MU­JE­RES DE NE­GRO

EL CO­LOR DEL PO­DER

Caras - - CARAS -

Ade­más de ser si­nó­ni­mo de ele­gan­cia y, se­gún la psi­co­lo­gía del co­lor, fun­cio­nar co­mo es­cu­do pro­trec­tor, el co­lor ne­gro es el que brin­da se­gu­ri­dad, con­trol de la si­tua­ción y has­ta re­pre­sen­ta au­to­ri­dad y dis­ci­pli­na; ra­zo­nes por la que po­lí­ti­cos, di­se­ña­do­res de mo­da, es­cri­to­res y lí­de­res de opi­nión sue­len uti­li­zar­lo. Y hoy, ya le­jos de aque­lla cos­tum­bre de lle­var­lo en ca­so de luto, tam­bién son las mu­je­res más in­flu­yen­tes del mun­do quie­nes lo ha adop­ta­do co­mo se­ñal de es­ti­lo.

Per­so­na­li­da­des co­mo Meg­han Mar­kle (37), Le­ti­zia de Es­pa­ña (46), las pri­me­ras da­mas de EE.UU y Fran­cia, Me­la­nia Trump (48) y Bri­git­te Ma­cron (65), y la rei­na Má­xi­ma de Ho­lan­da (47) no du­dan en lu­cir­lo en las oca­sio­nes don­de su po­der de man­do se po­ne en fo­co. Ves­tir de ne­gro, el co­lor que la vi­sio­na­ria Co­co Cha­nel im­pu­sie­ra en su épo­ca pa­ra re­vo­lu­cio­nar la mo­da, tam­bién re­sul­ta fa­vo­re­ce­dor por mu­chos y prác­ti­cos mo­ti­vos: com­bi­na con to­do, nun­ca pa­sa de mo­da, es el fon­do per­fec­to pa­ra cual­quier ac­ce­so­rio, y, ade­más, la cien­cia con­fir­ma que a las mu­je­res que por­tan ro­pa ne­gra se las per­ci­be co­mo se­gu­ras de sí mis­ma, in­te­li­gen­tes y sexys.

Del “little black dress” al ta­lleur y las fal­das a la ro­di­lla o los pan­ta­lo­nes ci­ga­ret­tes y de cor­te sas­tre, son in­con­ta­bles las com­bi­na­cio­nes que pue­den ge­ne­rar­se en pos de adap­tar­se tan­to a una ci­ta for­mal co­mo re­la­ja­da. De acuer­do a los es­pe­cia­lis­tas, no to­dos los looks “to­tal black” son igua­les y la cla­ve es­tá en los ac­ce­so­rios y los de­ta­lles. Cal­za­do, jo­yas, guan­tes, som­bre­ros o pa­me­las y has­ta el ma­qui­lla­je pue­den apor­tar ese to­que crucial pa­ra desafiar las le­yes de cual­quier pro­to­co­lo.

Ca­lor que tam­bién exis­ten otros mo­ti­vos que lle­van a és­tas mu­je­res in­flu­yen­tes a ves­tir de ne­gro. Sin po­ner en du­da su se­gu­ri­dad en sí mis­ma, Mar­kle lo ha es­co­gi­do lu­cir­lo en sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes por una ra­zón es­tra­té­gi­ca: se­gún afir­ma el dia­rio bri­tá­ni­co “The Sun”, que ha­bría hablado con la con­sul­to­ra de co­lor y es­ti­lo de la du­que­sa de Sus­sex, su ob­je­ti­vo es qui­tar­se pro­ta­go­nis­mo, de­bi­do a que Meg­han quie­re des­viar la aten­ción ha­cia lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te: las causas que es­tá apo­yan­do. Y es que Meg­han no quie­re que su es­ti­lis­mo sea quien ha­ga som­bra y se con­vier­ta en no­ti­cia.

Ya sea pa­ra prin­ce­sas, pri­me­ras da­mas o reinas, un ves­ti­do ne­gro no tie­ne por­qué ser si­nó­ni­mo de un look so­brio o abu­rri­do. Los bor­da­dos, pei­na­dos y de­ta­lles de im­pac­to pue­den con­ver­tir cual­quier “out­fit” for­mal en una op­ción más “trendy”. Por­que, co­mo ya lo ha­bía ex­pre­sa­do el afa­ma­do mo­dis­to Yves Saint Lau­rent, “siem­pre he creí­do que la mo­da no so­lo tra­ta de ha­cer a las mu­je­res más be­llas, sino de tran­qui­li­zar­las, de dar­les con­fian­za”.

Las más in­flu­yen­tes. Por qué Meg­han Mar­kle, Le­ti­zia de Es­pa­ña, Me­la­nia Trump y Bri­git­te Ma­cron vis­ten el tono si­nó­ni­mo de au­to­ri­dad.

Ade­más del nu­de y el fuc­sia, el co­lor ne­gro es­tá en­tre los fa­vo­ri­tos de Má­xi­ma de Ho­lan­da. Ves­ti­dos mi­di, pa­me­las y ac­ce­so­rios al tono son tam­bién ele­gi­dos por la Rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.