“APRENDI A SOSTENERME SO­LA”

NI­CO­LE NEU­MANN SE­PA­RA­DA EN TU­LUM

Caras - - ESTILO SAMSONITE - Por Héctor Mau­ge­ri

Sien­te que atre­ve­só tor­men­tas y en­fren­tó vien­tos huracanado­s. Re­co­no­ce que su­frió la tem­pes­tad del sa­ber­se so­la, y por mo­men­tos, des­am­pa­ra­da de sus pro­pias con­vic­cio­nes. Ne­ce­si­tó arries­gar­se, equi­vo­car­se y en es­ta prue­ba y error, in­vo­lu­crar­se en ro­man­ces que no le apor­ta­ron la es­ta­bi­li­dad que ne­ce­si­ta­ba. Afe­rra­da al in­men­su­ra­ble amor de sus hi­jas In­dia­na (11), Alle­gra (8) y Sien­na (4), reini­ció una vi­da que la acer­có a lo que Ni­co­le Neu­mann (38) sien­te que ne­ce­si­ta te­ner: es­ta­bi­li­dad y con­fian­za. Di­ce que apren­dió a or­de­nar­se y a sos­te­ner­se so­la. Que se can­só de afe­rrar­se al ti­món de una na­ve a la de­ri­va y que apren­dió a de­tec­tar a los hom­bres que se acer­can a ella pa­ra cons­truir un po­si­co­na­mien­to me­día­ti­co. Aho­ra sa­be, lo con­fie­sa y lo decreta dia­ria­men­te, que no to­das las re­la­cio­nes de amor son pa­ra to­da la vi­da. Y que más allá de su sue­ño de “Su­sa­ni­ta”, los la­be­rin­tos que re­des­cu­bre en lo afec­ti­vo, mu­chas ve­ces, se ven des­tro­za­dos por la de­silu­sión o el en­ga­ño. Re­cien­te­men­te se­pa­ra­da del em­pre­sa­rio Ma­tias Ta­sin, con quién vi­vió un ar­dien­te ro­man­ce es­te úl­ti­mo ve­rano en Pun­ta del Es­te y aca­ba de vol­ver de un viaje a Mia­mi, la top model y con­duc­to­ra, de­ci­dió des­ace­le­rar sus emo­cio­nes pa­ra re­ini­ciar sus prio­ri­da­des y apren­der de los erro­res co­me­ti­dos. Bus­có en la me­di­ta­ción y en el yo­ga la gra­ti­fi­ca­ción de apa­ci­guar su men­te, se re­afir­mó en sus pro­pias se­gu­ri­da­des, y cons­tru­yó un uni­ver­so “well­ness”, en don­de va­lo­ri­za la vi­da sa­lu­da­ble, el con­fort de una ali­men­ta­ción or­gá­ni­ca y un equi­li­brio en­tre los ni­ve­les del cuer­po y la men­te. El caos y la os­cu­ri­dad die­ron pa­so a la gra­ti­tud y a una luz que per­ci­be co­mo

guia y en­se­ñan­za. Ya no pre­ci­sa el sos­tén de un hom­bre que la cons­tru­ya. Ni­co­le sa­be por don­de ca­mi­nar sin per­der­se en el fue­go del de­seo ni en la ten­ta­ción de las malas elecciones que la lle­va­ron, in­de­fec­ti­blen­te, a la de­sola­ción – y al sa­bio apren­di­za­je– de co­men­zar de nue­vo

—¿Sien­te que re­na­ció de la os­cu­ri­dad pa­ra dar­le pa­so a una nue­va Ni­co­le?

—Ha­ber des­ar­ma­do una fa­mi­lia con un ma­ri­do y tres hi­jas, des­pués de on­ce años, fue una re­vo­lu­ción muy fuer­te. A pe­sar de que ya han pa­sa­do tres años, fue una des­es­ta­bi­li­za­ción in­ter­na muy pro­fun­da. He te­ni­do que apren­der a or­de­nar­me y sostenerme so­la. A re­plan­tear­me mi vi­da, y a pe­sar de que siem­pre creí en los as­tros, las ener­gías, y ten­go una co­ne­xión muy pro­fun­da con to­do lo es­pi­ri­tual y con el “de­cre­to” per­so­nal pa­ra “de­cre­tar” mi pro­pia vi­da, re­co­noz­co que es­tos dos úl­ti­mos años he es­ta­do muy des­or­de­na­da y preo­cu­pa­da por sos­te­ner a mis hi­jas. Mi se­pa­ra­ción ma­tri­mo­nial fue un sim­bro­na­zo...

—¿Un cim­bro­na­zo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra reaco­mo­dar y re­plan­tear­se su vi­da? —Sí, to­tal­men­te. —¿O hu­bie­ra pre­fe­ri­do evi­tar es­te pa­de­ci­mien­to pa­ra sos­te­ner un víncu­lo sin amor?

