“APRENDI A NO JUZ­GAR A MIS PER­SO­NA­JES”

PAU­LA CANCIO, ES­PE­CIA­LIS­TA EN LOS RO­LES MAS JU­GA­DOS

Caras - - CARAS - Por Fa­bián Ca­tal­do (Pro­duc­ción: Ale­jan­dro Lu­cia­ni)

Co­mo una es­pe­cie de apla­na­do­ra emo­cio­nal, avan­za con más cer­te­zas que du­das. Y trans­for­ma las ven­ta­jas que le re­ga­ló el Uni­ver­so, en glo­rio­sas opor­tu­ni­da­des. A es­ta al­tu­ra, en la Argentina ya es Pau­la Cancio (34), a pe­sar de que cuan­do se ins­ta­ló en el país, ha­ce tres años, los me­dios la en­ca­si­lla­ron en un lu­gar po­co con­for­ta­ble. “Pa­ra mu­chos pe­rio­dis­tas yo era ‘La No­via Pen­de­ja de Mi­guel An­gel So­lá (68). Lo en­tien­do, por­que eti­que­tar es un re­cur­so rá­pi­do pa­ra iden­ti­fi­car y en­ten­der. Ade­más aquí no se co­no­cía mi tra­ba­jo de Es­pa­ña. Ese ró­tu­lo me brin­dó opor­tu­ni­da­des ma­ra­vi­llo­sas, co­mo por ejem­plo tra­ba­jar en ‘La Leo­na’ (exi­to­sa tira de Te­le­fe) , y ha­cer tea­tro en Bue­nos Aires. Son puer­tas que se me abrie­ron por ser ‘La No­via Pen­de­ja de…’ (Ri­sas). Des­pués, po­co a po­co, em­pe­cé a de­jar la hue­lla de Pau­la Cancio. Se va no­tan­do mi tra­yec­to­ria, era una cues­tión de tiem­po. Con­fío mu­cho en mí, y sien­to que ten­go to­do pa­ra apren­der. Soy una es­tu­dian­te con­ti­nua, sú­per cu­rio­sa”, le di­ce la ac­triz y psi­có­lo­ga ma­dri­le­ña a CA­RAS, tras la pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca rea­li­za­da en una im­po­nen­te sui­te de La Man­sión del Four Sea­sons Ho­tel Bue­nos Aires.

En 2012, Pau­la co­no­ció a Mi­guel Án­gel cuan­do fue a ver la obra “Co­mo por un Tu­bo”, que pro­ta­go­ni­za­ba el ac­tor en la Sa­la La­ra de Ma­drid. Los pre­sen­tó un ami­go, na­ció el amor y hoy tie­nen una hi­ja lla­ma­da Adria­na (5). La pa­re­ja com­par­tió es­ce­na­rio

pro­ta­go­ni­zan­do “Tes­tos­te­ro­na”, en Ma­drid; con­ti­nua­ron en Bue­nos Aires in­ter­pre­tan­do una pa­re­ja de aman­tes en la tira “La Leo­na”; más tar­de rea­li­za­ron “El Dia­rio de Adán y Eva”; y hoy bri­llan con la obra “Do­ble o Na­da”.

