“QUIE­RO QUE NICO SEA EL PA­DRE DE MIS HI­JOS”

LAU­RI­TA FERNANDEZ, ES­TRE­LLA DE “SU­GAR”

Caras - - REVELACIONES - Por Naia­ra Vec­chio (Pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

Ape­nas ter­mi­nó el úl­ti­mo pro­gra­ma de “Sho­wmatch”, Lau­ri­ta Fer­nán­dez (28) vo­ló de in­me­dia­to a Mar del Pla­ta por­que a la no­che de­bu­ta­ba con “Su­gar” en el Tea­tro Nep­tuno, don­de ha­ce 30 años Su­sa­na Gi­mé­nez bri­lló con la mis­ma obra. Así fue su 2018: sin es­pa­cios va­cíos en su agen­da. En su po­co tiem­po li­bre re­to­mó un vie­jo hobby e in­cor­po­ró una nue­va des­tre­za. “Fue un año de mu­cho tra­ba­jo pe­ro re­con­for­tan­te. Me pro­pu­se dos días a la se­ma­na de­di­car una ho­ra pa­ra apren­der al­go nue­vo y, por otro la­do, ha­cer al­gún de­por­te: em­pe­cé cla­ses de piano y vol­ví a ju­gar al te­nis. In­clu­so me tra­je el piano a La Fe­liz por­que pa­ra to­car bien, ¡hay que prac­ti­car mu­cho!”, ase­gu­ra la bai­la­ri­na to­da­vía con la fe­li­ci­dad del de­but jun­to a Fe­de­ri­co D’Elía y Vic­to­rio D’Ales­san­dro — en lu­gar de su pa­re­ja Ni­co­lás Ca­bré (38)— a flor de piel. “Te­nía mu­chas ga­nas de que lle­gue el 21 de di­ciem­bre pa­ra de­bu­tar en Mar del Pla­ta. Es una obra fa­mi­liar que me en­can­ta ha­cer por­que di­fí­cil­men­te se re­pi­ta en Ar­gen­ti­na una pro­duc­ción tan gran­de, con 30 per­so­nas en es­ce­na, co­mo la que es­tá ha­cien­do Gustavo Yan­ke­le­vich. La gen­te se di­vier­te en to­das las fun­cio­nes —de mar­tes a do­min­gos a las 21 ho­ras—, ‘Vi­co’ se adap­tó bár­ba­ro a la obra. Es­toy fe­liz. En el es­treno es­tu­vo Flor (Pe­ña) con sus hi­jos Juan y To­más, con su no­via Jua­ni­ta Ti­ne­lli. Y al día si­guien­te vino Nico a ver­me”, di­ce Laura des­pués de ha­cer la pro­duc­ción de fotos pa­ra CA­RAS en el House del com­ple­jo Ha­ras del Sur. —¿Có­mo vi­vió esa fun­ción con su no­vio co­mo es­pec­ta­dor? —Fue to­do muy es­pe­cial. Des­pués de es­ce­na me di­jo pa­la­bras her­mo­sas. Va­lo­ro mu­cho su vi­sión ya que es cri­te­rio­so y sa­be se­pa­rar las co­sas. Nun­ca lo con­té: du­ran­te la tem­po­ra­da de “Su­gar” en Bue­nos Aires no nos ha­blá­ba­mos con Nico. Cum­plía­mos nues­tro tra­ba­jo y nos íba­mos. Era: “Ho­la y chau”. Fue im­plí­ci­ta­men­te, sin po­ner­nos de acuer­do. Que­ría­mos que sim­ple­men­te se ha­bla­ra de nues­tro la­bu­ro... Y arri­ba del es­ce­na­rio la pa­sa­mos ge­nial, fue un dis­fru­te to­tal tra­ba­jar con él. Pa­ra mí es el me­jor en lo que ha­ce, me hi­zo cre­cer: yo le pre-

“Tu­ve re­la­cio­nes y amo­res an­tes, pe­ro no pro­yec­ta­ba. Con 'Nico' es un 'sí' a to­do. Sien­to al­go que nun­ca sen­tí”.