—Nun­ce he si­do una mu­jer que se que­dó en el lu­gar de con­fort. Ni en el tra­ba­jo, y mu­cho me­nos, en mis víncu­los fa­mi­lia­res. Si bien amo el con­cep­to de la fa­mi­lia, y me hu­bie­ra en­can­ta­do se­guir con un ma­tri­mi­nio fe­liz, uno no pue­de ma­ne­jar lo que sien­te ni lo que de­ja de sen­tir. Soy una mu­jer muy emo­cio­nal. Don­de yo no ten­go to­do mi­co­ra­zón pues­to, no pue­do se­guir. Qui­to mi aten­ción, lo des­cui­do. Ten­go san­gre, soy pa­sio-

nal. Sien­to que to­do es­te caos que he vi­vi­do en es­te úl­ti­mo tiem­po te­nía que pa­sar pa­ra vol­ver a or­de­nar­me. —¿Sien­te que es­tá en un mo­men­to de tran­qui­li­dad y se­re­ni­dad per­so­nal pa­ra vol­ver a aco­mo­dar­se?

—Sí, re­cién aho­ra es­toy tran­qui­la pa­ra po­der ele­gir. To­do es­te úl­ti­mo tiem­po me afe­rré a lo que la vi­da me tra­jo. —¿In­clu­yen­do gen­te os­cu­ra y no­ci­va?

—Eso es muy im­por­tan­te, ale­jar­se de la gen­te que te aplas­ta la ener­gía. De per­so­nas que en vez de mo­ti­var­te y su­mar, te tiran pa­ra aba­jo.

—¿Por qué cree que se acer­ca­ba a gen­te que la aplas­ta­ba y la ti­ra­ban pa­ra aba­jo? —Por­que es­ta­ba des­or­de­na­da in­te­rior­men­te. Cuan­do es­tas con una ener­gía caó­ti­ca, atraés esa mis­ma ener­gía. —¿Su ro­man­ce con Fa­cun­do Mo­yano es­ta li­ga­do a una ins­tan­cia en su vi­da de caos y des­or­den?

—Pue­de ser, pe­ro lo re­cuer­do con ca­ri­ño y ten­go bue­na on­da. No es que de­ja­mos de ha­blar­nos y nos odia­mos. A ve­ces uno va pro­ban­do y a ve­ces no to­das las re­la­cio­nes de amor son el amor de tu vi­da.Tam­bién es una prue­ba y error.

—¿No sien­te que hay de­ter­mi­na­dos hom­bres que se acer­can a us­ted con el ob­je­ti­vo de ga­nar un lu­gar en la pren­sa y te­ner vi­si­bi­li­dad me­diá­ti­ca?

—Hay mu­chos hom­bres que se cuel­gan de una pa­ra te­ner vi­si­bi­li­dad,sí. Yo soy muy sen­si­ble y per­cep­ti­va y de­tec­to ese in­te­rés. Lo que sien­to, es que mu­chas ve­ces no se acer­can por ese úni­co in­te­rés, pe­ro al tiem­po de es­tar jun­tos, se suben a una nu­be que les gus­ta y se ter­mi­nan ma­rean­do. Lo do­lo­ro­so es que cuan­do me in­vo­lu­cro afec­ti­va­men­te no lo pue­do dis­tin­guir...

—¿Es­to tie­ne al­go que ver con su re­cien­te se­pa­ra­ción?

—Uno va co­no­cien­do gen­te, vas pro­ban­do, y a ve­ces la re­la­ción pros­pe­ra, y otras no. En es­te ca­so, es­tu­vi­mos ca­si un año jun­tos, y ca­si al fi­nal de la re­la­ción vi co­sas que no fun­cio­na­ban, que no iba, y de­ci­di­mos ter­mi­nar­la.

—¿Qué es lo que le pa­so? Se de­silu­sio­nó? ¿No se sin­tió res­pe­ta­da co­mo mu­jer? En la úl­ti­ma se­ma­na se ha­bló que su ex habia te­ni­do una ci­ta con la no­via de Luis Mi­guel.

—Mi­rá, de ese te­ma no sé na­da, yo me se­pa­ré de él a fi­nes de fe­bre­ro y cuan­do termino con al­guien, no le es­toy pre­gun­tan­do que ha­ce o que de­ja de ha­cer. Ya es un pro­ble­ma de la otra per­so­na.

—En to­dos los por­ta­les fi­gu­ra co­mo el ex de Ni­co­le. ¿Le mo­les­ta que su ex sea por­ta­dor de su fa­ma?

—Ese qui­zás es un error mío que pien­so co­rre­gir en un fu­tu­ro. Me lo acon­se­ja­ron mu­chas ve­ces y yo ja­más lo to­mé en cuen­ta. No ex­po­ner a la per­so­na que ten­go al la­do.

—¿La con­vi­ven­cia des­gas­tó el amor o le hi­zo ver co­sas que no le gus­ta­ba?

—No es­pe­ci­fi­ca­men­te. Fue un des­gas­te. Vis­lum­bro lo que quie­ro pa­ra mi vi­da y es otro ti­po de hom­bre. Y no me quie­ro des­viar.

