“ES­TOY FE­LIZ DE SER EL PA­DRINO”

DIE­GO BAU­TI­ZO A SU NIE­TO

Caras - - REVELACIONES -

Las Fies­tas mo­vi­li­za­ron a Die­go Ma­ra­do­na (58), quien apro­ve­chó el re­ce­so co­mo DT en el club “Do­ra­dos” de Si­na­loa y vo­ló a Bue­nos Ai­res pa­ra al­qui­lar una ca­sa en Nor­del­ta y allí pa­sar Na­vi­dad y co­men­zar 2019 en su país y jun­to a sus fa­mi­lia­res. En­tre los que in­vi­tó es­pe­cial­men­te a su hi­jo ita­liano Die­go Ju­nior Si­na­gra (32) con su es­po­sa Nun­zia Pen­nino (29) y su be­bé Die­gui­to Ma­tías (8 me­ses); a sus hi­jas Ja­na (20), Gia­nin­na (29) con su hi­jo Ben­ja­mín Agüe­ro (9), Dal­ma (31) —quien no fue por las di­fe­ren­cias con su pa­dre— y a Die­gui­to Fer­nan­do (5). Es­te úl­ti­mo re­en­cuen­tro fue el más emo­ti­vo ya que ha­cía dos años que el ex téc­ni­co de la Se­lec­ción no veía al hi­jo que tu­vo con Ve­ró­ni­ca Oje­da (40).

En su es­ta­día en la Ar­gen­ti­na, “El Diez” só­lo tu­vo un sus­to cuan­do el vier­nes 4 per­ma­ne­ció cin­co ho­ras in­ter­na­do en la clí­ni­ca Oli­vos, des­pués de unos exá­me­nes mé­di­cos de ru­ti­na. “No pa­só na­da, só­lo fui a ha­cer­me re­so­nan­cias. El amor no cam­bia: to­dos me desea­ron lo me­jor”, de­cla­ró al sa­lir del sa­na­to­rio. Se­gún con­tó su abo­ga­do, Ma­tías Mor­la (39), a CA­RAS: “A Ma­ra­do­na se le reali­zó una en­dos­co­pia pro­gra­ma­da que con­fir­mó una pe­que­ña her­nia es­to­ma­cal pro­duc­to de la ope­ra­ción de bay-pass gás­tri­co que se le hi­zo en Co­lom­bia, en 2005. En los pró­xi­mos días se­rá so­me­ti­do a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca sin ma­yo­res ries­gos pa­ra re­pa­rar esa zo­na y lue­go vol­ve­rá a Mé­xi­co”.

Vi­si­ble­men­te de buen áni­mo y sem­blan­te tras el al­ta mé­di­ca, du­ran­te la tar­de del sá­ba­do 5, Die­go es­tu­vo pre­sen­te en el bau­tis­mo de su nie­to Die­gui­to Ma­tías, quien lle­va su se­gun­do nom­bre en ho­nor a la amis­tad de Die­go Jr. con el abo­ga­do de Ma­ra­do­na. La ce­re­mo­nia se reali­zó en la ca­sa que al­qui­ló en un country en Nor­del­ta y los pa­dri­nos fue­ron Die­go y Ja­na Ma­ra­do­na. Fue una ín­ti­ma ce­le­bra­ción a la que tam­bién asis­tie­ron las her­ma­nas del ex-fut­bo­lis­ta, su her­mano Hu­go (49) y Mor­la jun­to a su mu­jer, Florencia Wen­del (27), y a su hi­ja Fran­ca (1 año y me­dio). Las gran­des au­sen­tes fue­ron Dal­ma, Gia­nin­na y Ro­cío Oliva (29), quien es­ta­ba en Pun­ta del Es­te por el cum­plea­ños de su ami­ga, la di­se­ña­do­ra Mau­ree­ne Di­nar.“Jun­to a mis hi­jos @ja­na­ma­ra­do­na y @die­go­ma­ra­do­na­ju­nior, en el bau­tis­mo de Die­gui­to Ma­tías. ¡Muy fe­liz por ser el pa­drino!”, es­cri­bió Die­go en su cuen­ta de Ins­ta­gram al pu­bli­car una fo­to jun­to a sus afec­tos.

La tar­de del pri­mer sá­ba­do de 2019, Ma­ra­do­na vi­vió con gran emo­ción el bau­tis­mo de Die­gui­to Ma­tías, hi­jo de su he­re­de­ro ita­liano “Ju­nior” con Nun­zia.

El gran par­que de la ca­sa que Die­go al­qui­ló en un country de Nor­del­ta se con­vir­tió en un im­pro­vi­sa­do al­tar a la ho­ra de la ce­re­mo­nia, ba­jo el ga­ze­bo, fren­te a la pi­la bau­tis­mal. Con per­so­nal look de ber­mu­das, mo­ño y som­bre­ro, Ma­ra­do­na im­pu­so su se­llo par­ti­cu­lar, mi­mó a sus hi­jos y acla­ró es­tar bien de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.