Epi­lep­sia re­frac­ta­ria

Más de 39.000 ni­ños en Ar­gen­ti­na tie­nen es­ta con­di­ción y se ve­rían be­ne­fi­cia­dos con la die­ta ce­to­gé­ni­ca, una mo­di­fi­ca­ción en la ali­men­ta­ción pa­ra ha­cer­la ri­ca en gra­sas y ba­ja en car­bohi­dra­tos que ge­ne­ra be­ne­fi­cios en la sa­lud y que se ven re­fle­ja­dos en l

Caras - - SALUD -

La die­ta ce­to­gé­ni­ca es un tra­ta­mien­to mé­di­co no far­ma­co­ló­gi­co, cien­tí­fi­ca­men­te de­mos­tra­do que se in­di­ca en ni­ños con epi­lep­sia de difícil con­trol o re­frac­ta­ria a fár­ma­cos an­ti­con­vul­si­van­tes. En la ac­tua­li­dad cons­ti­tu­ye la op­ción de tra­ta­mien­to no far­ma­co­ló­gi­co más uti­li­za­da en el mun­do pa­ra pa­cien­tes con epi­lep­sia re­frac­ta­ria.

Si bien el 70% de las epi­lep­sias res­pon­den al tra­ta­mien­to con fár­ma­cos an­ti­con­vul­si­van­tes, el 30% res­tan­te no lo­gra con­tro­lar la cri­sis con­vul­si­vas con me­di­ca­ción a do­sis ade­cua­das, a es­tas epi­lep­sias se las de­no­mi­na Epi­lep­sias Re­frac­ta­rias. La die­ta ce­to­gé­ni­ca se­ría una op­ción te­ra­péu­ti­ca pa­ra es­te gru­po de pa­cien­tes. Sin em­bar­go, se es­ti­ma que só­lo 1 de ca­da 20 ni­ños den­tro de ese gru­po son tra­ta­dos con es­ta te­ra­pia. 7 de ca­da 10 pa­cien­tes que re­ci­ben die­ta ce­to­gé­ni­ca re­du­cen en más de un 50% la can­ti­dad de cri­sis y den­tro de es­te gru­po, el 40% las dis­mi­nu­ye en más del 90%. El ob­je­ti­vo ini­cial es el con­trol de las cri­sis con­vul­si­vas y la me­jo­ría cog­ni­ti­va del pa­cien­te, pos­te­rior­men­te co­mo ob­je­ti­vo se­cun­da­rio se in­ten­ta­rá dis­mi­nuir la do­sis de los fár­ma­cos an­ti­epi­lép­ti­cos evi­tan­do así efec­tos no desea­dos, ad­ver­sos de la me­di­ca­ción.

En­tre los ali­men­tos in­clui­dos en la die­ta, se en­cuen­tran la cre­ma, acei­te, man­te­ca, car­ne, po­llo, hue­vo, que­sos, pes­ca­do, fru­tas y ver­du­ras. Por otra par­te, que­dan ex­clui­dos ce­rea­les, pa­pas, ga­lle­ti­tas, cho­clo, batata o pas­tas. En la ma­yo­ría de los ca­sos no es ne­ce­sa­rio rea­li­zar es­te tra­ta­mien­to du­ran­te to­da la vi­da sino que lue­go de unos años se co­mien­zan a in­tro­du­cir dis­tin­tos ali­men­tos has­ta que el pa­cien­te fi­nal­men­te pue­de rea­li­zar una die­ta nor­mal. Con el ini­cio de la te­ra­pia ce­to­gé­ni­ca, los pa­cien­tes con epi­lep­sia y sus fa­mi­lia re­fie­ren, en la ma­yo­ría de los ca­sos, una me­jo­ra cog­ni­ti­va y con­duc­tual, es­te pri­mer cam­bio se ge­ne­ra por los be­ne­fi­cios in­he­ren­tes a la nue­va te­ra­pia y a la re­du­ción del nú­me­ro e in­ten­si­dad de las cri­sis. El pa­cien­te es­tá más aten­to, más aler­ta, res­pon­de me­jor a las te­ra­pias de reha­bi­li­ta­ción, me­jo­ra sus ho­ras y ca­li­dad del sue­ño y ob­via­men­te, si hay res­pues­ta al tra­ta­mien­to, em­pie­za a con­tro­lar sus cri­sis. Tam­bién con­tro­lan­do su epi­lep­sia, me­jo­ra su ca­li­dad de vi­da. Con­tri­bu­ye a la ad­he­ren­cia de la die­ta ce­to­gé­ni­ca su re­fuer­zo con fór­mu­las nu­tri­cio­na­les pa­ra la pre­pa­ra­ción de las co­mi­das, que brin­dan los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra po­der cum­plir con los ob­je­ti­vos del tra­ta­mien­to. La fór­mu­la pue­de uti­li­zar­se co­mo com­ple­men­to o co­mo úni­ca fuen­te nu­tri­cio­nal, se­gún la in­di­ca­ción mé­di­ca. Con­sis­te en un pre­pa­ra­do de sen­ci­lla ela­bo­ra­ción, que fa­ci­li­ta la te­ra­pia, po­see di­fe­ren­tes nu­trien­tes en un mis­mo pro­duc­to y ge­ne­ra que quie­nes las con­su­men en­tren rá­pi­do en la de­gra­da­ción de las ce­to­nas, que es el pro­ce­so que ge­ne­ra el efec­to be­ne­fi­cio­so an­ti con­vul­si­van­te y ayu­da a que la rea­li­za­ción del tra­ta­mien­to sea más to­le­ra­ble. Es­ta fór­mu­la y el tra­ta­mien­to de die­ta ce­to­gé­ni­ca se en­cuen­tra cu­bier­to por las obras so­cia­les y pre­pa­gas o por el Mi­nis­te­ro de Desa­rro­llo so­cial en ca­so de que el pa­cien­te no cuen­te con co­ber­tu­ra mé­di­ca, en to­dos aque­llos ca­sos pa­ra los que es­tá in­di­ca­da. Es­ta co­ber­tu­ra es­tá con­tem­pla­da en la Ley de Discapacidad (22.431 y 24.901) pa­ra aque­llos pa­cien­tes que cuen­ten con el cer­ti­fi­ca­do (CUD) y pa­ra aque­llos que no, ga­ran­ti­za su pro­vi­sión gra­tui­ta la Ley de Epi­lep­sia (25.404).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.