—¿Cuál es el hom­bre que ne­ce­si­ta pa­ra su vi­da? —Ne­ce­si­to un hom­bre que sea muy con­te­ne­dor. Si bien yo soy una mu­jer muy in­de­pen­dien­te, cuan­do lle­go a mi ca­sa, ne­ce­si­to a un hom­bre que me dé un abrazo y me con­ten­ga. Sa­ber que me es­pe­ra y que po­de­mos com­par­tir. Yo soy co­mo un to­ro, siem­pre voy pa­ra ade­lan­te, la lu­cho con el tra­ba­jo, con mis hi­jas…y es mu­cho. De­seo un hom­bre en el que pue­da des­can­sar. Y tam­bién, ob­vio, que me trai­ga ri­sas, por­que el hu­mor pa­ra mí vi­da es fun­da­men­tal. Ah, y que ten­ga un es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro.

—Con­te­ne­dor, que ten­ga hu­mor y aven­tu­re­ro...

—Sí, sin per­der el es­pí­ri­tu de la fa­mi­lia. Sé que no es fá­cil de en­con­trar. Por ahí es­tu­ve re­pri­mi­da mu­chos años, pe­ro soy muy aven­tu­re­ra. Me gus­ta via­jar, sor­pren­der­me, tra­ba­jar y con­cre­tar mis pro­yec­tos per­so­na­les.

—¿En sus víncu­los an­te­rio­res, po­día ex­pre­sar sus pro­pios deseos de con­ten­ción, abrazo, y aven­tu­ras?

—Sí, pe­ro co­mo ven que yo pue­do con to­do, de­jan que vos lo ha­gas y lo re­suel­vas. En­ton­ces uno ter­mi­na en una po­si­ción de hom­bre–mu­jer, de capitana de la re­la­ción y la ver­dad, que no quie­ro. Yo tam­bién ne­ce­si­to des­can­sar en la re­la­ción y que al­guien se ocu­pe de mí. Ce­do mi ti­món pa­ra que el hom­bre di­rec­cio­ne el bar­co. —¿Us­ted es Es­cor­pia­na, en qué se

“No to­das las re­la­cio­nes de amor son el amor de tu vi­da. Con Mo­yano que­da­mos con bue­na on­da”

iden­ti­fi­ca con las ne­ce­si­da­des del signo? —Soy da­do­ra, y muy in­quie­ta. To­do el tiem­po es­toy ha­cien­do co­sas.

—¿Es re­cla­ma­do­ra den­tro de la re­la­ción de pa­re­ja?¿ Es in­ten­sa?

—No, a es­ta al­tu­ra de mi vi­da, te ju­ro que no me in­te­re­sa co­mer­le el co­co a nin­gún hom­bre, y mu­cho me­nos, que me lo co­man a mí. Pue­do ser ce­lo­sa, pe­ro no exa­ge­ra­da ni en­fer­mi­za.

—¿Lo que enamora de us­ted a un hom­bre es lo que lue­go el hom­bre rechaza y quie­re des­truir?

—A ve­ces pa­sa, sí. Por eso ne­ce­si­to un hom­bre se­gu­ro y que con­fíe en mí. Por­que yo no ge­ne­ro des­con­fian­za.

—Siem­pre se la ve con hom­bres es­te­ti­ca­men­te be­llos y atrac­ti­vos...

—Me gus­ta el hom­bre atrac­ti­vo, y la pri­me­ra atrac­ción en­tra por los ojos. Des­pués, y an­tes de ini­ciar el víncu­lo, ten­go va­rios dias de char­la e in­ves­ti­go un po­co. ¿Que ten­ga pan­ci­ta? Pre­fie­ro que no...(Se ríe) Pe­ro hoy, te ju­ro, mi prio­ri­dad no es­tá pues­ta en el fí­si­co del hom­bre que es­té a mi la­do. Bus­co a al­guien in­te­li­gen­te, que me se­duz­ca con el ha­bla, con el co­no­ci­mien­to. Que­dar­me só­lo con un cuer­po bo­ni­to me abu­rre.

—¿Qué le de­ja­ron los hom­bres que es­tu­vie­ron con us­ted?

—Me de­ja­ron di­fe­ren­tes en­se­ñan­zas. Aún cuan­do sen­tí que me habia equi­vo­ca­do, pu­de apren­der al­go de esa equi­vo­ca­ción. ¿Qué me en­se­ñó?¿Qué me de­jó? ¿Qué ten­go que cam­biar?¿Qué ten­go que mi­rar y qué no? Lo que sí, siem­pre me cues­ta des­ape­gar­me de la per­so­na que es­tá a mi la­do. Y creo que es­to es­tá li­ga­do al víncu­lo que cons­truí­con mis pa­dres. Pe­ro cuan­do lle­go al lí­mi­te y di­go bas­ta, ba­jo la per­sia­na pa­ra siem­pre.

—¿No se per­mi­te se­gun­das opor­tu­ni­da­des? —Se­gun­das doy, ter­ce­ras no. —Du­ran­te la se­ma­na posteó en su ins­ta­gram que “el hom­bre só­lo aca­ri­cia al ca­ba­llo pa­ra mon­tar­lo...”

—Pe­ro te ju­ro que lo hi­ce sin nin­gu­na in­ten­ción o di­rec­ción, só­lo lo es­cri­bí por­que me sa­qué una fo­to con un ca­ba­llo y me gus­tó la fra­se.

—¿Los hom­bres siem­pre quie­ren ir a la ca­ma con us­ted?

