“SOY BOHE­MIA Y RUSTICA”

NATALIE PE­REZ, FE­LIZ POR SU NUE­VO DIS­CO

Caras - - FOCO - Por Naia­ra Vec­chio (Pro­duc­ción y es­ti­lis­mo: Sol Mi­ran­da)

“Que­ría ha­cer al­go dis­tin­to que me sa­ca­ra de mi zo­na de con­fort y me iden­ti­fi­ca­ra”.

Cuen­ta que es arries­ga­da, que ama im­pro­vi­sar por­que le gus­ta ver có­mo va re­sol­vien­do los in­con­ve­nien­tes que le sur­gen. Por eso, a los 32 años, cuan­do se des­ta­có en los di­ver­sos ro­les que in­ter­pre­tó, Natalie Pérez lan­zó su primer dis­co “Un Té de Ti­lo Por Fa­vor” jun­to a los mú­si­cos Ma­teo Ro­dó y Nico Cot­ton. “Me han di­cho: ‘Ha­ce vein­ti­dós años que tra­ba­jás co­mo ac­triz y de re­pen­te que­rés can­tar’. Y no es así: ac­tuar, can­tar y bai­lar son las tres co­sas que apren­dí y dis­fru­to des­de los diez años cuan­do em­pe­cé Co­me­dia Mu­si­cal. Mis pri­me­ras con­vo­ca­to­rias fue­ron pa­ra can­tar. En ese mo­men­to era ver­gon­zo­sa: sen­tía que no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra ha­cer­lo. Y me cen­tré en la ac­tua­ción aun­que mis pa­pe­les siem­pre tu­vie­ron una co­ne­xión mu­si­cal. La mú­si­ca me bus­ca to­do el tiem­po: an­tes la es­qui­va­ba y aho­ra me sien­to lis­ta pa­ra lan­zar­me co­mo can­tan­te. Que­ría ha­cer al­go dis­tin­to que me sa­ca­ra de mi zo­na de con­fort y que me iden­ti­fi­ca­ra co­mo per­so­na. Po­dría ha­ber abier­to un club de ar­te, un bar, te­ner una mar­ca de ro­pa o ha­cer mi dis­co”, ase­gu­ra la can­tau­to­ra que es­cri­bió sus 11 can­cio­nes mien­tras gra­ba­ba la ti­ra “Las Es­tre­llas”.“Es un ál­bum pop fu­sio­na­do con so­ni­dos au­tóc­to­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Cuan­do en mi show, en La Tras­tien­da, el pú­bli­co co­rea­ba mis te­mas de pun­ta a pun­ta sen­tí que mi sue­ño co­men­za­ba a cum­plir­se. Eran per­so­nas de 25 años pa­ra arri­ba, yo que­ría apun­tar a gen­te de mi edad. La re­cep­ción fue es­pe­ran­za­do­ra por­que arri­ba del es­ce­na­rio soy yo, sin nin­gún pa­pel de por me­dio”, agre­ga mien­tras se pre­pa­ra pa­ra pre­sen­tar­se en fes­ti­va­les por to­do el país. “Nun­ca voy a de­jar de ac­tuar. Pe­ro aho­ra de­seo mos­trar mi dis­co y can­tar. Soy ci­clo­tí­mi­ca: un día ha­go al­go por im­pul­so y otro día pien­so mu­cho. Aun­que en el úl­ti­mo tiem­po apren­dí a re­la­jar­me más: a acep­tar que soy bohe­mia y rús­ti­ca”, con­fie­sa quien sa­be que in­cons­cien­te­men­te a ve­ces uno cons­tru­ye un puen­te pa­ra lle­gar a un lu­gar. —¿Có­mo ve que ca­da vez más ac­tri­ces se lan­cen co­mo can­tan­tes? —¡Es bue­ní­si­mo! La in­dus­tria mu­si­cal es ma­chis­ta. Por eso, me en­can­ta que las mu­je­res se arries­guen y sean emprendedoras. Me gus­tan to­das las que co­noz­co y veo: Ji­me (Ba­rón),

