“CREO EN EL AMOR LIBRE”

MA­LU­MA Y SU NO­VIAZ­GO SIN CE­LOS NI ATA­DU­RAS

Caras - - AGENDA - Por Sa­bri­na Ga­lan­te

Si no tu­vie­se que su­bir­se a un avión ca­da se­ma­na o pro­gra­mar con an­te­la­ción sus días en ba­se al es­tric­to ca­len­da­rio de gi­ras al­re­de­dor del mun­do Juan Luis Londoño (24), más co­no­ci­do co­mo Ma­lu­ma (apo­do que adop­tó en honor a su ma­má Mar­lli, su pa­dre Luis Alfonso y su her­ma­na ma­yor Ma­nue­la) “pa­sa­ría to­do el día mon­tan­do a caballo”, ad­mi­te el can­tau­tor co­lom­biano cu­yo ver­ti­gi­no­so pre­sen­te trans­cu­rre en­tre ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, jets de lu­jo y vue­los pri­va­dos. “Ya no me acuer­do ni có­mo es mi ca­sa, co­men­cé mi ca­rre­ra y no he pa­ra­do de via­jar. Si ten­go un tiem­po pa­ra pa­sar por Me­de­llín voy a be­sar a mis pe­rros, le entrego a mi ma­má una ma­le­ta con ro­pa pa­ra la­var y des­pués me vuel­vo. Mi vi­da gi­ra en torno a los tours. A ve-

ces me des­pier­to y es­toy per­di­do, no sé qué ho­ra es ni dón­de es­toy pe­ro soy fe­liz. Amo lo que ha­go y ese es mi éxi­to”, ana­li­za con sa­bi­du­ría el ar­tis­ta ur­bano que en­ca­be­za los ran­kings de los hom­bres más se­xies del pla­ne­ta. Des­ta­ca­do por la osa­día en la elec­ción de sus ves­tua­rios, el can­tan­te de raí­ces la­ti­nas eli­ge es­qui­var a quie­nes lo cri­ti­can “por­que no me afec­ta” y se ha­ce no­tar por su estilo fas­hio­nis­ta. Bas­ta con ver fo­to­gra­fías de 2011, en los que se lo pue­de apre­ciar con la ca­be­za ra­pa­da y sin ras­tros de bar­ba o bi­go­te mien­tras que en la ac­tua­li­dad aca­pa­ra la aten­ción por su lar­ga ca­be­lle­ra ru­bia pla­ti­na­da en las pun­tas,al estilo Kurt Co­bain. “No me mo­les­ta pa­ra na­da que se bur­len de mi pe­lo o cuan­do di­cen que soy gay. Es in­tere­san­te que la gen­te se de­di­que 4 ho­ras, de las 24 ho­ras que tie­ne el día, a ha­cer­me

un “meme”. No me cho­ca ni me frus­tra”, ad­mi­te quien sue­le lu­cir ex­clu­si­vas pren­das “Guc­ci” o “Dol­ce & Gab­ba­na” com­bi­na­das con ac­ce­so­rios de lu­jo ta­les co­mo ca­de­nas, re­lo­jes de oro (el úl­ti­mo fue un Ro­lex que com­pró en Bal Har­bour por 14 mil dó­la­res), ga­fas en to­das sus ver­sio­nes (pre­fe­ren­te­men­te ama­ri­llas, su co­lor fe­ti­che) y bol­sos Louis Vuit­ton que su­pe­ran los tres mil eu­ros. “La mo­da re­pre­sen­ta mu­cho pa­ra mí des­de muy ni­ño. Yo de­ci­do qué po­ner­me des­de que ten­go uso de ra­zón. Ya lan­cé mi mar­ca de ro­pa en 2015 en Co­lom­bia. Me en­can­ta ves­tir­me bien, no es por va­ni­dad sino es amar­se y que­rer­se uno mis­mo y mos­trar­le a la gen­te có­mo uno se es­tá sin­tien­do”, se sin­ce­ra el afa­ma­do “Pretty Boy” que des­de los ca­tor­ce años se ar­mó de una va­lio­sa co­lec­ción de ta­tua­jes que re­mi­ten a “di­fe­ren­tes ca­pí­tu­los de mi vi­da”. Ins­crip­cio­nes co­mo la fi­gu­ra de un león so­bre el pe­cho, la pa­la­bra “Ma­lu­ma” en su pier­na iz­quier­da en ho­me­na­je a su fa­mi­lia, el ros­tro de un bu­da ti­be­tano “ya que el bu­dis­mo me ha traí­do mu­chas res­pues­tas a mi vi­da”, un buho a la al­tu­ra del hom­bro “pa­ra nun­ca per­der la sa­bi­du­ría”, la pa­go­da tí­pi­ca ja­po­ne­sa en el bra­zo iz­quier­do ya que con­si­de­ra su cuer­po co­mo un tem­plo y un re­fu­gio, una brú­ju­la en los bí­ceps “pa­ra no per­der el rum­bo” y el ros­tro de Hér­cu­les, su pri­mer caballo fri­són, son al­gu­nas de las ilus­tra­cio­nes que el mul­ti­mi­llo­na­rio eli­ge lle­var co­mo se­llo. “Hér­cu­les es mi par­ce­ro. Me iden­ti­fi­co mu­cho con él. Com­par­ti­mos la gran­de­za y la no­ble­za. Cuan­do lo vi por pri­me­ra vez sen­tí al­go ex­tra­ño y a la vez in­creí­ble. So­mos uno”, di­ce el oriun­do de Me­de­llín que al­gu­na vez tu­vo una tor­tu­ga, un in­se­pa­ra­ble bull­dog fran­cés (Ki­la­te) y hoy cui­da de sus dos “hi­jos pe­rru­nos”, los si­be­ria­nos al­bi­nos Bon­nie y Cly­de con los que se

