“LAS MU­JE­RES NOS ELO­GIAN MAS QUE LOS HOM­BRES”

MAI­TE LA­NA­TA Y MA­LE­NA NAR­VAY

Caras - - REVELACIONES - Por Sa­bri­na Ga­lan­te (Pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

La pri­me­ra coin­ci­den­cia en­tre Mai­te La­na­ta (18) y Ma­le­na Nar­vay (21) se ma­te­ria­li­za en la can­ti­dad de men­sa­jes que acu­mu­lan sin leer en sus cuen­tas de Ins­ta­gram. Al­gu­nos más efu­si­vos que otros, ce­le­bran su his­to­ria de amor ado­les­cen­te en la exi­to­sa fic­ción de Te­le­fé, “100 Días pa­ra Ena­mo­rar­se”, y otros di­ri­gi­dos a “Jem­ma” (ship crea­do por sus fa­ná­ti­cos en las re­des so­cia­les pro­duc­to de la unión en­tre el per­so­na­je de Juan y Em­ma) agra­de­cen la vi­si­bi­li­dad que se le dio a cier­tas te­má­ti­cas so­cia­les que de­ja­ron de ser un ta­bú en la te­le­vi­sión. “Cuan­do leí los pri­me­ros li­bros su­pu­se que la ti­ra se iba a des­ta­car pe­ro no me ima­gi­né el fu­ror de nues­tra pa­re­ja. Hay gen­te que nos es­cri­be en to­dos los idio­mas: ita­liano, por­tu­gués y has­ta en ru­so, que no en­ten­de­mos na­da. Hay le­tras que no pue­do ni des­ci­frar de dón­de son”, ad­mi­te Nar­vay. Mien­tras tan­to La­na­ta, que se dis­tien­de en su ho­ra­rio de al­muer­zo pa­ra re­ci­bir a CA­RAS en el bar de los es­tu­dios de Te­le­fé, de­du­ce: “Creo que al ser una pa­re­ja ado­les­cen­te, que en un prin­ci­pio era de les­bia­nas, es al­go que nun­ca se ha­bía mos­tra­do y por eso pe­gó tan­to, ade­más de que es­tá muy bien con­ta­da. Yo ve­nía de “El Mar­gi­nal” y “El Ele­gi­do” y te­nía mu­chos se­gui­do­res pe­ro eran otro tar­get de los que tie­ne “Ma­le” que ve­nía de un pú­bli­co más ju­ve­nil por “Quie­ro Vi­vir a tu La­do”. Y de la no­che a la ma­ña­na se mul­ti­pli­ca­ron”. Ac­tri­ces en as­cen­so, ha­blan del buen “feed­back” que ge­ne­ró es­ta his­to­ria, “que ha­ce­mos con to­do el res­pe­to y se­rie­dad”, y se sor­pren­den de las ex­pe­rien­cias de vi­da que des­cu­brie­ron a tra­vés del “boom” que sig­ni­fi­có la co­me­dia de “Un­der­ground”. “El otro día me es­cri­bió una chi­ca de 30 años que te­nía no­via y no lo ha­bía po­di­do ha­blar nun­ca con la fa­mi­lia. Y su ma­má, que se ha­bía en­ca­ri­ña­do con Juan y Em­ma, lo ter­mi­nó acep­tan­do ge­nial. Tam­bién un chi­co trans que por nues­tra his­to­ria se ani­mó a en­ca­rar a una chi­ca. Sa­ber que al­guien se iden­ti­fi­có o vi­vió una his­to­ria pa­re­ci­da es­tá bue­ní­si­mo”, se enor­gu­lle­ce Ma­le­na que en com­pli­ci­dad con su com­pa­ñe­ra de elen­co re­vi­ven

aque­lla pri­me­ra prue­ba de cá­ma­ra don­de la quí­mi­ca fue de­ter­mi­nan­te pa­ra la elec­ción de la du­pla. “Era una es­ce­na de un re­creo don­de yo te­nía que mi­rar­la me­dio enamo­ra­da, me­dio ma­chón. Sin guión ni diá­lo­gos. Al prin­ci­pio no sa­bía­mos si íba­mos a ser no­vias; só­lo que yo iba a gus­tar de ella y Ma­le iba a ser ma­la con­mi­go”, re­cuer­da una de las re­ve­la­cio­nes “teen” del año que jun­to con la ac­tual pa­re­ja de Ju­lián Se­rrano (25) se po­si­cio­nan co­mo re­fe­ren­tes ju­ve­ni­les pa­ra su ca­si mi­llón y me­dio de se­gui­do­res.

