“MI HI­JO NA­CIO POR SE­GUN­DA VEZ”

CE­CI­LIA BO­LOC­CO ALIVIADA TRAS EL AL­TA DE MAXIMO ME­NEM

Caras - - FOCO - Por Del­fi­na Or­te­ga No­dar

Sus de­dos subían y ba­ja­ban a to­da pri­sa por las cuen­tas de mar­fil de aquel vie­jo Ro­sa­rio. So­la, en aquel si­len­cio­so co­rre­dor, en­con­tra­ba en la ora­ción al­go de paz. Con­for­me las ho­ras pa­sa­ban, la an­gus­tia la in­va­dia y sus ple­ga­rias se vol­vían más fre­né­ti­cas. Só­lo la cal­ma­ban los men­sa­jes que, des­de el qui­ró­fano, le en­via­ban pa­ra in­for­mar­le co­mo se desa­rro­lla­ba la intervención. Dos, cuatro, seis... El re­loj se­guía su cur­so nor­mal y ella se­guía es­pe­ran­do. Pa­sa­das las ocho ho­ras de ope­ra­ción, vio al doc­tor sa­lir a su en­cuen­tro con un bar­bi­jo en­tre sus ma­nos y una son­ri­sa di­bu­ja­da en su ros­tro. Al verlo, llo­ró. Al fin to­do ha­bía ter­mi­na­do y su hi­jo es­ta­ba bien.

Hoy, con su he­re­de­ro en ca­sa, Ce­ci­lia Bo­loc­co (53) re­pa­sa la mon­ta­ña ru­sa de sen­sa­cio­nes que vi­vió tras la intervención a la que fue so­me­ti­do Má­xi­mo Me­nem (15) pa­ra ex­tir­par­le un tu­mor de la ca­be­za. Hoy, el jo­ven y su ma­dre ce­le­bran la vi­da y agra­de­cen las ca­de­nas de ora­ción que unie­ron Argentina y Chi­le du­ran­te to­do el fin de se­ma­na.

“Tu­ve mie­do, mu­cho mie­do. So­bre to­do cuan­do lo de­jé en la ca­mi­lla, que se iba pa­ra el qui­ró­fano. Él em­pe­zó a llo­rar y a tem­blar y se me hi­zo muy di­fí­cil, se me lle­nó el ros­tro de lá­gri­mas. Es­to es un re­ga­lo por­que mi hi­jo na­ce por se­gun­da vez. Cuan­do des­per­tó, abrió los oji­tos y me di­jo: ‘¡Ma­má! ¡Lo hi­ce! ¡No me mo­rí!’”, di­jo la con­duc­to­ra en una im­pro­vi­sa­da con­fe­ren­cia en la Clí­ni­ca Las Con­des.

La pe­sa­di­lla co­men­zó ha­ce un tiem­po, cuan­do la ex Miss Uni­ver­so tu­vo que lle­var a su hi­jo a la guar­dia, aque­ja­do de fuer­tes do­lo­res de ca­be­za y vó­mi­tos. Cuan­do los mé­di­cos die­ron fi­nal­men­te el diag­nós­ti­co ella sin­tió to­car fon­do: su hi­jo te­nía un tu­mor lo­ca­li­za­do en el ló­bu­lo fron­tal iz­quier­do. Ro­ta de do­lor fue la en­car­ga­da de co­mu­ni­car­le la no­ti­cia al jo­ven y fue ella quien lo man­tu­vo en­te­ro en las ho­ras pre­vias a la ope­ra­ción, que se prac­ti­có el vier­nes 16 pa­sa­do el me­dio­día en la ex­clu­si­va Clí­ni­ca de San­tia­go de Chi­le don­de el doc­tor En­ri­que Con­cha y su equi­po lle­va­ron a ca­bo la intervención.

Del otro la­do de la Cor­di­lle­ra, el ex

pre­si­den­te Car­los Me­nem (88) vi­vía ho­ras de an­gus­tia al en­te­rar­se, por los me­dios, del de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud de su hi­jo me­nor. El aho­ra Se­na­dor, tu­vo que pe­dir­le un per­mi­so es­pe­cial a la Jus­ti­cia pa­ra po­der via­jar de ur­gen­cia a Chi­le y es­tar jun­to al jo­ven. Con la au­to­ri­za­ción ex­pe­di­da y acom­pa­ña­do por Ra­món Her­nán­dez, su se­cre­ta­rio pri­va­do, y sus hi­jo Zu­le­mi­ta (47) y Car­los Nair (37), via­jó, el vier­nes por la tar­de, a San­tia­go por 48 hs. Una vez allí, fue tras­la­da­do ha­cia Las Con­des don­de, por fin, pu­do es­tar jun­to a él. “Lo vi muy bien. Ha­bla­mos un lar­go ra­to. Es una cria­tu­ra ma­ravllo­sa. To­dos los ni­ños son fe­li­ces, pe­ro los que son in­ter­na­dos cuan­do sa­len, re­do­blan su fe­li­ci­dad. Le di­je que lo es­pe­ra­ba en Bue­nos Aires”, di­jo el ex man­da­ta­rio.

