LA SOR­PRE­SA DE DY­BA­LA A ORIANA

EL JU­GA­DOR LE RE­GA­LO UN CUA­DRO CON LAMINAS DE ORO

Caras - - CARAS - Por Fe­de­ri­co Le­vin

Si bien la idea na­ció de Ma­riano Dy­ba­la (34), her­mano de Pau­lo Dy­ba­la (25), el ju­ga­dor de la Ju­ven­tus y de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na no se que­dó atrás y qui­so ser partícipe de los ob­se­quios por las fies­tas de Fin de Año y así sor­pren­der a su no­via, Oriana Sa­ba­ti­ni (22), quien se en­cuen­tra con él en To­rino, Ita­lia. Ma­riano se con­tac­tó con el ar­tis­ta ro­sa­rino An­drés Ma­ria­ni (48), quien re­si­de en Bar­ce­lo­na des­de ha­ce 10 años pa­ra en­car­gar­le dos cua­dros pa­ra re­ga­lar­le a su her­mano y que él le ob­se­quie uno a su no­via.

Des­pués de va­rios me­ses de tra­ba­jo, Ma­ria­ni via­jó a la ciu­dad ita­lia­na pa­ra en­tre­gar­le las obras a la fa­mi­lia Dy­ba­la y sor­pren­der a Oriana, quien no es­ta­ba al tan­to del gran re­ga­lo que te­nía su pa­re­ja pa­ra ella. El ar­tis­ta lle­vó los cua­dros, de dos me­tros por dos me­tros, pin­ta­dos al óleo y con de­ta­lles en oro de 21 Ki­la­tes, de Bar­ce­lo­na a To­rino. Pau­lo sa­bía de la en­tre­ga de las obras que se reali­zó en el de­par­ta­men­to de Ali­cia, su ma­dre, quien vi­ve en el pi­so de aba­jo de su ca­sa pe­ro “Ori” no. Per­so­nal­men­te se en­car­gó de or­ga­ni­zar la gran sor­pre­sa pa­ra Oriana. Por eso, con una gi­gan­tes­ca te­la, cu­brió el cua­dro y cuan­do la jo­ven pre­gun­tó por qué es­ta­ba ta­pa­da to­dos le di­je­ron que era una se­gun­da pie­za pa­ra Pau­lo por si no le gus­ta­ba la pri­me­ra. Lue­go de unos ins­tan­tes, Pau­lo cu­brió los ojos de Oriana, mur­mu­ró al­go a su oí­do y ella, emo­cio­na­da, se en­con­tró fren­te al ori­gi­nal re­tra­to

que le ob­se­quia­ba su no­vio.

“¡Sos un ge­nio pin­tan­do! ¡Nun­ca ima­gi­né que al­guien me re­tra­ta­ría así!”, le ex­cla­mó al ar­tis­ta. En un re­co­no­ci­mien­to por su tra­ba­jo, Pau­lo le re­ga­ló a Ma­ria­ni una ca­mi­se­ta su­ya de la Se­lec­ción au­to­gra­fia­da y con una ca­ri­ño­sa de­di­ca­to­ria. Lue­go de ad­mi­rar los cua­dros y co­men­zar a de­ci­dir el lu­gar es­tra­té­gi­co, por su gran ta­ma­ño, de su ubi­ca­ción, dis­fru­ta­ron de una ex­qui­si­ta co­mi­da en la ca­sa de Ali­cia. “La ma­má de Pau­lo es amo­ro­sa y muy dul­ce; nos pre­pa­ró una ce­na en­can­ta­do­ra. Ha­bla­mos mu­cho de fút­bol, él me con­tó gran­des anéc­do­tas. La reunión fue fan­tás­ti­ca y real­men­te vi a la pa­re­ja enamo­ra­da y fe­liz. Se no­ta que es­tán muy bien jun­tos y que se aman mu­chí­si­mo”, con­tó An­drés.

Las obras rea­li­za­das por el ar­tis­ta ar­gen­tino An­drés Ma­ria­ni, ra­di­ca­do en Bar­ce­lo­na, mi­den dos me­tros por dos y lle­van su im­pron­ta al óleo con de­ta­lles en oro 21 ki­la­tes. El tra­ba­jo de­man­dó dos me­ses de crea­ti­vi­dad in­ten­si­va en Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.