NI­CO­LE-TA­SIN: RE­LAX, LO­VE & YO­GA

EL COM­BO IDEAL DE LA PA­RE­JA PA­RA SU VE­RA­NEO ESTEÑO

Caras - - FOCO - Por Car­los Cer­vet­to (des­de Pun­ta del Es­te)

Mos­tra­ron las cre­den­cia­les de enamo­ra­dos ape­nas des­em­bar­ca­ron en Pun­ta, y de ahí en más se desen­vol­vie­ron co­mo tal. Si Ni­co­le Neu­mann (38) ne­ce­si­ta­ba una tem­po­ra­da es­te­ña pa­ra reivin­di­car­se a ni­vel sen­ti­men­tal va­ya que cum­plió con su co­me­ti­do. Por­que la ru­bia en­con­tró en Ma­tías Tasín (40) a un com­pa­ñe­ro de ru­ta perfecto, que la cui­dó, la mi­mó y la acom­pa­ñó a cuan­to com­pro­mi­so co­mer­cial o pro­fe­sio­nal de­bie­ra aten­der la mo­de­lo. Unas va­ca­cio­nes re­car­ga­das que apun­ta­la­ron a Ni­co­le pa­ra co­men­zar el año con el co­ra­zón con­ten­to y la men­te des­pe­ja­da de tan­tas ren­ci­llas me­diá­ti­cas, más allá de que siem­pre sur­ja al­gún epi­so­dio que la in­vo­lu­cre. Y cuan­do los días de sol acom­pa­ña­ron, se ins­ta­la­ron en su “bún­ker” pre­di­lec­to de Jo­sé Ig­na­cio, el pa­ra­dor “La Cho­za de Mar”, pa­ra dis­fru­tar de la pla­ya y de

su cos­ta­do me­lo­so co­mo cual­quier pa­re­ja lo ha­ría. Y es­ta vez le su­ma­ron un con­di­men­to que atrapa a la mo­de­lo y que su no­vio se es­me­ró por se­guir­le los pa­sos, co­mo es la prác­ti­ca del yo­ga. Sí, en la mis­ma pla­ya que fre­cuen­ta­ron, ya en ho­ras del atar­de­cer, pu­sie­ron una lo­na so­bre la are­na y produjeron a dúo una com­po­si­ción ca­si per­fec­ta de es­té­ti­ca y ar­mo­nía. Fue una se­sión com­par­ti­da de “Acro-yo­ga”, una es­pe­cia­li­dad más com­ple­ja que el yo­ga tra­di­cio­nal, mez­cla de acro­ba­cia, que pue­de pro­vo­car le­sio­nes mus­cu­la­res si no se lo eje­cu­ta con pre­ci­sión. No fue el ca­so de ellos dos, au­to­res de un nú­me­ro perfecto que pro­vo­có sor­pre­sa y ad­mi­ra­ción en­tre sus tes­ti­gos.

Se­gún co­men­tó la mo­de­lo, ha­ce dos años que prac­ti­ca “Ash­tan­ga” con la pro­fe­so­ra Eu­ge­nia Mon­te­fal­co­ne, y al­ter­na la dis­ci­pli­na con algo de “Yo­ga fu­sión” es­ti­lo “Acro­yo­ga”. Una ru­ti­na que la ocu­pa dos ve­ces por se­ma­na y que se plas­mó en la pla­ya con in­me­jo­ra­bles re­sul­ta­dos. Su no­vio la acom­pa­ñó a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, con­vir­tién­do­se en un par­te­ner to­do te­rreno du­ran­te to­dos los días que per­ma­ne­cie­ron en el Es­te. Jun­tos se los vio pre­sen­cian­do el des­fi­le de Al­cor­ta Shop­ping, por ejem­plo, o ce­le­bran­do con ami­gos la lle­ga­da de 2019 en la dis­co Te­qui­la, otras se­cuen­cias más que prue­ban un es­ta­do de com­pro­mi­so y co­rres­pon­den­cia ab­so­lu­ta. Y ese buen co­mien­zo de año con­ti­nuó ya de vuel­ta en Bue­nos Ai­res, des­pués de un breve pa­so por Tu­cu­mán pa­ra ha­cer un des­fi­le. Fue el “Do­min­go de Re­yes” con el cum­plea­ños de Alle­gra, quien ce­le­bró en fa­mi­lia y con ami­gui­tas sus ocho años. “Lle­gas­te pa­ra ale­grar nues­tras vi­das y ha­cer­le ho­nor a tu nom­bre, que seas siem­pre muy fe­liz!!!”, le es­cri­bió Ni­co­le en las re­des a otro de los pi­la­res que le con­ten­tan el al­ma.

En la mis­ma pla­ya, al atar­de­cer, la mo­de­lo y el em­pre­sa­rio prac­ti­ca­ron una se­sión a dúo de “acro-yo­ga”, una es­pe­cia­li­dad más com­ple­ja que la tra­di­cio­nal. Ni­co­le en­tre­na “ash­tan­ga” des­de ha­ce 2 años, 2 ve­ces por se­ma­na con Eu­ge­nia Mon­te­fal­co­ne, y le con­ta­gió la pa­sión a su no­vio.

El jue­ves 3, Ni­co­le par­ti­ci­pó de un des­fi­le en Ta­fí del Va­lle, Tu­cu­mán, y el do­min­go le fes­te­jó a Alle­gra en Bai­res sus ocho años ro­dea­da de fa­mi­lia­res y ami­gas. Jun­to a la tor­ta, po­só con la ma­dri­na de la pe­que­ña, So­fía Su­gas­ti. Son­rien­te, su ro­man­ce va vien­to en po­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.