EL “OR­GU­LLO” DE LOS RE­YES

LEO­NOR CUMPLIO 13 AÑOS

Caras - - CARAS -

El 31 de oc­tu­bre, mien­tras las ni­ñas del mun­do ce­le­bra­ban Ha­lo­ween, ella, en lu­gar de ele­gir un te­me­ro­so dis­fraz, lu­ció un aniña­do ves­ti­do y vi­vió uno de los mo­men­tos con más ner­vios de su vi­da. La prin­ce­si­ta Leo­nor cum­plió 13 años pe­ro le­jos de di­ver­ti­dos fes­te­jos, co­mo mar­ca la ley de la reale­za, de­bió dar su pri­mer dis­cur­so ofi­cial, re­ci­tan­do el ar­tícu­lo 1º de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la. Pa­ra­da so­bre un es­ca­lón di­si­mu­la­do con te­la co­lo­ra­da pa­ra así po­der al­can­zar el atril, la hi­ja de los re­yes Fe­li­pe VI (53) y Le­ti­zia (45) dio su pa­so ini­cial en el lar­go ca­mino de he­re­de­ra a la co­ro­na. Co­mo un or­gu­llo­so rey, su pa­dre le aca­ri­ció la es­pal­da mien­tras su ma­dre se­ca­ba al­gu­na lá­gri­ma y su her­ma­na, So­fía (11), mo­vía su pie en cla­ra mues­tra de los ner­vios que te­nía. En la Zar­zue­la to­dos afir­man que Leo­nor es una ni­ña tí­mi­da, bon­da­do­sa, tran­qui­la y res­pon­sa­ble. “Le in­cul­ca­ron que de­be es­tu­diar igual que sus com­pa­ñe­ros pe­ro que, ade­más, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de ser me­jor que to­dos”, ase­gu­ran. Has­ta el año pa­sa­do Leo­nor ce­le­bra­ba su cum­plea­ños co­mo el res­to de sus com­pa­ñe­ri­tas de co­le­gio con una fies­ta en el pa­la­cio des­pués de la cual sus ami­gui­tas más íntimas se que­da­ban a dor­mir lue­go de co­mer la tor­ta que Le­ti­zia per­so­nal­men­te le pre­pa­ra­ba, “sin azú­car y con ha­ri­na in­te­gral”. La prin­ce­si­ta tie­ne una per­so­na­li­dad fuer­te que la ha­ce mos­trar­se se­gu­ra an­te las cá­ma­ras. En con­tra­po­si­ción con su her­ma­na, So­fía, que es ex­tro­ver­ti­da y muy so­cia­ble. “Muy par­lan­chi­na”, bro­mea su pa­dre. A Leo­nor le gus­ta el ci­ne del di­rec­tor ja­po­nés Aki­ro Ku­ro­sa­wa y por eso es­tu­dia chino, ade­más de ha­blar per­fec­ta­men­te in­glés.

Y co­mo si no fue­ran de­ma­sia­das pre­sio­nes, la prin­ce­sa de As­tu­rias ade­más en­fren­tó la au­sen­cia de su abue­lo, Juan Car­los (80) que se fue a na­ve­gar con una de sus hi­jas, y los fuer­tes co­men­ta­rios so­bre el look de su ma­dre. Le­ti­zia fue muy cri­ti­ca­da por un re­to­que que se ha­bría rea­li­za­do en la na­riz y por las ca­nas que lu­cía en su la­cia ca­be­lle­ra. Quie­nes no la quie­ren ase­gu­ran que la mo­nar­ca es ca­paz de cual­quier co­sa pa­ra lla­mar la aten­ción y dis­traer las mi­ra­das so­bre sus hi­jas, has­ta de “ol­vi­dar” teñirse.

La hi­ja del rey Fe­li­pe VI y de Le­ti­zia co­men­zó con su ca­mino ha­cia el trono de Es­pa­ña. Y en lu­gar de te­ner su fies­ta de cum­plea­ños, el 31 de oc­tu­bre de­bió re­ci­tar el ar­tícu­lo 1º de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la fren­te al Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.