Pau­la, en su “mo­do so­lis­ta”, vie­ne de en­car­nar a Ca­mi­la, la pa­re­ja de Es­te­ban La­mot­he, en “El Mar­gi­nal 2”; y aho­ra rue­da “O11ce Hal­co­nes”, se­rie ju­ve­nil de TV pa­ra Dis­ney. Co­mo si fue­ra po­co, su per­so­na­je de as­tró­lo­ga en “100 Días pa­ra Enamo­rar­se”, la ta­qui­lle­ra co­me­dia ro­mán­ti­ca de Te­le­fe y Un­der­ground, fue muy elo­gia­do. “Mis es­tu­dios de psi­co­lo­gía me sir­ven mu­cho pa­ra ac­tuar. Me es­pe­cia­li­cé en se­xo­lo­gía. Gra­cias a ese co­no­ci­mien­to apren­dí al­go que apli­co en el tra­ba­jo y en la vi­da, el he­cho de no juz­gar. No juz­go a mis per­so­na­jes. No les pongo la eti­que­ta de bue­nos o ma­los—ex­pli­ca la ac­triz, que se ca­rac­te­ri­za por in­ter­pre­tar ro­les in­ten­sos, con fuer­tes pro­ble­má­ti­cas emo­cio­na­les—. A par­tir de que na­ció mi hi­ja, cuan­do lle­go a ca­sa au­to­má­ti­ca­men­te cam­bio el chip. Me convierto en una ma­má, y la in­ten­si­dad de mis per­so­na­jes que­da en se­gun­do plano”, agre­ga quien a los 12 años ya ac­tua­ba en el gru­po de tea­tro del co­le­gio. Co­men­ta que le en­can­ta bai­lar zam­ba, y que prac­ti­ca lo que se de­no­mi­na “Yo­ga Feel”, es­ti­lo crea­do por una ac­triz lla­ma­da Cha­chi Te­les­co. Ase­gu­ra que su hi­ja he­re­dó de ella ser “un es­pí­ri­tu li­bre”. “De Mi­guel tie­ne esa co­sa de ima­gi­nar, de crear his­to­rias. Es una mezcla muy bo­ni­ta de am­bos pa­dres”, agre­ga.

Afir­ma que se sien­te una por­te­ña

“Mi­guel An­gel ni si­quie­ra lee mis guio­nes por­que sue­len te­ner mu­cha car­ga eró­ti­ca. Eli­je man­te­ner­se al mar­gen.”

más.“Me hi­ce fa­ná­ti­ca del ma­te y en ca­sa te­ne­mos dos, por­que Mi­guel lo to­ma sú­per dul­ce y yo bien amar­go”, com­par­te. Lue­go cuen­ta que con So­lá ha­ce seis años que es­tán jun­tos. “Lo veía en una se­rie es­pa­ño­la lla­ma­da ‘Des­apa­re­ci­da’, en don­de en­car­na­ba a un je­fe de la Guar­dia Ci­vil. Me en­can­ta­ba ese per­so­na­je, pe­ro ja­más me ima­gi­né que Mi­guel iba a ter­mi­nar sien­do mi pa­re­ja. Nun­ca fui una fan de él, so­lo me gus­ta­ba có­mo ac­tua­ba —di­ce an­tes de re­fe­rir­se a có­mo ma­ne­ja la ame­na­za de los celos—. En­tre Mi­guel y yo nos te­ne­mos mu­cha con­fian­za. El pre­fie­re no ver mis es­ce­nas de se­xo. No le gus­ta leer mis guio­nes, por­que sue­len te­ner mu­cha car­ga eró­ti­ca y eli­je man­te­ner­se al mar­gen. Yo en cam­bio vi to­das sus pe­lí­cu­las y me en­can­ta ob­ser­var sus es­ce­nas más ju­ga­das. Me pa­re­ce un ti­po que ga­na con los años. Hay gen­te que lo es­pe­ra a la sa­li­da del tea­tro y lo mi­ra emo­cio­na­da. Más que mo­les­tar­me, lo dis­fru­to. Es un hom­bre que des­pier­ta eso en las mu­je­res, y yo es­toy sú­per or­gu­llo­sa de ser su pa­re­ja. Los celos no tie­nen lu­gar en nues­tra re­la­ción”, agre­ga.

Cancio afir­ma que ser psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en se­xo­lo­gía le brin­da un gran re­cur­so co­mo ac­triz. Con­fie­sa que des­de que na­ció su hi­ja, al lle­gar a su ca­sa des­pués de ac­tuar en­se­gui­da cam­bia el chip por el de ma­má. Pau­la des­ple­gó su sen­sua­li­dad en La Man­sión del Four Sea­sons Ho­tel Bue­nos Aires.

Con su in­di­si­mu­la­ble acen­to español, Pau­la re­co­no­ce que cuan­do lle­gó a la Argentina pa­ra los me­dios era so­lo “La No­via Pen­de­ja de So­lá” (tie­ne 34 años me­nos que él), y que ese ró­tu­lo le abrió mu­chas puer­tas. Hoy ce­le­bra ha­ber de­ja­do hue­lla con su for­ma de ac­tuar y que la con­vo­quen por su me­re­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.