“EL TOUCH AND GO NO ME CA­LIEN­TA”

JOR­GE­LI­NA ARUZZI: “FEMME FATALE” CON SA­BOR A DURAZNELA

Caras - - FOCO - Por Sa­bri­na Ga­lan­te

Su re­gis­tro vo­cal es tan am­plio que du­ran­te la pro­duc­ción y en­tre­vis­ta con CA­RAS, cues­ta aso­ciar que aquel sua­ve y pau­sa­do tim­bre de voz, que des­lum­bró con sus mo­nó­lo­gos re­edi­ta­dos de Ni­ní Mars­hall en el “Li­ceo Co­medy”, per­te­ne­ce a la mis­ma Jor­ge­li­na Aruzzi (44). Ama­ble y con una ca­li­dez que se des­pren­de de la ava­sa­llan­te abo­ga­da que com­po­ne en “100 Días pa­ra Enamo­rar­se”, se dis­cul­pa por un pro­ble­ma en las cuer­das vo­ca­les que la obli­gó a po­ner un al­to en sus com­pro­mi­sos y ce­le­bra el di­cho­so mo­men­to te­le­vi­si­vo en el que so­bre­sa­le por su ma­gis­tral ti­ming pa­ra la co­me­dia. “Fue un año de mu­cho tra­ba­jo y gran­des cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra. Ha­cer ti­ra y tea­tro fue muy can­sa­dor y aho­ra de­bo cui­dar mi voz de una ma­ne­ra mi­nu­cio­sa y man­te­ner si­len­cio por un ra­to. So­bre to­do por­que Ni­ní fue una obra que amo pe­ro de mu­cho des­plie­gue vo­cal”, jus­ti­fi­ca la ac­triz y co­me­dian­te que en un gui­ño a la exi­to­sa fic­ción de Te­le­fé, don­de su per­so­na­je for­ma pa­re­ja con un me­cá­ni­co (Os­val­do La­port), po­sa al des­nu­do en una suer­te de re­crea­ción de “al­ma­na­que hot”. “Es­toy có­mo­da con mi cuer­po, con mi edad y me sien­to una mu­jer muy libre. Tam­po­co me an­do mos­tran­do to­do el tiem­po por­que soy ba­jo per­fil pe­ro si me dan ga­nas de des­nu­dar­me me des­nu­do. A ve­ces me sien­to sexy y otras, un ca­ni­che con pu­llo­ver”, re­co­no­ce en­vuel­ta en un di­mi­nu­to de­lan­tal y cu­bier­ta por una pe­que­ña tor­ta de du­raz­nos, el pos­tre “es­tre­lla”

“A ve­ces me sien­to sexy y otras me veo co­mo un ca­ni­che con pu­llo­ver. Con los años me fui sa­can­do com­ple­jos de en­ci­ma”

de Inés.

Se­gu­ra de su apa­rien­cia y des­po­ja­da de cual­quier pre­jui­cio que pu­die­ra lle­gar a opa­car la ple­ni­tud de sus 44 años, reivin­di­ca el pa­so del tiem­po y le res­ta im­por­tan­cia a los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za. “Con los años me fui sa­can­do com­ple­jos de en­ci­ma y hoy me sien­to lin­da cuan­do me ro­deo de gen­te que le gus­ta vi­vir co­mo a mí. Al­gu­nas co­sas de la edad me molestan co­mo a to­dos pe­ro in­ten­to acep­tar­las y sa­car el fo­co de ahí. En­ve­je­cer es un re­ga­lo que nos otor­ga la vi­da y si no lo to­ma­mos así es psi­co­ti­zan­te. No hay na­da co­mo son­reír pa­ra man­te­ner­se jo­ven”, dic­ta­mi­na.

En tiem­pos de “po­li­amor” y abier­ta al de­ba­te que plan­tea la ti­ra de Un­der­ground, don­de no exis­te una úni­ca for­ma de con­ce­bir el amor ni re­glas más que las que es­ta­ble­ce la pro­pia pa­re­ja, se de­fi­ne co­mo una mu­jer libre, sin ata­du­ras o en­ca­si­lla­mien­tos a la ho­ra de amar.

“Creo que las re­glas es­tán cam­bian­do y hoy el amor no tie­ne una for­ma de­ter­mi­na­da. Con res­pec­to a las fan­ta­sías soy una mu­jer abier­ta. Voy pa­ra ade­lan­te si me pa­re­ce bien y sino no. Po­dría es­tar con un hom­bre mu­cho ma­yor si me gus­ta­ra y aun­que no me sien­to atraí­da se­xual­men­te por mu­je­res con­cre­ta­men­te, no qui­ta que si al­gún día me gus­ta al­gu­na me per­mi­ta es­tar con ella”, con­fie­sa. Y, des­pren­di­da de la “femme fatale” que com­po­ne en la fic­ción, ase­gu­ra: “El’ touch and go’ no me ca­lien­ta; ne­ce­si­to sen­tir otro ti­po de co­ne­xión pa­ra es­tar con al­guien. Me gus­ta que me ha­gan reír y por su­pues­to otras co­sas pe­ro si es­tá el hu­mor ya cap­tas mi aten­ción”. Con una se­gun­da tem­po­ra­da de tea­tro con­fir­ma­da pa­ra el año pró­xi­mo y en ple­na rec­ta fi­nal de las gra­ba­cio­nes de Te­le­fé, la ac­triz que desembarcó en la pro­fe­sión a tra­vés de las re­cor­da­das cá­ma­ras ocul­tas de “Vi­deo­match” ad­mi­te que no con­fía en las apli­ca­cio­nes del celular ni re­des so­cia­les pa­ra es­ta­ble­cer un víncu­lo. “No sé si Inés in­ti­mi­da pe­ro no ten­go mu­chas pro­pues­tas pa­ra sa­lir. Calcu­lo que tie­ne que ver con que los hom­bres de mi ge­ne­ra­ción es­tán ca­sa­dos o no sé. Lo úni­co que que­da­ría son las pro­pues­tas por Ins­ta­gram pe­ro pre­fie­ro pa­sar”, con­clu­ye sin an­tes de­cla­rar que su ver­da­de­ro éxi­to es pro­por­cio­nal al tiem­po com­par­ti­do con su hi­ja Am­bar (9).

“Con res­pec­to a las fan­ta­sías soy una mu­jer abier­ta. Voy pa­ra ade­lan­te si al­go me pa­re­ce bien y sino no...”

Ac­triz ver­sá­til, bri­lla en “100 días pa­ra Enamo­rar­se” con un ti­ming ma­gis­tral pa­ra la co­me­dia. Con­fie­sa que con su se­xua­li­dad es una mu­jer libre y que no se en­ca­si­lla. A sus 44 rein­vin­di­ca el pa­so del tiem­po y ad­mi­te que la ri­sa la man­tie­ne más jo­ven.

En un gui­ño al per­so­na­je de Inés, po­sa con una tor­ta de du­raz­nos ela­bo­ra­da por Na­za­reno Ma­cha­do Tor­tas. Sol­te­ra, di­ce que el hu­mor en un hom­bre la con­quis­ta y des­con­fía de las “apps” pa­ra co­no­cer gen­te. Re­pe­ti­rá “Ni­ní en el Ai­re” en 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.