“La bo­da no es una asig­na­tu­ra pen­dien­te. Sí me gus­ta­ría te­ner hi­jos con mi no­vio”

La­li (Es­pó­si­to), Ori (Sa­ba­ti­ni), Án­ge­la (To­rres)... las ad­mi­ro ya que con es­ta pri­me­ra ex­pe­rien­cia in­de­pen­dien­te en la mú­si­ca veo que no es na­da fá­cil abrir­se ca­mino so­la. —¿La ri­va­li­dad en­tre us­ted y La­li fue un mi­to? —Nun­ca fui­mos ami­gas, só­lo com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo. Me gus­ta lo que ha­ce, la vi arri­ba del es­ce­na­rio y me pa­re­ce di­vi­na. Tie­ne mu­cha fuer­za. —¿Qué lu­gar ocu­pa en el com­pro­mi­so fe­mi­nis­ta del co­lec­ti­vo de ac­tri­ces? —Ad­mi­ro to­do lo que se es­tá lo­gran­do en pos de la igual­dad de gé­ne­ro. Fui a las mar­chas pe­ro no me sa­qué fotos. No me gus­ta cuan­do se mez­cla to­do y apa­re­cen las ban­de­ras de Mau­ri­cio Ma­cri o Cris­ti­na Kirchner. Si to­dos nos con­cen­trá­ra­mos por la cau­sa: “Bas­ta de ma­tar a las mu­je­res”, el men­sa­je se­ría más cla­ro. Hay en en­fo­car­se y apun­tar pa­ra el mis­mo la­do por­que siem­pre van a ha­ber di­fe­ren­cias en un gru­po de per­so­nas y cuan­do pri­man esas di­fe­ren­cias, se di­lu­ye la lu­cha. Mi­li­to des­de mí: doy el ejem­plo en mi ca­sa, en mi tra­ba­jo o en la ca­lle, res­pe­tan­do al que ten­go al la­do. Es im­por­tan­te que ca­da uno re­fle­xio­ne có­mo es co­mo ciu­da­dano. —¿Su­frió al­gún abu­so en el me­dio? —No re­cuer­do al­go gra­ve y pun­tual. Sí me pa­sa que cier­tas co­sas que de chi­ca ig­no­ra­ba,hoy no las de­jo pa­sar. Pon­go el freno en el mo­men­to que veo al­go ra­ro. An­tes uno no te­nía tan­ta in­for­ma­ción y di­men­sión de las si­tua­cio­nes. Igual­men­te nun­ca me hi­cie­ron una pro­pues­ta in­de­cen­te: ¡De­bo ser lo más ase­xual del mun­do o pon­go el freno muy an­tes de tiem­po! —¿Su no­vio, Ra­mi­ro Ga­yo­so al­gu­na vez la ce­ló por ver­la dán­do­le un be­so a otro ac­tor? —No, me co­no­ció tra­ba­jan­do en el me­dio y en­tien­de mi pro­fe­sión. Lo co­noz­co des­de el jar­dín, fui­mos ami­gos has­ta ha­ce cin­co años que em­pe­za­mos a sa­lir. Con él pro­yec­to co­mo ma­má por­que creo en el amor. No com­par­to el po­lia­mor por­que soy más

“Vi a La­li arri­ba del es­ce­na­rio y me pa­re­ce di­vi­na. Tie­ne mu­cha fuer­za”.