—Los que pien­san así, el ha­la­go fa­cíl, no me se­du­ce pa­ra na­da. Sen­tir­me se­gu­ra de mí mis­ma me lle­vó mu­chos años de te­ra­pia, de leer li­bros, y hoy, sien­to que a pe­sar de que soy na­tu­ral­men­te se­duc­to­ra, no me de­jo cau­ti­var por la ob­vie­dad.

—¿Có­mo se en­tien­de que una de las mu­je­res más cau­ti­van­tes de la Ar­gen­ti­na, que su­po ser la pri­me­ra ni­ña mo­de­lo, ja­más se ha­ya sen­ti­do se­gu­ra de sí mis­ma. ¿Es­tá li­ga­do a su cre­ci­mien­to sin la ima­gen pa­ter­na?

—Sí, yo creo que la au­sen­cia de mi pa­dre ha re­per­cu­ti­do en mu­chos ni­ve­les de mi vi­da, en mis in­se­gu­ri­da­des, en mi amor pro­pio, en mi re­la­ción con los hom­bres, in­clu­so, en que bus­co en un hom­bre…

—Us­ted in­sis­te en que bus­ca de un hom­bre la pro­tec­ción, y és­to es­tá in­ti­ma­men­te li­ga­do a la busqueda de una ima­gen de hom­bre pa­ter­nal.

—Sí, re…Tu­ve mo­men­tos ex­tre­mos en que lo que bus­qué en los hom­bres era la ima­gen pa­ter­na. Hoy, que me sien­to más plan­ta­da, bus­co con­ten­ción y com­par­tir. Sen­tir que pue­do de­jar por un mo­men­to el ti­món de mi bar­co y que no se va a hun­dir. Pe­ro ya no por esa ne­ce­si­dad o fa­len­cia que te­nía an­tes.

—¿Qué es lo que no le per­mi­ti­ría a un hom­bre? ¿Cuál es su lí­mi­te?

—Que me sea in­fiel. La con­fian­za den­tro de un víncu­lo es su­per im­por­tan­te.

“Ne­ce­si­to otro ti­po de hom­bre, con­te­ne­dor que ten­ga hu­mor y es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro” La con­duc­to­ra di­ce que siem­pre tu­vo el rol de hom­bre - mu­jer en la pa­re­ja y que es­tá can­sa­da de sos­te­ner el ti­món de su bar­co. Aún cree en la pa­re­ja y en la bo­da. El ha­la­go fá­cil nun­ca la se­du­jo.

Hoy no ten­go ga­nas de es­tar li­dian­do con las re­des so­cia­les. Sien­to que es­toy pa­ra otra co­sa. Si es­toy con un hom­bre y me en­te­ro que ese hom­bre es­tá co­nec­ta­do con to­das las chi­cas de 20 años que es­tu­vie­ron en un bo­li­che…me pa­re­ce un ho­rror. Quie­ro a al­guien con más pro­yec­ción, con más pro­fun­di­dad.

—¿De­tec­ta al hom­bre que no se ani­ma a acer­car­se, más allá de los deseos y las ga­nas que ten­ga de es­tar con us­ted? —El hom­bre que se in­ti­mi­da no me se­du­ce.

—¿Y có­mo ha­ce un hom­bre pa­ra acer­car­se a Ni­co­le?¿Acep­ta ci­tas por las re­des so­cia­les?

—No, no en­tro en esa. Si al­guien es­ta in­tere­sa­do en mí, que bus­que la for­ma de en­con­trar­me. Que no se de por ven­ci­do.

—¿Pa­ga al­gún pre­cio por ser quien es? —Sí, es­tar mi­dien­do to­do el tiem­po quien se acer­ca a mí por la fa­ma y que el hom­bre que es­té a mi la­do, no se ter­mi­ne ma­rean­do

—¿Es ami­ga de sus ex? —Sí, lo soy. —¿Tam­bién de Fa­bián Cubero, su ex ma­ri­do y pa­dre de sus hi­jas?

—No, ahí no. Só­lo ten­go una re­la­ción por mis hi­jas y bas­tan­te aco­ta­da. Pe­ro pa­rá, no hay na­da que me gus­ta­ría más que po­der tra­ba­jar en equi­po. Y lo­grar ese equi­li­brio es una de mis gran­des me­tas. —¿Y por qué no lo lo­gra? —Por­que tie­ne que ha­ber un ida y vuel­ta. So­la es im­po­si­ble man­te­ner un víncu­lo de equi­po. Te­ne­mos tres hi­jas, sino tra­ba­ja­mos en con­jun­to es im­po­si­ble. Yo lo di­go siem­pre. Va­mos a ser fa­mi­lia to­da la vi­da. Yo en to­dos los fes­te­jos que ha­go de las chi­cas, él siem­pre es­tá in­vi­ta­do. —¿Acep­ta que él va­ya acom­pa­ña­do por su ac­tual pa­re­ja, Mi­ca Vi­ci­con­te?

—Yo no ten­go que acep­tar a na­die. Res­pe­to el lu­gar de ca­da uno…pe­ro a mí tam­bién se me tie­ne que res­pe­tar. Te soy sin­ce­ra, es muy di­fí­cil acep­tar a una per­so­na que sa­lió a ha­blar mal de vos. Me­gus­ta­ría re­ci­bir a mi ca­sa a al­guien que se­pa res­pe­tar a la ma­dre de mis hi­jas. Mi­rá lo que te di­go, ni si­quie­ra a mí, sino a la ma­má de mis ne­nas.