— Nin­gu­na de las dos ha­bía be­sa­do an­tes a una mu­jer en la fic­ción. ¿Les cos­tó ge­ne­rar esa in­ti­mi­dad ca­si sin co­no­cer­se?

Ma­le­na Nar­vay: —Si bien no te­nía­mos tan­ta con­fian­za to­da­vía, la es­ce­na flu­yó re bien. Yo pen­sa­ba en ella más que en mí por­que sien­do más chi­ca se po­día sen­tir in­có­mo­da. Pe­ro “Mai” tra­ba­ja des­de chi­qui­ta y es re pro­fe­sio­nal. Nues­tro pri­mer be­so en cá­ma­ra ca­si no tu­vo en­sa­yo, que­dó en la pri­me­ra to­ma que hi­ci­mos. Fue un po­co im­pro­vi­sa­do y si ha­bía ner­vios, tam­bién ser­vían pa­ra con­tar­lo.

Mai­te La­na­ta: —Qui­zás la gen­te de afue­ra es­ta­ba más aler­ta a có­mo va a ser ese be­so; si se me­tía len­gua, si no. Pe­ro al ser el pri­me­ro se ha­bló bas­tan­te y el di­rec­tor nos ex­pli­có bien có­mo te­nía que ser. Yo sí ha­bía be­sa­do a una chi­ca en un en­sa­yo pa­ra una obra de tea­tro, pe­ro pa­ra mí es lo mis­mo que be­sar a un chi­co. No fue un re­to pa­ra na­da.

—¿A us­ted Ma­le­na tam­po­co le sig­ni­fi­có un re­to ac­to­ral te­ner que be­sar­se con otra ac­triz?

—Ca­da per­so­na­je es un re­to pa­ra mí. No sé si me pa­re­ce muy dis­tin­to que con un chi­co, qui­zás hay otra de­li­ca­de­za en la ma­ne­ra. No creo que ha­ya una te­rri­ble di­fe­ren­cia en­tre am­bos se­xos pe­ro que hay al­go dis­tin­to pue­de ser. Qui­zás cuan­do te be­sas con un pi­be es­tá co­mo más can­che­ro.

— ¿La “pri­me­ra vez” en­tre Juan y Em­ma tam­bién flu­yó na­tu­ral­men­te?

MN: —Sí, por­que co­mo fue bas­tan­te des­pués del be­so con “Mai” ya te­nía­mos bas­tan­te quí­mi­ca y

“Te­ne­mos mu­cho más le­van­te con las mu­je­res…”. (M.La­na­ta)

“Las fa­ná­ti­cas me pi­den que de­je a Ju­li (Se­rrano) por Mai­te.” (M.Nar­vay)

de he­cho nos hi­ci­mos ami­gas. En­ton­ces no dio pu­dor. Yo, por ejem­plo, nun­ca ha­bía es­ta­do en cor­pi­ño en un set que fue co­mo un “no se qué” pe­ro se pa­só en­se­gui­da. Con Mai­te te­ne­mos un hu­mor muy pa­re­ci­do y eso tam­bién ayu­da. ML:— Me acuer­do que jus­to esa es­ce­na se en­sa­yó más y se hi­zo mu­chas ve­ces por la can­ti­dad de pla­nos que te­nía. Siem­pre en las es­ce­nas de se­xo se va la ma­yo­ría del equi­po y se va­cía un po­co el set. Y eso te in­co­mo­da sien­do con un hom­bre o con una mu­jer. Te­nés co­mo una pre­sión de que to­dos se van por­que es­tás en pe­lo­tas.

— ¿Sien­ten pu­dor al ver­las al ai­re? ML:—No, por­que no es al­go tan hot; si en cam­bio mos­tra­ra un des­nu­do sí. Por ahí, en el pri­mer be­so pen­sa­ba en mi abue­lo vien­do eso y me da­ba bas­tan­te co­sa. El de­jó de se­guir ha­ce bas­tan­te la no­ve­la por­que di­ce que “son to­dos tro­los”… ¡Ya no la ve más! Se abu­rrió. ¡Pe­ro des­pués me vino a pe­dir per­dón!

MN: —Yo tam­bién me ima­gi­na­ba a mis abue­las vien­do la es­ce­na y ¡me ma­ta­ba de ri­sa por lo que pen­sa­rían..! Sé que se­gu­ra­men­te ha­brán he­cho al­gu­na ca­ra cuan­do la vie­ron. Una de las dos me ha­bía es­cri­to cuan­do es­tu­vo al ai­re la es­ce­na de Mai­te pe­ro con Ma­le­na Vi­lla, que ca­si es­tán jun­tas, y me

pu­so: “¡Qué suer­te que vos no te­nés que ha­cer esa es­ce­na!”. ¡No te­nía idea lo que se ve­nía!

