“MI PROXIMO HI­JO QUIE­RO ADOP­TAR­LO”

FLA­VIO MEN­DO­ZA Y SU BE­BE DIO­NI­SIO

Caras - - CARAS - Por Le­ti­cia Po­mo (Pro­duc­ción Ale­jan­dro Lu­cia­ni)

En su co­que­ta ca­sa de Pa­ler­mo, el co­reó­gra­fo y su pe­que­ño hi­jo “Dio”, ves­ti­do de sú­per hé­roe,tie­nen su re­fu­gio en el que re­fuer­zan el la­zo“pa­dre –hi­jo”, jun­to a su mas­co­ta.

Re­cién se le­van­ta de la sies­ta y des­pa­rra­ma ri­sas por to­do el am­bien­te. Dio­ni­sio Men­do­za (6 me­ses) mue­ve sus ma­nos, se las mi­ra y las lle­va a la bo­ca, clá­si­ca mues­tra de que es­tá cor­tan­do sus dien­tes y eso le pro­du­ce las tí­pi­cas mo­les­tias. El ho­gar ins­pi­ra paz. El úni­co so­ni­do que se es­cu­cha es el de las ho­jas de los ár­bo­les de su par­que, mo­vi­das por el vien­to. El ni­ño mi­ra a su al­re­de­dor con cu­rio­si­dad pe­ro cuan­do ve a su pa­dre, los oja­zos azu­les se le ilu­mi­nan aún más y rá­pi­do se aba­lan­za so­bre él pa­ra que lo al­ce y ahí, Fla­vio Men­do­za (43), abre sus bra­zos pa­ra le­van­tar­lo.

El bai­la­rín y co­reó­gra­fo es­tá “contrarelo­j”. Sus múl­ti­ples ta­reas lo con­vier­ten en un au­tén­ti­co “po­li­ru­bro”, tal co­mo él mis­mo se de­fi­ne. Aca­ba de con­cluir su par­ti­ci­pa­ción en el “Bailando por un Sue­ño”, es pa­ne­lis­ta del pro­gra­ma “Los Es­pe­cia­lis­tas”, se in­cor­po­ra co­mo pro­ta­go­nis­ta de “Sidd­har­ta”, ul­ti­ma los de­ta­lles de pro­duc­ción pa­ra ins­ta­lar­se con el show en Vi­lla Carlos Paz, ciu­dad que lo ten­drá por no­veno año con­se­cu­ti­vo, con­ti­núa con la pro­duc­ción de su lí­nea de ro­pa “My Dio”, que tie­ne el mis­mo nom­bre que su fra­gan­cia y tam­bién lle­va ade­lan­te una cáp­su­la de ro­pa in­fan­til sú­per mo­der­na, en ho­me­na­je a su hi­jo. Pe­ro to­do ese tiem­po ocu­pa­do no le qui­ta los mo­men­tos de dis­fru­te con el pe­que­ño. Mien­tras lo apre­tu­ja y lle­na de be­sos, Fla­vio re­crea el mo­men­to en el que se en­te­ró que ve­nía un hi­jo en ca­mino. “Des­de mi ado­les­cen­cia ya fan­ta­sea­ba con ser pa­dre pe­ro un po­co por la épo­ca y por lo que re­gía en la so­cie­dad de ese mo­men­to, me lo ne­ga­ba. Las per­so­nas gays no po­dían te­ner hi­jos, me con­ven­cía a mí mis­mo, ya que eso es­ta­ba re­ser­va­do a un ma­tri­mo­nio de un hom­bre con una mu­jer”, re­fle­xio­na. Y, ca­si sin pau­sa, con­ti­núa: “La evo­lu­ción del mun­do y so­bre to­do de mi ca­be­za, hi­cie­ron que me des­pe­gue de esos pre­jui­cios. Hoy la so­cie­dad es­tá más abier­ta y más aún la gen­te jo­ven, pa­ra quie­nes to­do es­tá na­tu­ra­li­za­do”. Fla­vio na­ció en el seno de una fa­mi­lia cir­cen­se en la que la vi­da era erran­te y si bien le apa­sio­na­ba la adre­na­li­na de ese estilo de vi­da, le preo­cu­pa­ba que su ma­má tu­vie­ra co­mo ca­sa un ca­rro­ma­to. Cuan­do la reali­dad eco­nó­mi­ca em­pe­zó a me­jo­rar, lo pri­me­ro que hi­zo fue com­prar una vi­vien­da pa­ra ca­da una de las in­te­gran­tes de su fa­mi­lia y des­pués de eso, co­men­zó a pen­sar en él mis­mo “Cuan­do to­dos ya te­nía­mos el te­cho co­men­cé a ba­ra­jar el te­ma de la pa­ter­ni­dad. Ya es­toy gran­de y lu­ché bas­tan­te. Era mo­men­to de te­ner un hi­jo. Lo ha­blé con mis her­ma­nas y mi ma­má