El ído­lo ce­le­bra su amor de un año y me­dio con la DJ Natalia Ba­ru­lích en el que no le da lu­gar a los ce­los. Quie­re con­ver­tir­se en pa­dre jo­ven y vi­vir en una cam­po ro­dea­do de ca­ba­llos.

co­mu­ni­ca a tra­vés de vi­deo­lla­ma­das ca­da vez que es­tá le­jos de ca­sa. “Di­go que son mis ban­di­dos por­que me ro­ba­ban la ro­pa, los za­pa­tos y se co­mían has­ta la pin­tu­ra de las pa­re­des. Pe­ro no pue­do re­tar­los: mi amor por ellos es más fuer­te. Jun­to a mis afec­tos ellos son mi mo­ti­va­ción”, re­fle­xio­na.

Aman­te de los es­pa­cios ver­des y “dog lo­ver” (tam­bién con­vi­ve con sus pe­rras Yo­ga y Ju­lie­ta y cui­da de sus ca­ba­llos Mé­ga­ra, Apo­lo, Cor­leo­ne y Zeus) el la­ti­noa­me­ri­cano con ma­yor cau­dal de se­gui­do­res en Ins­ta­gram no em­pie­za su día sin an­tes dis­fru­tar de un sa­lu­da­ble desa­yuno a ba­se de hue­vos, ca­fé y fru­tas se­gui­do de su me­jor te­ra­pia: una ha­bi­tual ru­ti­na de ejer­ci­cios. “Al vi­vir en una mon­ta­ña me gus­ta sa­lir a tro­tar y no hay na­da co­mo an­dar en bi­ci­cle­ta so­lo. Tam­bién amo el mo­to­cross, ju­gar ping-pong y prac­ti­car Wa­veSurf. De­jo el celular y du­ran­te ese lap­so me aís­lo de cual­quier co­mu­ni­ca­ción pa­ra te­ner paz. Lue­go abro mi Ipad, mi­ro Ins­ta­gram y veo las reunio­nes que ten­go”, de­ta­lla el due­ño de una lu­jo­sa fin­ca en Llano Gran­de, su gran “re­fu­gio” a so­lo una ho­ra de la ciu­dad de Me­de­llín,

don­de re­ci­bió es­pe­cial­men­te a Su­sa­na Gi­me­néz por su es­tre­cho víncu­lo y con mo­ti­vo de las gra­ba­cio­nes del especial del pro­gra­ma de la di­va. “Me iden­ti­fi­co con su ener­gía po­si­ti­va, soy acua­riano, pa­sio­nal y ani­ma­lis­ta cien por cien­to co­mo ella”, le con­fe­sa­ba a CA­RAS en su úl­ti­ma vi­si­ta al país quien, en­tre otras ac­ti­vi­da­des, se pa­seó jun­to a la con­duc­to­ra en una di­ver­ti­da tra­ve­sía en cua­tri­ci­clo y tras pre­sen­tar­le a su fa­mi­lia la agas­jó en el VIP del show que brin­dó esa se­ma­na en su ciu­dad na­tal.