— ¿Y su pa­re­ja (Ju­lián Se­rrano) se sen­tó a ver la es­ce­na con us­ted o pre­fi­rió evi­tar­la?

MN: —Ob­vio que la vio. A él le re gus­tó la del pri­mer be­so; me di­jo que le ha­bía en­can­ta­do. “Ju­li” me apo­ya siem­pre. Ca­si nun­ca la ve­mos jun­tos por­que en ese ho­ra­rio o tie­ne en­sa­yo o es­tá en “Show­match”. Y con Mai­te se “jo­den” mu­tua­men­te por Ins­ta­gram. ¡Es muy di­ver­ti­do!

ML: —Yo le con­tes­to iró­ni­ca­men­te y hay al­gu­nos que pien­san que es en se­rio y se la creen… Co­mo que lo es­toy bar­dean­do pos­ta. Pe­ro ni nos co­no­ce­mos.

—Vía re­des so­cia­les y en com­pli­ci­dad con su no­vio, Ma­le­na ex­pu­so: “La ver­dad es que al fi­nal los dos nos la pa­sa­mos cha­pan­do con otra gen­te. Creo que de­be­ría­mos abrir la pa­re­ja. ¿Quién más se su­ma?”. ¿Se re­fe­ría a un trío?

MN: —Era en chis­te y la gen­te has­ta em­pe­zó a pos­tu­lar­se. (Ríe) Nos em­pe­za­mos a car­gar por­que él se ha­bía da­do un be­so con So­fi Mo­ran­di en una co­reo­gra­fía del “Bai­lan­do” y yo con “Mai”.

— ¿Se per­mi­ti­ría vi­vir una re­la­ción abier­ta?

MN: —Yo es­tu­ve de no­via an­tes de Ju­lián y hu­bo un mo­men­to de una eta­pa de re­la­ción me­dio abier­ta. Al prin­ci­pio te lo to­más di­ver­ti­do has­ta que de re­pen­te te em­pie­za a dar ce­los. Yo pre­fe­ría ni en­te­rar­me y él sí que­ría sa­ber to­do en de­ta­lle (ri­sas). En un mo­men­to nos die­ron ce­los pe­ro en un pun­to nos ter­mi­nó ha­cien­do bien y se re­cu­pe­ró un po­co la re­la­ción que te­nía bas­tan­tes años. Pe­ro sé que con Ju­lián hoy en día no ten­dría una re­la­ción abier­ta. No nos ha­ce fal­ta por­que nos sen­ti­mos re bien así co­mo es­ta­mos. Y creo que ha­bría ce­los. “Ju­li” es un po­co más ce­lo­so que yo.

ML: —Yo me pa­re­ce que al­go abier­to no vi­vi­ría. No ten­go tan­ta ex­pe­rien­cia con re­la­cio­nes de pa­re­ja co­mo pa­ra de­cir eso. Pe­ro pre­fie­ro la mo­no­ga­mia, la pa­re­ja-pa­re­ja.

— ¿En el plano de la in­ti­mi­dad tie­nen ta­búes?

MN: —Vi­vo mi in­ti­mi­dad con mu­cha li­ber­tad so­bre to­do si es con al­guien con el que me sien­to en con­fian­za. Tam­bién creo en el se­xo sin amor pe­ro, per­so­nal­men­te, lo dis­fru­to más si es con al­guien a quien quie­ro. —¿Hay al­go que la in­hi­ba o que no se atre­ve­ría a ex­pe­ri­men­tar?

MN: —Si ten­go que de­cir al­go que no hi­ce o no ha­ría es el sa­do­ma­so­quis­mo. Nun­ca me gus­tó ni me lla­mó la aten­ción.

—Mai­te ha con­fe­sa­do que su per­so­na­je de chi­co trans “ahu­yen­ta” un po­co a los hom­bres...

ML: —¡Ojo que ca­da tan­to un le­van­te de al­gún pi­be ten­go! Acá hay un men­sa­je de un chi­co (se­ña­la los men­sa­jes de Ins­ta­gram en su te­lé­fono). Pe­ro sí ten­go más le­van­te de mu­je­res pri­me­ro por­que no ten­go no­vio y ob­via­men­te por­que es lo que es­toy mos­tran­do en mi tra­ba­jo.

—Ma­le­na ¿Le su­ce­de lo mis­mo es­tan­do en pa­re­ja?