Ce­ci­lia Bo­loc­co, por su par­te, fue es­cue­ta en sus co­men­ta­rios so­bre el en­cuen­tro pa­dre e hi­jo:“Fue muy nor­mal. Yo los acom­pa­ñé, es­ta­ba sen­ta­da en la ca­ma. Car­los se sen­tó en una si­lli­ta y se to­ma­ron de la mano. Má­xi­mo no te­nía mu­chas ga­nas, de­bo ser ho­nes­ta. Cuan­do le con­té que ha­bía lla­ma­do su pa­pá y que que­ría ha­blar con él, me pu­so ca­ra de ‘no quie­ro’. Co­mo era el día an­tes de la ope­ra­ción, le di­je que cuan­do qui­sie­ra, me avi­sa­ra y no me pi­dió. Al día si­guien­te de la ci­ru­gía, sí qui­so ha­blar con él. Me di­jo que pa­sa­ra él so­lo a la ha­bi­ta­ción. Fue muy bueno que se vie­ran”.

En me­dio de ver­sio­nes que ha­blan de la po­ca fre­cuen­cia con la que Me­nem ve a su hi­jo, si bien po­día per­ma­ne­cer en Chi­le has­ta el mar­tes, se­gún fuen­tes cer­ca­nas, el Se­na­dor de­ci­dió via­jar el do­min­go an­te la in­di­fe­ren­cia de la que fue­ron víc­ti­mas Zu­le­mi­ta y Car­los Nair por par­te de Bo­loc­co.

“Nos en­te­ra­mos por la pren­sa del tu­mor. Mi pa­pá y Zu­le­ma nun­ca mal­tra­ron a Má­xi­mo. Ce­ci­lia ha­bló mal de mí y de mi her­ma­na de­lan­te de Má­xi­mo. Es una per­so­na muy pro­vo­ca­ti­va. No quie­re que ten­ga­mos re­la­ción con él”, ase­gu­ró Car­los Nair en “In­tru­sos”.

El hom­bre que hoy re­pre­sen­ta una fi­gu­ra pa­ter­na pa­ra Má­xi­mo es Jo­sé Pa­tri­cio Dai­re (62), pa­re­ja de la pre­sen­ta­do­ra des­de 2016. “Mi ‘Pe­po’ ma­ra­vi­llo­so ha si­do mi gran pi­lar. Sin él me hu­bie­ra de­rrum­ba­do. Pa­ra Má­xi­mo y pa­ra mi, él es nues­tro gran apo­yo”, agre­gó.

Tras pa­sar la no­che en Te­ra­pia In­ten­si­va, el sá­ba­do por la ma­ña­na el jo­ven fue tras­la­da­do a Te­ra­pia In­ter­me­dia y, fi­nal­men­te, el lu­nes 19, el día de su cum­plea­ños, fue da­do de al­ta. Son­rien­te y jun­to a su ma­dre, sa­lu­dó a los me­dios apos­ta­dos en la puer­ta de la Clí­ni­ca y agra­de­ció la preocupación. Ya en su ca­sa, y a la es­pe­ra del re­sul­ta­do de la biop­sia que es­ta­rá re­cién den­tro de una se­ma­na, ce­le­bró jun­to a su fa­mi­lia y ami­gos un día que di­fi­cil­men­te ol­vi­da­rá.

El ex pre­si­den­te Car­los Me­nem via­jó a Chi­le acom­pa­ña­do por sus hi­jos Zu­le­mi­ta y Car­los Nair, y Ra­món Her­nán­dez, su se­cre­ta­rio. El aho­ra Se­na­dor de­bió so­li­ci­tar un per­mi­so a la Jus­ti­cia pa­ra po­der acom­pa­ñar a Má­xi­mo. De­sola­do por el des­tra­to que su­frie­ron sus hi­jos, ade­lan­tó su regreso pa­ra el do­min­go.

Me­nem a su lle­ga­da a Las Con­des jun­to a Zu­le­mi­ta y Car­los Nair. Por pe­di­do de Má­xi­mo, en la ha­bi­ta­ción en­tro só­lo el ex Pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.