Con una po­de­ro­sa vi­da es­pi­ri­tual que adop­tó co­mo fi­lo­so­fía de vi­da (im­pul­sa­da por una tía pro­fe­so­ra de Yo­ga) y bu­dis­ta prac­ti­can­te, el rey del “gé­ne­ro ur­bano” ate­so­ra ca­da mi­nu­to pre­vio a sa­lir a es­ce­na don­de le de­di­ca unos mi­nu­tos a orar y a me­di­tar en so­le­dad. “Soy una per­so­na re­li­gio­sa y la fe me ayu­da a ser fuer­te. Pro­cu­ro ha­cer mis ora­cio­nes, con­cen­trar­me en la in­ti­mi­dad y cuan­do te­nes las ba­ses fuer­tes, na­da te pue­de de­rrum­bar”, di­ce con cer­te­za.

Des­li­ga­do de la fi­gu­ra de “la­tin lo­ver” en la in­ti­mi­dad, ya que lo con­si­de­ra só­lo un pa­pel pa­ra em­po­de­rar­se so­bre el es­ce­na­rio, ad­mi­te que “tras bam­ba­li­nas soy to­do la con­tra­rio al que ven en el es­ce­na­rio. Soy muy fa­mi­li­ero y ten­go una re­la­ción sen­ti­men­tal que lle­va más de un año. Es im­por­tan­te que la gen­te se­pa que yo me enamo­ro, su­fro y llo­ro co­mo cual­quier otra per­so­na”.

Cau­te­lo­so de su in­ti­mi­dad,

aun­que sin es­ca­ti­mar en ha­la­gos pa­ra con su pa­re­ja Natalia Ba­ru­lích (25) ad­mi­te que la DJ de as­cen­den­cia cu­bano croa­ta que lo ob­nu­bi­ló con su be­lle­za lle­gó en el mo­men­to in­di­ca­do. “Es una gran com­pa­ñe­ra. Me en­tien­de y me acom­pa­ña mu­cho. Es la pri­me­ra vez que la gen­te sa­be al­go de mi pri­va­ci­dad o de mis re­la­cio­nes y yo me sien­to muy fe­liz de que la gen­te co­noz­ca ese la­do de Juan Luis. Soy ro­mán­ti­co y me gus­ta ha­cer­la sen­tir bien, pro­te­ger­la y es­tar en ca­da de­ta­lle”, de­ve­la so­bre la mu­jer con la que cru­zó su pri­me­ra mi­ra­da en el vi­deo “Fe­li­ces los Cua­tro” y con la que hoy man­tie­ne una re­la­ción libre y sin ata­du­ras. “No soy ce­lo­so pa­ra na­da y no me gus­ta la mu­jer ce­lo­sa, creo en el amor libre por­que el amor es eso: li­ber­tad. Me gus­ta que ella ten­ga su es­pa­cio, que vi­va y que ha­ga sus co­sas. Por­que igual que yo, tam­bién es­tá pa­san­do un buen mo­men­to en su ca­rre­ra y te­ne­mos una her­mo­sa quí­mi­ca a ni­vel mu­si­cal que fue lo que nos co­nec­tó cuan­do nos co­no­ci­mos. Siem­pre tra­ta­ré de apo­yar­la, em­pu­jar­la y ser una gran mo­ti­va­ción pa­ra ella”. Sin re­pa­rar en gran­des lu­jos, la pa­re­ja que ce­le­bró su pri­mer aniversario en avión pri­va­do ca­mino a ver al se­lec­cio­na­do co­lom­biano en pleno Mun­dial de Ru­sia, go­za de un no­viaz­go co­mo cual­quier otro. Só­li­dos en su afian­za­do año y me­dio de re­la­ción, na­da los mo­ti­va más que acu­rru­car­se a mi­rar pe­lí­cu­las, com­par­tir un buen vino y pa­sar tiem­po con Ju­lie­ta, la pe­rra que am­bos tie­nen en co­mún. “Tam­po­co ne­ce­si­ta­mos de un ani­llo pa­ra com­pro­me­ter­nos. Es más im­por­tan­te te­ner un la­zo en­tre co­ra­zo­nes que una sim­ple sor­ti­ja. A mí me preo­cu­pa que ca­da vez que una pa­re­ja se ca­sa, ter­mi­na. No en­tien­do por qué. Yo pre­fie­ro amar in­con­di­cio­nal­men­te. Me en­can­ta­ría ca­sar­me pe­ro pre­fie­ro te­ner un amor real y que no de­pen­da de na­da. Sue­ño con vi­vir en una ha­cien­da gi­gan­te con ca­ba­llos, for­mar mi pro­pia fa­mi­lia y te­ner hi­jos sien­do un pa­dre jo­ven, pe­ro por el mo­men­to no le pon­go mu­cha ca­be­za a eso”, ana­li­za la es­tre­lla mun­dial que ba­jo el nom­bre “Ma­lu­ma: El Ar­te de So­ñar” ten­drá, al igual que Freddy Mer­cury, su pri­me­ra pe­lí­cu­la do­cu­men­tal. Pro­du­ci­da por YouTu­be Ori­gi­nals, la es­pe­ra­da pie­za au­dio­vi­sual bu­cea­rá en los ini­cios del reg­gae­to­ne­ro cuan­do la fa­ma era ape­nas una ilu­sión y su má­xi­ma as­pi­ra­ción con so­lo sie­te años era la de con­ver­tir­se en una fi­gu­ra del fútbol. “Siem­pre pen­sé que se­ría un ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y mi pa­dre ca­si se in­far­ta cuan­do se en­te­ró que lo de­ja­ba por la mú­si­ca”, re­vi­ve el ex ju­ga­dor de las in­fe­rio­res del Atlé­ti­co Na­cio­nal

