“VE­NIR AQUI ME HA­CE SEN­TIR ME­JOR”

SE­RRAT CAN­TO EN CA­SA GARRAHAN

Caras - - AGENDA - Por Fa­bián Ca­tal­do

En el mar­co de sus con­cier­tos en la Ar­gen­ti­na, Joan Ma­nuel vi­si­tó la ins­ti­tu­ción que alo­ja a ni­ños con cán­cer y a sus ma­dres, a quie­nes les re­ga­ló una emo­ti­va in­ter­pre­ta­ción de su em­ble­má­ti­ca can­ción “Esos Lo­cos Ba­ji­tos”.

Los ojos ex­ta­sia­dos de los ni­ños aso­man por en­ci­ma del bar­bi­jo. Mi­ran sin en­ten­der muy bien qué su­ce­de. La úni­ca cer­te­za es que su ma­má, la que los cui­da to­do el tiem­po, es­tá muy con­ten­ta, con lá­gri­mas dis­tin­tas en sus ojos. Lá­gri­mas que al mis­mo tiem­po can­tan jun­to al se­ñor que es­tá fren­te a ellos, en el mí­ni­mo e im­pro­vi­sa­do es­ce­na­rio. Joan Ma­nuel Se­rrat (74) in­ter­pre­ta la em­ble­má­ti­ca “Esos Lo­cos Ba­ji­tos” con el mis­mo sen­ti­mien­to y pro­fe­sio­na­lis­mo que ma­ni­fies­ta en sus mul­ti­tu­di­na­rios con­cier­tos, aun­que en esa sa­la hay me­nos de cien per­so­nas. Es el lu­nes 5 de no­viem­bre, a las 17:05 ho­ras, so­bre la ca­lle Pi­chin­cha, en el ba­rrio de Par­que Pa­tri­cios. La Ca­sa Garrahan, cu­ya con­sig­na es “El Ho­gar Le­jos del Ho­gar”, se lle­na de ale­gría con la pre­sen­cia del can­tau­tor es­pa­ñol que co­la­bo­ra con la ins­ti­tu­ción des­de ha­ce on­ce años. Y ha­ce cin­cuen­ta que “El Nano” vi­si­ta la Ar­gen­ti­na, y aho­ra es­tá de vuel­ta en el mar­co de su gi­ra in­ter­na­cio­nal “Me­di­te­rrá­neo Da Ca­po”. Sus pre­sen­ta­cio­nes in­clu­yen Ro­sa­rio, Cór­do­ba, San Juan, Men­do­za y el Tea­tro Gran Rex de la Ca­lle Co­rrien­tes, ci­clos que cul­mi­na­rán a me­dia­dos de no­viem­bre. An­tes de can­tar su ins­pi­ra­da can­ción, Se­rrat re­co­rrió las ins­ta­la­cio­nes y ha­bi­ta­cio­nes de la ins­ti­tu­ción, don­de es­tán alo­ja­dos las ma­dres y sus ni­ños con en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas, que se atien­den en los hos­pi­ta­les pe­diá­tri­cos Eli­zal­de, Garrahan o Gu­tié­rrez mien­tras cum­plen tra­ta­mien­to mé­di­co am­bu­la­to­rio. Son ma­más de es­ca­sos re­cur­sos, que vi­ven por lo ge­ne­ral en di­fe­ren­tes pro­vin­cias del país, y en­cuen­tran en ese lu­gar un ver­da­de­ro ho­gar. “Es un mun­do di­fí­cil don­de uno to­ma con­tac­to con es­ta his­to­ria du­ra de las en­fer­me­da­des in­fan­ti­les, y con las fa­mi­lias que su­fren una par­te im­por­tan­tí­si­ma de es­tas si­tua­cio­nes. La Ca­sa Garrahan tra­ba­ja pa­ra ayu­dar a cum­plir es­ta ne­ce­si­dad de aco­mo­dar, en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra, a quie­nes es­tán su­frien­do con los chi­cos, sus fa­mi­lia­res”, afir­ma Se­rrat.

—¿Qué le di­cen los chi­cos cuan­do lo ven?

—Al­gu­nos ni­ños reac­cio­nan con in­di­fe­ren­cia ab­so­lu­ta, una sa­lu­da­ble in­di­fe­ren­cia. Otros con cu­rio­si­dad y al­gu­nos con abu­rri­mien­to (Ri­sas). Los chi­cos tie­nen es­ta ma­ra­vi­llo­sa na­tu­ra­li­dad que los ha­ce tan ado­ra­bles.

—Us­ted su­peró al cán­cer en las tres opor­tu­ni­da­des en que se le de­tec­tó (2004, 2010 y 2013). A par­tir de esas ex­pe­rien­cias, ¿Sien­te que po­see más re­cur­sos pa­ra con­te­ner a los ni­ños que pa­de­cen esa en­fer­me­dad, y a sus ma­dres?