gun­ta­ba cier­tas co­sas y él me ayu­da­ba en to­do. Más allá del amor que le ten­go, lo ad­mi­ro mu­cho y res­pe­to co­mo ac­tor. —¿Y có­mo to­mó las crí­ti­cas del año pa­sa­do? ¿En al­gún pun­to sin­tió que la en­vi­dian? —Nun­ca me fi­jé en las co­sas ne­ga­ti­vas que pue­do ge­ne­rar en el otro, no me ha­go car­go. Al prin­ci­pio me do­lía cuan­do se me­tían con mi ma­má (Inés Stork). Pe­ro des­pués, al no­tar que a al­gu­nos no les im­por­ta­ba na­da con tal de te­ner un des­ta­que en Sho­wmatch y pos­te­rior re­bo­te, de­jé de ha­cer­me pro­ble­mas. En­ten­dí cuál era el fin de­trás de lo que se de­cía y no con­tes­té más. Las crí­ti­cas me hu­bie­sen afec­ta­do si ve­nían de per­so­nas que res­pe­to y ad­mi­ro. —Án­gel de Bri­to di­jo que si vuel­ve es­te año a “Sho­wmatch” es pa­ra bai­lar, no co­mo ju­ra­do… —Sí. Si hoy tu­vie­se que de­ci­dir, no me vol­ve­ría a que­dar sen­ta­da co­mo ju­ra­do ni lo­ca: du­ran­te to­do el 2018 tu­ve ga­nas de pa­rar­me y bai­lar en la pis­ta. Ob­via­men­te no me arre­pien­to de la de­ci­sión por­que cre­cí sien­do ju­ra­do, pe­ro ya no vol­ve­ría a ha­cer­lo por­que se­ría al­go muy es­tá­ti­co pa­ra es­te mo­men­to de mi vi­da: qui­zás sí vol­ve­ría a bai­lar. Siem­pre voy a es­tar agra­de­ci­da a “Sho­wmatch” por­que na­cí po­pu­lar­men­te ahí. Mar­ce­lo es un hom­bre que ad­mi­ro y me en­can­ta tra­ba­jar en la Pro­duc­to­ra. Hoy es­toy ana­li­zan­do qué voy a ha­cer en 2019. Lo que pa­só con “Su­gar” me abrió las puer­tas a pro­pues­tas muy lin­das. Pe­ro, co­mo soy ca­bu­le­ra, has­ta que no con­cre­te, no quie­ro de­cir na­da. —Com­par­te tem­po­ra­da con Bar­bie Vé­lez y Fe­de­ri­co Bal, ¿Qué le ge­ne­ra eso? —Na­da en es­pe­cial. Con Fe­de ter­mi­na­mos bien y es­tá to­do bár­ba­ro: he­mos ha­bla­do des­pués de ter­mi­nar la re­la­ción, in­clu­so me es­cri­bió el día que ga­né el pre­mio ACE pa­ra fe­li­ci­tar­me. Oja­lá sea una bue­na tem­po­ra­da pa­ra to­dos ¡aun­que pri­me­ro ven­gan a ver “Su­gar”! —¿Iría a ver las obras de ellos? —No me dan los ho­ra­rios con las fun­cio­nes. Es­tá to­do más que bien y les de­seo lo me­jor. Pe­ro, ho­nes­ta­men­te, si tu­vie­se una no­che li­bre, la apro­ve­cha­ría pa­ra ir a co­mer con Nico, quien se ins­ta­ló con­mi­go y me acom­pa­ña­rá

“Siem­pre voy a es­tar agra­de­ci­da a 'Sho­wmatch' pe­ro no vol­ve­ría al ju­ra­do por­que ex­tra­ñé el bai­le”.

