“DON­NA YA TIE­NE DO­TES DE AC­TRIZ” GABRIELA SA­RI Y SU HI­JA

Caras - - CARAS - Por Kary Ló­pez (pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

En al­gu­nas oca­sio­nes la des­cu­bre bailando so­la y ,en otras, le sor­pren­de el ta­len­to na­tu­ral que su hi­ja pa­re­ce te­ner a la ho­ra de po­sar. “¡Co­mo si su­pie­ra cuán­do mi­rar a la cá­ma­ra!”, ex­cla­ma Gabriela Sa­ri so­bre Don­na (1), la ni­ña que lle­gó al mun­do el 17 de sep­tiem­bre de 2017, fru­to de su re­la­ción con el pe­rio­dis­ta Da­rian “Ru­lo” Schij­man (36). “Tra­ba­jé has­ta el quin­to mes de em­ba­ra­zo con la obra ¨Aca­lo­ra­das¨. Tu­ve un em­ba­ra­zo muy lin­do por­que me sen­tía in­creí­ble y con mu­cha fuer­za. La ex­pe­rien­cia de ser ma­má es al­go que vi­vo de ma­ne­ra muy na­tu­ral. Só­lo al te­ner un hi­jo po­dés com­pren­der ese amor tan má­gi­co. Don­na es una be­ba di­vi­na, sú­per ale­gre y muy afec­tuo­sa. Cuan­do vie­nen ami­gos y fa­mi­lia­res a ca­sa, a to­dos les pi­de upa. ¡Es muy mi­mo­sa! Yo le te­nía mu­cho mie­do a la ma­ter­ni­dad, pe­ro mi as­tró­lo­ga me tran­qui­li­zó y me di­jo que iba a ser una ex­ce­len­te ma­dre”, con­fie­sa la ac­triz, quien sien­te pa­sión por la an­ces­tral dis­ci­pli­na que es­tu­dia la in­fluen­cia de los as­tros.

“Pa­ra mí es al­go im­por­tan­te. So­mos in­di­vi­duos que lle­ga­mos a es­te mun­do pe­ro re­gi­dos por un mon­tón de pla­ne­tas y es­ta­mos atra­ve­sa­dos por ener­gía. Ca­da año me ha­go la car­ta as­tral y tam­bién se la hi­ci­mos a Don­na cuan­do na­ció. Es co­mo un ma­pa de tu ser. Yo soy de Escorpio y Don­na y Da­rian, de Virgo. Son sig­nos muy fuer­tes a los que les gus­ta ser el cen­tro de aten­ción y nos da­mos cuen­ta por­que la ne­na, cuan­do es­ta­mos con­ver­san­do en­tre adul­tos, em­pie­za a lla­mar la aten­ción (ri­sas) Ella siem­pre pi­de su lu­gar. Y más allá de lo que ya hay en la fa­mi­lia, des­de los as­tros tam­bién al­go in­di­ca que en Don­na hay una ten­den­cia a lo ar­tís­ti­co. ¿Si tie­ne do­tes de ac­triz? Es muy chi­qui­ta aún, pe­ro sí; es muy ex­pre­si­va, in­te­li­gen­te y me doy cuen­ta que ya tie­ne mu­cho hu­mor”, ase­gu­ra Gabriela. A la ho­ra de

“Don­na es una be­ba di­vi­na, sú­per ale­gre y muy afec­tuo­sa. Es muy ex­tro­ver­ti­da y le gus­ta ser siem­pre cen­tro de la aten­ción.”

lle­var ade­lan­te la crian­za de su ni­ña, Sa­ri re­co­no­ce ser una ma­má que po­ne lí­mi­tes: “No soy con­des­cen­dien­te. Me des­cu­brí con un ca­rác­ter muy fir­me.”

Di­cha elec­ción, sin em­bar­go, no de­tie­ne a la ac­triz en su de­seo de prac­ti­car el co­le­cho con Don­na y su pa­re­ja. Y, so­bre la re­la­ción del pa­pá con su hi­ja, agre­ga: “Da­rian es un pra­dra­zo, sú­per ca­ri­ño­so, la lle­na de be­sos. Se tie­nen un amor enor­me y ca­da vez que él lle­ga a la ca­sa, lis­to, la pier­do... (ri­sas) Por suer­te ha­ce de to­do y es­tá muy pre­sen­te. Ve­ni­mos muy bien. Ha­ce po­co me sa­lió un tra­ba­jo en el in­te­rior y no que­ría via­jar y de­jar­la, pe­ro él me di­jo ¨¡An­dá, lo te­nés que ha­cer ¡Yo me ocu­po de to­do!¨ Y así fue”.

Des­pués de un tiem­po de dis­fru­te y de­di­ca­ción, Sa­ri sien­te de­seos de re­gre­sar a la ru­ti­na la­bo­ral: “Creo que ya pue­do ir­me más ho­ras de ca­sa, por­que una vez que pa­sa el pri­mer año es mu­cho más fá­cil. Pu­de fil­mar una pe­lí­cu­la y te­ner una par­ti­ci­pa­ción en ¨Riz­ho­ma Ho­tel¨ por­que no me de­man­da­ban tan­to tiem­po, pe­ro aho­ra que Don­na es­tá más gran­de­ci­ta, yo pue­do de a po­co em­pe­zar a des­pe­gar”, con­clu­ye Gabriela, de ca­ra a una nue­va eta­pa, en la que la idea de for­ma­li­zar no es una me­ta in­me­dia­ta pa­ra la ac­triz y Da­rian. “Lo que fue or­ga­ni­zar el pri­mer cum­plea­ños de Don­na me ha­ce pen­sar ¡Cuán­to más difícil se­ría la fies­ta de una bo­da! (ri­sas) Así es que, por aho­ra, ca­sar­nos no es una prio­ri­dad”.

La ac­triz di­ce que su be­ba de un año y dos me­ses es una mez­cla de sus ras­gos y los de su pa­pá: el pe­rio­dis­ta Da­rian “Ru­lo” Schij­man. Fan de la as­tro­lo­gía, Sa­ri con­fie­sa que su hi­ja ya tie­ne su car­ta as­tral, don­de tam­bién sur­ge lo ar­tís­ti­co.

Gabriela re­co­no­ce ser una ma­má que po­ne lí­mi­tes, pe­ro que al mis­mo tiem­po de­ci­dió jun­to a su pa­re­ja ha­cer co­le­cho con Don­na. Se sien­te lis­ta pa­ra vol­ver a la ru­ti­na de tra­ba­jo, aho­ra que su hi­ja es­tá más gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.