MN: —Sí, más aho­ra avan­za­da la ti­ra que an­tes. Nos elo­gian mu­cho más las chi­cas que los hom­bres. ¡Y es di­ver­ti­do! A ve­ces con­tes­tas y a ve­ces no por­que son mu­chí­si­mos. Mu­chas “Jem­mas” me es­cri­ben di­cien­do: “Oja­lá de­jes a Ju­lián pa­ra es­tar con Mai­te en la vi­da real”. ¡Lo odian a Ju­lián! Su­bo una fo­to con él y en­se­gui­da co­men­tan: “Es­ta fo­to se­ría mu­cho me­jor con Mai­te” y me pe­gan la ca­ra de Mai­te.

— ¿La mu­jer es más osa­da o se ani­ma más que el hom­bre?

Re­fe­ren­tes teen, no du­dan en na­tu­ra­li­zar el be­so en­tre dos mu­je­res. Nar­vay can­ta blues, soul y to­ca piano y gui­ta­rra. La­na­ta es­cu­cha Rock Na­cio­nal.

MN: —Sí, mu­cho más. No­so­tras lo ve­mos to­do el tiem­po. Por ejem­plo, cuan­do sin co­no­cer­te te di­cen de ir a to­mar al­go a la no­che o te in­vi­tan a sa­lir a al­gún lu­gar. Una vez una chi­ca en un bo­li­che me di­jo: “¡Sos re lin­da, no sé qué co­sa más!” , me em­pe­zó a ti­rar on­da y le di­je que es­ta­ba en pa­re­ja. Aho­ra, cuan­do voy a bai­lar me re­co­no­cen más y mu­chos ya sa­ben que es­toy con “Ju­li” o por ahí se acer­can pe­ro pa­ra pe­dir­me una fo­to. An­tes, qui­zás, me en­ca­ra­ban más. ML: -Yo só­lo lo veo por Ins­ta­gram pe­ro no lle­gó a ser en­ca­re. Una chi­ca me in­vi­tó a to­mar una cer­ve­za y me de­jó su nú­me­ro.

— ¿El ha­la­go o pi­ro­po las in­ti­mi­da?

MN: — De­pen­de qué te di­gan ....

ML: — A mi me cau­san gra­cia, siem­pre me cau­só gra­cia la cur­si­le­ría. No me gus­ta lo cur­si. Me han es­cri­to un poe­ma una vez y no sa­bía qué de­cir. Me po­ne mal.

— Es la pri­me­ra vez que se cuen­ta en te­le­vi­sión el ro­man­ce en­tre una mu­jer y un chi­co trans… ¿Sien­ten el pe­so de las crí­ti­cas más con­ser­va­do­ras?

ML: —No es un pe­so sí una res­pon­sa­bi­li­dad por ser una te­má­ti­ca so­cial. Me pa­só ha­ce po­co en el sub­te, con una se­ño­ra que me di­jo: “Te veo aho­ra per­so­nal­men­te y

sos lin­da. ¡Qué lás­ti­ma que te den ese pa­pel po­dría ha­ber­lo he­cho otra per­so­na, vos sos lin­da no es­tás pa­ra eso!”. Co­mo si uno tu­vie­se que ser feo pa­ra ha­cer un pa­pel así.

MN: —No­so­tros na­ci­mos con to­do un po­co más na­tu­ra­li­za­do pe­ro hay gen­te más gran­de que se lo to­ma mal y pien­sa que no ten­dría que es­tar en un ho­ra­rio fa­mi­liar. Una se­ño­ra en la fi­la del su­per­mer­ca­do me di­jo: “Me­jor vos que­da­te con el chi­co gran­do­te que es nor­mal… Por­que vos, que sos tan lin­da, es ra­ro que te que­des con el otro que no se en­tien­de mu­cho”. Y la ca­je­ra me mi­ró y nos em­pe­za­mos a reir. Creo que el te­ma de la ho­mo­se­xua­li­dad se fue na­tu­ra­li­zan­do un po­co más en la te­le pe­ro to­da­vía to­do lo del trans­gé­ne­ro no.

— ¿Qué en­ti­dad le dan a los “ha­ters” en re­des so­cia­les? ML: —Yo no con­tes­to, sal­vo que me cau­se mu­cha gra­cia y has­ta le doy “li­ke”. No sé ni có­mo se blo­quea pe­ro no me da eli­mi­nar­lo. Ca­da uno es li­bre de opi­nar.