du­ran­te to­da la tem­po­ra­da. —¿La sor­pren­den esos ges­tos, co­mo cuan­do la lla­mó en su úl­ti­mo pro­gra­ma de ra­dio y le de­cla­ró su amor? —¡Sí y me en­can­tan! Al prin­ci­pio cuan­do lo es­cu­ché en la ra­dio pen­sé que era un imi­ta­dor que me es­ta­ba ha­cien­do una bro­ma. Sé lo que se cues­ta, es al­go que nun­ca hi­zo. Me di­jo que le na­ció por­que sa­bía que era un día es­pe­cial pa­ra mí. Ape­nas ha­bló, me to­có un pun­to sen­si­ble y co­men­cé a llo­rar. Cuan­do em­pe­za­mos a sa­lir no nos da­ban los ho­ra­rios: él em­pe­za­ba tem­prano a gra­bar, des­pués yo me iba a la ra­dio y no nos veía­mos has­ta la no­che, cuan­do vol­vía de “Sho­wmatch”. Nues­tros mo­men­tos de ver­nos eran des­de la 1.45 has­ta las 2.30, cuan­do mo­ría­mos de sue­ño. In­clu­so los fi­nes de se­ma­na tam­po­co te­nía li­bre con “Com­ba­te”. Sa­be lo im­por­tan­te que es el tra­ba­jo pa­ra mí y me ban­có un mon­tón du­ran­te ese tiem­po. —¿Có­mo se dio la pri­me­ra sa­li­da? —To­do se ge­ne­ró a par­tir de una con­fu­sión que tu­vi­mos en la úl­ti­ma fun­ción en Bue­nos Aires. Fue al­go que di­ji­mos di­fe­ren­te, que el pú­bli­co no se dio cuen­ta por­que es­ta­ban otros lle­van­do ade­lan­te la es­ce­na prin­ci­pal. Pe­ro nos lo co­men­ta­mos lue­go en el brin­dis ge­ne­ral de “Su­gar”. Se me acer­có y me di­jo que ha­bía es­ta­do bueno tra­ba­jar con­mi­go. Yo le di­je: “¿En se­rio? ¡Por­que no nos ha­blá­ba­mos! Ja­ja…” Em­pe­za­mos a no­tar to­das las co­sas que te­nía­mos en co­mún: pen­sa­mos lo mis­mo so­bre no vo­lar de más en es­ta pro­fe­sión, que nos apa­sio­na… tam­bién nos reía­mos en que éra­mos los pri­me­ros en lle­gar al tea­tro, siem­pre coin­ci­día­mos cuan­do en­trá­ba­mos… y nos sin­ce­ra­mos en que no ha­bía ma­la on­da en­tre no­so­tros, só­lo nos evi­tá­ba­mos pa­ra no ge­ne­rar con­fu­sio­nes ha­cia afue­ra. A par­tir de ese día nos re­la­ja­mos y na­ció el víncu­lo. Me acuer­do que hi­ce esa úl­ti­ma fun­ción con fie­bre, me que­dé po­co en el brin­dis por­que me te­nía que ir a Ezei­za ya que te­nía una so­la se­ma­na pa­ra des­can­sar y me iba de via­je. Al otro día, se preo­cu­pó por có­mo es­ta­ba y me men­sa­jeó. Em­pe­za­mos a co­no­cer­nos más des­de la dis­tan­cia. Ha­blá­ba­mos to­dos los días, te­nía­mos char­las por te­lé­fono du­ran­te va­rias ho­ras… y cuan­do vol­ví a Bue­nos Aires, pa­só un tiem­po y lue­go nos vi­mos. Des­de la pri­me­ra ci­ta que fue en mi de­par­ta­men­to, ¡que­ría ser lo­cal! Ja­ja…, nun­ca de­ja­mos de es­tar jun­tos. Fue to­do muy re­la­ja­do y puer­tas aden­tro por­que no se po­día sa­lir. Esa no­che me enamo­ró el chi­co que na­ció en mi mis­mo ba­rrio de Ma­ta­de­ros, más allá de mi com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo. —¿Quie­re que Ni­co­lás sea el pa­dre de sus hi­jos? —¡Sí, oja­lá! Con él me pa­só al­go que no me ha­bía pa­sa­do nun­ca: pen­sar en for­mar una fa­mi­lia con al­guien el día de ma­ña­na. Tu­ve re­la­cio­nes y amo­res an­tes, pe­ro no pro­yec­ta­ba. Tam­bién pa­sa­mos las Fies­tas jun­tos: pri­me­ro fui yo con su fa­mi­lia y des­pués él vino con la mía. Son co­sas nue­vas que me ge­ne­ra, nun­ca me pa­só con otra pa­re­ja. Con él se die­ron las co­sas de otra ma­ne­ra: sien­to un amor que no ha­bía sen­ti­do. To­do es es­pon­tá­neo: cuan­do sa­ca­mos una fo­to y le di­go que sa­lí mal, él no me de­ja arre­glar el pe­lo y sa­car otra: me di­ce que la fo­to es la del mo­men­to. —¿Lo sor­pren­de co­ci­nán­do­le? —No pu­de. Por aho­ra, co­mo él me es­tá acom­pa­ñan­do, or­ga­ni­za la ce­na mien­tras es­toy en el tea­tro. Pe­ro pro­me­to es­te ve­rano po­ner­me las pi­las y co­ci­nar­le al­gu­nos días.

“Des­pués de la fun­ción, 'Nico' me di­jo pa­la­bras her­mo­sas. Va­lo­ro mu­cho su vi­sión por­que sa­be se­pa­rar las co­sas”.

“Des­pués de la tem­po­ra­da me voy de va­ca­cio­nes con 'Nico'. Es­ta­mos vien­do a dón­de ir, que­re­mos un lu­gar de des­can­so”.

