MEG­HAN: LOOK PRE­NA­TAL

MA­RRUE­COS: ULTIMO VIA­JE EM­BA­RA­ZA­DA

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Mien­tras los in­gle­ses con­ti­núan cues­tio­nan­do los millonario­s gas­tos de la du­que­sa de Sus­sex —que só­lo en su via­je a Nue­va York pa­ra dis­fru­tar del “Baby Sho­wer” que le or­ga­ni­za­ron sus ín­ti­mas ami­gas, ha­bría su­per­ado­los450mil­dó­la­res—Meg­han Mar­kle (37) es­tá dis­pues­ta a que na­da opa­que sus días de fe­liz em­ba­ra­za­da. Sin per­der su gran son­ri­sa, ella y el prín­ci­pe Harry (34) par­tie­ron a Ma­rrue­cos pa­ra, du­ran­te tres agi­ta­dos días, cum­plir con el úl­ti­mo com­pro­mi­so ofi­cial de su agen­da real. Y pa­ra pi­sar tie­rras afri­ca­nas, Meg­han eli­gió un ves­ti­do co­lo­ra­do de Va­len­tino —en un cla­ro gui­ño de sim­pa­tía por los co­lo­res de la ban­de­ra del país—, que acom­pa­ñó con car­te­ra en nu­de y sti­let­tos de Ma­no­lo Blah­nik. Al ate­rri­zar en Ca­sa­blan­ca fue­ron re­ci­bi­dos por el em­ba­ja­dor in­glés Tho­mas Reilly y lue­go se reunie­ron con el prín­ci­pe he­re­de­ro Mu­lay Has­san.A pe­sar del can­san­cio, Meg­han ja­más per­dió su son­ri­sa y di­cen en Buc­king­ham que es uno de los mo­ti­vos por el que se con­vir­tió en la “pro­te­gi­da” de la rei­na Isa­bel II (92). Una vez más la pa­re­ja real rom­pió las re­glas del pro­to­co­lo, pri­me­ro cuan­do Meg­han se de­jó ta­tuar con hen­na una de sus ma­nos, se­gún lo mar­ca la tra­di­ción del país. Y lo hi­zo en su vi­si­ta a una es­cue­la de As­ni, una lo­ca­li­dad en el Al­to Atlas. Allí se en­con­tra­ron con maestras ru­ra­les a las que les con­tó que su pri­mer hi­jo na­ce­rá a fi­nes de abril. Y, an­te ellas y las cá­ma­ras de la BBC, Harry vol­vió a sa­lir­se del pro­to­co­lo con una bro­ma que, se­gún afir­man, desató la fu­ria de su abue­la. Mien­tras las maestras fe­li­ci­ta­ban a los fu­tu­ros pa­dres, el prín­ci­pe di­jo: “¡Sor­pre­sa! ¡Es­tás em­ba­ra­za­da Meg­han! Pe­ro ¿Es mío el be­bé enor­me que es­tá en esa pan­za? ¿Quién es el pa­dre..?”

A lo que to­dos res­pon­die­ron con car­ca­ja­das pe­ro sin ocul­tar su asom­bro. Al día si­guien­te la pa­re­ja con­cu­rrió a una ce­na que le ofre­ció el em­ba­ja­dor y Meg­han vol­vió a cau­ti­var con su ele­gan­cia, en­fun­da­da en un caf­tán de Dior. Pa­ra las jor­na­das si­guien­tes op­tó por looks más re­la­ja­dos, con jeans, ca­mi­se­ta a ra­yas, cha­que­ta de J.Crew y bo­tas. Así lu­ció en su vi­si­ta al “Ro­yal Eco­choc Eques­trian Club Dar Es­sa­lam”. Aman­te de los ani­ma­les, re­co­rrie­ron el lu­gar y aca­ri­cia­ron a los ca­ba­llos que for­man par­te de un pro­gra­ma es­pe­cial pa­ra ayu­dar a ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des a tra­vés de la te­ra­pia equi­na. El mé­to­do se ba­sa en la teo­ría de que la in­ter­ac­ción con ca­ba­llos ayu­da a pro­mo­ver el cre­ci­mien­to emo­cio­nal. A la ho­ra de las co­mi­das, la em­ba­ra­za­da se cui­dó en la de­gus­ta­ción de pla­tos tra­di­cio­na­les ára­bes y los cam­bió por in­fu­sio­nes. En la vi­si­ta a los jar­di­nes de Ra­bat, la du­que­sa vol­vió a apos­tar por su com­bi­na­ción in­fa­li­ble, blan­co y ne­gro. Lu­ció

“To­dos apues­tan que se­rá una ni­ña ya que pa­ra el Baby Sho­wer Mar­kle pi­dió ma­ca­rons de La­du­rée, só­lo en to­nos ro­sas y mo­ra­dos”.

una cha­que­ta de Arit­zia (de 170 eu­ros) que lle­vó so­bre un ves­ti­do pli­sa­do. Y pa­ra la re­cep­ción ofi­cial del rey Moha­med VI en el Pa­la­cio de Les Sa­blons, Meg­han lle­vó un ves­ti­do de ins­pi­ra­ción ét­ni­ca que, se­gún co­men­ta­ron los es­pe­cia­lis­tas fas­hion, fue una crea­ción “per­so­na­li­za­da” (ag­gior­na­da por las mo­dis­tas del pa­la­cio a su em­ba­ra­zo, al qui­tar­le la cin­tu­ra elas­ti­za­da) de Ca­ro­li­na He­rre­ra que le ha­bía cos­ta­do 2640 eu­ros. Y aun­que no pue­den de­ve­lar el se­xo de su be­bé, apues­tan que se­rá una ni­ña ya que du­ran­te el Baby Sho­wer, en­tre los dul­ces en­car­ga­dos al chef pas­te­le­ro Jean Goer­ges (del lu­jo­so ho­tel “The Mark”, ubi­ca­do en el Up­per East de Man­hat­tan) ocu­pa­ban un lu­gar muy es­pe­cial los ma­ca­rons de La­du­rée en to­nos ro­sas y mo­ra­dos por pe­di­do de Meg­han. Quien só­lo ade­lan­tó que el cuar­to de su be­bé se­rá pin­ta­do con tin­tu­ra ve­ga­na, “gen­der-neu­tral” que va­le pa­ra los dos se­xos.

Aman­te de los ani­ma­les, y en es­pe­cial de los ca­ba­llos, la Du­que­sa de Sus­sex y Harry vi­si­ta­ron la es­cue­la de As­ni, una lo­ca­li­dad en el Al­to Atlas, en don­de se en­se­ña a ni­ños con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

Es­te via­je a Ma­rrue­cos se­rá el úl­ti­mo que la pa­re­ja ha­ga an­tes del na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo. Ofi­cial­men­te, Meg­han se to­ma­rá un re­ce­so de la agen­da del Pa­la­cio pa­ra es­pe­rar la lle­ga­da de su be­bé.

Meg­han lu­ció or­gu­llo­sa su pan­za de em­ba­ra­za­da. En la re­cep­ción del rey Moha­med VI en el Pa­la­cio de Les Sa­blons, lle­vó un ves­ti­do que fue “per­so­na­li­za­do” (ag­gior­na­do por las mo­dis­tas del pa­la­cio a sus 7 me­ses) de Ca­ro­li­na He­rre­ra, que cues­ta 2640 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.