MN: -Ca­da vez leo me­nos. Cuan­do me pu­se de no­via con “Ju­li” sal­ta­ron mu­chos “ha­ters” de la na­da de to­dos la­dos. Al prin­ci­pio me lo to­ma­ba re-mal y me an­gus­tia­ba bas­tan­te, por­que no en­ten­día por qué tan­to odio. Ge­ne­ral­men­te te di­cen gor­da, fea, se me­ten con tu fí­si­co…

— ¿Y ha­bien­do pa­de­ci­do de bu­li­mia en su ado­les­cen­cia la afec­ta­ban más?

— Ya no. Aho­ra cuan­do leo al­guno di­rec­ta­men­te lo pa­so por al­to. Me acuer­do que an­tes cuan­do no me gus­ta­ba al­go, me que­da­ba to­do el día pen­san­do que a la ma­ña­na me ha­bía vis­to un ro­lli­to o un gra­ni­to de más y se me arrui­na­ba el día com­ple­to. Cuan­do te­nes un tras­torno ali­men­ti­cio la pa­sas mal, ho­rri­ble. Me ais­la­ba com­ple­ta­men­te y de­jé de ver­me con mis ami­gos. Em­pe­zás a per­der gen­te. Yo fui du­ran­te un año a un cen­tro que se lla­ma­ba “La Ca­si­ta”, don­de hay gru­pos de apo­yo y te­ra­pia con nu­tri­cio­nis­tas y psi­có­lo­gos que te con­tie­nen bas­tan­te. Y eso me ayu­dó un mon­tón. A pe­sar que des­pués me cu­ré, me ha­bían que­da­do se­cue­las. Co­mo la de mi­rar­me tres ho­ras al es­pe­jo an­tes de sa­lir a un lu­gar. Me acuer­do que an­tes de ha­cer el cas­ting pa­ra “Quie­ro Vi­vir a tu La­do”, la no­ve­la de Pol-ka, pro­me­tí no mi­rar­me al es­pe­jo pa­ra no boi­co­tear­me.

— ¿Hay al­gu­na par­te de sus cuer­pos que hoy las acom­ple­je? MN: —Hoy, si veo al­go que no me gus­tó, pien­so que la vi­da si­gue y me en­fo­co en otras co­sas. Creo que siem­pre va a exis­tir al­go que te mi­rás y no te va a gus­tar.

ML: —A mí la fren­te an­cha… Aun­que tam­po­co es un com­ple­jo. Mis pies, por ejem­plo, no me gus­tan y me da ver­güen­za mos­trar­los. So­bre to­do, los de­dos y las uñas. En un mo­men­to qui­se te­ner unas te­tas más gran­des pe­ro des­pués di­je no, ya es­tá. Tam­po­co me ope­ra­ría hoy ni lo­ca, pe­ro me hu­bie­se gus­ta­do

“Creo en el se­xo sin amor pe­ro lo pre­fie­ro en pa­re­ja” (M. Nar­vay)

te­ner un po­co más de lo­las.

— ¿La co­que­te­ría es al­go que las re­pre­sen­ta?

MN: —No po­dría con­si­de­rar­me co­que­ta. Me gus­ta ver­me arre­gla­da y pro­du­ci­da si ten­go al­gún even­to. Pe­ro en la vi­da dia­ria soy re­la­ja­da.

ML: —Yo no soy muy fe­me­ni­na y nun­ca lo fui. Ja­más me im­por­tó la mo­da y lo que se usa. Siem­pre bus­co la co­mo­di­dad. — En la úl­ti­ma no­ta con CA­RAS Mai­te ase­gu­ró que no des­car­ta la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en un “Bai­lan­do por un Sue­ño”… Ud. Ma­le­na, ¿Se ani­ma­ría a com­pe­tir con su pa­re­ja en la pis­ta? MN: —Me da­ría un po­co de pu­dor, no por él sino por to­do en ge­ne­ral. Y tam­po­co ten­go tan­ta con­fian­za en el bai­le to­da­vía. ¡Pe­ro nun­ca di­gas nun­ca! Me ha di­cho que va­ya a ver­lo al es­tu­dio pe­ro co­mo es jus­to la com­pe­ten­cia se­ría ex­tra­ño. (Ri­sas).

Du­pla trans­gre­so­ra. Jun­tas en su pri­mer shoo­ting, las ac­tri­ces que com­po­nen a Juan y a Em­ma en “100 Días pa­ra Ena­mo­rar­se” ha­blan del éxi­to, del amor y de­rri­ban ta­búes.

Ba­jo el nom­bre “Jem­ma”, en­tre las dos lle­gan a un mi­llón y me­dio de fo­llo­wers en Ins­ta­gram. Mai­te gra­ba “El Jar­dín de Bron­ce” y Nar­vay lan­za­rá un dis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.