—Ni­co­lás se hi­zo fa­ná­ti­co del run­ning en los úl­ti­mos años, ¿Van a sa­lir a co­rrer jun­tos en La Fe­liz? —Sí, eso me mo­ti­va­ría más. Nico ya se ar­mó su ru­ti­na de en­tre­na­mien­to co­mo co­rre­dor. Va­mos a me­ter ca­mi­na­tas o gim­na­sio jun­tos. Yo ten­go dos ho­ras de en­tre­na­mien­to por fun­ción y si tu­vie­se que ha­cer más ac­ti­vi­dad so­la, no ten­dría tan­ta fuer­za de vo­lun­tad que ha­cién­do­las con él. —¿Se van de va­ca­cio­nes cuan­do ter­mi­ne la tem­po­ra­da? —Sí, es­ta­mos pensando a dón­de ir. Yo no via­jé mu­cho por­que cuan­do te­nía el tiem­po, no te­nía la pla­ta y cuan­do me lo pu­de pa­gar, no te­nía el tiem­po. Ten­go ga­nas de co­no­cer Nue­va York y Broad­way. Y a la vez que­re­mos ir a un lu­gar de des­can­so. Por eso, lo es­ta­mos de­ci­dien­do. —¿Y con­vi­ven­cia? —¡Sí! Con él no ten­go un no. Es sí a to­do: quie­ro vi­vir al la­do su­yo lo que me res­ta de vi­da. De­jo que las co­sas se va­yan dan­do cuan­do ten­gan que ser, pe­ro mi de­seo es es­tar siem­pre jun­tos: me sien­to de una ma­ne­ra muy es­pe­cial con su com­pa­ñía.

El re­loj mar­ca las 11 de la no­che en La Fe­liz. A po­cas cua­dras, la se­re­ni­dad del mar con­tras­ta con la mul­ti­tud de tran­seún­tes que ca­mi­na por la Ram­bla Ca­sino. Des­pués de sa­lu­dar a una pla­tea re­ple­ta que la aplau­de de pie, Laura vuel­ve a su ca­ma­rín y rea­li­za la en­tre­vis­ta. Lo ha­ce con la mis­ma ener­gía con la que des­lum­bró ho­ras an­tes arri­ba del es­ce­na­rio. Di­ce que su­po es­pe­rar cuan­do las opor­tu­ni­da­des no lle­ga­ban y los amo­res la de­cep­cio­na­ban. Men­cio­na a sus pa­dres co­mo los gran­des res­pon­sa­bles de su per­se­ve­ran­cia y for­ta­le­za pe­ro no pue­de ter­mi­nar la fra­se por­que se le quie­bra la voz. Se re­fie­re a esas mis­mas per­so­nas que de ni­ña le pa­ga­ron la pri­me­ra cla­se de dan­za con sus aho­rros y le di­je­ron que, con es­tu­dio, tra­ba­jo y fi­de­li­dad ha­cia sus de­seos, iba a lo­grar to­do lo que se pro­pu­sie­ra.

Es­ti­lis­mo: Sol Mi­ran­da Asis­ten­te de fo­to­gra­fía: Ernesto Pa­gés. Agra­de­ci­mien­tos: Ani­ta To­ma­se­lli. Lo­ca­ción: Ha­ras del Sur (I, II, III, IV, V), so­bre la Au­to­vía 2 (@gru­poha­ras­del­sur). Ma­ke Up: Ve­ro Fio­ra­van­ti. Pei­nó: Emmanuel Ba­rrios. Es­ti­lis­mo: Mo­ni­ca Si­rio. @w.iva­na.ok. @cor­te­jo.fir­fi­na. Sor Jua­na @sor­jua­na­ba. @wi­rin­gos­wim­wear. @lz­jo­yas. @sol­ro­bles­som­bre­ros. S-Mo­de Mai­llot de Bai­ne. AdoT sto­re. Lu­na Gar­zón. Mer­ca­do de Pé­ta­los. Fa­zan Jo­yas. Cag­nas­so Pret (@cag­nas­so­pret).

Laura cuen­ta que pa­sa­ron las Fies­tas jun­tos: pri­me­ro ce­na­ron con la fa­mi­lia de él y des­pués el ac­tor fes­te­jó con los afec­tos de la con­duc­to­ra. Des­ta­ca que con Ca­bré com­par­te co­sas que nun­ca hi­zo con otras pa­re­jas.

En el House de Ha­ras del Sur, Fer­nán­dez se­du­jo con su sen­sua­li­dad y sim­pa­tía. Di­ce que es­tá ana­li­zan­do in­tere­san­tes pro­pues­tas de tra­ba­jo. Lo que más le apa­sio­na ha­cer en TV es co­me­dia mu­si­cal y con­du­cir ci­clos de en­tre­te­ni­mien­to.

La ta­len­to­sa bai­la­ri­na ma­ni­fes­tó que su no­vio fe­li­ci­tó a sus com­pa­ñe­ros de es­ce­na, Fe­de­ri­co D'Elía y Vic­to­rio D'Ales­san­dro. Y le de­sea lo me­jor a las obras de Bar­bie Vé­lez y Fe­de Bal, quien la fe­li­ci­tó por su pre­mio ACE.

Fer­nán­dez con­fie­sa que de Ni­co­lás la enamo­ró su sim­ple­za, En sus pla­nes con el ac­tor tam­bién es­tá la con­vi­ven­cia. Y en ba­se a las crí­ti­cas, afir­ma que só­lo le hu­bie­sen afec­ta­do si ve­nían de las per­so­nas que res­pe­ta y ad­mi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.