—¿Acep­ta­ría una dis­cul­pa de la pa­re­ja de Cubero o es­tá tan ofen­di­da que no pue­de es­cu­char un per­dón?

—Ob­via­men­te, el per­dón o las dis­cul­pas siem­pre son bien re­ci­bi­das.

—¿En qué es­ta­do es­tá el víncu­lo con Fa­bian Cubero?

—Aco­ta­do, re­la­ción pa­pá y ma­má. No ha­bla­mos de na­da que no ten­ga que ver con las ni­ñas. Y yo ja­más le ha­bla­ría mal del pa­dre a mis hi­jas. Y tam­po­co per­mi­ti­ría que nin­gu­na de mis pa­re­jas ha­bla­ra mal de él. Yo nun­ca me pu­se ner­vio­sa o fi­lo­sa por­que la pa­re­ja del pa­dre de las ne­nas tu­vie­ran un víncu­lo con ella. El úni­co te­ma que tu­ve es que nun­ca me pa­re­ció bien que ellas dur­mie­ran con al­guien que co­no­cen ha­ce tres me­ses (Lo di­ce por el es­cán­da­lo que se vi­vió cuan­do las ni­ñas de Ni­co­le y Cubero le pi­die­ron a Mi­ca que dur­mie­ra con ellas) Ya es to­do un te­ma el co­le­cho con su ma­má y pa­pá, ima­gi­na­te con otra per­so­na…Pe­ro por una cues­tión psi­co­ló­gi­ca de los ni­ños.

—Pe­ro fue­ron las ni­ñas que de una ma­ne­ra na­tu­ral y ca­ri­ño­sa qui­sie­ron que Mi­ca dur­mie­ra con ellas..

—Bueno, sí, no im­por­ta, los chi­cos son chi­cos y los que sa­be­mos que es­tá bien y que no, y po­ne­mos los lí­mi­tes, so­mos los adul­tos. Fren­te a mis hi­jas sa­co to­das las ga­rras. Son lo más pre­cia­do que ten­go.

—¿Sus hi­jas pa­de­cie­ron el es­cán-

da­lo de la se­pa­ra­ción en sus ám­bi­tos so­cia­les o es­co­la­res?

—Por suer­te no, es­tan su­per pro­te­gi­das. Afor­nu­da­men­te ni en la es­cue­la ni en las ca­sas de sus ami­gui­tas se ha­bla del te­ma. En ese as­pec­to es­toy más que agra­de­ci­da. —¿No su­fren bull­ying? —No, Gra­cias a Dios. Yo sí lo pa­de­cí. Pa­ra to­dos era la fla­ca alta…la tra­ga del cur­so.

—Has­ta que se con­vir­tió en mo­de­lo top sien­do una ni­ña... —Sí, has­ta que me trans­for­mé en la lo­li­ta ar­gen­ti­na. Y su­pon­go que fue un ca­che­ta­zo a to­das las que me hi­cie­ron bull­ying.

—¿Pa­ra us­ted to­do vuel­ve y to­do se pa­ga?

—Creo más en la atrac­ción de lo que uno pien­sa y ge­ne­ra. Qui­zas el kar­ma ten­ga que ver con és­to, atraés tan­to lo bueno y lo ma­lo se­gún tu es­ta­do de áni­mo y ener­gía. Cuan­do es­tás muy des­or­de­na­da en la vi­da atraes gen­te que es­tá en esa vi­bra­ción.

—¿Cuá­les fue­ron las con­se­cuen­cias más con­tun­den­tes de su des­or­den?

— Las malas elecciones, por mo­men­tos per­der el fo­co y no po­ner un­mon­tón de lí­mi­tes a tiem­po. Pe­ro inis­to, to­do es un apren­di­za­je pa­ra lle­gar al pun­to en el que es­toy hoy. Tam­bien es­toy aten­ta a las se­ña­les que me en­vía el Uni­ver­so y en sa­ber leer­las.

—¿Pro­fe­sio­nal­men­te, la echa­ron del pro­gra­ma de Veronica Lo­zano? Ella de­cla­ró que sí, que fue des­pe­di­da con mo­ti­vos.

—No, pri­me­ro em­pe­za­mos con te­mas con­trac­tua­les, y du­ran­te ese pro­ce­so de re­so­lu­ción, de las va­ca­cio­nes y es­tar con mis hi­jas, sen­tí que ha­bía cum­pli­do un ci­clo. En su mo­men­to acep­té es­tar co­mo pa­ne­lis­ta por­que siem­pre la ad­mi­ré a Veronica Lo­zano. Y que­ría apren­der de su ma­ne­ra de con­du­cir. Siem­pre fuí co­mo un pul­po en cuan­to a mi ne­ce­si­dad de cre­cer y apren­der. Fue­ron dos años her­mo­sos pe­ro ne­ce­si­ta­ba cam­biar. Lo ha­blé con ella, fue una char­la an­tes de que se fue­ra de va­ca­cio­nes, por­que hu­bie­ron al­gu­nos ma­los en­ten­di­dos, pe­ro pa­ra mí, es­tá to­do bien. La si­go ad­mi­ran­do co­mo per­so­na y co­mo pro­fe­sio­nal.