quien ya es­ta­ba fla­quean­do en su sa­lud. To­das me apo­ya­ron y ma­mi, que era tan especial, me hi­zo un vi­deo muy con­mo­ve­dor en el que me de­cía que es­ta­ba fe­liz pen­san­do en que iba a ser pa­dre y que eso me iba a cam­biar la vi­da. No se equi­vo­có”, cuen­ta. Y lue­go agre­ga: “Tí­pi­ca men­ta­li­dad de la­bu­ran­te, me de­cía que tra­ba­je pa­ra él y tam­bién me di­jo que el be­bé era par­te de ella”. Ese vi­deo lo mos­tró en una par­te de su show y ca­da fun­ción se con­mo­vía más mi­ran­do a su ma­dre que ya no es­tá.

—¿Ve en su hi­jo al­gún pa­re­ci­do con su ma­dre? —Sí. Tie­ne su mis­ma mi­ra­da aun­que los ojos de mi ma­má eran ver­des y los de “Dio” son azu­les co­mo los de mi her­ma­na Sil­vi­na.

—¿Tu­vo mie­do en el pro­ce­so de bús­que­da de la ges­tan­te?

—Tu­ve mu­cha suer­te por­que Gi­se­lle, la su­bro­gan­te, es una se­ño­ra ma­ra­vi­llo­sa con quien se­gui­mos en per­ma­nen­te con­tac­to. Ella vi­ve en Or­lan­do y ya me di­jo que cuan­do “Dio” sea más gran­de lo va­mos a lle­var a los par­ques. Es una mu­jer más de mi vi­da. Es par­te de la fa­mi­lia.

—¿Có­mo fue el mo­men­to del par­to? —Fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble. Ver na­cer a al­guien es al­go que no lo pue­do ex­pli­car con pa­la­bras. Es una mez­cla de sen­sa­cio­nes: mie­do, im­pre­sión, emo­ción, ale­gría… To­do jun­to. Ape­nas asomó su ca­be­ci­ta llo­ra­ba mu­cho y cuan­do me lo pu­sie­ron en el pe­cho se cal­mó in­me­dia­ta­men­te. Eso fue her­mo­so.

—¿Có­mo fue­ron los pri­me­ros días?

—En el mo­men­to del na­ci­mien­to se es­ta­ba mu­rien­do mi pe­rro Alex… Así que es­ta­ba fe­liz por un la­do pe­ro muy tris­te por el otro. Era una am­bi­va­len­cia te­rri­ble y me pre­gun­ta­ba por qué me es­ta­ba pa­san­do eso. Esos mo­men­tos fue­ron di­fí­ci­les y es­tu­ve más de dos días sin dor­mir. Pa­re­cía un ro­bot au­to­má­ti­co que ano­ta­ba cuán­do co­mía, cuán­do ha­cía pis y to­do eso no me per­mi­tía re­la­jar y me­nos aún dis­fru­tar.

—Des­pués de esos días re­gre­sa­ron al ho­gar... —Cuan­do lle­ga­mos a ca­sa em­pe­cé a re­la­jar y a co­nec­tar con él. Pe­ro pa­só más de una se­ma­na pa­ra que co­mien­ce a sen­tir el víncu­lo y por eso hi­ce una con­sul­ta al te­ra­peu­ta que me tran­qui­li­zó y me di­jo que mi sen­sa­ción era ge­nui­na y al­go que su­ce­de mu­cho, pe­ro que no se di­ce. Yo sí ne­ce­si­té con­tar­lo por­que era una preo­cu­pa­ción. Aho­ra ca­da día me enamo­ro más de mi hi­jo y ne­ce­si­to es­tar jun­to a él.

Mien­tras Fla­vio re­cuer­da esos mo­men­tos, las ni­ñe­ras se en­car­gan de cam­biar­le la ro­pi­ta a Dio­ni­sio. Una va­rie­dad de op­cio­nes co­lo­ri­das y ori­gi­na­les di­se­ña­das por el pa­dre y en ho­me­na­je al pe­que­ño. “A ve­ces re­to a las ni­ñe­ras por­que lo pro­te­gen de­ma­sia­do cuan­do en reali­dad él ne­ce­si­ta otra co­sa. Nos fui­mos los dos so­li­tos a Cór­do­ba y la pa­sa­mos ge­nial. Dor­mi­mos jun­tos, so­los y abra­za­dos. Dis­fru­ta­mos mu­cho ese fin de se­ma­na en las sie­rras”. —¿Có­mo es Dio­ni­sio? —Es muy pa­re­ci­do a mí, so­bre to­do

