­ven­ta­do es­ta vez el ge­nio Karl? Des­de el 2005, Cha­nel or­ga­ni­za sus des­fi­les en el pa­la­cio sím­bo­lo de la mo­der­ni­dad de Pa­ris: el Grand Pa­lais, del cual la Mai­son es me­ce­nas ex­clu­si­vo e his­tó­ri­co en la re­mo­de­la­ción que em­pe­za­rá a fi­nes de 2020 y ter­mi­na­ra en el 2024.

La úl­ti­ma “mi­se en sce­ne” tal vez ha­ya si­do la más sor­pren­den­te : las ex­pre­sio­nes de es­tu­por de los in­vi­ta­dos que lle­ga­ron al Grand Pa­lais pa­ra asis­tir al des­fi­le de la co­lec­ción de prêt-à-por­ter pa­ra la pri­ma­ve­ra/ve­rano 2019 se es­cu­cha­ron am­pli­fi­ca­das ba­jo de la cú­pu­la de vi­drio del mí­ti­co pa­la­cio. Un es­ta­ble­ci­mien­to bal­nea­rio con are­na ver­da­de­ra y un mar con olas reales. Des­de ha­ce más de tre­ce años, al en­trar en la par­te prin­ci­pal del Grand Pa­lais—la más gran­de de Eu­ro­pa con sus 13.500 me­tros cua­dra­dos cu­bier-

tos por una es­truc­tu­ra de vi­drio y hie­rro—quien asis­te a los des­fi­les de Cha­nel es­tá acos­tum­bra­do a en­con­trar des­de enor­mes es­ta­tuas de hie­lo a un león do­ra­do que pi­sa con su pa­ta una gi­gan­tes­ca per­la; un enor­me glo­bo te­rrá­queo a unas pa­las eó­li­cas, co­mo ca­ta­ra­tas, una fo­res­ta que ro­dea un tea­tro grie­go, par­ques, sie­rras, su­per­mer­ca­dos, y has­ta una “bras­se­rie”. Tam­bién ram­pas de lan­ce y mi­si­les, ave­nue pa­ri­si­nas, una Tour Eif­fel o la ter­mi­nal de un ae­ro­puer­to.

La­ger­feld ha de­mos­tra­do ser el maes­troe­nes­te­ti­po­dees­pec­tácu­lo. Pa­ra el in­vierno 2016 re­cons­tru­yó la at­mós­fe­ra de un ate­lier re­tro: una pa­sa­re­la lar­ga, de 600 me­tros y con un úni­co “front row” y un ca­mino que no de­ja­ba so­lu­ción de con­ti­nui­dad y es­ta­ba de­ter­mi­na­do por la dis­po­si­ción de las si­llas al­re­de­dor de las cua­les des­fi­la­ban las mo­de­lo, re­cor­dan­do de es­ta for­ma los pri­me­ros de­fi­les de la ca­sa de mo­da en la bou­ti­que de ma­de­moi­se­lle Co­co, en Rue Cam­bon. En 2015, den­tro del Grand Pa­lais tam­bién apa­re­ció un ae­ro­puer­to con el ce­le­bre “lo­go” de la do­ble C mien­tras el año an­te­rior las mo­de­los se ha­bían tras­for­ma­do en ma­ni­fes­tan­tes y la pa­sa­re­la se ha­bía con­ver­ti­do en una tí­pi­ca ca­lle pa­ri­si­na re­cons­trui­da has­ta en los mí­ni­mos de­ta­lles. Lue­go, tam­bién hu­bo un ca­sino y un su­per­mer­ca­do y, pa­ra la co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018, La­ger­feld hi­zo re­cons­truir las Gar­gan­tas del Ver­don, en Pro­ven­za, en­tre ro­cas, plan­tas y ca­ta­ra­tas, co­mo mo­do de pre­sen­tar abri­gos, som­bre­ros, bo­tas de plás­ti­co y pa­ra­guas, ade­más de car­te­ras tras­pa­ren­tes e im­permea­bles. Crea­ti­vi­dad in­fi­ni­ta

Hoy, la elec­ción de la lo­ca­ción es tan cru­cial co­mo una co­lec­ción. La mú­si­ca, lu­ces, efec­tos es­pe­cia­les y el di­se­ño de ca­da es­ce­no­gra­fía son ca­da vez más im­por­tan­tes pa­ra que el even­to ten­ga éxi­to. Los mun­dos de Cha­nel: el Par­te­nón de Ate­nas, un jar­dín “art de­có” y un pa­la­cio de es­pe­jos.

Otro de los inol­vi­da­bles ca­pri­chos de La­ger­feld: la pa­sa­re­la del fu­tu­ro ocu­rre en una es­ta­ción es­pa­cial y ¡con cohe­te in­clui­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.