“Mi ami­go es un me­ga star. La ener­gía y el amor de la gen­te en su show lo com­prue­ba. Es real­men­te in­creí­ble”.

(Su­sa­na Giménez)

de Me­de­llín que en sus ra­tos li­bres se la pa­sa­ba es­cri­bien­do car­tas ro­mán­ti­cas por “en­car­go” de sus ami­gos en la es­cue­la se­cun­da­ria.

Mo­ti­va­do por el exi­to­so F.A.M.E Tour, que lo lle­vó a pi­sar es­ce­na­rios em­ble­ma de la ca­pi­tal eu­ro­pea co­mo el Zig­go Do­me en Ams­ter­dam y el im­po­nen­te Wem­bley Are­na en Lon­dres, ade­más de mul­ti­tu­di­na­rias pre­sen­ta­cio­nes en Ita­lia, Ale­ma­nia, Fran­cia, Sui­za y Bél­gi­ca, ce­le­bra su re­gre­so a la Ar­gen­ti­na con un úni­co show el pró­xi­mo 17 de no­viem­bre en el Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo. “Es muy bo­ni­to có­mo me re­ci­ben. ¡Aquí son to­das her­mo­sas! Me en­can­tan las ar­gen­ti­nas por­que son fo­go­sas y co­mo se di­ce en mi Co­lom­bia que­ri­da: ´¡Pre­fie­ro ata­jar que em­pu­jar con las mu­je­res!”, asi­mi­la quien su­po rom­per los es­que­mas del reg­ge­to­ne­ro clá­si­co pa­ra lle­var la mú­si­ca ur­ba­na al mun­do en­te­ro y que, a pe­sar de la fa­ma, con­ser­va el tem­ple de aquel chi­co que nun­ca de­jó de so­ñar.

An­tes de via­jar a Ar­gen­ti­na, pa­ra can­tar el 17, en el Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo, la es­tre­lla mun­dial lu­ce más osa­do y ex­cén­tri­co en sus looks. Si­gue una die­ta sa­na a ba­se de car­ne, po­llo y ve­ge­ta­les. No le afec­tan las crí­ti­cas y se ríe de sus memes.

“Me gus­ta que mi no­via ten­ga su es­pa­cio ya que el amor es an­te to­do li­ber­tad. No ne­ce­si­ta­mos un ani­llo pa­ra com­pro­me­ter­nos”

Le es­ca­pa al ma­tri­mo­nio y se atre­vió al ca­be­llo pla­ti­na­do. Be­be dos shots de te­qui­la y me­di­ta an­tes de ca­da show. Ten­drá su pe­lí­cu­la au­to­bio­grá­fi­ca.

In­vi­ta­da de lu­jo: Su­sa­na fue re­ci­bi­da por el ar­tis­ta en su im­po­nen­te fin­ca ubi­ca­da en las afue­ras de Me­de­llín. En su úl­ti­ma vi­si­ta al país (2017) fue ta­pa de CA­RAS jun­to a la di­va. Allí na­ció una re­la­ción de amis­tad, hu­mor y ad­mi­ra­ción mu­tua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.