—Se di­jo que us­ted se ale­ja­ba del ci­clo por­que no so­por­ta­ba la idea

“Las con­se­cuen­cias de mis des­or­den fue­ron las malas elecciones vi­vi­das”

que Ji­me­na Baron, la ex de su ex, re­em­pla­za­ra a Lo­zano du­ran­te las va­cio­nes.

—Se­ría ri­dícu­lo, con mis 38 años, te­ner ce­los re­tro­ac­ti­vos de ha­ce cua­tro años atrás. Se­ría una reac­ción in­fan­til y no lo soy. Creo que se ar­mó to­do ese es­cán­da­lo pa­ra ge­ne­rar pren­sa.

—¿Có­mo reac­cio­na cuan­do la gen­te ha­bla, opi­na, la cri­ti­can o la cru­ci­fi­can a tra­vés de las re­des so­cia­les?

—El éxi­to atrae lo me­jor y lo peor. No sé si apren­dí a so­por­tar la en­vi­dia y la mal­dad. Co­mo cual­quier mu­jer, a ve­ces me le­van­to más sen­si­ble o más in­se­gu­ra, y si ese día me en­cuen­tro con co­men­ta­rios que me des­tro­za­ron, lo su­fro y lo pa­dez­co. Me aho­ga. Cuan­do no pue­do con­tro­lar la tris­te­za o la fu­ria, acu­do a mi red de con­ten­ción, mi te­ra­peu­ta, mis ami­gas o mi re­pre­sen­tan­te, Mau­ri­cio Ca­ta­rain, que más que ami­gos so­mos co­mo her­ma­nos del alma. Sé que a mu­chos le en­can­ta ar­mar una ima­gen gé­li­da de mí. Pe­ro yo soy otra mu­jer muy dis­tin­ta a lo ima­gi­nan.

—Sí, se di­ce que us­ted es fría y dis­tan­te…

—Soy to­do lo con­tra­rio…soy una mu­jer tan sen­si­ble. —¿Y ca­len­to­na? —Si, y ca­len­to­na. (Ri­sas) Lo que pa­sa es que co­mo apren­dí a ma­ne­jar mu­cho las for­mas, se cree de mí lo que no soy. A ve­ces pa­re­ce que es­toy siem­pre en con­trol, pe­ro por den­tro, soy un vol­cán en erup­ción.

—¿Tie­ne ami­gas del am­bien­te ar­tís­ti­co o del mun­do de la mo­da? No, ten­go más ami­gas de la vi­da, de afue­ra del am­bien­te. La­zos fuer­tes no he te­ni­do. Por ahí ten­go mu­cha gen­te con la que ten­go muy bue­na on­da, pe­ro no con las que pue­da abrir mi co­ra­zón. —¿Es ami­ga de Pam­pi­ta? —Nooo, cla­ra­men­te no. Yo ha­blé con ella, pe­dí per­dón pú­bli­ca­men­te… Pe­ro bueno, las re­la­cio­nes siem­pre son de a dos. Tie­ne que ha­ber un ida y vuel­ta. Sino es im­po­si­ble. Tam­po­co es un­víncu­lo tan pro­fun­do en el que he pues­to mi co­ra­zón. No soy ren­co­ro­sa. —¿Com­par­ti­ria una ta­pa de re­vis­ta con Pam­pi­ta? —Yo sí, pe­ro creo que ella no. —¿Des­de lo pro­fe­sio­nal, qué es lo que la mo­vi­li­za?

—Es­toy ana­li­zan­do al­gu­nas pro­pues­tas de te­le que tie­ne que ver con la con­duc­ción. Pe­ro me sien­to pre­pa­ra­da pa­ra en­ca­rar pro­yec­tos per­so­na­les, y uno de ellos es­ta li­ga­do a to­das las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y mi co­ne­xión con la vi­da well­ness: un equi­li­brio sa­lu­da­ble en­tre los ni­ve­les men­ta­les, fí­si­cos y emo­cio­na­les. Las vi­da sa­na, el yo­ga, la me­di­ta­ción,la ali­men­ta­ción or­gá­ni­ca y has­ta mo­da cons­cien­te. Mi ex­pe­rien­cia co­mo ma­má y el cui­da­do de los ani­ma­les. En de­fi­ni­ti­va, trans­mi­tir mi for­ma de vi­da y co­la­bo­rar a te­ner con­cien­cia de una vi­da más sa­na y más pu­ra. Con res­pec­to al yo­ga, siem­pre fui muy la­xa y la constancia y la dis­ci­pli­na ayu­dan a agu­di­zar en pro­fun­di­dad ca­da ejer­ci­cio y pos­tu­ra. A mí me ha ayu­da­do mu­cho en cuan­to a la con­cen­tra­ción y en es­tar en sin­to­nía en mo­men­tos de tur­bu­len­cias. Soy dis­ci­pli­na­da, no ha­go to­dos los días, pe­ro es­toy pen­san­do es­te año ini­ciar­me en el pro­fe­so­ra­do. En­treno fit, y tra­ba­jo mu­cho con el pe­so pro­pio. Mi ali­men­ta­ción es ve­ga­na en un 95 por cien­to…Por ahí sal­go y me co­mo un pos­tre. Pe­ro ja­más co­mo na­da que es­té co­nec­ta­do con un ani­mal muer­to. Hue­vos, só­lo cuan­do con­si­go de ga­lli­na fe­liz, co­mo las lla­mo yo, que son hue­vos de huer­ta. Es­toy muy aten­ta a las pro­tei­nas ve­ge­ta­les y los ali­men­tos que te apor­tan hie­rro, co­mo la re­mo­la­cha, los fru­tos se­cos o las se­mi­llas. Las ne­nas me acom­pa­ñan bas­tan­te. No son chi­cas de es­tar to­do el tiem­po co­nec­ta­das con los jue­gui­tos o las re­des. Les gus­ta más es­tar en la cha­cra con los ani­ma­les. Jun­tar flo­res, an­dar a ca­ba­llos o bus­car hue­vos.