en el ca­rác­ter. A ve­ces se nie­ga a dor­mir y ha­ce be­rrin­ches, en­ton­ces yo le ha­blo y le di­go que se re­la­je. —¿Lo lle­va al pe­dia­tra? —Es un be­bé muy sano. To­dos los me­ses lo lle­vo al pe­dia­tra que es un mé­di­co muy mo­derno y ce­ro me­di­ci­na. Siem­pre su con­se­jo es dar amor, abra­zar­lo, ha­cer­le ma­sa­ji­tos. “Dio” siem­pre se ti­ró mu­chos pe­di­tos pe­ro sin ma­ni­fes­tar do­lor y con las va­cu­nas le le­van­ta fie­bre y eso lo po­ne mal. Esas no­ches se que­ja así es que lo ten­go a upa, le pon­go pa­ñi­tos fríos y eso lo cal­ma. A la noche no ten­go ni­ñe­ras. Des­de la ce­ro ho­ra has­ta las 12 del me­dio­día es­ta­mos so­los por­que sien­to que eso es­tá bueno. Así me prue­bo có­mo se lle­va con­mi­go so­lo. —¿Có­mo es la co­mu­ni­ca­ción en­tre us­te­des?

—Ha­bla­mos mu­cho. “¡Co­lli, co­lli, co­lli!” es nues­tro diá­lo­go. Lo em­pe­zó a de­cir con el chu­pe­te pues­to y yo le en­se­ñé. Aho­ra me con­tes­ta igual y eso me mata. Ade­más le en­se­ña­mos a ha­cer “¡Cho­que los cin­co!” con su ma­ni­to. Es ra­pi­dí­si­mo.

—¿Por qué eli­gió el nom­bre Dio­ni­sio?

—En el cir­co de mi pa­pá ha­bía un ca­ba­lle­ri­zo que se lla­ma­ba así y siem­pre me lle­va­ba a “co­co­cho” por to­do el cir­co. Yo ten­dría 6 años y me sen­tía in­men­so so­bre sus hom­bros. Te­nía la cos­tum­bre de pre­gun­tar­me qué que­ría ser cuan­do fue­ra gran­de y yo siem­pre con­tes­ta­ba: tra­pe­cis­ta, do­ma­dor o al­gu­na otra ac­ti­vi­dad de cir­co… Y él me re­pe­tía: “¡Vos po­dés ser lo que quie­ras por­que los úni­cos sue­ños que no se cum­plen son aque­llos que no se sue­ñan!” Tan­to me lo de­cía que apren­dí esa fra­se de me­mo­ria sin en­ten­der en ab­so­lu­to el sig­ni­fi­ca­do, el que com­pren­dí mu­chos años des­pués. Cuan­do me hi­ce co­no­ci­do tu­ve la es­pe­ran­za de que apa­rez­ca, co­mo lo hi­cie­ron mu­chas per­so­nas, pe­ro has­ta el mo­men­to eso no su­ce­dió y yo lo si­go es­pe­ran­do. No pier­do las es­pe­ran­zas. Me en­can­ta­ría de­cir­le lo im­por­tan­te que fue su pre­sen­cia en mi vi­da, lo que sig­ni­fi­có pa­ra mí. Su fra­se me mar­có a fue­go pa­ra siem­pre. Por él ele­gí el nom­bre de mi hi­jo. Que al igual que los nom­bres de mis es­pec­tácu­los y de mis pe­rros, tie­nen un por­qué.

—¿Le gus­ta­ría agran­dar la fa­mi­lia?

—¡Sí! Pe­ro hay que pen­sar muy bien an­tes de traer un hi­jo al mun­do por­que es un tra­ba­jo y una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de. Ne­ce­si­to de­jar pa­sar un par de años co­mo pa­ra vol­ver a to­mar el im­pul­so. Fui muy cri­ti­ca­do por el mé­to­do con el que tu­ve a “Dio”. Soy pa­drino de una fun­da­ción con chi­cos en si­tua­ción de ca­lle, con HIV, al­gu­nos sin pa­pás, en­ton­ces yo en prin­ci­pio que­ría adop­tar pe­ro se me hi­zo muy difícil. Hay mu­chas trabas y aún más pa­ra el mono-pa­ren­tal. Oja­lá que mi pró­xi­mo hi­jo sea adop­ta­do y no ten­ga que re­cu­rrir a una in­se­mi­na­ción por­que de­seo que en mi país vean có-

mo soy co­mo pa­dre y qui­zás así me sea más fá­cil el trá­mi­te.

