LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - REVELACION­ES POR HORANGEL -

GEMINIS (22-5 – 21-6): Lle­ga una no­ti­cia que es­ta­ba es­pe­ran­do, y las ar­cas se es­ta­bi­li­zan, eso trae tran­qui­li­dad. 30 y 31 son dos bue­nas jor­na­das: el trán­si­to lu­nar im­pul­sa a to­mar bue­nas de­ci­sio­nes, se abren nue­vos ca­mi­nos. LIBRA (23-9 – 22-10): Una se­ma­na en la que ha­brá que ape­lar a sus do­tes di­plo­má­ti­cas, sa­be bien que la an­sie­dad no es una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra con­se­guir lo que desea. Triun­fo de la ha­bi­li­dad, cie­rra un ne­go­cio. LEO (23-7-22-8): El trán­si­to lu­nar con­tri­bu­ye a saldar si­tua­cio­nes com­ple­jas en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, acep­te de bue­na ga­na las dis­cul­pas que le ofre­cen. No­ta­ble re­pun­te de la vi­ta­li­dad y las ga­nas de ha­cer co­sas. VIRGO (23-8 – 22-9): Lo­gra des­tra­bar, con gran ha­bi­li­dad y de­li­ca­de­za si­tua­cio­nes in­tri­gan­tes, eso le gran­jea la ad­mi­ra­ción de al­guien que es­tá cer­ca ob­ser­van­do. Aní­me­se a en­fren­tar te­mo­res, po­dría des­cu­brir­se me­jor de lo que pen­sa­ba. CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): Un fin de mes ali­via­dor y a la me­di­da de sus ex­pec­ta­ti­vas: lo­gra can­ce­lar una deu­da y eso, lo sa­ben las ca­bras, es de las co­sas más im­por­tan­tes pa­ra el signo. re­ci­be ayu­da de los ma­yo­res. ARIES (21-3 – 20-4): Vi­ta­li­dad re­no­va­da y no­ta­ble re­pun­te de la ener­gía psi­co­fí­si­ca, es un buen mo­men­to pa­ra las in­ver­sio­nes pe­que­ñas, que no su­pon­gan ries­go se­rio. Una de­ci­sión que ayu­da­rá a en­con­trar la ar­mo­nía fa­mi­liar. PISCIS (20-2 – 20-3): Jor­na­das en las se su­ce­de­rán las opor­tu­ni­da­des de pro­gre­so en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, re­cu­pe­ra el op­ti­mis­mo y la ga­nas de apos­tar to­do a lo pro­pio. Se ro­bus­te­ce la con­fian­za en el amor, un ver­da­de­ro bál­sa­mo. TAU­RO (21-4 – 21-5): El trán­si­to ve­nu­sino pue­de im­pul­sar a to­mar de­ci­sio­nes en el plano del amor, re­cuer­de que un buen ges­to pue­de con­mo­ver has­ta a lo in­con­mo­vi­ble. Es un gran mo­men­to pa­ra el amor y la amis­tad. ACUARIO (21-1 – 19-2): No­ta­ble des­plie­gue de in­te­li­gen­cia y ra­pi­dez que po­ne al plano pro­fe­sio­nal en la de­lan­te­ra, ha­la­gan su per­for­man­ce. En lo re­fe­ri­do al amor: con­fíe en su ins­tin­to, en la in­ti­mi­dad de la pa­re­ja. ESCORPIO (2-10 – 22-11): Se­ma­na en la que sur­gi­rán ideas in­no­va­do­ras que real­za­rán su la­bor pro­fe­sio­nal; no ol­vi­de que los bue­nos mo­da­les pue­den di­sol­ver du­ros en­co­nos. La fa­mi­lia se reúne y se ce­le­bra. CAN­CER (22-6 – 22-7): Por es­tos días sus ne­go­cia­cio­nes lle­gan a buen puer­to, de to­das ma­ne­ras, es me­nes­ter no de­jar­se ava­sa­llar en las re­la­cio­nes pro­fe­sio­na­les. Gran fi­nal de mes, ali­vio y ale­gría en fran­co as­cen­so. SAGITARIO (23-11 – 21-12): Re­cuer­de que el fa­na­tis­mo no es la me­jor op­ción cuan­do tie­ne que ne­go­ciar; es un buen mo­men­to pa­ra arre­me­ter con el or­den en los pa­pe­les, una ta­rea que vie­ne demorada. Triun­fo del op­ti­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.