—¿Cuán­tos ani­ma­les tie­ne en su cha­cra?

—Aho­ra ten­go más de veinte pe­rros, pe­ro he lle­ga­do a te­ner cua­ren­ta. Tam­bién ove­jas y ca­ba­llos res­ca­ta­dos. El chan­chi­to ya no lo ten­go, se mu­rió.

—¿Se sien­te so­la en­tre la mag­ni­tud de la Na­tu­ra­le­za y tan­tos ani­ma­les?

—No, apren­dí a dis­fru­tar de es­tar con­mi­go. An­tes no me pa­sa­ba, me da­ba mie­do. Ya no ne­ce­si­to es­tar con un hom­bre al la­do pa­ra sen­tir­me se­gu­ra y tran­qui­la, esa eta­pa ya la su­pe­ré. An­tes ne­ce­si­ta­ba siem­pre es­tar de no­via. Y eso que tu­ve re­la­cio­nes muy lar­gas

“Quie­ro trans­mi­tir mis co­no­ci­mien­tos en cuan­to a la vi­da sa­na, el yo­ga y la bue­na ali­men­ta­ción.”

¿Us­ted cree que a una pa­re­ja nun­ca se la ter­mi­na de co­no­cer, in­de­pen­dien­te­men­te de los años de amor y con­vi­ven­cia?

—Nun­ca ter­mi­nás de co­no­cer a la per­so­na que es­tá a tu la­do. No me pa­só de es­tar dur­mien­do con el enemi­go, pe­ro sí de de­cir: “Nun­ca me hu­bie­ra ima­gi­na­do és­to o aque­llo de es­ta per­so­na.” Hoy me en­cuen­tro más or­de­na­da en mi vi­da y pue­do mi­rar me­jor y de otra ma­ne­ra. Ten­go más cer­te­zas de las co­sas que quie­ro y las que no. Ten­go muy cla­ro cua­les son mis erro­res y mis pun­tos dé­bi­les pa­ra re­pa­rar­los y su­pe­rar­me. Apren­dí a que­rer­me y acep­tar­me con mis pro­pios erro­res. Hoy sé el hom­bre que quie­ro y no me voy a des­viar del ca­mino has­ta que apa­rez­ca. —¿Se vol­ve­ria a ca­sar? —Des­pués de mi pri­mer di­vor­cio me di­je que ja­más me vol­ve­ría ca­sar. No cum­plí. Soy muy ro­mán­ti­ca. No pue­do de­ter­mi­nar­lo.

—¿La con­vi­ven­cia arrui­na la pa­re­ja y el amor?

—No lo sé, no lo creo. Me en­can­ta dor­mir cu­cha­ri­ta, es­tar con mi pa­re­ja un do­min­go llu­vio­so…Lo mi­la­gro­so es no lle­gar al des­gas­te. Por eso la cla­ve de la vi­da es en­con­trar el amor ver­da­de­ro, el que va más allá de to­do. Hoy no con­vi­vi­ría con un hom­bre ape­nas ini­cia­do el víncu­lo. Por sus tiem­pos y por res­pe­tar sus es­pa­cios. Pe­ro creo en la con­vi­ven­cia y no sien­to que des­tru­ya el amor —¿Qué des­tru­ye al amor? —El amor se des­tru­ye cuan­do se aca­ba el amor. Ja­más es­ta­ría con al­guien con quien no me sin­tie­ra com­ple­ta. ¿Si tu­vie­ra que vol­ver a ele­gir a su ex, lo res­ca­ta­ría por su rol de hom­bre o por su amor co­mo pa­pá?

—Co­mo pa­pá lo vol­ve­ría a ele­gir cien por cien­to. Y co­mo hom­bre no sé…Sien­to que si te di­go que sí, se­gui­ría in­mer­sa en el víncu­lo, y no lo es­toy. Ele­gí a Fa­bian du­ran­te on­ce años y tu­vi­mos un ma­tri­mo­nio di­vino. Des­pués nos de­ja­mos de ele­gir. La vi­da es así y tie­ne sus ci­clos.

—Se co­men­tó que su ener­gía es­ta­ba fo­ca­li­za­da en sa­car­le to­da la pla­ta a su ex...

