Do­lor en el ta­lón: Fas­ci­tis plan­tar

Si los pies due­len al dar­los pri­me­ros pa­sos por la ma­ña­na o lue­go de es­tar sen­ta­do o pa­ra­do po­run tiem­po, po­dría pa­de­cer­se fas­ci­tis plan­tar, una pa­to­lo­gía muy fre­cuen­te. Y, si es así, de­be­ría tra­tar­se lo an­tes po­si­ble por­que si se ig­no­ra, pue­de cam­biar la

Caras - - SALUD - Ase­so­ró: Dr. Adrián Faus­to, mé­di­co trau­ma­tó­lo­go y de­por­tó­lo­go.

Una ban­da de te­ji­do re­sis­ten­te, lla­ma­da fas­cia plan­tar, co­nec­ta el hue­so del ta­lón con los de­dos de los pies. La fas­ci­tis plan­tar se des­en­ca­de­na cuan­do es­te te­ji­do es­tá in­fla­ma­do. Un do­lor pun­zan­te en la par­te in­fe­rior del pie, cer­ca de su ta­lón, es el sín­to­ma más ob­vio, pe­ro ese do­lor pue­de em­peo­rar con el tiem­po. Pue­de do­ler al es­ti­rar el pie o pre­sio­nar el ar­co. Tam­bién es pro­ba­ble que due­la más lue­go de un en­tre­na­mien­to.

Ca­mi­nar y co­rrer son un gran ejer­ci­cio, pe­ro ha­cer una de las dos co­sas aumenta las pro­ba­bi­li­da­des de te­ner es­te ti­po de do­lor en el pie. Lo mis­mo ocu­rre con los múscu­los apre­ta­dos de las pan­to­rri­llas, pies pla­nos o ar­cos al­tos, te­ner so­bre­pe­so, más de 40 años o un tra­ba­jo que lo man­ten­ga en pie du­ran­te mu­chas ho­ras. Si se pa­de­ce fas­ci­tis plan­tar, los te­ji­dos del pie es­tán dañados o des­ga­rra­dos. El re­po­so es una par­te cru­cial de la cu­ra­ción: to­mar un des­can­so de las ac­ti­vi­da­des que po­nen ten­sión en los pies, co­mo co­rrer, ca­mi­nar (a me­nos que sea ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio) y cla­ses de gim­na­sia ae­ró­bi­ca. En su lu­gar, es­co­ger ejer­ci­cios de baj­reo im­pac­to co­mo nadar o an­dar en bi­ci­cle­ta. Pa­ra ob­te­ner ali­vio, pro­bar con hie­lo. El hie­lo­pi­ca­do fun­cio­na bien por­que se adap­ta a la for­ma del pie. En­vol­ver­lo en una toa­lla y po­ner­lo en el pie du­ran­te 20 mi­nu­tos, 4 ve­ces al día. Tam­bién se pue­de ape­lar a las al­moha­di­llas con lí­qui­do re­fri­ge­ran­te con­ge­la­do.

Los me­di­ca­men­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­des (AINE), co­mo el ibu­pro­feno y el na­pro­xeno, pue­den pro­por­cio­nar un ali­vio a cor­to pla­zo pa­ra los do­lo­res de los ta­lo­nes.

Si se an­da des­cal­zo —al­go co­mún en es­ta épo­ca del año— o se usan za­pa­ti­llas o za­pa­tos de­ma­sia­do cha­tos, la fas­ci­tis plan­tar pue­de em­peo­rar. Lo me­jor es un nue­vo par de za­pa­ti­llas pa­ra co­rrer con sue­la grue­sa y bien amor­ti­gua­da. Si se pa­de­ce pie plano, pre­fe­rir un par con buen so­por­te de ar­co. Los ejer­ci­cios que es­ti­ran la fas­cia plan­tar y el ten­dón de Aqui­les pue­den ha­cer que el pie se sien­ta me­jor. Los que for­ta­le­cen los múscu­los de la par­te in­fe­rior de la pier­na pue­den ayu­dar a es­ta­bi­li­zar el to­bi­llo y el ta­lón.

Al­gu­nas per­so­nas que tie­nen es­ta afec­ción se sien­ten me­jor si usan una fé­ru­la du­ran­te la no­che. Es­ta abra­za­de­ra le da al pie un es­ti­ra­mien­to sua­ve al dor­mir. Tam­bién se pue­de usar cin­ta atlé­ti­ca en la par­te in­fe­rior del pie pa­ra ayu­dar a sos­te­ner el ar­co. Una vez que los pies se sien­tan me­jor, ha­brá que­res­pe­ta­rel pe­so, es­ti­rar las pier­nas an­tes de ejer­ci­tar­se y cam­biar el cal­za­do cuan­do co­rres­pon­da. Has­ta el 10 por cien­to de to­das las le­sio­nes al co­rrer in­vo­lu­cran do­lor en el ta­lón. Si se en­tre­na con fre­cuen­cia y és­ta in­vo­lu­cra co­rrer, hay que to­mar me­di­das pa­ra evi­tar que la fas­ci­tis­re­gre­se. Por ca­so, ase­gu­rar­se de que las za­pa­ti­llas pa­ra co­rrer coin­ci­dan con el ti­po de pie, au­men­tar len­ta­men­te la dis­tan­cia y la in­ten­si­dad y tra­tar de man­te­ner­se fue­ra de su­per­fi­cies muy du­ras o de te­rre­nos ines­ta­bles co­mo la pla­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.