—¿Pen­só en cuán­tos hi­jos le gus­ta­ría te­ner?

—No­so­tros so­mos cua­tro her­ma­nos: Pa­tri­cia, Adria­na, Sil­vi­na y yo. Así es que tal vez me gus­ta­ría lle­gar a ese nú­me­ro. Hay días que me le­van­to y di­go “¡Có­mo qui­sie­ra te­ner un cam­pi­to con to­dos los pe­rros de la ca­lle que pue­da jun­tar y ya que ten­go el cam­pi­to gran­de me voy a vi­vir ahí con to­dos mis hi­jos!” Fan­ta­seo con esas co­sas que son po­si­bles. Es­te be­bé me re­vi­vió y es­toy fe­liz por­que es lo me­jor que hi­ce en mi vi­da.

—¿Le gus­ta­ría que el ne­ne si­ga sus pa­sos?

—Quie­ro dar­le las he­rra­mien­tas pa­ra que ha­ga to­do pe­ro me gus­ta­ría que se de­di­que a la gim­na­sia com­pe­ti­ti­va, na­ta­ción, de­por­te… Que sea gim­nas­ta y que apren­da in­glés. Aun­que cuan­do en­tien­da y me di­ga que quie­re otra co­sa, lo voy a acom­pa­ñar. —¿Quién es Dio­ni­sio? —¡Es mi prín­ci­pe azul! Es el hom­bre de mi vi­da que cuan­do me mi­ra con esos fa­ro­les azu­les me de­rri­to. Es el ver­da­de­ro amor, el que uno nun­ca pen­só. Es el amor di­fe­ren­te, el que me ha­ce se­guir con mis sue­ños. Es el amor ge­nuino y to­do en mi vi­da es por él.

—Cum­pli­rá su pri­mer año el 11 de abril. ¿Pien­sa fes­te­jar­lo?

—Ese día voy a ti­rar la ca­sa por la ven­ta­na. Ya es­toy pen­san­do en un lu­gar al­ter­na­ti­vo, al­go muy especial co­mo él se me­re­ce. —¿Có­mo es­tá us­ted en el amor? —Es­toy de­ja­do. Tu­ve una frus­tra­ción re­cien­te. Yo no hi­ce na­da. Fui el cor­nu­do y la otra par­te es la ofen­di­da. Me de­silu­sio­né mu­cho. Pre­fie­ro la cru­da reali­dad y no la de­silu­sión, más que na­da por mi hi­jo. Si yo de­jo en­trar a una per­so­na a mi ca­sa, a mi in­ti­mi­dad y a com­par­tir mis ami­gos, no so­por­to la trai­ción. Y, de úl­ti­ma, hu­bie­ra es­pe­ra­do que me to­que el tim­bre y me pi­da perdón. Pe­ro el due­lo, al es­tar con mi hi­jo, lo hi­ce muy rá­pi­do. No voy a su­frir por quien no me me­re­ce. Es­ta­ba muy bien en pa­re­ja; ha­cía­mos un lin­do trián­gu­lo. El sen­ti­mien­to lo ten­go de par­te de mis ami­gos pe­ro me fal­ta el amor de la per­so­na que duer­ma con­mi­go, aun­que aho­ra no es mi prio­ri­dad. Hoy soy fe­liz así. Hay que ser fe­liz con lo que se tie­ne. Mi fi­lo­so­fía de vi­da es esa.

El par­que am­bien­ta­do con ex­qui­si­to gus­to, es el lu­gar pre­fe­ri­do del pe­que­ño y de su pa­dre. La pis­ci­na es la an­te­sa­la del gran gim­na­sio don­de Fla­vio en­tre­na. A los cos­ta­dos, una enor­me ar­bo­le­da, va­rie­dad de plan­tas y re­po­se­ras, co­ro­nan el lu­gar.

Ves­ti­do con un en­te­ri­to de la lí­nea de ro­pa “Can­te­pi­do” que di­se­ña Fla­vio, el ni­ño me­te sus ma­nos en el agua y se divierte mi­ran­do su ca­ri­ta re­fle­ja­da, an­te la mi­ra­da aten­ta de “Cris”, la pe­rri­ta de ra­za Sa­mo­ye­do que Fla­vio tra­jo de los Es­ta­dos Uni­dos.

En su co­que­ta ha­bi­ta­ción lle­na de mu­ñe­cos de pe­lu­che, am­bien­ta­da en to­dos gri­ses, se im­po­ne un cua­dro enor­me con la fo­to del be­bé. Sin em­bar­go, el pe­que­ño só­lo es­tá en ese lu­gar pa­ra la sies­ta ya que a la noche duer­me en una cu­na al la­do de su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.