—Mi ex­pe­rien­cia es ab­so­lu­ta­men­te in­trans­fe­ri­ble, co­mo la de ca­da en­fer­mo. Lo que me pa­só tie­ne tam­bién al­gu­nas ven­ta­jas, co­mo por ejem­plo el he­cho de que ten­go que ha­cer­me re­vi­sio­nes ca­da equis tiem­po, lo cual me per­mi­te lo­ca­li­zar otro ti­po de en­fer­me­da­des que pue­dan apa­re­cer, co­sa que otros que se creen sa­nos no lo pue­den rea­li­zar. Yo me so­me­to al ri­gor cien­tí­fi­co. Fren­te a los ni­ños que pa­de­cen la en­fer­me­dad no sien­to que ten­ga un

ar­gu­men­to dis­tin­to al que pue­da te­ner cual­quier ciu­da­dano. Ca­da quien tie­ne un mun­do, una ex­pe­rien­cia, y ca­da una es dis­tin­ta. No, no creo que me ocu­rra lo de Sau­lo (Pa­blo de Tar­so, cu­yo nom­bre ju­dío era Sau­lo de Tar­so o Sau­lo Pa­blo, tam­bién co­no­ci­do co­mo San Pa­blo, após­tol y una de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras del Cris­tia­nis­mo), y que cuan­do lle­go a es­ta ins­ti­tu­ción re­ci­ba una luz ex­tra­or­di­na­ria del Cie­lo que me de­rri­be del ca­ba­llo, y que a par­tir de ahí apa­rez­ca fren­te a ellos co­mo un hom­bre nue­vo (Ri­sas). —¿Sien­te que hoy el mun­do es­tá más co­mu­ni­ca­do pe­ro me­nos sen­si­ble, y que so­mos más tec­no­ló­gi­cos pe­ro des­hu­ma­ni­za­dos?

—La so­li­da­ri­dad evi­den­te­men­te pa­re­ce­ría ser un va­lor en ba­ja, lo cual no quie­re de­cir que no de­ba­mos ser más in­sis­ten­tes, to­dos, en que no só­lo la so­li­da­ri­dad es­té en al­za, sino tam­bién que sea una si­tua­ción de le­sa hu­ma­ni­dad y de obli­ga­do cum­pli­mien­to.

—Una vez más en la Ar­gen­ti­na, una vez más en el Garrahan… ¿Qué en­cuen­tra me­jor y qué peor?

—Hoy en día exis­ten me­dios pa­ra se­guir en con­tac­to con las cues­tio­nes que nos in­tere­san, y por eso cuan­do lle­gué a la Ar­gen­ti­na no des­cu­brí na­da que no su­pie­ra cuan­do es­ta­ba en Bar­ce­lo­na. Y cuan­do me va­ya, tam­po­co va a ocu­rrir na­da ex­tra­or­di­na­rio que no pue­da se­guir per­fec­ta­men­te.

—En ca­da una de sus úl­ti­mas fun­cio­nes, el pú­bli­co ar­gen­tino lle­na las sa­las tea­tra­les y lo hon­ra con lar­gas ova­cio­nes de pie. ¿Qué pa­sa por su co­ra­zón, en un ám­bi­to tan di­fe­ren­te co­mo es­te, pri­va­do y re­du­ci­do, cuan­do le can­ta “Esos Lo­cos Ba­ji­tos” a ni­ños que pa­san por mo­men­tos tan di­fí­ci­les?

—-Los ni­ños son una par­te muy sen­si­ble, aun­que las di­fe­ren­tes eta­pas del ser hu­mano tam­bién lo son. A mí, por ejem­plo, ade­más me pa­san por el co­ra­zón los abue­los vie­jos que vi­ven un tiem­po de gran aban­dono, de ol­vi­do por par­te de la so­cie­dad. En es­te ca­so, uno tra­ta de es­tar con los ni­ños, so­bre­to­do in­ten­ta que ellos es­tén cer­ca y que se sien­tan acom­pa­ña­dos. Po­ca co­sa po­de­mos ha­cer, pe­ro bueno, mu­chas po­cas co­sas van ha­cien­do al­go más gran­de. Que se­pan que al­guien que ha­bi­tual­men­te ven en una pan­ta­lla y a la dis­tan­cia, es­tá aquí, cer­ca de su dra­ma co­ti­diano, es al­go que re­con­for­ta. Ser ar­tis­ta tie­ne mu­chas par­tes bue­nas, y una de ellas creo que es es­to, que pue­de ser re­con­for­tan­te pa­ra los de­más y que lo es tam­bién pa­ra uno. Me gus­ta acer­car­me por aquí, me ha­ce sen­tir me­jor cuan­do me voy de la Ar­gen­ti­na.

El can­tau­tor es­pa­ñol vi­si­ta el Garrahan des­de ha­ce on­ce años. Con­fie­sa que los ni­ños, cuan­do lo ven, reac­cio­nan con una “sa­lu­da­ble in­di­fe­ren­cia”, y le ha­ce bien acom­pa­ñar­los en su du­rí­si­ma his­to­ria.

(De izq. a der.) Jor­ge Me­nehem, pre­si­den­te de la Fun­da­ción; Car­los Kam­bou­rian, pre­si­den­te del Hos­pi­tal; Se­rrat; Bea­triz Res­nik, coor­di­na­do­ra de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les de la Fun­da­ción,; y Juan Ra­món O’Don­nell, coor­di­na­dor de la Ca­sa Garrahan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.