—¿Quién lo di­jo? No lo es­cu­ché. No es así..le­jos es­tá de mi. Pe­ro aún­hay que me­jo­rar un par de co­sas. Yo no le pi­do pla­ta pa­ra ir­me de va­ca­cio­nes con mis hi­jas.

“Le­jos de ser una mu­jer gé­li­da y dis­tan­te, soy sen­si­ble y ca­len­to­na. Un vol­cán es­cor­piano”

—¿Es más se­xual que sen­sual? —Soy las dos co­sas. En eso soy bien es­cor­pia­na.

—¿ Pa­ra us­ted el buen se­xo es muy im­por­tan­te den­tro de un víncu­lo?

—Sí, ob­vio. Si mue­re el de­seo se mue­re gran par­te del víncu­lo. Si no en­ca­jas­te al mi­nu­to uno a ni­vel se­xual, no hay for­ma de se­guir ade­lan­te. Ol­vi­da­te.

—¿Tan exi­gen­te es a ni­vel se­xual? La pri­me­ra vez con un hom­bre pue­de ser in­ti­mi­da­to­ria...

—Ob­via­men­te la pri­me­ra vez no sue­le ser la me­jor, la ideal ni la per­fec­ta, por­que nos es­ta­mos des­cu­brien­do. No soy tan ta­jan­te en es­ta ins­tan­cia, sal­vo que sea muy.., co­mo de­cir­lo, que no me de­je ni el de­seo pa­ra vol­ver a ex­pe­ri­men­tar­lo. —¿Es ca­ri­ño­sa en la in­ti­mi­dad? Le gus­ta ocu­par­se del hom­bre o pre­fie­re que el hom­bre se ocu­pe es­pe­cial­men­te de us­ted?

—Las dos co­sas. Me gus­ta ocu­par­me de mi hom­bre pe­ro me gus­ta sen­tir que mi hom­bre me mal­cria.

—¿Qué quie­re de­cir con mal­criar­la? —Me gus­ta que me con­sien­tan co­mo mu­jer. Que es­té aten­to a las co­sas que me gus­tan, que es­té aten­to a mí. Que me sor­pren­da. Un hom­bre que me se­pa per­ci­bir. Que pue­da es­cu­char­me, yo es­cu­char. No me con­quis­tan con la pla­ta ni con los lu­jos. Eso no me con­mue­ve. Me con­mue­ve el hom­bre que me con­tie­ne cuan­do es­tas mal por al­go, eso… —¿Có­mo se lle­va con sus 38 años y el pa­so del tiem­po? So­bre to­do se lo pre­gun­to por­que su­po ser un ícono de la be­lle­za des­de muy ni­ña.

—Siem­pre tu­ve mie­do a que me ate­rra­ra el pa­so de los años y hoy me sien­to co­mo si tu­vie­ra 30. Mu­cho más se­gu­ra a to­do ni­vel, en la in­ti­mi­dad con un hom­bre…me sien­to su­per có­mo­da y con­ten­ta con el cuer­po que ten­go.

—¿Apa­ga la luz pa­ra ha­cer el amor?

—No, y hoy me­nos que me­nos. Es­toy ple­na. Es­toy en una de las eta­pas de mi vi­da en la que más se­gu­ra me sien­to.

La mo­de­lo y con­duc­to­ra ha­bla en ex­clu­si­va con CA­RAS acer­ca de su se­pa­ra­ción del em­pre­sa­rio Ma­tias Ta­sin con quien vi­vió un apasionado ro­man­ce en Pun­ta y unas va­ca­cio­nes en Mia­mi. En Tu­lum de­ci­dió cam­biar de vi­da.

Ni­co­le di­ce que la se­pa­ra­ción con Cubero la des­es­ta­bi­li­zó y que ne­ce­si­tó atra­ve­sar el caos pa­ra vol­ver a or­de­nar­se. Sa­be que mu­chos hom­bres se cuel­gan de ella pa­ra te­ner no­to­rie­dad.

“Cuan­do es­tás con una ener­gía caó­ti­ca atraes esa mis­ma ener­gía que te os­cu­re­ce el alma”

La top model con­fie­sa que en su úl­ti­ma re­la­ción vió y sin­tió co­sas que no fun­cio­na­ban y de­ci­dió ale­jar­se pa­ra for­mar una nue­va vi­da cer­ca de sus hi­jas y su uni­ver­so afec­ti­vo.

Ni­co­le Neu­mann se re­co­no­ce ce­lo­sa pe­ro no en­fer­mi­za. Quie­re un hom­bre que la se­duz­ca con la ca­be­za y no con el fí­si­co. Pi­de per­dón pe­ro no per­do­na la trai­ción.

A ni­vel pro­fe­sio­nal es­tá por lan­zar un pro­yec­to de vi­da “Well­ness” en las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. Brin­dar equi­li­brio fí­si­co, men­tal y emo­cio­nal a tra­vés de su ex­pe­rien­cia.

Ni­co­le di­ce es­tar en la eta­pa en la que más se­gu­ra se sien­te. No apa­ga la luz pa­ra ha­cer el amor por­que es­tá con­for­me con su cuer­po y con su nue­va in­ti­mi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.