“AYER FUI BE­LLA, HOY SOY MITICA”

ALE­JAN­DRA RA­DANO EN LA PIEL DE LA DI­VA JOAN CRAW­FORD

Caras - - CARAS - Por Le­ti­cia Po­mo

Es­cu­char ha­blar a Ale­jan­dra Ra­dano es trans­por­tar­se a la ima­gen de Joan Craw­ford, la mí­ti­ca di­va de Holly­wood, a quien in­ter­pre­ta ma­gis­tral­men­te en “He­llo, Andy”. La ac­triz ha­bla co­mo ella, la sien­te. En­tra en cuer­po y al­ma. Co­mo si Craw­ford se hu­bie­ra tras­la­da­do y ella ahí, le da vi­da y la po­ten­cia. Di­ri­gi­da por Al­fre­do Arias, re­co­rre el oca­so de Joan cuan­do, de­ses­pe­ra­da por sen­tir có­mo se ale­ja­ba de las lu­ces y su be­lle­za se opa­ca­ba inexo­ra­ble­men­te, re­cu­rre al exi­to­so ar­tis­ta pop Andy War­hol, que se ca­rac­te­ri­za­ba por in­mor­ta­li­zar en sus re­tra­tos a gran­des. En un mo­nó­lo­go sor­pren­den­te, Ra­dano tran­si­ta to­das las emo­cio­nes has­ta lle­gar a lo más pro­fun­do, el oca­so pro­pia­men­te di­cho. Una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca a War­hol, es el pun­to de par­ti­da pa­ra una pues­ta que in­va­de to­dos los sen­ti­dos.

—¿Qué sig­ni­fi­ca in­ter­pre­tar es­te per­so­na­je?

—Es un desafío “pis­pear” en su mun­do y sus me­tá­fo­ras; las que in­ten­to des­ci­frar a tra­vés de mi ofi­cio de in­tér­pre­te de tea­tro mu­si­cal. Joan no mues­tra. Se man­tie­ne pú­di­ca con sus pro­fun­dos sen­ti­mien­tos y eso me re­cuer­da al­go que una vez me di­jo un di­rec­tor de tea­tro: “Lo in­tere­san­te de los per­so­na­jes es jus­ta­men­te lo que no cuen­tan o lo que no mues­tran”.

—¿Pue­de vin­cu­lar la vi­da de Craw­ford con la su­ya?

—La vincu­lo con lo que es­toy ocul­tan­do en es­te pre­ci­so mo­men­to.

—¿Por qué se vuel­ven a ele­gir con el di­rec­tor Al­fre­do Arias? —Tra­ba­jar jun­tos es de un cre­ci­mien­to cons­tan­te que me im­pul­sa a apren­der, an­dar y des­an­dar ca­mi­nos. Su obra es apa­sio­nan­te y es­ta pues­ta me per­mi­tió in­da­gar, pro­po­ner y rea­li­zar un tra­ba­jo a ni­vel vi­sual por­que hay un so­por­te de imá­ge­nes y vi­deo­clips sin re­to­ques. Fo­tos cru­das que de al­gu­na ma-

Pa­ra lo­grar el pa­re­ci­do con la di­va Ale­jan­dra ne­ce­si­ta va­rias ho­ras de pro­duc­ción con un pei­na­do que fue la mar­ca per­so­nal de Joan. Di­ce que la ad­mi­ra por su va­len­tía en una épo­ca do­mi­na­da por los hom­bres.

ne­ra en­car­nan la pre­sen­cia de lo frá­gil, en un mo­men­to don­de rei­nan el HD y los re­to­ques di­gi­ta­les. — ¿Có­mo se pre­pa­ra pa­ra ca­da fun­ción?

— Siem­pre es una pre­pa­ra­ción épi­ca por­que el per­so­na­je pro­po­ne un look to­tal que ella mis­ma di­se­ñó y que me obli­ga a re­ple­gar­me ba­jo el ma­qui­lla­je ex­tre­mo. Pro­po­ne otra cor­po­ra­li­dad y has­ta su pei­na­do fue una mar­ca per­so­nal. Joan cons­tru­yó una ima­gen con mi­nu­cio­si­dad, por lo tan­to la pre­pa­ra­ción es ex­ten­sa y lle­va mu­cha con­cen­tra­ción. Ca­da domingo la fun­ción es a las 17 y yo a las 13 ya em­pie­zo a pre­pa­rar­me.

—¿Lle­gar a lo in­terno de ese per­so­na­je tam­bién le lle­va mu­cho tiem­po?

—No me me­to en el per­so­na­je sino que cuen­to un per­so­na­je del que re­co­rro su pa­sa­do y atra­ve­sa­mos jun­tas el nue­vo len­gua­je del ar­te. Es­to la va a con­de­nar a ser so­la­men­te un re­cuer­do. “He­llo Andy” ha­bla de la so­le­dad de una mu­jer que un día fue una dio­sa atra­pa­da por el ne­ga­ti­vo del sép­ti­mo ar­te y el fu­tu­ro de un ar­te sin pre­jui­cios dis­pues­to a de­rri­bar ba­rre­ras im­pul­sa­do por un vi­sio­na­rio co­mo Andy War­hol. Es di­fe­ren­te a to­do. Es­tá en un es­pa­cio inusual ya que “Proa” es un mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo fue­ra de lo co­mún. Y en ese es­pa­cio tan ele­gan­te en­tra la crea­ción de uno de los di­rec­to­res más pro­lí­fi­cos y vi­gen­tes co­mo es Al­fre­do Arias, que re­par­te su ar­te en­tre la Ar­gen­ti­na, Fran­cia e Ita­lia.

—¿Qué sig­ni­fi­ca en­trar en el mun­do Craw­ford? —Es muy in­tere­san­te por­que fue una obre­ra de Holly­wood. Una mu­jer po­li­fa­cé­ti­ca e hi­per­ac­ti­va que se rein­ven­tó y has­ta su­po ga­nar­se un lu­gar en un mun­do de hom­bres. Una fra­se de ella me iden­ti­fi­ca “Cuan­do no ha­go na­da me sien­to te­rri­ble­men­te can­sa­da”. —¿Po­dría ser una fe­mi­nis­ta? —Pro­pu­so un cam­bio de rol de lo que ve­nían in­ter­pre­tan­do las ac­tri­ces de en­ton­ces y en­car­na­ba a mu­je­res li­be­ra­les, de­ci­di­das, arries­ga­das, li­bres y va­lien­tes, en un mun­do hos­til do­mi­na­do por los hom­bres de una so­cie­dad re­pri­mi­da. Fue ejem­plo pa­ra mi­les de mu­je­res que desea­ban esa fuer­za y de­ter­mi­na­ción pa­ra afron­tar la vi­da. Hay una fra­se que Arias in­cor­po­ra en el tex­to so­bre el efec­to de­vas­ta­dor del tiem­po en el ros­tro de las es­tre­llas: “Es ver­dad. Ayer fui be­lla pe­ro hoy soy mí­ti­ca”, y eso es pro­pio de al­guien que en­tien­de la iro­nía de la vi­da y sa­be ver el va­so me­dio lleno.

En el tea­tro del mu­seo “Proa”, en la Bo­ca, Ra­dano re­co­rre el oca­so de la di­va con gran so­li­dez. Ase­gu­ra que lo que más le apa­sio­na es “pis­pear” su mun­do y po­der des­ci­frar sus me­tá­fo­ras a tra­vés de su ofi­cio co­mo ac­triz del gé­ne­ro mu­si­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.