con­ser­va­do­ra, pe­ro res­pe­to to­das las pos­tu­ras. Con él no po­dría prac­ti­car­lo por­que es clá­si­co co­mo yo. —¿Sue­ña con ca­sar­se? —No. La bo­da no es una asig­na­tu­ra pen­dien­te. Sí me gus­ta ce­le­brar el amor y me en­can­ta­ría te­ner hi­jos. Aho­ra no lo es­ta­mos bus­can­do, pe­ro si lle­ga el be­bé se­rá bien­ve­ni­do. Soy ro­mán­ti­ca: sue­lo sor­pren­der­lo co­ci­nán­do­le al­go u or­ga­ni­zan­do sa­li­das a so­las. — ¿Se cui­da con las co­mi­das? —Me cui­do lo mí­ni­mo e in­dis­pen­sa­ble: co­mo sano y tam­bién me doy los gus­tos. Mis pla­tos son ca­se­ros por­que me gus­ta co­ci­nar y sa­ber qué es­toy co­mien­do. No voy a lo fá­cil del tos­ta­do de ja­món y que­so... Ob­via­men­te me que­jo co­mo la ma­yo­ría de las mu­je­res si me sa­le un ro­llo o me veo ce­lu­li­tis en una fo­to. Soy bas­tan­te in­cons­tan­te con la dis­ci­pli­na del gim­na­sio: un día sal­go a ca­mi­nar, otro día bai­lo, aga­rro la bi­ci o los ro­llers. Ha­go lo que ten­go ga­nas en el mo­men­to y de for­ma sua­ve. Me en­can­ta­ría que me apa­sio­ne la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, pe­ro no me pa­sa. To­da­vía es­toy es­pe­ran­do que me ha­ga un clic ya que pa­sé los 30 años y el cuer­po no res­pon­de co­mo a los 20. ¡Y las Fies­tas fue­ron una per­fec­ta ex­cu­sa pa­ra dar­se más per­mi­ti­dos! —¿Qué ce­le­bró cuan­do al­zó la co­pa a fin de año? —Agra­de­cí a to­dos los que se to­ma­ron el tiem­po de es­cu­char mis can­cio­nes o vie­ron mis tra­ba­jos. Tam­bién pe­dí por to­dos los ar­gen­ti­nos: pa­ra que nos so­li­da­ri­ce­mos con el otro y que la jus­ti­cia de nues­tro país se pon­ga las pi­las. Ser so­li­da­rio no es so­la­men­te ayu­dar cuan­do hay una ne­ce­si­dad, hay que ser so­li­da­rios y res­pe­tuo­sos to­dos los días con quien te­ne­mos al la­do.

Agra­de­ci­mien­tos:Lo­ca­ción: 1828 Smarth Ho­tel, Fray Jus­to Ma­ria De Oro 1828, Pa­ler­[email protected]­na. ok www.iva­naw.com.ar. Lu­ciano Ma­rra. @bas­tia­nand­joe_by­su­ba­zar. Mer­ca­do de Pé­ta­los de Ve­ró­ni­ca Ri­ve­ra. Lu­na Gar­zón. Las Pe­pas. Cid Kohan. My­fair. He­li­cia. Vulk. Ci­pi­tria. Tex­til No­ma­da. Ko­na­queen. Ma­ke Up: Ca­mi me­di­na. Pei­nó: So­chi He­rre­ra. Sty­ling Cris Mi­nut­ta @cris­mi­nut­ta. Pren­sa: Mo­re­na Ló­pez Blan­co.

Natalie di­ce que a los 32 años se sin­tió pre­pa­ra­da pa­ra lan­zar su primer ál­bum “Un Té de Ti­lo Por Fa­vor”. No de­ja­rá de ac­tuar: es­te año es­tre­na el fil­me “Amor de Pe­lí­cu­la” con Ni­co­lás Fur­ta­do.

Pérez sa­le des­de ha­ce 5 Años con Ra­mi­ro Ga­yo­so, con quien con­vi­ve ha­ce 4 años. Se co­no­cen des­de el jar­dín y cuen­ta que es ro­mán­ti­ca y le gus­ta co­ci­nar­le.

La can­tau­to­ra di­ce que la in­dus­tria mu­si­cal es ma­chis­ta.Por eso, ce­le­bra que las ac­tri­ces se arries­guen co­mo can­tan­tes y sean emprendedoras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.